¿Y si profesionalizamos a la «B»?

Publicado: 19 junio 2015 de Damián García en Sin categoría

tatuajes_matias_vuoso

 

En la Copa América siempre nos van a joder, porque vamos con los malos. Los menos buenos, mejor dicho. Ya no va a ser distinto, aunque en 2016 sí; pero ese torneo es especial y único del centenario. Iremos con los mejores.

Esta copa sudamericana, que en los noventa nos hizo soñar, ahora es sufrir y llorar. No podemos disminuir la Copa de Oro, es cierto. Lleva implicaciones oficiales y hasta personales, como ganarles a los gringos en su casa. ¿Pero tenemos que ver a la B hacer el ridículo?

Sí. Porque a los patrocinadores les encanta exhibirse en México. Sobre todo en la selección. Aunque sea la de las sobras. Entonces tenemos que aguantar. Y si va a ser cosa de cada tantos años. ¿Por qué no darle su proceso a la «B»?

Que tenga un técnico; que tenga sus propios jugadores. Donde Vuoso pueda ser titular indiscutible. Se lo merece. Podría ser una selección de la liga mexicana y el técnico de la mayor la usaría de cantera. Seríamos el único país con dos selecciones oficiales. Una puede ser México. La otra puede ser Méjico.

¿No?

Anécdotas: México durante Brasil 1950.

Publicado: 5 diciembre 2013 de Damián García en Sin categoría
1950

México, 1950. (Foto: Mexspot)

La última vez que México estuvo en Brasil para disputar un Mundial fue en 1950, años difíciles del fútbol nacional. Para dicha cita el representativo nacional se clasificó con cuatro victorias en un torneito de Concacaf jugado en casa, con formato triangular de ida y vuelta. La selección arrasó con 17 goles a favor y dos en contra. También se clasificó EEUU y el único eliminado fue Cuba.

Antes de asistir al Mundial se aceptó una invitación para jugar un amistoso en España contra el Real Madrid. La selección de México comenzó ganando con un gol de Carlos Septién y terminó perdiendo por siete a uno. Esa tarde marcó cuatro goles el español Manuel Fernández Pahiño, quien no jugaría la copa a pesar de ser estrella del Madrid por supuestas afiliaciones políticas.

A pesar del traspié había esperanzas de que México hiciera su primer punto en mundiales, siendo esta su segunda aparición luego de Uruguay 1930. Pero tocó la mala pasada de jugar contra el de casa y todo salió patas arriba: Brasil nos goleó 4 a 0 y luego siguió Yugoslavia que ganó 4 a 1. Anotó Hector Ortiz, quien jugaba para el C.D. Marte. La participación terminó con una derrota por 2 a 1 ante Suiza en un partido que se jugó con camisetas prestadas, porque se parecían mucho a las suizas. El último gol mexicano de esa copa fue de Horacio Casarín, quien venía de jugar algunos partidos con el Barcelona de España en 1948.

Mucho ha pasado ya desde aquel entonces y nos hemos encontrado a Brasil en Suiza 1954 y Chile 1962 —ambos partidos con derrota—, pero México ha ganado a la selección carioca en citas importantes como Copa de Oro, Copa América, Copa Confederaciones, Copa Mundial Sub-17 y Juegos Olímpicos. A nuestra selección le falta la victoria en mundial y qué mejor que fuera en su casa, en Brasil. Por eso recomiendo que vayan planeando su viaje, para no perderse de algún momento histórico. Recuerden que ya hay boletos disponibles para Brasil 2014.

1949

México contra el Real Madrid (Foto: blancaefemeride)

Anécdotas: México, a casi 33 años del último fracaso.

Publicado: 11 septiembre 2013 de Damián García en Sin categoría

Honduras-Mexico_1981

Hola, mis buenos amigos. Glorias Pasadas está por convertirse en sí mismo una gloria pasada, pero se resiste. Acá encontrarán el resto de la entrada para mis buenos amigos de El Trisom: http://eltrisom.com/2013/09/11/33-anos-del-ultimo-fracaso/

El de hoy tuvo una carrera larga a través de muchas camisetas y muchas ciudades, a veces en malos momentos, a veces rozando la gloria. Sin embargo, a pesar de participar en tres descensos, supo salir con el balance a favor de haber sido el mejor goleador de nuestra Selección en una eliminatoria mundialista y pieza clave del último campeonato que se celebró en León, Guanajuato. Recomendado al blog vía Facebook por Diego, nuestro protagonista jugó siempre en el último tramo de la cancha, con cierta habilidad, desmarque y un buen cabeceo, que le valieron para conseguir una cantidad respetable de goles en la liga. Con ustedes: Juan Francisco Uribe Ronquillo, Paco.

