Archivos de la categoría ‘Pachuca’

A veces, uno sólo necesita un día de suerte para cambiarte la vida. Nuestro protagonista de hoy lo tuvo, hizo un gol que en Pachuca jamás se va a olvidar, de rebote, con la entrepierna o con los huevos, pero lo hizo. Estaba en el momento justo, en el lugar preciso. Se trata de un jugador que a pesar de su larga trayectoria y un sinfín de camisetas sólo rindió a tope durante unos cinco torneos cortos, acá en México. Aunque dejó mal sabor de boca a muchas aficiones, cuando quiso o pudo, demostró fuerza y rapidez en la chancha, suficientes para marcar goles importantes y ser un delantero que preocupaba a la defensa rival. Con ustedes: Alejandro Rubén Glaría González.

¿Quién era? Un atacante nacido en Argentina, en Bella Vista Buenos Aires. Activo desde principios de los noventas hasta mediados de la década pasada.

¿Porqué se le recuerda? Más que nada por el título en Pachuca, en gol de oro y otros dos tantos en la ida.

¿Cómo fue su carrera? La empezó probandose en las fuerzas básicas de San Lorenzo de Almgro, sin suerte. Lo dejaron fuera porque le faltaba físico y no logró quedarse. Tras esa decepción se probó en el Club Atlético San Miguel, que disputaba el torneo de Primera B Nacional (2nda). Allá logró quedarse y debutar  a los 17 años, en la 89/90. Tras ese año y algunos goles decidió probar suerte en el futbol andino y en tres años estuvo jugando con Santiago Wanderers, Universidad Católica, Alianza de Lima y Coquimbo Unido, un torneo con cada uno, sin consolidarse en ningún lado pero dejando cierta impresión para seguir consiguiendo contratos. Para la 94/95 llegó a Cobreloa y tuvo su mejor actuación, quedando tercero de la tabla de goleo (el campeón fue El Matador Marcelo Salas) y renovó contrato. Tras otro año en Chile decidió regresar a Argentina para jugar en C.D. Banfield, con el que decendió a Primera B Nacional en su primer año, casi siempre como suplente.

Decidió quedarse tras el descenso en la 97/98 y se convirtió en referente de la delantera. Ese logro fue suficiente para que Pachuca decidiera contratarlo esperando en él un delantero capaz que les ayudara a alejarse del descenso. El Invierno ’98 debutó entrando de cambio y poco a poco se fue ganando el puesto titular, al cual respondió con 11 goles que alejaron por fin al fantasma de Primera A del equipo tuzo. El Verano ’99 empezó con el mismo ímpetu y alcanzó a ligar ocho encuentros anotando, sin embargo las lesiones y los problemas musculares empezaron a afectar su rendimiento y se perdió varios partidos. En Invierno ’99 tuvo una temporada regular, entró de cambio en varias ocasiones y en la liguilla fue sustituido en todos los encuentros, sin embargo eso no le impidió anotar los dos goles de la ida con los que Pachuca empató a Cruz Azul en el Hidalgo. Los Tuzos lograron mantener el empate en el Estadio Azul, Glaría entró en el segundo tiempo y justo antes de los dos minutos de tiempo extra marcó el Gol de Oro y Pachuca fue campeón por primera vez, ever.

Luego de aquel gran momento tuvo una mala racha el siguiente torneo y anotó sólo 2 goles, por lo que buscó un cambio de aires en Puebla, donde hizo algunos goles para ayudar a mejorar el porcentaje del equipo poblano, pero no renovó por falta de compromiso. De ahí pasó a Pumas y aunque aportó otros 8 goles en el Verano ’01 en su segunda temporada volvió a rendir poco y tuvo problemas con la directiva, por lo que se quedó sin equipo. Así que el Verano ’02 solamente reforzó a Morelia para la Libertadores, en la que marcó algunos tantos y ayudó a Monarcas a llegar hasta Cuartos de Final, donde perdería contra América. En Apertura ’02 se ganó la confianza de Jaguares, pero tras anotar poco y ganarse una severa expulsión, recaló en la filial de Tapachula para el Clausra ’03.  Luego de ese último torneo en México intentó resurgir en Talleres de Córdoba, pero vio la banca todo el torneo y optó por retirarse.

¿Qué fue de él? Tras el retiro jugó un par de años para el Nautico Escobar en el torneo Intercountry de Futbol del Norte de Argentina, una división amateur bastante organizada, donde incluso fue goleador del campeonato y obtuvo un ascenso de categoría. Luego de aquello se le ha visto en los Drafts como promotor de jugadores argentinos.

Algunos Datos: Es hijo de un ídolo de San Lorenzo, Rubén Oscar Glaría, que jugó con Argentina la Copa del Mundo de Alemania ’74 y que luego de algunos años se retiró en Racing de Avellaneda.

Su apodo El Hueso, en realidad era El Huesito, porque el original pertenecía a su padre. El C.A. San Miguel, donde debutó, alguna vez fue entrenado por Oscar Glaría, aunque no en ese año.

