Archivos de la categoría ‘Irapuato’

Hace poco revisamos el pasado de un gran portero americanista, Miguel Zelada, que se convirtió en héroe al detener un penal en la llamada Final del Siglo, contra Chivas. Hoy toca buscar en el otro lado de la anécdota, pues detrás de un gran héroe siempre es necesario un gran villano. Nuestro protagonista es un medio mexicano, habilidoso, que se encontraba en uno de los más importantes picos de su carrera y que tras ese error, pagó el alto precio de desaparecer del futbol nacional. Sin mayor presentación, con ustedes: Eduardo Cisneros Manrique, El Vaquero.

¿Quién era? Un mediocentro originario del Distrito Federal, activo desde principios de los setentas hasta mediados de los ochentas.

¿Porqué se le recuerda? Por su habilidad en medio campo, por ser un tipo rudo y encarador, pero más que nada por aquel penal.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las fuerzas básicas del extinto Atlético Español, que había tomado la franquicia del Necaxa. Con los Toros disputó el torneo nacional de reservas y debutó en aquel equipo a principios de los setentas. En la 75/76 estuvo a préstamo jugando para Veracruz y al siguiente año se marchó al Atlético Potosino donde alineó como titular y marcó varios goles. Ese año acompañó al Atlético a la liguilla por el título y le marcó goles a América y Chivas, aunque el club tunero quedó fuera de la final. Aún así se vovlió a mudar de ciudad, esta vez a Monterrey, donde jugó casi todos los encuentros de dos temporadas, anotó cinco goles en cada una y llegó a la liguilla de la 78/79 otra vez sin alcancar el partido más importante. En esa época tuvo su primer llamado a Selección Nacional. Luego de aquel paso por Rayados regresó a San Luis y estuvo activo durante la 79/80, jugando y aportando goles.

La 80/81 la continuó en San Luis, pero a la mitad de la temporada partió a Chivas, para tratar de mejorar el rendimiento del equipo en la liga anterior. Con él y las incorporaciones de Jaime Pajarito y Rigoberto Cisneros, Guadalajara alcanzó la liguilla por el título, aunque se quedó fuera de la final. En la 82/83 el equipo tomó forma y con el talento de Samuel Rivas y Roberto Gómez Junco, se formó un equipo en el que El Vaquero era el 10 por excelencia del rebaño, aportando toda su experiencia al ataque. En la liguilla Guadalajara se topó con América en la Semifinal y con gran actuación de Cisneros vencieron 3-0 a las Águilas en la vuelta, para enfrentarse a Puebla, que tras el empate global, se alzaría con su primer título en una larga tanda de penales en la que Cisneros pidió el primer tiro y marcó.

La siguiente liga Chivas regresó a la final, esta vez en la que fue la mejor temporada del Vaquero, que marcó 16 goles en el calendario regular y uno más para vencer a Pumas en semifinales, siendo el mejor goleador del equipo por delante del joven delantero Eduardo de La Torre. Así llegó Chivas contra el América líder de la competencia tras un 3-1 en el Jalisco, que aunque se veía difícil de remontar en el previo, se antojaba ciertamente posible cuando Armando Manzo fue expulsado por cometer penal a Ricardo Snoopy Pérez. Cisneros, como siempre, puso la pelota en el manchón penal. El resto es historia, Zelada voló y el Estadio Azteca se volcó eufórico para corear el nombre del portero argentino que unos minutos después saldría en hombros, campeón. La siguiente temporada lo puso en camino de la redención, cuando se encontró otra vez contra el acérrimo rival en Cuartos de Final. Tras un 2-0 en contra en el Jalisco, se cometió otro penal en favor de Chivas. Cisneros no dudó, pidió el cobro como acostumbraba, llevaba 8 goles esa temporada y  buscaba su revancha. Sin embargo trató de engañar a Miguel Zelada y falló, una vez más. El técnico tuvo que cambiarlo entre la rechifla y no alineó en la vuelta.

¿Qué fue de él? El estigma pudo más, no volvió a Chivas, jugó durante los torneos cortos de la 85/86 en Irapuato, pero tras tener adeudos con la directiva se negó a jugar un partido del torneo México ’86 y se retiró. Se ha mantenido en el futbol con bajo perfil, ha sido titular del Deporte en el Municipio de Silao, Guanajuato y según el periodista Enrique Ballesteros, ha probado suerte como estratega en el Atlante-Avante de Cuarta División.