¿Quién era? Un delantero nacido en Tehuacán, Puebla. Activo desde mediados de los ochentas hasta principios de los dosmiles.

¿Porqué se le recuerda? Especialmente por el pico que alcanzó su carrera durante su primera época con León, a la par de Seleccion Nacional.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando en el pueblo, en el campo. De chico se mudó a un rancho en Camargo, Chihuahua y más tarde llegaría a México para estudiar la Universidad. Ahí entró a las reservas de la UNAM y logró su ascenso por las inferiores hasta debutar en el torneo corto de México ’86 contra Guadalajara y anotar su primer gol al Tampico-Madero. Aún así su destino cambió tan pronto como la siguiente temporada, cuando reforzó a Neza para la 86/87. Tras dos años en Coyotes, luego de haberse ganado varios minutos y partidos como titular, Paco pasó una buena temporada por el Atlético Potosino en 88/89 en la que anotó 11 goles. Tras ese año en San Luis se mudó de regreso a México para jugar en Atlante y aunque aportó goles como titular, no pudo evitar la debacle de los Potros comandados por Rafael Puente, que ese año termianron en el descenso.

Aún así su currículo fue suficiente para llevarlo a León, con la esperanza de convertirse en el delantero estrella de los Esmeraldas. Desde su llegada, en la 90/91, mostró buen desempeño y firmó la temporada más prolífica de su carrera, con 13 tantos. Al siguiente año la escuadra de Victor Vucetich mejoró su funcionamiento y con la experiencia de Milton Queiroz, más la delantera formada por Uribe y Zé Roberto, llegaron a la final contra Puebla. Aunque Francisco no anotó en esa liguilla, suyo fue el desvío con la cabeza que Carlos Turrubiates convirtió para sellar la victoria con un 2-0 global. Ese papel le ganó la convocatoria al Tri, con el que disputó 15 encuentros de las eliminatorias de 1992 y marcó 9 goles. Durante ese proceso mundialista recibió un terrible golpe en el ojo lo alejó de las canchas por medio año y no volvió a la lista final de E.E.U.U ’94.

Tras ese golpe anímico y enrolado en América después de obtener el título de liga, regresó a la titularidad en la 93/94 y aportó 10 goles, sin embargo la llegada de Leo Beenhakker, que presentó un América engalanado por el futbol vertiginoso de Biyik Kalusha, lo relegó a la banca en la que estuvo dos temporadas. Para el Invierno ’96 se libró de desgarres y lesiones, por lo que jugó más, pero siempre como relevo y su producción fue nula. Al siguiente torneo buscó suerte con los Tigres de Primera A que buscaban el ascenso a la Primera. Allá jugó varios encuentros y fue titular, pero al final de la temprada se lesionó una vez más el pómulo y se perdió la recta final del torneo que devolvió a la UANL al máximo circuito.

Probó suerte entonces en Veracruz, donde estuvo un año y se reencontró con el gol, pero aún siendo el máximo anotador escualo, no fue suficiente para encarar el problema de porcentaje que hundió finalmente a los Tiburones. Tras el trago amargo Uribe se entrenó en América, que era dueño de su carta, sin embargo no encontró lugar y partió a la MLS en donde jugó medio año para San José Clash y anotó 2 goles. Regresó a México para reforzar a Puebla en Verano ’99 y una vez más su camino lo llevó al descenso. Luego de aquel torneo no se quedó en el Nuevo Puebla (ex-Curtidores) y viajó de vuelta a León, donde no alineó, no anotó y luego de un torneo paró 6 meses. Tras recuperar su carta de la MLS volvió a León en Invierno ’01, durante tres torneos jugó allá e incluso volvió a anotar, ayudando a conservar la categoría en el Verano ’01. Despues de salir en el Invierno ’01 vistió de nuevo la camiseta de Veracruz en Primera A por 6 meses, en los que contribuyó al ascenso y finalmente se retiró.