El único campeonato de goleo que ganó durante su trayectoria lo obtuvó el año de Primera B con Banfield, cuando marcó 30 goles. Aunque también fue máximo goleador de Copa Chile con Cobreloa.

Como les decía en Jaguares sufrió una expulsión muy sonada, luego de que el árbitro Paul Delgadillo le mostrara la tarjeta roja fue a encararlo dándole pechazos al silbante, eso aunado a los insultos, le ganaron seis partidos fuera.

Luego de retirarse trató de jugar en el Kimberly de Mar de Plata en la Tercera División Argentina (regionales) pero no vio acción ni un minuto.

En 1993, durante su paso por Coquimbo hizo el gol del año de la liga cuando anotó de tacón, de escorpión, bombeado, por arriba del portero, al ángulo. En entrevista comentó sobre aquel gol:

Lo puedo hacer mil veces más, que no va a salir (La Nación, 2005)

Antes del partido de vuelta de la final el jugador aceptó (más tarde) estar enojadísimo con el entrenador Javier Aguirre, que lo sentó para la vuelta y lo metió después, como revulsivo. Luego del título las rencillas se olvidaron, pues resultó la técnica arriesgada del Vasco, que hoy en día ya no haría por nada del mundo, según yo.

Mucho antes de debutar, era mascota del Club San Lorenzo de Almargo, cuando niño.

Cuando estuvo en Lima sólo duró cuatro meses jugando y resindió su contrato regresando todo el dinero que había cobrado, pues la violencia del país y los atentados con bombas del partido comunista Sendero Luminoso, lo sacaron de sus casillas.

En su carrera previa a México se topó con algunos jugadores que más tarde serían estrellas en nuestra liga, entre ellos José Saturnino Cardozo en la U. Católica y Mauro Camoranessi en Banfield.

Estadísticas. En México participó en 132 juegos, anotando 50 tantos. De esos completó 45 únicamente, consiguió 24 tarjetas amarillas y 2 rojas. Clubes: 89/90 San Miguel, 90/91 Santiago Wanderers, 91/92 U. Católica 1992 Alianza de Lima, 1993 Coquimbo Unido, 1994 a 1996 Cobreloa, 96/97 y 97/98 Banfield, Invierno ’98 a Verano ’00 Pachuca, Invienro ’00 Puebla Verano e Invierno ’01 Pumas, Verano ’02 Morelia (Libertadores), Apertura ’02 Jaguares de Chiapas, Clausura ’03 Jaguares de Tapachula, 2003 Talleres de Córdoba.

Video. Pues el que le valió 4 años de contratos en México. Decidan ustedes si fue con la entrepierna o le dolió más.

Homero Simpson comentaría; ¡La bola en la ingle, la bola en la ingle! ¿y ustedes?

Anuncios

Este nuevo jugador viene de una buena recomendación de nuestro lector Diego, vía Facebook.

Su paso en este país fue errante, un torneo por equipo y tres en total. Con apenas año y medio en México el delantero de hoy logró hacerse de nombre a pesar de su rendimiento o más bien, ya lo traía consigo cuando llegó. Recordado por su apodo, por ese apellido alemán que comparte con uno de los más grandes de todos los tiempos o por su físico rudo, poco estético, adornado de una cabellera larga con bandita, nuestro protagonista nunca dejó de correr y defender los colores de sus equipos. Si bien su esfuerzo no siempre era traducido en goles logró algunos, que acá todavía suenan. Con ustedes: Victor Javier Muller El Carucha.

¿Quién era? Un atacante argentino originario de la región che de Paraná, Entre Ríos. Activo en México durante breves periodos a principios de este siglo.

¿Porqué se le recuerda? En Argentina, por ser considerado uno de los más feos jugadores y en México, también, pero además en Pumas fue una especie de talismán de los segundos tiempos.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó desde niño jugando para el club local Paraná, de ahí encontró su camino para jugar profesionalmente con el Club Atlético Patronato, también de Paraná, con el que disputó desde 1993 el Torneo Regional y el Argentino A, que es uno de los dos campeonatos de tercera división de aquel país. Ese equipo le dio la proyección para llegar a la Primera División con el  C.A. Colón de Santa Fe en ’95. Allá estuvo dos años y se fue ganando un lugar en la delantera titular, incluso en el Clausura ’97, en el que alcanzaron el sub-campeonato, lo más cerca que ha estado Colón del título.

