Archivos de la categoría ‘Pumas’

El de hoy tuvo una carrera larga a través de muchas camisetas y muchas ciudades, a veces en malos momentos, a veces rozando la gloria. Sin embargo, a pesar de participar en tres descensos, supo salir con el balance a favor de haber sido el mejor goleador de nuestra Selección en una eliminatoria mundialista y pieza clave del último campeonato que se celebró en León, Guanajuato. Recomendado al blog vía Facebook por Diego, nuestro protagonista jugó siempre en el último tramo de la cancha, con cierta habilidad, desmarque y un buen cabeceo, que le valieron para conseguir una cantidad respetable de goles en la liga. Con ustedes: Juan Francisco Uribe Ronquillo, Paco.

¿Quién era? Un delantero nacido en Tehuacán, Puebla. Activo desde mediados de los ochentas hasta principios de los dosmiles.

¿Porqué se le recuerda? Especialmente por el pico que alcanzó su carrera durante su primera época con León, a la par de Seleccion Nacional.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando en el pueblo, en el campo. De chico se mudó a un rancho en Camargo, Chihuahua y más tarde llegaría a México para estudiar la Universidad. Ahí entró a las reservas de la UNAM y logró su ascenso por las inferiores hasta debutar en el torneo corto de México ’86 contra Guadalajara y anotar su primer gol al Tampico-Madero. Aún así su destino cambió tan pronto como la siguiente temporada, cuando reforzó a Neza para la 86/87. Tras dos años en Coyotes, luego de haberse ganado varios minutos y partidos como titular, Paco pasó una buena temporada por el Atlético Potosino en 88/89 en la que anotó 11 goles. Tras ese año en San Luis se mudó de regreso a México para jugar en Atlante y aunque aportó goles como titular, no pudo evitar la debacle de los Potros comandados por Rafael Puente, que ese año termianron en el descenso.

Aún así su currículo fue suficiente para llevarlo a León, con la esperanza de convertirse en el delantero estrella de los Esmeraldas. Desde su llegada, en la 90/91, mostró buen desempeño y firmó la temporada más prolífica de su carrera, con 13 tantos. Al siguiente año la escuadra de Victor Vucetich mejoró su funcionamiento y con la experiencia de Milton Queiroz, más la delantera formada por Uribe y Zé Roberto, llegaron a la final contra Puebla. Aunque Francisco no anotó en esa liguilla, suyo fue el desvío con la cabeza que Carlos Turrubiates convirtió para sellar la victoria con un 2-0 global. Ese papel le ganó la convocatoria al Tri, con el que disputó 15 encuentros de las eliminatorias de 1992 y marcó 9 goles. Durante ese proceso mundialista recibió un terrible golpe en el ojo lo alejó de las canchas por medio año y no volvió a la lista final de E.E.U.U ’94.

Tras ese golpe anímico y enrolado en América después de obtener el título de liga, regresó a la titularidad en la 93/94 y aportó 10 goles, sin embargo la llegada de Leo Beenhakker, que presentó un América engalanado por el futbol vertiginoso de Biyik Kalusha, lo relegó a la banca en la que estuvo dos temporadas. Para el Invierno ’96 se libró de desgarres y lesiones, por lo que jugó más, pero siempre como relevo y su producción fue nula. Al siguiente torneo buscó suerte con los Tigres de Primera A que buscaban el ascenso a la Primera. Allá jugó varios encuentros y fue titular, pero al final de la temprada se lesionó una vez más el pómulo y se perdió la recta final del torneo que devolvió a la UANL al máximo circuito.