Algunos Datos: Cuando fue seleccionado por México, jugó como extremo izquierdo, que no era su posición. No se pudo adaptar y quedó fuera de la convocatoria de José Antonio Roca para el mundial de Argentina ’78.

En la temporada de la final, 83/84, a sus 30 años fue el mediocampista más goleador de la liga, aún así no fue llamado a la selección de Bora Milutinovic, que según el propio Cisneros, tenía demasiados americanistas.

Antes de aquellos dos fallos se le consideraba un maestro para ejecutar las penas máximas, había tirado 16 y sólo había fallado uno, contra Atlas en una goleada a favor de Chivas.

Ese Clásico Tapatío de la 83/84 acabó 4-0, Edgardo Codesal marcó esa tarde 3 penales, dos a favor de Chivas, los dos tirados por Cisneros, que falló el que hubiera puesto el 5-0.

Como les decía, era de carácter fuerte. En un partido contra unión de Curtidores, en León, fue expulsado por insultar y encarar al árbitro, según palabras del silbante Ro­ber­to Do­mín­guez:

En esa oca­sión me dio or­gu­llo que ex­pul­sé a Eduar­do Cis­ne­ros por ha­ber­me in­sul­ta­do al mar­car­le una fal­ta.
– No seas pen­de­jo, ár­bi­tro. ¿Qué es­tás mar­can­do?
Me aton­té en no guar­dar la cé­du­la de ese par­ti­do.

En la Semifinal de la 82/83, cometió una falta sobre Norberto Outes que desencadenó una batalla campal que terminaría hasta con patadas voladoras.

En entrevistas posteriores a la final, Eduardo Cisneros aceptó la culpa de haber hundido al equipo tras su fallo.

Con dos goles en liguillas para Chivas, se encuentra a la par de otros clásicos como Fernando Quirarte y Daniel Guzmán en esas instancias jugando con el Rebaño.

Estadísticas. Marcó entre 1975 y 1985, 65 goles. Clubes. ¿? Atlético Español, 75/76 Veracruz, 76/77 Atlético Potosino, 77/78 y 78/79 Monterrey, 79/80 Atlético Potosino, 80/81 a 84/85 Guadalajara, 85/86 Irapuato.

Video. Acá los Cuartos de Final, ahí por el minutp 6:20′ se ve la decisión que tiene al correr por el balón en la pena máxima, aunque erró al tratar de engañar a Zelada.

Anuncios

Nuestro buen lector Cempazúchitl nos pidió que recordáramos a un jugador que salió a relucir hace poco en este blog, un futbolista que salta a la memoria del aficionado tan pronto se habla de jugadores violentos y broncudos, que además, es efigie del americanista ideal. Un jugador aguerrido que profesó su amor por el equipo de Coapa en todas las canchas que pisó y quien defendió su pasión como mejor lo sabía hacer; con futbol, golpes, patadas, escupitajos, barridas, duros marcajes y hasta goles. Seleccionado nacional y mundialista durante la época de Lapuente, el de hoy es uno de los jugadores más malencarados que se han visto por estos rumbos: Isaac Terrazas García.

¿Quién era? Un defensor nacido en el Edo. de México, que estuvo activo durante toda la década de los noventas y hasta mediados de ésta que ya se extingue.

¿Porqué se le recuerda? Por su incorruptible amor al América, por su fiereza, como le describió Germán Dehesa, por su pinta de pocos amigos y por su natural rudeza en el juego.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando en el barrio de Naucalpan de donde es originario, logró entrar a las inferiores de América a los 13 años y desde entonces jugó en las reservas  y divisiones inferiores (como el América Zitácuaro) hasta 1990, cuando debutó en la extinta Copa México a los 17 años. Su debut en liga se daría en la siguiente temporada, la 91/92 donde jugaría algunos partidos como suplente. Tras tres años en la banca el club lo cedió a préstamo a los Halcones de Aguascalientes en la Primera A, allá jugó la 94/95 y logró aportar lo suficiente para salvar del descenso a los hidrocálidos. Luego de aquella experiencia regresó al nido con mejores cartas y para el Invierno ’96 logró ganarse la titularidad, la cual mantuvo en condición de indiscutible hasta el Invierno ’99.

Durante ese periodo estuvo en dos semifinales con las Águilas en la liga y una más de Copa Libertadores, vistió el gafete de capitán y también viajó con la selección al mundial de Francia ’98, donde no jugó, a la Copa América Paraguay ’99, donde marcó un tanto a Brasil y otro a Perú (e incluso alineó como delantero) y a la Copa Confederaciones ’99, en la que salió campeón con México.