Luego de aquella temporada pasó a Newell’s Old Boys un torneo, regresó a Colón por otro y se fue dos temporadas a Chacarita Juniors, donde se convirtió en su delantero estrella. Con ese currículo el Monterrey se fijó en él para remplazar a Pedro Pineda que recién había dejado al equipo y adquirió su carta. En Rayados jugó casi toda la temporada, usualmente de cambio, pero sólo pudo anotar un gol, por lo que el técnico Benito Floro pidió su salida. Después de ese paso en nuestro país jugó en Vélez Sarsfield y disputó la Libertadores, luego anduvo bien en Chacarita Jrs. otra vez, por lo que Pumas se interesó en sus servicios y lo obtuvo a préstamo para el Verano ’02. Con la UNAM empezó con el píe derecho y marcó 4 goles en sus primeros 4 partidos como revulsivo, por lo que se fue ganando la titularidad y acabó marcando 8 tantos, incluidos 2 de liguilla que llevaron a los universitarios hasta las semifinales de aquel torneo.

Sin embargo su buen rendimiento no le valió la continuidad y aunque había arreglado un año más de contrato, un extraño error el el Draft no le permitió ser registrado, por lo que tuvo que volver a Argentina, a jugar en Gimnasia y Esgrima de la Plata y tras actuar incluso en la Copa Sudamericana regresó por última vez a México, esta vez con Pachuca. Con Los Tuzos jugó 12 partidos y marcó 6 goles, también alternando con la banca, pero una vez más aquello no sería suficiente para convencer a los directivos y salió a préstamo una vez más al Chacarita Jrs por un año. Luego encontró lugar en El Municipal de Guatemala y allá estuvo dos años, en los que ganó cuatro campeonatos, antes de salir con destino final al club que lo vio nacer, el Patronato de Paraná. Allá ayudó a conseguir el ascenso de cuarta a tercera división y el último que logró el club, a segunda, para retirarse antes de jugar ese primer torneo en Nacional B, el año pasado.

¿Qué fue de él? No se ha hecho a la idea del retiro y a principios de este año se hablaba de que estaba interesado en volver al Club Atlético Patronato de los Jóvenes Católicos, para ayudarlos a buscar el ascenso a primera.

Algunos Datos: Su apodo Carucha, viene de un cierto parecido con un jugador de River, Ernesto Carucha Corti, pero más bien se refiere a que ambos jugadores tienen la cara muy grande y por eso el término.

Otro apodo que sostuvo fue El Diablo, según él acuñado por un entrenador de juveniles que decía que Victor aparecía de la nada para marcar goles cuando su equipo lo necesitaba. A pesar de la anécdota y un tatuaje que se hizo en el brazo -de un demonio- no logró que el mote pegara.

En total en Argentina marcó 72 tantos, una cifra bastante razonable.

Estando en Municipal de Guatemala se enfrentó a su viejo equipo en la Copa de Campeones CONCACAF, Monterrey, al que les marcó un gol en una apretada victoria 2-1 sobre los guatemaltecos. Al final Carucha acabó como tercer mejor delantero de la competición.

En alguna ocasión El Gráfico, una publicación argentina de futbol, lo propuso a votación como uno de los jugadores más feos del campeonato pampero, siendo él el ganador de la encuesta.

Acerca de aquel incidente con la revista comentó:

Salí y dije, no importa como es uno por fuera, lo lindo lo traes por dentro y cuando uno conoce a la persona ya no lo hace por la cara, sino por lo que es uno. (Periódico Reforma, 2002)

En Pumas como les decía, se volvió talismán, era el favorito de Hugo Sánchez para entrar de cambio. Ese año solo anotó dos cuando entró de titular.

El origen de su apellido y su familia es efectivamente, alemán, aunque no guarda relación con Gerd Bomber der Nation Müller, el octavo goleador de todos los tiempos según la FIFA.

Monterrey nunca logró vender su carta, estuvo a préstamo desde el 2000 hasta que finalmente ganó su libertad como jugador al entrar al Torneo Argentino B (Cuarta División).

Logró anotar en todos los grandes torneos continentales; Copa Sudamericana, Copa Mercosur/Merconorte, Copa Libertadores y Copa CONCACAF. Incluso anotó en la Copa UNCAF con Municipal, que es un torneo interclubes de Centroamérica, donde fue campeón en 2004.

Antes de llegar a Guatemala también vio la posibilidad de ir a Emiratos Árabes, aunque en realidad quería regresar a México.

Estadísticas. En México acumuló 13 amarillas en 47 partidos y marcó 15 goles, siendo únicamente 16 veces titular. Clubes 1993-1995, C.A. Patronato de Paraná, 1995-1997 Colón de Santa Fe, 1997 Newell’s Old Boys, 1998 Colón de Santa Fe, 1998-1999 Chacarita Juniors, Verano ’00 Monterrey, 2000-2001 Vélez Sarsfield, Verano ’02 Pumas, 2002 Gimnasia y Esgrima de la Plata, Clausura ’03 Pachuca, 2003-2004 Chacarita Jrs, 2004-2006 Municipal de Guatemala, 2007-2010 C.A. Patronato de Paraná.

Video. Un largo resumen de la semifinal del Clausura ’03, en el que hay varias imágenes de sus ataques, aunque al minuto 1:10 del video, Carucha marca el empate temporal.

No sean gachos, no canten; ♪ Tomás, Tomás, que feo estás ♪ ¡Mejor comenten!