Probó suerte entonces en Veracruz, donde estuvo un año y se reencontró con el gol, pero aún siendo el máximo anotador escualo, no fue suficiente para encarar el problema de porcentaje que hundió finalmente a los Tiburones. Tras el trago amargo Uribe se entrenó en América, que era dueño de su carta, sin embargo no encontró lugar y partió a la MLS en donde jugó medio año para San José Clash y anotó 2 goles. Regresó a México para reforzar a Puebla en Verano ’99 y una vez más su camino lo llevó al descenso. Luego de aquel torneo no se quedó en el Nuevo Puebla (ex-Curtidores) y viajó de vuelta a León, donde no alineó, no anotó y luego de un torneo paró 6 meses. Tras recuperar su carta de la MLS volvió a León en Invierno ’01, durante tres torneos jugó allá e incluso volvió a anotar, ayudando a conservar la categoría en el Verano ’01. Despues de salir en el Invierno ’01 vistió de nuevo la camiseta de Veracruz en Primera A por 6 meses, en los que contribuyó al ascenso y finalmente se retiró.

¿Qué fue de él? El Invierno ’02 debutó como Director Técnico interino en el León de Primera A, allá fue también Director de juveniles y luego continuó esa profesión en San José California. Luego de algunos años en E.E.U.U. regresó a México y formó el Inter de Tehuacán, en la Segunda División. Ha dirigido a su propio equipo y ahora funge como presidente del Atlético Zamora, a donde mudó su franquicia.

Algunos Datos: Cursó la carrera completa de Médico Veterinario en la UNAM, pero nunca obtuvo su título porque tuvo que elegir entre el futbol profesional y el servicio social.

Su apodo Paco es porque … bueno es obvio, por Francisco. Otros le decían Borrego, por el pelo chino.

En aquella eliminatoria a USA ’94, sus 9 goles lo convirtieron justamente en el noveno mejor goleador del mundo según la FIFA en 1992.

La lesión que lo alejó de las canchas la recibió en un partido contra San Salvador como visitantes, aquel partido lo ganaron los centroamericanos 2-1 entre furia y patadas. De ese campo salieron lesionados Uribe, con fracturas múltiples en el pómulo, Benjamín Galindo que recibió un codazo en la boca y Alejandro Nava, con esguince de tobillo.

Durante aquel paso en la Selección Nacional, en 1992, ayudó a organizar a los jugadores del representativo para negarse a viajar a una gira europea hasta que todos los integrantes tuvieran contrato firmado con sus equipos. La Federación se dio el lujo de sancionarlos por exigir sus derechos.

Jugó en el Mundial Juvenil U.R.S.S. ’85, en un partido en el que México venció a Inglaterra 1:0. Esa primera ronda fue brutal por parte del Tri, Alberto García Aspe fue el principal goleador y México ganó todos los encuentros, aunque en Cuartos perdió 2:1 contra Nigeria, que acabó tercera.

Su primer gol fue en el México ’86, con Pumas, contra Tampico-Madero. El último que hizo fue para Veracruz, el Verano ’02 en la Primera A, justamente contra Tampico-Madero.

En un partido de León contra Toluca, se ganó una amonestación a los 38 segundos del juego.

En la 93/94, a pesar de jugar poco, anotó dos tantos en liguilla; uno para eliminar a Cruz Azul y otro para empatar el marcador contra Tecos, aunque no fue suficiente para llevar a las Águilas a la final.

En un partido de México contra San Vicente, anotó tres goles. Ese día Carlos Hermosillo también se despachó con cuatro y el marcador quedó 11:0. A botepronto creo que hasta Campos se subió al ataque, tamaño paseo.

Según una entrevista que le dio a un Blog de aficionados de León, se negó a jugar el partido de promoción contra su antiguo club, por amor a la camiseta. (Aunque por las fechas,  fueron varios los jugadores del Verano ’02 que ya no vieron acción en ambas escuadras).

Estadísticas. En Primera División jugó 335 partidos, marcó 70 goles, se fue expulsado 7 veces y acumuló 21 preventivas. Clubes. México ’86 Pumas, 86/87 y 87/88 Coyotes Neza, 88/89 Atlético Potosino, 89/90 Atlante, 90/91 y 91/92 León, 92/93 a Invierno ’96 América, Verano ’97 U de Nuevo León (Tigres), Invierno ’97 y Verano ’98 Veracruz, 1998 San José Clash (MLS, ahora se llaman Earthquakes), Verano ’99 Puebla, Invierno ’99 León, Invierno ’00 a Invierno ’01 León, Verano ’02 Veracruz.