Para el Verano ’00 con la llegada de Pérez Teuffer a la presidencia del América se le consideró menos, pues al parecer mostró preferencia por el recién destituido Raúl Quintana, al siguiente año salió de la institución junto a otros americanistas como Raúl Gutierrez y se fue al Irapuato, donde también sería titular durante los tres torneos que duró la franquicia, pues para el Verano ’02 el equipo se fue vendido con jugadores, directiva (encabezada por el mismo Quintana) y cuerpo técnico a Veracruz. En el puerto alcanzó las semifinales del Clausura ’03 y tras un par de torneos regulares, antes de comenzar el Apertura ’05, los Tiburones Rojos decidieron negar su relación laboral con él, marginandolo del equipo y los entrenamientos, por lo que decidió retirase, siendo el Clausura ’05 su último torneo jugado.

¿Qué fue de él? Se quedo a residir en el puerto y contrario a lo que se podría pensar, su relación con Veracruz no sufrió daños, por lo que eventualmente fue presentado como Director Deportivo en el mismo club, cargo que mantuvo hasta este año cuando decidió embarcarse a la aventura de dirigir al Ficumdep, un equipo de Segunda División de Veracruz que ha alternado sede en Xalapa y Cempoala. Además sigue siendo asesor de los Escualos y también se le ha visto jugando en equipos de veteranos como el Deportivo Marín o colaborando en empresas amateurs del mismo estado, como el Circuito Veracruzano de Futbol.

Algunos Datos: Como les decía su número de expulsiones es bárbaro y ostenta récord de liga con 12, empatado con Darío Franco y Pablo Lavallén, claro, sin contar las que se ganó en partidos de libertadores, pre-libertadores y hasta amistosos.

Entre esas expulsiones encontramos razones que le ganaron la roja (o que debieron haberlo hecho) como; arrancarle el balón a un árbitro durante un Pumas-América, taclear a un jugador que encaraba a Blanco en un Atlas-América, insultar al silbante en otro partido entre los mismos equipos, golpear a un jugador por la espalda en un América-León, festejar un tanto de forma grosera en un Tigres-América, lanzar un escupitajo a un jugador en otro América-Pumas, ganarse dos amarillas en 18 minutos en un Tecos-América, hacer señas obscenas al público contrario en varias ocasiones, jalar del la melena un jugador en un Irapuato-América (defendiendo a los freseros) o armar la campal luego de agredir, junto a Cuauhtémoc, a un fotógrafo.

De ese escupitajo en el partido contra Pumas recuerdo que durante la transmisión el lamentable comentarista Perro Bermúdez se atrevió a defender al jugador, incluso ante la sorpresa de sus compañeros de micrófono, en uno de sus clásicos desplantes como narrador.

Como es de suponer el jugador tuvo pique con medio mundo; Fabián Prátola, Victor Santibañez, Sergio Zárate e Iván Zamorano, entre muchos. Pero sobre todo contra el gran enemigo, las Chivas de Guadalajara, a quienes les tenía especial odio deportivo, tildaba de Jalisquillos, les anotó en un par de clásicos  y nunca les intercambió una playera o regresó el saludo.

De hecho, antes de ser puesto transferible de América, la extinta promotora sinvergüenza de Chivas le ofreció un contrato, al que respondió tajantemente que no. Luego en entrevista diría que para él (hablando sobre las playeras) la del América es de seda y la de ellos, de poliester. Con esa ideología, aunque en menor medida, también se rehusó a jugar para Necaxa.

Cuando estuvo en Veracruz vivió uno de sus peores momentos como futbolista, además se involucró en un accidente automovilístico en el que fue detenido por la policía tras provocar la muerte de un menor de edad y graves heridas a otro, cuando chocó su BMW contra una bicicleta que se le cruzó en la carretera.

Siempre se consideró un jugador de raices humildes, de barrio, orgulloso porque entró al América tras burlar a la seguridad del plantel y pedir una prueba a los entrenadores. Esa experiencia y origen le ganó motes como El Cuate Barrio o El Bravo de Naucalpan, además de ser emblema de la afición a la fecha.

Su descubrimiento como jugador se lo debe a Miguel Ángel Cocas González, quien le dio la oportunidad en América. Este famoso visor también es responsable por reclutar a su entrañable amigo, Cuauhtémoc Blanco, entre otros jugadores.

Sobre El Ídolo de Tepito, comenta que son grandes amigos desde los 15 años, entraron a las reservas del primer equipo juntos e incluso se pelearon a golpes en los vestidores a los 17 años, aunque después (comenta) nos dimos la mano y lloramos.