Leyenda en Tigres y Chivas, un jugador más o menos bajito, llenito, con mucha habilidad y mejor precisión de pase que sufrió lesiones fuertes durante su larga carrera y siempre tuvo el talento necesario para regresar a las canchas. Seleccionado nacional en algunas ocasiones, el de hoy es recordado con gusto en Guadalajara y especialmente en Monterrey, donde dejó sus mejores pinceladas de futbol. Les presento a quien su apodo acompañó sin falta en una exitosa trayectoria y lo hace aún en la memoria del aficionado: Marco Antonio Ruiz García El Chima.

¿Quién fue? Un mediocentro ofensivo originario de Tampico, activo desde finales de los ochentas a principios de esta década.

¿Porqué se le recuerda? Por su habilidad, por ser encarador, por ser el jugador que proponía el juego creativo en los equipos que militó.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las calles de su natal Tampico jugando en equipos amateur desde niño, ahí lo detectaron y lo llevaron al Tampico Madero cuando tenía 16 años, debutó con la jaiba el siguiente año en la 86/87 contra el Deportivo Neza. En la 88/89 sufrió una fractura de tibia y peroné que casi lo deja fuera de las canchas, sin embrago en Tigres le contrataron para la 91/92 confiados en su recuperación. Después de un paso fugaz a préstamo por Querétaro en la 92/93 regresó con los felinos con los que estuvo hasta el Verano ’98, sin contar un torneo en Pachuca de Primera A. En Tigres colaboró durante un trofeo de copa (95/96), un descenso y un regreso al máximo circuito en el Invierno ’96.

Para el Invierno ’98 fue vendido a Chivas sorpresivamente quien esperaba encontrar en él el medio creativo que tanto le hacía falta. Luego de un buen primer torneo, en los cuartos de final de aquella liguilla contra Pumas, sufrió otra lesión que lo alejó de las canchas por seis meses. Regresó para el Invierno ’99 y se quedó en Guadalajara por tres torneos más, jugando como titular. En esos años recibió llamados a la selección para jugar las eliminatorias mundialistas y la Copa Confederaciones. Regresó a Monterrey con la UANL por última vez y jugó hasta el Apertura ’04, para despedirse de la afición después de un par de ligas en la banca, más o menos obligado por la directiva que hasta le ofreció una despedida, aunque El Chima creía que todavía tenía cuerda para rato y jugó su último torneo en la Primera A con San Luis, ayudando a conseguir el ascenso del Clausura’ 05.

¿Qué fue de él? Después del retiro hizo el curso de director técnico y con la llegada del argentino Miguel Ángel Brindisi a los Jaguares de Chiapas estuvo como auxiliar y encargado de fuerzas básicas durante el Clausura ’09, salió al finalizar ese torneo y actualmente acaba de integrarse al trabajo con las selecciones juveniles del equipo nacional.

Algunos Datos: Su apodo se lo puso un tío, quien decía que su peinado se parecía a la forma de la Dasylirion acrotriche, una cactácea de uso tradicional comúnmente conocida como Chimal en la región del bajío mexicano (¡actualmente en riesgo de extinción! … como los buenos medios ofensivos mexicanos).

Ese tío suyo es Francisco Chale Ruiz, futbolista profesional que jugó en los setentas para Puebla, Victoria y Madero.

Entre los equipos amateur en los que jugó durante su juventud estuvo el Atlanta, donde compartió cancha con Joaquín del Olmo cuando apenas tenían 6 años, el Mainero de la colonia que es originario en Tamapulipas y otro llamado Guadalajara, en donde lo descubrió el director técnico Carlos Reinoso.

Jugó en competencias estatales y nacionales de la selección infantil de beisbol.

Esa fractura de tibia y peroné al principio de su carrera fue resultado de una fuerte entrada del ahora técnico Fernando Quirarte, cuando jugaba con los Tecos de la UAG.

En su natal Tampico la policía aseguró por dos años una de sus residencias, pues el Ejercito Nacional encontró en ella actividades ligadas al narcotráfico de las personas a las que había rentado la casa. Finalmente se aclaró el asunto y la PGR le devolvió la propiedad del inmueble.

Nunca pudo ser campeón de liga y ese fue el único trofeo que anheló toda su carrera.

Estuvo a punto de fichar con Pumas para la temporada de Verano ’02, cuando el Guadalajara ya había cerrado su traspaso, sin embargo el jugador no aceptó el ofrecimiento económico de la UNAM y casi se queda sin jugar seis meses, pero regresó a Monterrey.

Por la falta de credenciales del Brindisi en Jaguares de Chiapas estuvo registrado como técnico al mando, incluso salió al banquillo en un partido contra Cruz Azul por suspensión del sudamericano.

Confesó que de niño su afición la dividía entre el América y el Tampico-Madero.