¿Qué fue de él? El Invierno ’02 debutó como Director Técnico interino en el León de Primera A, allá fue también Director de juveniles y luego continuó esa profesión en San José California. Luego de algunos años en E.E.U.U. regresó a México y formó el Inter de Tehuacán, en la Segunda División. Ha dirigido a su propio equipo y ahora funge como presidente del Atlético Zamora, a donde mudó su franquicia.

Algunos Datos: Cursó la carrera completa de Médico Veterinario en la UNAM, pero nunca obtuvo su título porque tuvo que elegir entre el futbol profesional y el servicio social.

Su apodo Paco es porque … bueno es obvio, por Francisco. Otros le decían Borrego, por el pelo chino.

En aquella eliminatoria a USA ’94, sus 9 goles lo convirtieron justamente en el noveno mejor goleador del mundo según la FIFA en 1992.

La lesión que lo alejó de las canchas la recibió en un partido contra San Salvador como visitantes, aquel partido lo ganaron los centroamericanos 2-1 entre furia y patadas. De ese campo salieron lesionados Uribe, con fracturas múltiples en el pómulo, Benjamín Galindo que recibió un codazo en la boca y Alejandro Nava, con esguince de tobillo.

Durante aquel paso en la Selección Nacional, en 1992, ayudó a organizar a los jugadores del representativo para negarse a viajar a una gira europea hasta que todos los integrantes tuvieran contrato firmado con sus equipos. La Federación se dio el lujo de sancionarlos por exigir sus derechos.

Jugó en el Mundial Juvenil U.R.S.S. ’85, en un partido en el que México venció a Inglaterra 1:0. Esa primera ronda fue brutal por parte del Tri, Alberto García Aspe fue el principal goleador y México ganó todos los encuentros, aunque en Cuartos perdió 2:1 contra Nigeria, que acabó tercera.

Su primer gol fue en el México ’86, con Pumas, contra Tampico-Madero. El último que hizo fue para Veracruz, el Verano ’02 en la Primera A, justamente contra Tampico-Madero.

En un partido de León contra Toluca, se ganó una amonestación a los 38 segundos del juego.

En la 93/94, a pesar de jugar poco, anotó dos tantos en liguilla; uno para eliminar a Cruz Azul y otro para empatar el marcador contra Tecos, aunque no fue suficiente para llevar a las Águilas a la final.

En un partido de México contra San Vicente, anotó tres goles. Ese día Carlos Hermosillo también se despachó con cuatro y el marcador quedó 11:0. A botepronto creo que hasta Campos se subió al ataque, tamaño paseo.

Según una entrevista que le dio a un Blog de aficionados de León, se negó a jugar el partido de promoción contra su antiguo club, por amor a la camiseta. (Aunque por las fechas,  fueron varios los jugadores del Verano ’02 que ya no vieron acción en ambas escuadras).

Estadísticas. En Primera División jugó 335 partidos, marcó 70 goles, se fue expulsado 7 veces y acumuló 21 preventivas. Clubes. México ’86 Pumas, 86/87 y 87/88 Coyotes Neza, 88/89 Atlético Potosino, 89/90 Atlante, 90/91 y 91/92 León, 92/93 a Invierno ’96 América, Verano ’97 U de Nuevo León (Tigres), Invierno ’97 y Verano ’98 Veracruz, 1998 San José Clash (MLS, ahora se llaman Earthquakes), Verano ’99 Puebla, Invierno ’99 León, Invierno ’00 a Invierno ’01 León, Verano ’02 Veracruz.

Video. Aquí un gol con Veracruz, contra Celaya. El último de esa campaña para los Escualos en el Estadio Luis Pirata Fuente, antes de pasar algunos años en Primera A.

 

Hace poco revisamos el pasado de un gran portero americanista, Miguel Zelada, que se convirtió en héroe al detener un penal en la llamada Final del Siglo, contra Chivas. Hoy toca buscar en el otro lado de la anécdota, pues detrás de un gran héroe siempre es necesario un gran villano. Nuestro protagonista es un medio mexicano, habilidoso, que se encontraba en uno de los más importantes picos de su carrera y que tras ese error, pagó el alto precio de desaparecer del futbol nacional. Sin mayor presentación, con ustedes: Eduardo Cisneros Manrique, El Vaquero.

¿Quién era? Un mediocentro originario del Distrito Federal, activo desde principios de los setentas hasta mediados de los ochentas.