Su primogénito, Aarón Terrazas Morales, en lo que parece una excepción al viejo dicho de tal árbol tal astilla, se dedica a un deporte de lo más tranquilo, el golf, donde ha cosechado ya grandes éxitos como la medalla de oro en la Olimpiada Nacional o el hecho de disputar mundiales de la especialidad en los E.E.U.U. Aunque, quien sabe, puede que el chico sea el John McEnroe del green, onda Adam Sandler en Happy Gilmore.

Estadísticas. El la liga marcó 29 goles en 252 partidos de los cuales completó 181, acumuló 95 amarillas y 12 rojas y puso 5 asistencias registradas de gol. Clubes. 90/91 a 93/94 América, 94/95 Halcones de Aguascalientes, 95/96 a Verano ’00 América, Invierno ’00 a Invierno ’01 Irapuato, Verano ’02 a Clausura ’05 Veracruz.

Video. Pues acá un clásico de la liguilla del Invierno ’97, América ganó 4-1 el global, el partido de vuelta se aprecia desde el minuto 4:09′ y el único gol es de Terrazas, esa parte del video está editada con las patas, pero algo se ve.

¿Recuerdas algún otro momento de Terrazas? ¿Tienes alguna opinión acerca del golf profesional en México? ¡Comenta!

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de Antonio Taboada?

Publicado: 17 noviembre 2010 de Damián García en Cruz Azul, Futbolistas, Irapuato, Querétaro, Toluca

Juro que ese, parando a Zamorano, es Taboada.

El de hoy es un jugador que me han pedido varios lectores por ahí. Un mediocampista sobrio, que nunca hizo mucho ruido en la liga y sin embargo siempre estuvo presente, jugando con mucho peso en la lateral izquierda de los equipos que militó. Nacido en el Distrito Federal, chilango de toda la vida, nuestro protagonista encontró en la cercana Toluca el club que lo llevaría a tocar el cielo con el campeonato nada más tres veces. Con ustedes: Antonio De Jesús Taboada Herrera.

¿Quién era? Un mediocentro zurdo, mexicano, que jugó durante los noventas y hasta principios de esta década.

¿Porqué se le recuerda? Por aportar a la creación del juego, especialmente con los escarlatas, donde influyó en la obtención de sus tres campeonatos. Un poco también por ser de esos que de jóvenes ya mostraban una curiosa calva estilo fraile.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las fuerzas básicas del Cruz Azul, allá se formó durante todo el proceso juvenil y su debut profesional, que llegó en la temporada 91/92 entrando de cambio contra Atlante. En esa primera liga empezó a ganar minutos e incluso alineó partidos completos. Para las siguientes temporadas se empezó a consolidar en el equipo, en el 94/95 jugó su primera final de liguilla y aunque el título no llegó, para la 95/96 ya se le consideraba titular indiscutible. Aún así salió de la máquina rumbo a Toluca, pues Cruz Azul había preferido reforzarse en busca del ansiado campeonato a continuar trabajando su base, así que lo dejó ir junto a otro canterano; Victor Ruíz.

A su llegada al Toluca empezó a formar una buena pareja de laterales con Efraín El Cuchillo Herrera, aunque ese Invierno ’96 no lo jugó completo por lesión. Para el Verano ’98, con la recuperación de otros jugadores importantes Toluca finalmente cuajó y llegó a la final contra el Necaxa, en ella Taboada marcó uno de sus goles más importantes, pues fue el primer gol para su escuadra en el partido de vuelta, cuando el marcador global era de 4-1 en contra. Finalmente la espectacular remontada llegó y alzó uno de sus primeros tres trofeos. Luego de aquel triunfo se mantuvo como titular hasta el Invierno ’99 y en el ’00 empezó a alternar con la banca.

Para el Verano ’01 buscó suerte en Irapuato donde estuvo por dos torneos antes de que el equipo desapareciera y se convirtiera en Veracruz con todo y plantel. Con el cambio de equipo el jugador no entró en planes y se marchó por una temporada a Querétaro en la Primera A durante el Verano ’02, el último que jugó como profesional.


Disculpe usted la horrible marca de agua ...

¿Qué fue de él? Tan pronto pudo regresó al futbol como auxiliar y director técnico, colaborando con equipos como el Irapuato en Primera A, los Libertadores de Pénjamo y el Club de Futbol Salamanca, en la Tercera División. Actualmente es el director técnico del Cruz Azul Irapuato, equipo que juega en el Torneo Juvenil de Guanajuato, que viene siendo la cuarta división del bajío.