Estadísticas. En la Primera División disputó 425 partidos marcando 35 goles y poniendo, supuestamente, 20 asistencias. Clubes: 84/85 a 88/89 Tampico Madero, 91/92 Tigres, 92/93 Querétaro, 93/94 a V98 Tigres (1995 Pachuca Primera A), I98 a I00 Chivas, V02 a A04 Tigres, Clausura 05 San Luis.

Video. Uno que recordarán con gusto -a pesar de lo gacho que se ve- en Tigres porque le hizo este golazo al Monterrey, cabe mencionar que también es el favorito del jugador, según ha dicho.

¡Te acordaste algún jugador contemporáneo o con peinado similar? ¿Tienes alguna anécdota? ¡Comenta!

 

 

Hoy quiero recordar a un recomendado de nuestro buen lector Arpeno, un delantero mexicano homónimo del argentino de Tigres, Damián Ariel Álvarez, quien también debe estar próximo a desaparecer de los reflectores, esperemos, con mejor fortuna. Nuestro jugador de hoy, aunque desaparecido, tuvo sus momentos de gloria; jugó en Chivas y América, fue seleccionado, compartió cancha con grandes figuras, era considerado promesa nacional y anduvo por infinidad de equipos, además de haber jugado en el vecino país del norte. Sin más, aquí está Damián Álvarez Arcos.

¿Quién fue? Un delantero mexicano, originario de Boca del Río, Veracruz que tuvo sus mejores momentos en la época de los noventas y que siguó activo gran parte de ésta.

¿Porqué se le recuerda? Por su gran habilidad, por ser de aquellos atacantes gambeteros que con facilidad recortaban, giraban jalando el balón o hacían una bicicleta, pero sobretodo por no rendir tanto como se esperaba de él.

¿Cómo fue su carrera? Inició su carrera en la cantera del Atlas y debutó en el primer partido de la 91/92, fue seleccionado sub-23 en Portugal ’91 (marcó contra Suecia) y en los olímpicos de Barcelona ’92 cuando El Tri fue eliminado en la fase de grupos con tres empates. Se quedó con los zorros hasta la 94/95 y se fue al León donde estuvo dos años, al final del V97 su carta la compró el Dallas Burn de la MLS donde jugó el final de la temporada americana y fue prestado a las Chivas del Guadalajara durante el I97 y V98, alternando con los de Dallas para tener mayor continuidad, de ahí fue transferido al New England Revolution de la MLS donde jugó sólo 2 partidos y fue cedido a préstamo al América en donde militó por 4 torneos.

En 1997 estuvo en algunos encuentros con la selección de Bora Milutinovic que buscaba el pase al mundial de Francia ’98. Al final del V00 salió de las águilas después de un par de torneos sin goles y empezó su peregrinar desatinado por Pachuca, Yucatán, Atlante, Toluca, San Luis y Zacatepec. En todos ellos jugó únicamente un torneo con muy malas actuaciones; en Toluca jugó 20 minutos en total y en San Luis debutó fallando un penal, por ejemplo. En el Apertura ’03 Necaxa lo registró en sus filas pero no jugó partido alguno, al siguiente torneo se mudó a los extintos Trotamundos de Tijuana y con ellos se retiró en el Clausura ’03 después de una mala experiencia por falta de pagos y buenas condiciones.

¿Qué fue de él? Intentó un regreso fallido con los Tecos de Primera A en el Clausura 08, que se quedó en un juego y 8 minutos disputados.  Durante su retiro intentó poner un par de negocios, que en propias palabras del futbolista no han ido muy bien, tuvo una pequeña liga amateur de futbol en Guadalajara, juega amistosos y ayuda en una academia de futbol. Sin embargo en entrevista aseguró que se mantiene viviendo al día, pues nunca tuvo un ahorro y gastó todo lo que ganó sin pensar a futuro, él mismo se considera un ejemplo de lo que no se debe hacer en el futbol profesional.

Algunos Datos: Durante su primer estancia en la MLS le fue bastante bien, anotó varios goles y uno de ellos fue nominado a mejor gol de la temporada ’98. Además cuando debutó en el Burn fue designado jugador de la semana.

Es hijo de otro futbolista profesional; Pedro Damián Alvarez, quien jugara para León, Monterrey ,Veracruz y fuera ídolo en las Chivas. Actualmente su padre tiene un par de escuelas de futbol para niños de comunidades rurales, en es proyecto colaboran Damián y otro jugador grande de los setentas, Gustavo “Halcón” Peña.

Después de su última temporada en León, en 11 torneos no volvió a anotar ningún gol en primera. De esas 11 ligas sólo jugó los noventa minutos completos de 1 partido.

Entre el 97 y 98 fue transferido dos veces en dos ligas de países diferentes, cambió de Guadalajara a América en México y del Burn al Revolution, las transacciones se hicieron en un periodo de una semana.

En los EEUU jugó en la misma liga que grandes figuras de talla mundial como Zenga, Valderrama, Donadoni o Etcheverry.