¿Porqué se le recuerda? Por su habilidad en medio campo, por ser un tipo rudo y encarador, pero más que nada por aquel penal.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las fuerzas básicas del extinto Atlético Español, que había tomado la franquicia del Necaxa. Con los Toros disputó el torneo nacional de reservas y debutó en aquel equipo a principios de los setentas. En la 75/76 estuvo a préstamo jugando para Veracruz y al siguiente año se marchó al Atlético Potosino donde alineó como titular y marcó varios goles. Ese año acompañó al Atlético a la liguilla por el título y le marcó goles a América y Chivas, aunque el club tunero quedó fuera de la final. Aún así se vovlió a mudar de ciudad, esta vez a Monterrey, donde jugó casi todos los encuentros de dos temporadas, anotó cinco goles en cada una y llegó a la liguilla de la 78/79 otra vez sin alcancar el partido más importante. En esa época tuvo su primer llamado a Selección Nacional. Luego de aquel paso por Rayados regresó a San Luis y estuvo activo durante la 79/80, jugando y aportando goles.

La 80/81 la continuó en San Luis, pero a la mitad de la temporada partió a Chivas, para tratar de mejorar el rendimiento del equipo en la liga anterior. Con él y las incorporaciones de Jaime Pajarito y Rigoberto Cisneros, Guadalajara alcanzó la liguilla por el título, aunque se quedó fuera de la final. En la 82/83 el equipo tomó forma y con el talento de Samuel Rivas y Roberto Gómez Junco, se formó un equipo en el que El Vaquero era el 10 por excelencia del rebaño, aportando toda su experiencia al ataque. En la liguilla Guadalajara se topó con América en la Semifinal y con gran actuación de Cisneros vencieron 3-0 a las Águilas en la vuelta, para enfrentarse a Puebla, que tras el empate global, se alzaría con su primer título en una larga tanda de penales en la que Cisneros pidió el primer tiro y marcó.

La siguiente liga Chivas regresó a la final, esta vez en la que fue la mejor temporada del Vaquero, que marcó 16 goles en el calendario regular y uno más para vencer a Pumas en semifinales, siendo el mejor goleador del equipo por delante del joven delantero Eduardo de La Torre. Así llegó Chivas contra el América líder de la competencia tras un 3-1 en el Jalisco, que aunque se veía difícil de remontar en el previo, se antojaba ciertamente posible cuando Armando Manzo fue expulsado por cometer penal a Ricardo Snoopy Pérez. Cisneros, como siempre, puso la pelota en el manchón penal. El resto es historia, Zelada voló y el Estadio Azteca se volcó eufórico para corear el nombre del portero argentino que unos minutos después saldría en hombros, campeón. La siguiente temporada lo puso en camino de la redención, cuando se encontró otra vez contra el acérrimo rival en Cuartos de Final. Tras un 2-0 en contra en el Jalisco, se cometió otro penal en favor de Chivas. Cisneros no dudó, pidió el cobro como acostumbraba, llevaba 8 goles esa temporada y  buscaba su revancha. Sin embargo trató de engañar a Miguel Zelada y falló, una vez más. El técnico tuvo que cambiarlo entre la rechifla y no alineó en la vuelta.

¿Qué fue de él? El estigma pudo más, no volvió a Chivas, jugó durante los torneos cortos de la 85/86 en Irapuato, pero tras tener adeudos con la directiva se negó a jugar un partido del torneo México ’86 y se retiró. Se ha mantenido en el futbol con bajo perfil, ha sido titular del Deporte en el Municipio de Silao, Guanajuato y según el periodista Enrique Ballesteros, ha probado suerte como estratega en el Atlante-Avante de Cuarta División.

Algunos Datos: Cuando fue seleccionado por México, jugó como extremo izquierdo, que no era su posición. No se pudo adaptar y quedó fuera de la convocatoria de José Antonio Roca para el mundial de Argentina ’78.

En la temporada de la final, 83/84, a sus 30 años fue el mediocampista más goleador de la liga, aún así no fue llamado a la selección de Bora Milutinovic, que según el propio Cisneros, tenía demasiados americanistas.

Antes de aquellos dos fallos se le consideraba un maestro para ejecutar las penas máximas, había tirado 16 y sólo había fallado uno, contra Atlas en una goleada a favor de Chivas.