Algunos Datos: Además del ya narrado, también anotó gol en dos finales más, aunque fueron en tanda de penales contra Morelia y Atlas.

En total disputó 5 finales y ganó 3, en todas ellas jugó, aunque peculiarmente contra monarcas no lo hiciera ni un minuto porque entró de cambio sólo para los penales.

Perdió una en Cruz Azul contra Necaxa y la otra justamente esa, en la que se coronó Morelia.

Por culpa de su alineación indebida, en la primer campaña con Toluca su equipo perdió un partido de Copa México en la mesa, contra el mismo Morelia.

Aquella ocasión Toluca argumentó que fue un descuido alinearle, aún así la federación multó al jugador con 50,000 pesos.

En un partido contra Tigres la expulsión del portero Mario Albarrán al minuto ’87, obligó a Taboada a ponerse los guantes por falta de cambios, además el zurdo se dio el lujo de salvar a su equipo con gran atajada a un cañonazo de tiro libre del Matador Hernández.

Sobre ese día Antonio comentó que nunca había entrenado como portero en los interescuadras, pero que siempre le ha gustado hacerlo en cascaritas con los cuates.

Su hijo y homónimo, Antonio Taboada, se encuentra jugando en el equipo sub-15 de Cruz Azul.

Ya hemos hablado de la eliminación en cuartos de final de Cruz Azul contra América de la 93/94, pues resulta que en el partido de ida las Águilas empataron gracias a un autogol del mismo Taboada.

Un año después de haber perdido la final contra Necaxa se volvió a enfrentatr a los entonces bicampeones rayos vistiendo una improvisada playera, blanca con naranja, del combinado de estrellas de la liga, en un cuasi-espectáculo al que llamaron Día del Campeón, que nadie peló, no llenó las gradas y sólo sirvió para humillar a Necaxa 5-0, que llegó frío y sin pretemporada al chou.

Ni él se ha de acordar, pero esa generación de Toluca también ganó la Copa Orgullosamente Mexiquense y el Cuadrangular Internacional de Singapur.

Estadísticas. En Primera jugó 285 encuentros, alineó de inicio en 215, marcó 5 goles y registró 6 asistencias. Sus números de tarjetas se quedaron en 24 amarillas y 3 expulsiones. Clubes. 91/92 a 95/96 Cruz Azul, Invierno ’96 a Invierno ’00 Toluca, Verano ’01 e Invierno ’01 Irapuato, Verano ’02 Querétaro.

Video. Acá su gol en la mágica remontada chorizeña, un ejemplo de se confiaron, gran partido también de Abundis y Darko Vukic.

¿Se acordaron de algún otro futbolista? ¿Saben si la segunda foto es un error garrafal? ¡Comenten!

El de hoy es un rudo defensa mexicano que es bien recordado por las aficiones de Pumas y Atlante, donde dejó sus mejores años y propinó sus mejores patadas, además fue seleccionado nacional en el mundial de USA ’94. Un jugador broncudo, buen marcador personal, de los que saben meter la pierna, con mucho colmillo y quien fuera dupla infalible del eterno Claudio Suárez en varios equipos, recordemos por favor a: Juan de Dios Ramírez Perales El Capi.

¿Quién fue? Un defensa central chilango, oriundo de Coyoacán, que estuvo activo en los noventas y los primeros años de esta década

¿Cómo fue su carrera? Inició jugando en equipos de ligas amateur en el barrio de Santo Domingo, donde le animaron a hacer una prueba para el equipo de los Pumas de la UNAM, de ahí brincó directo a la selección nacional infantil y jugó el mundial de dicha categoría en China ’85. A su regreso formó parte de las inferiores universitarias y debutó en 1988 con el primer equipo, su desempeño fue elemental en el campeonato de la 91/92 y le consiguió el llamado a la Copa USA ’91, permaneció con la institución hasta la 92/93 cuando se fue al Monterrey por un año, equipo en el que no brilló por una fuerte lesión.

Ese mismo año jugó todos los minutos de la copa del mundo de EEUU, formando parte de una generación de oro que terminó su empresa mundialista eliminada en penales contra la Bulgaria de Stoichkov. Regresó para jugar con Toros Neza durante un año y estuvo con El Tri en la Copa América del ’95. Para el Invierno ’96 se enroló con Atlante, equipo al que le brindó 8 buenos torneos. De ahí pasó por varios equipos; Chivas en I00, Irapuato en V01, Pumas en I01 y finalmente Veracruz en V02. Se retiró después de aquella campaña en el puerto.