El destino evitó que enfrentara a su homónimo en la cancha. En 2001 ,cuando él seguía activo en Primera División La Chilindrina se negó a vestir la casaca de Rayados que había comprado su carta, el argentino aceptó venir a México hasta el Clausura 2003 -con Morelia- cuando el mexicano ya militaba en la Primera A.

Estudió hasta el tercer cuatrimestre de la Licenciatura de Comercio Internacional, en Guadalajara.

De su paso por León guarda especial cariño a Carlos Reinoso, técnico del que recordó: Me dejó tantas enseñanzas que me regañaba más que mi papá y opinaba, con razón, que nunca jugó tan bien como en esa época.

Estadísticas. Estuvo en 184 partidos de Primera División, empezó 90 de ellos y completó 31. Anotó 18 goles y puso 12 asistencias. Clubes: De la 91/92 a la 94/95 Atlas, 95/96 a V97 León, 97 Dallas Burn, I97 y V98 Chivas, 98 Revolution, I98 a V00 América, I00 Pachuca, V01 Yucatán, I01 Atlante, V02 Toluca, A02 San Luis, C03 Zacatepec, A03 (necaxa), C03 Trotamundos de Tijuana, (C08 Tecos Primera A).

Video. Acá les dejo un resumen del único partido que jugó completo después de su andar por el León, muy grande en las primeras dos jugadas y en las últimas tres. ¡Era un crack!, una lástima que la indisciplina y la inconsistencia pesaran más.

¿Les recordó a otra promesa rota, tienen alguna anécdota? ¿Prefieren el Té Chai al Té Thai? ¡Comenten!

El de hoy fue de esos que con pelos pintados de güero oxigenado y máscaras de luchador, formaron parte de uno de los equipos recordados con más cariño en nuestro balompié profesional. Hoy traemos a quien fue recio defensa de los míticos y extintos Toros Neza, su amor la institución fue tal que lo llevó con él a la primera A cuando todavía tenía bastante pasta para el máximo circuito: Jesús Sebastián López Meneses.

¿Quién fue? Un defensa y mediocampista mexicano, oriundo del Distrito Federal. Jugó en la década de los noventas y principios de esta que ya casi expira.

¿Porqué se le recuerda? Por ser pieza clave en la recuperación de balones de los Toros que en el 97 llegaron hasta la final contra Chivas, por continuar con ellos casi hasta la extinción de aquel equipo.

¿Cómo fue su carrera? Inició jugando futbol en los llanos de Tláhuac, sus actuaciones con un equipo amateur llamado Aduana le dieron la oportunidad de probarse en el Cachorros Neza de la tercera división, de ahí subió a la filial de segunda, pero tuvo que parar de jugar por dos años para recuperar su carta por problemas con la directiva. En la 93-94 Neza alcanza el ascenso a la primera división y Jesús hizo pruebas para quedarse en el primer equipo, debutó en la siguiente campaña. Después de vivir una final con el equipo, en el 2000 los Toros perdieron la categoría y se fue con ellos a la Primera A, de ahí pasó a préstamo a San Luis pero brincó directo al primer equipo para estar en 2002 con el América. Con las Águilas estuvo sólo un torneo -a pesar de sus buenas actuaciones- pues la desaparición final del Neza le trajo más problemas con su carta. Pasó por Pachuca y Jaguares y finalmente llegó a Querétaro, donde se retiró en el Apertura 04 de la Primera A.

¿Qué fue de él? Después de su retiro profesional pasó por la Selección Mexicana de Playa y buscó volverse  director técnico, en la temporada 2009-2010 jugó en tercera división nacional con los Tigres Dorados MRCI y también en la liga de veteranos y de futbol rápido del mismo club. Actualmente es presidente de la Liga Primera Premier del sector amateur de Oaxaca, patrocinada por ese mismo equipo.

Algunos Datos: Al salir de la segunda división tuvo que parar por dos años, lo que le obligó a cruzar la frontera de los EEUU como inmigrante ilegal, en busca de trabajo. Allá fue mesero en un restaurante, hasta que el amor por su novia y la añoranza de su país le hicieron regresar y finalmente encontrar acomodo en la Primera División.

Proviene de una familia de 8 hermanos.

Cuando llegó al América ya tenía 30 años, lo cual no lo detuvo para formar parte del cuadro regular de Manuel Lapuente que salió campeón en el Verano 2002 y llegó a jugar una semifinal de Libertadores ese mismo año.

Al final de aquella campaña él y Manuel Ríos, también de Toros Neza, se quedaron por algunos días en el limbo, pues estaban a préstamo con América y el dueño de toros (en ese momento ya desaparecido como equipo) quiso cobrar el precio total de sus fichas a las águilas, argumentando que habían jugado dos partidos de más en Libertadores. Como la treta no funcionó, vendió su carta a Pachuca.

En su paso por los Tigres Dorados MRCI de tercera división estuvo acompañado en la presentación del equipo por Germán Arangio, ex compañero de Neza, aunque el argentino ya no se quedó a jugar con los de San Jerónimo Tlacochahuaya.