Ese Clásico Tapatío de la 83/84 acabó 4-0, Edgardo Codesal marcó esa tarde 3 penales, dos a favor de Chivas, los dos tirados por Cisneros, que falló el que hubiera puesto el 5-0.

Como les decía, era de carácter fuerte. En un partido contra unión de Curtidores, en León, fue expulsado por insultar y encarar al árbitro, según palabras del silbante Ro­ber­to Do­mín­guez:

En esa oca­sión me dio or­gu­llo que ex­pul­sé a Eduar­do Cis­ne­ros por ha­ber­me in­sul­ta­do al mar­car­le una fal­ta.
– No seas pen­de­jo, ár­bi­tro. ¿Qué es­tás mar­can­do?
Me aton­té en no guar­dar la cé­du­la de ese par­ti­do.

En la Semifinal de la 82/83, cometió una falta sobre Norberto Outes que desencadenó una batalla campal que terminaría hasta con patadas voladoras.

En entrevistas posteriores a la final, Eduardo Cisneros aceptó la culpa de haber hundido al equipo tras su fallo.

Con dos goles en liguillas para Chivas, se encuentra a la par de otros clásicos como Fernando Quirarte y Daniel Guzmán en esas instancias jugando con el Rebaño.

Estadísticas. Marcó entre 1975 y 1985, 65 goles. Clubes. ¿? Atlético Español, 75/76 Veracruz, 76/77 Atlético Potosino, 77/78 y 78/79 Monterrey, 79/80 Atlético Potosino, 80/81 a 84/85 Guadalajara, 85/86 Irapuato.

Video. Acá los Cuartos de Final, ahí por el minutp 6:20′ se ve la decisión que tiene al correr por el balón en la pena máxima, aunque erró al tratar de engañar a Zelada.

Tlaxcala es, luego del Distrito Federal, la entidad de la república con menor extensión territorial y futbolísticamente hablando, es parte del grupo de trece estados que nunca han tenido futbol de Primera División, ni un ratito. Además es uno de los estados menos reconocidos de México, apenas se pueden mencionar sobre él que tiene una producción notable de arboles frutales, El Día de Muertos y Los Carnavales, además de una asociación común con el Imperio Tlaxcalteca, que en épocas de La Conquista fue el único que traicionó al Imperio Mexica del Valle del Anáhuac, según la oxidada historia oficial que todos aprendimos en la primaria y que es casi la misma desde hace 70 años (hoy en día ya no hace esa mención específica y se habla de varios Imperios libres que se unieron en contra del de Moctezuma). También tienen el Museo Nacional del Títere, mas eso a nadie le importa.

Pero me estoy desviando del tema. El futbol en Tlaxcala ha sido poco y realmente sólo se distinguen un par de equipos en su historia; el de mayor tradición, Los Lobos de Tlaxcala y un fugaz Guerreros de Tlaxcala más reciente. Ambos tuvieron por casa el Estadio Tlahuícole, ubicado en Tlaxcala, Tlaxcala, que tiene un aforo máximo de entre 5,000 y 10,000 personas (a saber), lleva el nombre de un guerrero prehispánico de las Guerras Floridas y en donde hoy en día se celebran partidos de diversos deporte y conciertos masivos.

Los Lobos de Tlaxcala.

Fueron creados a mediados de los setentas con talento joven, para disputar el campeonato de Tercera División. Recibieron el mote de Lobos y un uniforme verde por el que también se les conocía como el Escuadrón Verde. Los frutos llegaron pronto y en la 78/79 accedieron a la liguilla por el ascenso, dirigidos por René Reyes. Esa liguilla se jugaba con otros 4 rivales, en partidos recíprocos y el mejor posicionado ganaba el ascenso a la Segunda División. El rival más cercano fueron los Leones de Río Blanco, que igualaron a 7 puntos con Lobos, que había ganado 3, empatado 1 y perdido 2. Sin embargo la victoria del 6 de mayo de ese año los puso adelante por diferencia de goles; 10 anotados por 7 recibidos y celebraron en casa la promoción.