Video. Aquí un gol con Veracruz, contra Celaya. El último de esa campaña para los Escualos en el Estadio Luis Pirata Fuente, antes de pasar algunos años en Primera A.

 

A veces, uno sólo necesita un día de suerte para cambiarte la vida. Nuestro protagonista de hoy lo tuvo, hizo un gol que en Pachuca jamás se va a olvidar, de rebote, con la entrepierna o con los huevos, pero lo hizo. Estaba en el momento justo, en el lugar preciso. Se trata de un jugador que a pesar de su larga trayectoria y un sinfín de camisetas sólo rindió a tope durante unos cinco torneos cortos, acá en México. Aunque dejó mal sabor de boca a muchas aficiones, cuando quiso o pudo, demostró fuerza y rapidez en la chancha, suficientes para marcar goles importantes y ser un delantero que preocupaba a la defensa rival. Con ustedes: Alejandro Rubén Glaría González.

¿Quién era? Un atacante nacido en Argentina, en Bella Vista Buenos Aires. Activo desde principios de los noventas hasta mediados de la década pasada.

¿Porqué se le recuerda? Más que nada por el título en Pachuca, en gol de oro y otros dos tantos en la ida.

¿Cómo fue su carrera? La empezó probandose en las fuerzas básicas de San Lorenzo de Almgro, sin suerte. Lo dejaron fuera porque le faltaba físico y no logró quedarse. Tras esa decepción se probó en el Club Atlético San Miguel, que disputaba el torneo de Primera B Nacional (2nda). Allá logró quedarse y debutar  a los 17 años, en la 89/90. Tras ese año y algunos goles decidió probar suerte en el futbol andino y en tres años estuvo jugando con Santiago Wanderers, Universidad Católica, Alianza de Lima y Coquimbo Unido, un torneo con cada uno, sin consolidarse en ningún lado pero dejando cierta impresión para seguir consiguiendo contratos. Para la 94/95 llegó a Cobreloa y tuvo su mejor actuación, quedando tercero de la tabla de goleo (el campeón fue El Matador Marcelo Salas) y renovó contrato. Tras otro año en Chile decidió regresar a Argentina para jugar en C.D. Banfield, con el que decendió a Primera B Nacional en su primer año, casi siempre como suplente.

Decidió quedarse tras el descenso en la 97/98 y se convirtió en referente de la delantera. Ese logro fue suficiente para que Pachuca decidiera contratarlo esperando en él un delantero capaz que les ayudara a alejarse del descenso. El Invierno ’98 debutó entrando de cambio y poco a poco se fue ganando el puesto titular, al cual respondió con 11 goles que alejaron por fin al fantasma de Primera A del equipo tuzo. El Verano ’99 empezó con el mismo ímpetu y alcanzó a ligar ocho encuentros anotando, sin embargo las lesiones y los problemas musculares empezaron a afectar su rendimiento y se perdió varios partidos. En Invierno ’99 tuvo una temporada regular, entró de cambio en varias ocasiones y en la liguilla fue sustituido en todos los encuentros, sin embargo eso no le impidió anotar los dos goles de la ida con los que Pachuca empató a Cruz Azul en el Hidalgo. Los Tuzos lograron mantener el empate en el Estadio Azul, Glaría entró en el segundo tiempo y justo antes de los dos minutos de tiempo extra marcó el Gol de Oro y Pachuca fue campeón por primera vez, ever.