Con el argentino y los demás Toros protagonizó una de las broncas más espectaculares del futbol mexicano (contra Jamaica). Además su carácter siempre fue peleonero, como lo ilustra la genial foto que está expuesta en los comentarios y que nos hizo llegar un buen lector.

Vivió en total dos finales, contra Chivas y Necaxa y dos descensos, con Toros Neza y Querétaro en su penúltima temporada como profesional. Durante su paso en Jaguares también vivió esa presión pues aquella temporada los de Chiapas se quedaron al borde de perder la categoría.

Estadísticas. En primera división acumuló 239 partidos, 225 como titular en los cuales marcó 12 goles. Clubes: Toros Neza de la temporada 94-95 al Invierno 2001. América Verano 2002. Pachuca Apertura 2002. Jaguares Claususra 2003. Querétaro del Apertura 2003 al Apertura 2004.

Video. Un raro partido Toros Neza vs Morelia en aquel Verano de 1997, tremendo golazo de Claudinho y dos de López Meneses, en el último que cierra el 4-2 a favor de los cornudos, díganme si es fuera de lugar.

¿Te acordaste de alguna anécdota de este jugador, de algún otro que quieras recordar? ¡Comenta!

No estoy convencido con el nuevo diseño del blog, les cuento. Pero entre que si son peras o son manzanas me he dado tiempo de recordar a un grande del futbol mexicano, un cuatro veces campeón, un defensa duro e inolvidable, un  héroe de mil batallas, un ídolo en Águilas y Rayos. Un jugador con tantas anécdotas que no cabrían en un sólo post pero ni modo: Efraín Herrera González, El Cuchillo.

¿Quién fue? Un defensor chilango, de la colonia Balbuena, de la década de los ochentas y noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por ser un defensa recio, con fama de jugador sucio, por formar parte del Necaxa que hizo época en los noventas, por jugar en la selección mayor y por haber sido especialmente longevo, con 21 torneos.

¿Qué fue de él? En 1998, después jugar para Curtidores, Atlas, América, Necaxa y Toluca encontró acomodo únicamente en el Pachuca de primera A, sin embargo la revancha de primera división llegaría pronto con el acenso de los Tuzos en su primera temporada ahí. Jugó con ellos en el máximo circuito, sin embargo se retiró en la jornada 12 de esa temporada, después de ser expulsado por una riña. De ahí el Cuchillo se dedicaría a la visoría profesional de talentos a lo largo del país, a la dirección en la Tercera División, a impartir clínicas de futbol, a jugar en varios homenajes y amistosos. En el 2009 fue parte del cuerpo técnico de José Antonio Luna en los Xoloitzcuintles de Caliente Tijuana, al que calificarían a la semifinales. Sin embargo para esta temporada las riendas las lleva Joaquín del Olmo.

Algunos datos: Aquella expulsión que lo orilló al retiro fue en un vistosísimo Pachuca 4 – Atlas 6, en aquel partido El Cuchillo le ganó el balón al ahora capitán de la selección Rafa Márquez, quien le jaló la camiseta y se ganó un par de puñetazos de Herrera, quien fue expulsado inmediatamente y ya en el vestidor decidió que su carrera había llegado a un fin.

Como les decía fue campeón dos veces en el Necaxa de los noventas a lado de Ivo Basay, Sergio Zárate y Alex Aguinaga. Además otras dos veces con el América y ganó un acenso con el Pachuca.

Su apodo lo ganó cuando un locutor de radio le elogió diciendo que robaba balones “como cuchillo en mantequilla” sin embargo tendría otra connotación y es que literalmente le pasarían cuchillo infinidad de veces: más de 20 operaciones, diez en cada pierna, dos en los pómulos y dos costillas rotas, entre otras.

Dejó la carrera de Educación Física, su sueño de ser guitarrista y la Ciudad de México, para dedicarse totalmente al futbol y emigrar a León donde encontraría la oportunidad en el curtidores de León, invitado por “La Tota” Carbajal.

Antes de esa oportunidad estuvo a punto de debutar para Pumas, pero su técnico en ese entonces lo consideró demasiado joven.

Estuvo cerca de ir al mundial de 1986, pero se quedó fuera por sus lesiones. En el de 1990 estaba en su mejor condición, lamentablemente la selección sería descalificada de esa competencia.

Entre sus cientos de aficionados se encuentra Martín Gramática, pateador de la NFL, que alguna vez se probó en fuerzas básicas del Necaxa y le guardó especial cariño.

Una de las promesas que descubrió fue “el Talachitas” Vázquez, al que llevó al Titanes de Tulancingo de segunda división. Habrá que esperar a ver si el Cuchillo le atinó.

Fue parte de una batalla campal que algunos aficionados de León recordarán contra Curtidores, en 1979, donde incluso el argentino Alberto Jorge salió en camilla victima de un botellazo en el cráneo.