Para el reto de Segunda se logró un convenio de cooperación con América y llegó a la dirección Antonio Jasso, ex-jugador de Zacatepec, seleccionado nacional del Mundial de Chile ’62 y hasta miembro del equipo nacional de los centroamericanos de béisbol unos años antes. Sin embargo la temporada no fue exitosa y el acuerdo con las Águilas se echó para atrás. En la 80/81 se tuvo que pedir apoyo del Puebla para que esa institución ayudara en las finanzas y con jugadores jóvenes, aún así la temporada tampoco fue exitosa y luego de la 81/82 el equipo acabó último de la tabla general y descendió, además los dueños no pudieron más con los gastos y traspasaron al equipo al IMSS, que se hizo cargo de él en la recién creada Segunda B.

Con la nueva administración llegaron nuevas instalaciones en el Centro Vacacional la Trinidad y más talento joven, que contaba con experiencia de varios equipos como Oaxtepec y Atlante, que también eran administrados por el Seguro Social. La 82/83 fue la primera campaña en la que clasificó a la liguilla, pero no alcanzó la final. Ese año el IMSS también puso ahí de manera temporal la franquicia de los Tuberos de Veracruz, en Santa Cruz, Tlaxcala. Ese equipo también competía en Segunda B y recibió el mote de Santos, pero tras ese año se mudó a Laguna, para convertirse en el Santos Laguna.

Poco tiempo después el Seguro Social empezó a desprenderse de sus equipos (el gusto duró poco) y finalmente el equipo acabó por descender una vez más a Tercera. Actualmente se mantienen en esa división, jugando en el Grupo III de aquella rama bajo la dirección del también Diputado Local, Facundo Zempoaltecatl. Además el año pasado se creo un equipo nuevo: Águilas del Altiplano, que juega en el Estadio Santa Cruz IMSS y oficialmente se conoce como el Real San Cosme, equipo al que reemplazó y que jugaba en el mismo estado. Como curiosidad los últimos dos clásicos tlaxcaltecas los ganaron los Lobos.

Guerreros de Tlaxcala.

Guerreros.

Antes del Apertura ’03 el equipo de Primera A de Oaxaca, supuestamente dirigido por Grupo Pegaso y que recibía el nombre de Pegasos (aunque la gente mejor les llamaba Chapulines), fue cambiado de nombre a Industriales por apenas dos semanas, pero apareció de pronto en Tlaxcala bajo el mote de Guerreros y fue registrado como filial del Irapuato. Así que de repente el estado tuvo por primera ocasión la posibilidad de llegar a Primera División. El equipo era prácticamente el mismo que competía en tierras huastecas. Esa temporada el Tlahuícole presentó una media de 3,000 personas por partido y hasta lució a tope en ciertos encuentros. El equipo se estrenó jugando como visitante contra el Tapatío y acabó empatando 1-1 en la primera fecha, el primer gol de los Guerreros lo marcó Juan Manuel Guerra, que jugó en Tigres y varios equipos de Primera A. El primer partido como local ocurrió hasta la tercer jornada y el resultado fue el mismo empate a uno, con gol del argentino Christian Morales, para los tlaxcaltecas.

El torneo de los Guerreros transcurrió con muchos empates, su primer victoria llegó hasta la fecha trece, como locales, frente a Tigrillos y culminaron su torneo benjamín al fondo del Grupo Uno, pero evitaron el sótano general que le correspondió a Rivera Maya y Jaguares de Tapachula. Aquella temporada su mejor anotador sería el mismo Christian Ariel Morales, ex de Rosario Central. En el Clausura ’04 regresó el equipo con un poco más de garra y aunque volvió a quedar al fondo de su grupo hizo 20 puntos y quedó en lugar 17 (de 20), evitando el descenso. En esa temporada sus delanteros más efectivos serían el brasileño Ademilson Correa, ex de Botafogo y Josías Ferreira, también carioca, ex de Gremio de Porto Alegre y que había disputado el torneo anterior con Irapuato, ambos con 7 dianas.

Sin embargo el equipo sería mudado otra vez de casa y se convertiría en los Pioneros de Ciudad Obregón (también duraron un año), aún bajo el mando de Pegaso. Tras la desaparición se dio a conocer que además del ya citado corporativo, el accionista principal era un personaje de nombre desconocido, que por igual tenía intereses con el Celaya de la misma división y el Irapuato, de Primera. La Federación nunca hizo más por dar a conocer los datos del dueño, en una entrevista para Señor Futbol, un periodista dio a conocer que se trataba de un empresario de Guadalajara, que siempre se veía con varios escoltas personales y viajaban en camionetas negras de vidrios polarizados, que no se sabía su nombre, era bajo de estatura, usaba gafas obscuras y era conocido por la gente del club como El Señor. Finalmente este individuo misterioso se fue con su gente y se llevó el futbol de Tlaxcala. El último partido que jugarían los Guerreros sería contra Colibríes de Morelos, en un empate a dos , de la última fecha.