¿Qué fue de él? Tan pronto colgó los botines puso una escuela de futbol en Cuernavaca e hizo el curso de entrenador para estrenarse como auxiliar en los Tiburones Rojos de Veracruz para el Apertura 2005. Ha estado también en el cuerpo técnico de Santos, Pumas Morelos y actualmente se encuentra con los Gladiadores de San Luis de la Primera A apoyando al D.T. Nacho Ambriz.

Algunos Datos: Ese apodo que lo hizo famoso lo acompaña desde aquel mundial infantil de China ’85 cuando sus compañeros le apodaron así por llevar el gafete de capitán. Entre aquellos jóvenes estaban Luis García y El Chatito Ortiz, entre otros.

Después de 12 años de experiencia como defensa central al entrenador del Atlante Zlatko Petricevic se le ocurrió buena idea probarlo como enganche creativo. Sobra decir que aquella posición no le sentó nada bien.

Cuenta que en un partido Monterrey/Atlante se ganó la expulsión por una jugada aparatosa en la que chocó con Jorge Campos,  El Brody salió con mucho dolor de la cancha y convenció al árbitro, pero al momento de reincorporase y dirigirse al terreno de juego se topó con Ramírez Perales -de quien es gran amigo- y le dijo: ¡Te Chingué Compadre! Campos regresó a jugar como si nada.

Aquella campaña con el rebaño sagrado tuvo la mala fortuna de ser la peor en la historia de las Chivas, así que salió por su bajo rendimiento al siguiente torneo, aunque en realidad todo el equipo tuvo en aquel año una pobre actuación.

Su primer equipo fue La escuadra Azul, de la Liga Coyoacán.

Como les decía era recio para meter la pierna; acumuló 5 rojas y 35 amarillas en primera división, sin embargo una de sus entradas más sucias fue aquella que inició una monumental bronca de 8 minutos contra el Atlético de Madrid en un amistoso en el Estadio Azteca frente a la Selección Mexicana.

Formó parte de la selección de veteranos que se enfrentó a Maradonna en la modalidad de Showbol en Italia hace un par de años y que perdió 5-8.

Estadísticas. Jugó 305 partidos y fue titular 302 veces. Anotó un sólo gol en su carrera. Clubes: 88/89 – 92/93 Pumas UNAM, 94/95 Monterrey, 95/96 Toros Neza, I96 – V00 Atlante, I00 Chivas,  V01 Irapuato, I01 Pumas, V02 Veracruz.

Video. Permítanme mostrarles la increíble carambola que desató una patada del Capi en aquel partido contra los colchoneros, ahí encara a un delantero Polaco y hasta Javier Aguirre le entra a las patadas.

¿Tienes alguna anécdota relacionada? ¿Te acordaste de algún jugador o de otro merequetengue canchero? ¡comenta!

Esquina sup. derecha

Si usted está a punto de tener un hijo déjeme recomendarle un nombre que adorará desde el primer momento y querrá correr a apartarlo al juzgado cívico: Juvenal. El de hoy fue bautizado de la misma manera y quedó grabado en nuestras memorias por aquel singular nombre, además de haber resultado un medio de contención bastante rentable para escuadras como el Celaya e Irapuato mientras estvuieron en Primera División. Les presento a un hombre que ha vivido un sinfín de cambios de franquicias en nuestro futbol: Juvenal Patiño Hernández.

¿Quién fue? Un medio defensivo mexicano, originario de Cuernavaca Morelos, que jugó la década de los noventas y principios de ésta.

¿Porqué se le recuerda? Como ya decía; por su peculiar nombre, por usar un bigote estilo Cantinflas y por ser parte fundamental de las escuadras de Irapuato y Celaya cuando alcanzaron el soñado ascenso a la máxima categoría.

¿Cómo fue su carrera? Debutó en los extintos Toros del Atlético Cuernavaca por ahí de la 92-93 en la Segunda División A. Tiempo después dicha división se unió con la Segunda B para dar paso a la actual Primera A en la 94-95,  obligando a aquel equipo a fusionarse con la Escuadra Celeste de Celaya para crear a los también finados Toros del Atlético Celaya y cumplir así los nuevos requerimientos de la federación. Juvenal se mudó a Guanajuato con el novel equipo y esa misma temporada ganó la final de ascenso contra Pachuca, fue subcampeón de la Primera División al año siguiente contra Necaxa y se mantuvo en Celaya hasta el Verano ’97, al siguiente torneo fue cedido a Bachilleres de Primera A por úna temporada y regresó en el Verano ’98 para un último torneo con los Toros.