Luego de aquel gran momento tuvo una mala racha el siguiente torneo y anotó sólo 2 goles, por lo que buscó un cambio de aires en Puebla, donde hizo algunos goles para ayudar a mejorar el porcentaje del equipo poblano, pero no renovó por falta de compromiso. De ahí pasó a Pumas y aunque aportó otros 8 goles en el Verano ’01 en su segunda temporada volvió a rendir poco y tuvo problemas con la directiva, por lo que se quedó sin equipo. Así que el Verano ’02 solamente reforzó a Morelia para la Libertadores, en la que marcó algunos tantos y ayudó a Monarcas a llegar hasta Cuartos de Final, donde perdería contra América. En Apertura ’02 se ganó la confianza de Jaguares, pero tras anotar poco y ganarse una severa expulsión, recaló en la filial de Tapachula para el Clausra ’03.  Luego de ese último torneo en México intentó resurgir en Talleres de Córdoba, pero vio la banca todo el torneo y optó por retirarse.

¿Qué fue de él? Tras el retiro jugó un par de años para el Nautico Escobar en el torneo Intercountry de Futbol del Norte de Argentina, una división amateur bastante organizada, donde incluso fue goleador del campeonato y obtuvo un ascenso de categoría. Luego de aquello se le ha visto en los Drafts como promotor de jugadores argentinos.

Algunos Datos: Es hijo de un ídolo de San Lorenzo, Rubén Oscar Glaría, que jugó con Argentina la Copa del Mundo de Alemania ’74 y que luego de algunos años se retiró en Racing de Avellaneda.

Su apodo El Hueso, en realidad era El Huesito, porque el original pertenecía a su padre. El C.A. San Miguel, donde debutó, alguna vez fue entrenado por Oscar Glaría, aunque no en ese año.

El único campeonato de goleo que ganó durante su trayectoria lo obtuvó el año de Primera B con Banfield, cuando marcó 30 goles. Aunque también fue máximo goleador de Copa Chile con Cobreloa.

Como les decía en Jaguares sufrió una expulsión muy sonada, luego de que el árbitro Paul Delgadillo le mostrara la tarjeta roja fue a encararlo dándole pechazos al silbante, eso aunado a los insultos, le ganaron seis partidos fuera.

Luego de retirarse trató de jugar en el Kimberly de Mar de Plata en la Tercera División Argentina (regionales) pero no vio acción ni un minuto.

En 1993, durante su paso por Coquimbo hizo el gol del año de la liga cuando anotó de tacón, de escorpión, bombeado, por arriba del portero, al ángulo. En entrevista comentó sobre aquel gol:

Lo puedo hacer mil veces más, que no va a salir (La Nación, 2005)

Antes del partido de vuelta de la final el jugador aceptó (más tarde) estar enojadísimo con el entrenador Javier Aguirre, que lo sentó para la vuelta y lo metió después, como revulsivo. Luego del título las rencillas se olvidaron, pues resultó la técnica arriesgada del Vasco, que hoy en día ya no haría por nada del mundo, según yo.

Mucho antes de debutar, era mascota del Club San Lorenzo de Almargo, cuando niño.

Cuando estuvo en Lima sólo duró cuatro meses jugando y resindió su contrato regresando todo el dinero que había cobrado, pues la violencia del país y los atentados con bombas del partido comunista Sendero Luminoso, lo sacaron de sus casillas.

En su carrera previa a México se topó con algunos jugadores que más tarde serían estrellas en nuestra liga, entre ellos José Saturnino Cardozo en la U. Católica y Mauro Camoranessi en Banfield.

Estadísticas. En México participó en 132 juegos, anotando 50 tantos. De esos completó 45 únicamente, consiguió 24 tarjetas amarillas y 2 rojas. Clubes: 89/90 San Miguel, 90/91 Santiago Wanderers, 91/92 U. Católica 1992 Alianza de Lima, 1993 Coquimbo Unido, 1994 a 1996 Cobreloa, 96/97 y 97/98 Banfield, Invierno ’98 a Verano ’00 Pachuca, Invienro ’00 Puebla Verano e Invierno ’01 Pumas, Verano ’02 Morelia (Libertadores), Apertura ’02 Jaguares de Chiapas, Clausura ’03 Jaguares de Tapachula, 2003 Talleres de Córdoba.

Video. Pues el que le valió 4 años de contratos en México. Decidan ustedes si fue con la entrepierna o le dolió más.