Y bueno, ese es todo el futbol que ha habido en Tlaxcala. De vez en cuando Puebla ha jugado partidos en esa ciudad y también, creo, existen las Panteras de la Unión Tlaxcala y Dragones de Tlaxcala, en la cuarta división amateur, que se suman a un equipo llamado Guerreras de Tlaxcala, haciendo representación en el futbol femenil.

Video. Pues no puedo hacer mucho, pero si les interesa he acá un video de los actuales Lobos tirando los penales contra los Avispones de Chilpancingo.

Si te gustó esta entrada, tal vez te guste una similar sobre el futbol en San Luis. ¡Comenten!

A veces, uno sólo necesita un día de suerte para cambiarte la vida. Nuestro protagonista de hoy lo tuvo, hizo un gol que en Pachuca jamás se va a olvidar, de rebote, con la entrepierna o con los huevos, pero lo hizo. Estaba en el momento justo, en el lugar preciso. Se trata de un jugador que a pesar de su larga trayectoria y un sinfín de camisetas sólo rindió a tope durante unos cinco torneos cortos, acá en México. Aunque dejó mal sabor de boca a muchas aficiones, cuando quiso o pudo, demostró fuerza y rapidez en la chancha, suficientes para marcar goles importantes y ser un delantero que preocupaba a la defensa rival. Con ustedes: Alejandro Rubén Glaría González.

¿Quién era? Un atacante nacido en Argentina, en Bella Vista Buenos Aires. Activo desde principios de los noventas hasta mediados de la década pasada.

¿Porqué se le recuerda? Más que nada por el título en Pachuca, en gol de oro y otros dos tantos en la ida.

¿Cómo fue su carrera? La empezó probandose en las fuerzas básicas de San Lorenzo de Almgro, sin suerte. Lo dejaron fuera porque le faltaba físico y no logró quedarse. Tras esa decepción se probó en el Club Atlético San Miguel, que disputaba el torneo de Primera B Nacional (2nda). Allá logró quedarse y debutar  a los 17 años, en la 89/90. Tras ese año y algunos goles decidió probar suerte en el futbol andino y en tres años estuvo jugando con Santiago Wanderers, Universidad Católica, Alianza de Lima y Coquimbo Unido, un torneo con cada uno, sin consolidarse en ningún lado pero dejando cierta impresión para seguir consiguiendo contratos. Para la 94/95 llegó a Cobreloa y tuvo su mejor actuación, quedando tercero de la tabla de goleo (el campeón fue El Matador Marcelo Salas) y renovó contrato. Tras otro año en Chile decidió regresar a Argentina para jugar en C.D. Banfield, con el que decendió a Primera B Nacional en su primer año, casi siempre como suplente.

Decidió quedarse tras el descenso en la 97/98 y se convirtió en referente de la delantera. Ese logro fue suficiente para que Pachuca decidiera contratarlo esperando en él un delantero capaz que les ayudara a alejarse del descenso. El Invierno ’98 debutó entrando de cambio y poco a poco se fue ganando el puesto titular, al cual respondió con 11 goles que alejaron por fin al fantasma de Primera A del equipo tuzo. El Verano ’99 empezó con el mismo ímpetu y alcanzó a ligar ocho encuentros anotando, sin embargo las lesiones y los problemas musculares empezaron a afectar su rendimiento y se perdió varios partidos. En Invierno ’99 tuvo una temporada regular, entró de cambio en varias ocasiones y en la liguilla fue sustituido en todos los encuentros, sin embargo eso no le impidió anotar los dos goles de la ida con los que Pachuca empató a Cruz Azul en el Hidalgo. Los Tuzos lograron mantener el empate en el Estadio Azul, Glaría entró en el segundo tiempo y justo antes de los dos minutos de tiempo extra marcó el Gol de Oro y Pachuca fue campeón por primera vez, ever.