De ahí se fue vendido a Irapuato y luego de 4 temporadas, en el Verano ’00, jugó y ganó su segunda final por el ascenso contra el Cruz Azul Hidalgo. Se quedó con la Trinca  Fresera durante toda su aventura en primera hasta el Verano ’02 cuando el equipo fue mudado a Veracruz. No entró en planes con los Tiburones y fue cedido a Toros Neza de la división de ascenso, para la siguiente liga pasó a Venados de Yucatán y finalmente se retiró después de dos temporadas, en el Apertura ’03.

¿Qué fue de él? Después del retiro consiguió su título de director técnico y su primer aventura fue con el Valle de Santiago de Cuarta División en 2006, al año siguiente dirigió a los Cajeteros de Celaya F.C. de tercera aunque fue cesado pocas fechas después. Fue profesor de futbol para la UTEC de Celaya y actualmente dirige en fuerzas básicas y actúa como visor para el Patronato del Sistema de Futbol para Veracruz y se mantiene activo jugando amistosos y homenajes.

Algunos datos. Realmente fue un jugador que se caracterizó por poco estético. Cuentan que en un partido del Celaya, Bonifacio Nuñez lo amonestó cuando apenas entraba de relevo; al preguntar el porqué, el árbitro le respondió: “por feo”, aunque realmente fue por entrar antes de que saliera su compañero.

Esa no fue la única razón por la que se ganaba amonestaciones, en su carrera fue un jugador colmilludo y bastante sucio para meter la pierna. Tan solo en Primera División acumuló 30 amarillas y 4 rojas en 96 encuentros.

De entre sus altercados recuerdo que alguna vez metió una fuerte plancha a Ricardo Peláez contra Necaxa que no fue sancionada y en otra ocasión el Cabrito Arellano salió expulsado de un partido por escupirle en la cara, momentos antes Juvenal le había recetado un buen golpe en el rostro que el árbitro no vio.

Durante su estadía como técnico del Valle de Santiago un amistoso contra el Celaya fue suspendido cuando sus pupilos agredieron físicamente al árbitro por un penal marcado en contra. Iban perdiendo 4-0.

Se le recuerda en algunos lugares como el primer morelense en jugar contra el Real Madrid en España, dicha hazaña la logró dos veces durante una gira europea que hicieron los Toros de Celaya acompañados de sus figuras como Hugo Sánchez y Emilio Butragueño.

Usualmente era compañero de cuarto del Buitre.

Consiguió una final de Primera División y ganó tres en Primera A obteniendo dos ascensos, además se podría decir que estuvo en el regreso del Veracruz a la máxima categoría durante el cambio de franquicia, aunque nunca jugó para ese equipo.

Como decía atestiguó muchos cambios de nombre; fue el primer director de los Cajeteros de Celaya F.C. pues ese equipo apareció en la Tercera tras adquirir la franquicia del Unión de Curtidores.

Tiene una hija llamada Leslie Valeria y el amor por su pequeña es tal, que se tatuó su rostro en un brazo.

Su nombre no es tan poco común como uno quisiera, en 2006 militó un jugador homónimo con el Deportivo Tlahuicas de Tercera División.

Estadísticas. Jugó 96 partidos en Primera División, fue titular en 87 y anotó tres goles. Clubes: V03 -I02 Yucatán, V02 Toros Neza, I01-V98 Irapuato, I97 Celaya, V97 Bachilleres, I96-T93/94 Celaya, 92/93 y 93/94 Atlético Cuernavaca.

Video. Como ya se habrán dado cuenta la videoteca de esta página es lo peor. Acá la final contra el Necaxa y si son rápidos y audaces hay una toma de la alineación del Celaya donde podrán ver a Juvenal Patiño. Wow.

¿Te acordate de alguna anécdota, tienes idea de quienes son los otros dos en la foto aparte del Buitre y Patiño?, ¡comenta!

El de hoy es un jugador que hizo lo que actualmente pocos logran en nuestra liga: ser campeón de goleo y ser mexicano, al mismo tiempo. Se destacó ademas por su entrega y su garra en la cancha. El club que mejor lo vio jugar fue el León, durante su última etapa en primera división.  Les presento a Everaldo Begines.

¿Quién fue? Un ariete mexicano originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Activo durante los noventas y esta década, que se retiró hace poco.