Homero Simpson comentaría; ¡La bola en la ingle, la bola en la ingle! ¿y ustedes?

Este nuevo jugador viene de una buena recomendación de nuestro lector Diego, vía Facebook.

Su paso en este país fue errante, un torneo por equipo y tres en total. Con apenas año y medio en México el delantero de hoy logró hacerse de nombre a pesar de su rendimiento o más bien, ya lo traía consigo cuando llegó. Recordado por su apodo, por ese apellido alemán que comparte con uno de los más grandes de todos los tiempos o por su físico rudo, poco estético, adornado de una cabellera larga con bandita, nuestro protagonista nunca dejó de correr y defender los colores de sus equipos. Si bien su esfuerzo no siempre era traducido en goles logró algunos, que acá todavía suenan. Con ustedes: Victor Javier Muller El Carucha.

¿Quién era? Un atacante argentino originario de la región che de Paraná, Entre Ríos. Activo en México durante breves periodos a principios de este siglo.

¿Porqué se le recuerda? En Argentina, por ser considerado uno de los más feos jugadores y en México, también, pero además en Pumas fue una especie de talismán de los segundos tiempos.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó desde niño jugando para el club local Paraná, de ahí encontró su camino para jugar profesionalmente con el Club Atlético Patronato, también de Paraná, con el que disputó desde 1993 el Torneo Regional y el Argentino A, que es uno de los dos campeonatos de tercera división de aquel país. Ese equipo le dio la proyección para llegar a la Primera División con el  C.A. Colón de Santa Fe en ’95. Allá estuvo dos años y se fue ganando un lugar en la delantera titular, incluso en el Clausura ’97, en el que alcanzaron el sub-campeonato, lo más cerca que ha estado Colón del título.

Luego de aquella temporada pasó a Newell’s Old Boys un torneo, regresó a Colón por otro y se fue dos temporadas a Chacarita Juniors, donde se convirtió en su delantero estrella. Con ese currículo el Monterrey se fijó en él para remplazar a Pedro Pineda que recién había dejado al equipo y adquirió su carta. En Rayados jugó casi toda la temporada, usualmente de cambio, pero sólo pudo anotar un gol, por lo que el técnico Benito Floro pidió su salida. Después de ese paso en nuestro país jugó en Vélez Sarsfield y disputó la Libertadores, luego anduvo bien en Chacarita Jrs. otra vez, por lo que Pumas se interesó en sus servicios y lo obtuvo a préstamo para el Verano ’02. Con la UNAM empezó con el píe derecho y marcó 4 goles en sus primeros 4 partidos como revulsivo, por lo que se fue ganando la titularidad y acabó marcando 8 tantos, incluidos 2 de liguilla que llevaron a los universitarios hasta las semifinales de aquel torneo.

Sin embargo su buen rendimiento no le valió la continuidad y aunque había arreglado un año más de contrato, un extraño error el el Draft no le permitió ser registrado, por lo que tuvo que volver a Argentina, a jugar en Gimnasia y Esgrima de la Plata y tras actuar incluso en la Copa Sudamericana regresó por última vez a México, esta vez con Pachuca. Con Los Tuzos jugó 12 partidos y marcó 6 goles, también alternando con la banca, pero una vez más aquello no sería suficiente para convencer a los directivos y salió a préstamo una vez más al Chacarita Jrs por un año. Luego encontró lugar en El Municipal de Guatemala y allá estuvo dos años, en los que ganó cuatro campeonatos, antes de salir con destino final al club que lo vio nacer, el Patronato de Paraná. Allá ayudó a conseguir el ascenso de cuarta a tercera división y el último que logró el club, a segunda, para retirarse antes de jugar ese primer torneo en Nacional B, el año pasado.

¿Qué fue de él? No se ha hecho a la idea del retiro y a principios de este año se hablaba de que estaba interesado en volver al Club Atlético Patronato de los Jóvenes Católicos, para ayudarlos a buscar el ascenso a primera.