Luego de aquel gran momento tuvo una mala racha el siguiente torneo y anotó sólo 2 goles, por lo que buscó un cambio de aires en Puebla, donde hizo algunos goles para ayudar a mejorar el porcentaje del equipo poblano, pero no renovó por falta de compromiso. De ahí pasó a Pumas y aunque aportó otros 8 goles en el Verano ’01 en su segunda temporada volvió a rendir poco y tuvo problemas con la directiva, por lo que se quedó sin equipo. Así que el Verano ’02 solamente reforzó a Morelia para la Libertadores, en la que marcó algunos tantos y ayudó a Monarcas a llegar hasta Cuartos de Final, donde perdería contra América. En Apertura ’02 se ganó la confianza de Jaguares, pero tras anotar poco y ganarse una severa expulsión, recaló en la filial de Tapachula para el Clausra ’03.  Luego de ese último torneo en México intentó resurgir en Talleres de Córdoba, pero vio la banca todo el torneo y optó por retirarse.

¿Qué fue de él? Tras el retiro jugó un par de años para el Nautico Escobar en el torneo Intercountry de Futbol del Norte de Argentina, una división amateur bastante organizada, donde incluso fue goleador del campeonato y obtuvo un ascenso de categoría. Luego de aquello se le ha visto en los Drafts como promotor de jugadores argentinos.

Algunos Datos: Es hijo de un ídolo de San Lorenzo, Rubén Oscar Glaría, que jugó con Argentina la Copa del Mundo de Alemania ’74 y que luego de algunos años se retiró en Racing de Avellaneda.

Su apodo El Hueso, en realidad era El Huesito, porque el original pertenecía a su padre. El C.A. San Miguel, donde debutó, alguna vez fue entrenado por Oscar Glaría, aunque no en ese año.

El único campeonato de goleo que ganó durante su trayectoria lo obtuvó el año de Primera B con Banfield, cuando marcó 30 goles. Aunque también fue máximo goleador de Copa Chile con Cobreloa.

Como les decía en Jaguares sufrió una expulsión muy sonada, luego de que el árbitro Paul Delgadillo le mostrara la tarjeta roja fue a encararlo dándole pechazos al silbante, eso aunado a los insultos, le ganaron seis partidos fuera.

Luego de retirarse trató de jugar en el Kimberly de Mar de Plata en la Tercera División Argentina (regionales) pero no vio acción ni un minuto.

En 1993, durante su paso por Coquimbo hizo el gol del año de la liga cuando anotó de tacón, de escorpión, bombeado, por arriba del portero, al ángulo. En entrevista comentó sobre aquel gol:

Lo puedo hacer mil veces más, que no va a salir (La Nación, 2005)

Antes del partido de vuelta de la final el jugador aceptó (más tarde) estar enojadísimo con el entrenador Javier Aguirre, que lo sentó para la vuelta y lo metió después, como revulsivo. Luego del título las rencillas se olvidaron, pues resultó la técnica arriesgada del Vasco, que hoy en día ya no haría por nada del mundo, según yo.

Mucho antes de debutar, era mascota del Club San Lorenzo de Almargo, cuando niño.

Cuando estuvo en Lima sólo duró cuatro meses jugando y resindió su contrato regresando todo el dinero que había cobrado, pues la violencia del país y los atentados con bombas del partido comunista Sendero Luminoso, lo sacaron de sus casillas.

En su carrera previa a México se topó con algunos jugadores que más tarde serían estrellas en nuestra liga, entre ellos José Saturnino Cardozo en la U. Católica y Mauro Camoranessi en Banfield.

Estadísticas. En México participó en 132 juegos, anotando 50 tantos. De esos completó 45 únicamente, consiguió 24 tarjetas amarillas y 2 rojas. Clubes: 89/90 San Miguel, 90/91 Santiago Wanderers, 91/92 U. Católica 1992 Alianza de Lima, 1993 Coquimbo Unido, 1994 a 1996 Cobreloa, 96/97 y 97/98 Banfield, Invierno ’98 a Verano ’00 Pachuca, Invienro ’00 Puebla Verano e Invierno ’01 Pumas, Verano ’02 Morelia (Libertadores), Apertura ’02 Jaguares de Chiapas, Clausura ’03 Jaguares de Tapachula, 2003 Talleres de Córdoba.

Video. Pues el que le valió 4 años de contratos en México. Decidan ustedes si fue con la entrepierna o le dolió más.

Homero Simpson comentaría; ¡La bola en la ingle, la bola en la ingle! ¿y ustedes?