¿Por qué se le recuerda? Por ser uno de los últimos campeones de goleo mexicano, por tener una larguísima trayectoria y por ocupar un lugar especial en la memoria de la afición leonense.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en Jalisco cuando se mudó con su familia. Allá debutó con Chivas en la temporada 92/93 y marcó su primer gol, estuvo una temporada más en el rebaño y se fue a Santos para la 94/95 y 95/96, en Torreón empezó a hacerse de nombre pero fue transferido a Morelia, con los entonces Canarios jugó los primeros dos torneos cortos intermitentemente, aunque disputó completa la Semifinal del Verano ’97 contra su primer equipo, en la que no pudo marcar a pesar de tener varias oportunidades. Para el Invierno ’97 fue cedido al León, que vivía momentos difíciles entonces.

En el bajío comenzó su ascenso profesional y como titular indiscutible en el Verano ’00 alcanzó el campeonato de goleo. Con los panzas verdes estuvo hasta ese mágico torneo y aceptó una oferta del Cruz Azul, que esperaba en él una garantía de gol. Luego del Verano ’01, sin adaptarse a la capital y con apenas dos goles anotados empezó su peregrinar por Celaya, Gallos Blancos e Irapuato, jugando un año en cada uno. En el Apertura ’04 llegó al recién ascendido Dorados y tras un año dejó su lugar a Abreu y se fue al Club Tijuana de Primera A durante el Apertura ’05. Regresó a Sinaloa para el Clausura ’06 y aportó un gol, que no pudo evitar el descenso al lado de figuras como Pep Guardiola.

Los siguientes dos torneos los jugó en Petroleros de Salamanca llegando a la final con Puebla, en el Apertura ’07 pasó por el Tampico Madero, regresó al Clausura ’08 con los Petroleros y para el Apertura ’08 volvió al equipo que mejor le había tratado, el Club León. Se retiró de ahí en el Clausura ’09 cuando la directiva decidió no renovar a su último campeón de goleo en favor de tres jugadores salvadoreños jóvenes que duraron medio año en la institución.

¿Qué fue de él? Actualmente colabora en el equipo técnico de los Brujos de San Pancho, también conocidos como Atlético San Francisco en la Tercera División profesional.

Algunos datos: Cuando se coronó campeón de goleo compartió el titulo, ese mismo año también lograron 14 anotaciones Sebastián Abreu, con los Tecos, y Agustín Delgado, con el Necaxa.

Sólo dos torneos han compartido ese galardón entre tres jugadores, el último, cuando el Chicharito fue campeón jugando apenas 10 juegos.

Como les decía su apellido es mexicano pero poco común, en una entrevista explica que solo hay dos familias con ese apellido en México, la suya y la de Francisco Bejines (se escribe diferente), boxeador mexicano que muriera en el ring.

Por dicha problemática la prensa pasó años cambiándole Begines por Bejines y Everaldo por Everardo.

Fue campeón en una buena época para los delanteros nacionales, antes de él el galardón había sido de Jesus Olalde, después sería por dos torneos consecutivos de Jared Borguetti, para que le siguieran 11 torneos de dominio extranjero, hasta que Omar Bravo lograra el reconocimiento en 2008.

Jugó en 30 torneos entre Primera División y Primera A desde su debut con el Guadalajara en la 92-93, sólo de dos de ellos salió sin goles, con Cruz Azul en el verano 2001 y con Querétaro, en el clausura 2003.

Cuando saltó a la fama la gente pensaba que era extranjero, por el apellido y el pelo largo, aunque ahora lo lleva a rape.

Ha jugado en 12 equipos distintos, no ha salido campeón con alguno.

Su último salto a primera división lo hizo en Dorados de Culiacán en el 2006, con 35 años mientras jugaba en la filial de Tijuana, llevaba una temporada y  media con 16 goles (10-6) cuando lo llamaron al primer equipo.

Estadísticas Nació en Nuevo Laredo, un 12 de julio de 1971. Debutó con Chivas el 16 de agosto de 1992 (Chivas 0-1 Tecos) Durante su paso en Primera División metió 80 goles, en 351 partidos. Clubes: 92-94 Chivas, 94-96 Santos, 96-97 Morelia, 97-00 León, 00-01 Cruz Azul, 01-02 Celaya, 02-03 Querétaro, 03-04 Irapuato, 04-05 Dorados, 06 Tijuana, 06 Tijuana/Dorados, 06-07 Petroleros de Salamanca, 07 Tampico Madero, 08 Petroleros de Salamanca, 08-09 León.

Acá uno de sus últimos goles:

Si alguien tiene más material, anécdotas o fotos, ¡comenten!.