Trayectoria. En primera división jugó 450 partidos, 421 de titular con 4 goles anotados. Salió expulsado 14 veces. Debutó en Curtidores y jugó ahí desde la 78-89 hasta la 80-81, en Atlas de la 81-82 a la 84-85, América de la 86-87 a la 88-89, en Necaxa de la 89-90 a la 94-95, en Toluca el Invierno 96 al Verano 97, en Pachuca del Invierno 97 al Invierno 98. Estuvo en 12 convocatorias de selección mayor y jugó la misma cantidad de partidos.

Video. Les dejo la final de Necaxa contra Cruz azul, no sale en primer plano, pero se le puede ver en la alineación y en los festejos del final, además verán un equipo grande repleto de figuras y una final trepidante.

¿Tienes alguna anécdota más del Cuchillo Herrera, te acordaste de algún otro jugador? ¡Comenta!

 

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de Claudinho?

Publicado: 22 julio 2009 de Damián García en Celaya, Colibires, Futbolistas, Morelia, Pachuca
Etiquetas:,

El de hoy es uno de esos brasileños que sin ser muy conocidos en su país llegan a hacerce hueco en la memoria del aficionado mexicano, a base de calidad y goles. Claudio Da Silva Pinto fue referente al ataque en todos los equipos que militó, aunque nunca pudo echar raices en ninguno de ellos. Este gran delantero carioca les sonará más por su nombre de batalla, Claudinho.

¿Quién fue? Un delantero sudamericano de la época de los noventas y principios de esta década.

¿Por qué se le recuerda? Por ser un delantero eficaz, por su físico que no era lo más atlético posible y por sus bailes al festejar, detrás de la portería, con su pequeño hijo que lo acompañaba en casi todos los partidos.

¿Qué fue de él? En México se retiró en 2005 en las filas de los Huracanes , después de un año en ese fugaz equipo de Colima en la primera A, regresó a su país a jugar un año más y se retiró a los 37 años, ahora es un hombre de negocios y vive con su familia en Caixas do Sul, Brasíl.

Algunos datos: Por la red corre la versión de que llegó en la temporada 94-95 al Tampico Madero, sin embargo esa temporada estuvo jugando en el Barcelona de Guayaquil, de Ecuador. Su primera temporada fue con Morelia, equipo al que llegó para el Verano del 97, procedente del Bahia-BA de Brasíl.

Anotó tres goles en un mismo juego dos veces, con La Piedad y con el Monterrey.

Este último Hat-trick no contó, pues sucedió en un clásico que después fuera anulado por la firma ilegal de Osmar Donizette por los Tigres.

Ese partido acabó 6-3, con seis goles anotados en un sólo tiempo y dos anulados, uno de ellos a Claudinho -que hubiera hecho cuatro-. Cuando el partido se volvió a jugar el marcador quedó empatado a ceros, sin embargo en la estadística personal del jugador sí cuentan esos goles.

Con tan sólo 8 años en México está entre los 40 jugadores que más goles han anoado en la primera división con 116 dianas, empatado con “el Jefe” Tomas Boy.

El famoso festejo con su hijo nació en un juego de Monarcas contra Veracruz, en ese entonces ambos equipos eran propiedad de TVAzteca y la gente se metía con los de Morelia pues creía que se dejaban ganar, Claudinho metió el del empate y eufórico abrazó a su hijo, que lo acompañaba como recogebalones.

El gol 100 de su carrera lo hizo con los extintos Colibries de Cuernavaca, en un partido que ganaron con dos goles suyos al Querétaro.

Fue campeón con Pachuca, formando una delantera letal a lado de Pedro Pineda.

En toda su carrera sólo jugó como delantero centro o extremo -algunos atacantes van retrasando su posición con la edad- y en Méxco anotó en todos sus torneos

Estadísticas y trayectoria.

Nacio un 12 de Junio de 1968 en Bom Jesus-RS, Brasíl. Debutó en México un 11 de Ene. de 1997 en un partido León 0 Morelia 0. Jugó 219 partidos y anotó 116 goles, con un asombroso promedio de .53 goles por partido. En un año de primera A se despachó con otros 13.

Clubes: E.C. Santo André (1993/1994, 1995 e 1996), Juventude (1986/1992), Cerro Porteño-PAR (1992), Vitoria-BA (1994), Barcelona de Guayaquil-ECU (1994), Atlético-GO (1995), Bahia-BA (1996), Morelia-MEX (1997 a 1999), Monterrey-MEX (1999 a 2000), Pachuca-MEX (2000 e 2003), Puebla-MEX (2001), La Piedad-MEX (2001 e 2002), Celaya-MEX (2002), Colibríes-MEX (2003), Pachuca (2003), Huracanes de Colima (2004), ¿? Brasíl (2005-2006).

Acá un video de sus goles en el Clásico Fantasma, que nunca sucedió, el famoso baile no lo podrán ver, porque aunque sí festeja con Felipe lo hace con prisa, tratando de empatar.

¿Tienes más anécdotas de Claudinho o sabes más de su historia? ¡Comenta!