Algunos Datos: Su apodo Carucha, viene de un cierto parecido con un jugador de River, Ernesto Carucha Corti, pero más bien se refiere a que ambos jugadores tienen la cara muy grande y por eso el término.

Otro apodo que sostuvo fue El Diablo, según él acuñado por un entrenador de juveniles que decía que Victor aparecía de la nada para marcar goles cuando su equipo lo necesitaba. A pesar de la anécdota y un tatuaje que se hizo en el brazo -de un demonio- no logró que el mote pegara.

En total en Argentina marcó 72 tantos, una cifra bastante razonable.

Estando en Municipal de Guatemala se enfrentó a su viejo equipo en la Copa de Campeones CONCACAF, Monterrey, al que les marcó un gol en una apretada victoria 2-1 sobre los guatemaltecos. Al final Carucha acabó como tercer mejor delantero de la competición.

En alguna ocasión El Gráfico, una publicación argentina de futbol, lo propuso a votación como uno de los jugadores más feos del campeonato pampero, siendo él el ganador de la encuesta.

Acerca de aquel incidente con la revista comentó:

Salí y dije, no importa como es uno por fuera, lo lindo lo traes por dentro y cuando uno conoce a la persona ya no lo hace por la cara, sino por lo que es uno. (Periódico Reforma, 2002)

En Pumas como les decía, se volvió talismán, era el favorito de Hugo Sánchez para entrar de cambio. Ese año solo anotó dos cuando entró de titular.

El origen de su apellido y su familia es efectivamente, alemán, aunque no guarda relación con Gerd Bomber der Nation Müller, el octavo goleador de todos los tiempos según la FIFA.

Monterrey nunca logró vender su carta, estuvo a préstamo desde el 2000 hasta que finalmente ganó su libertad como jugador al entrar al Torneo Argentino B (Cuarta División).

Logró anotar en todos los grandes torneos continentales; Copa Sudamericana, Copa Mercosur/Merconorte, Copa Libertadores y Copa CONCACAF. Incluso anotó en la Copa UNCAF con Municipal, que es un torneo interclubes de Centroamérica, donde fue campeón en 2004.

Antes de llegar a Guatemala también vio la posibilidad de ir a Emiratos Árabes, aunque en realidad quería regresar a México.

Estadísticas. En México acumuló 13 amarillas en 47 partidos y marcó 15 goles, siendo únicamente 16 veces titular. Clubes 1993-1995, C.A. Patronato de Paraná, 1995-1997 Colón de Santa Fe, 1997 Newell’s Old Boys, 1998 Colón de Santa Fe, 1998-1999 Chacarita Juniors, Verano ’00 Monterrey, 2000-2001 Vélez Sarsfield, Verano ’02 Pumas, 2002 Gimnasia y Esgrima de la Plata, Clausura ’03 Pachuca, 2003-2004 Chacarita Jrs, 2004-2006 Municipal de Guatemala, 2007-2010 C.A. Patronato de Paraná.

Video. Un largo resumen de la semifinal del Clausura ’03, en el que hay varias imágenes de sus ataques, aunque al minuto 1:10 del video, Carucha marca el empate temporal.

No sean gachos, no canten; ♪ Tomás, Tomás, que feo estás ♪ ¡Mejor comenten!

Sí, el reloj es el mismo.

Los setentas fueron una época dorada para los Pumas, sus refuerzos extranjeros brillaban en la liga mexicana, las fuerzas básicas habían generado buenos frutos y el nivel del Club Universidad fue suficiente para alcanzar los primeros títulos profesionales del equipo. Entre ellos estaba un hombre récord: El Cabo Cabinho y un joven promesa: Hugo Sánchez, esa delantera era de las más temibles del campeonato, apoyada desde la explosiva media cancha de Leo Cuellar y Spencer Cohelo. Además el equipo tenía como refuerzo a un muchacho brasileño que llevaba la responsabilidad de anotar cuando faltara el delantero con más goles de la historia local. Justo él es nuestro protagonista de hoy, un joven que llegó a México directamente desde Cruzeiro, con la gran responsabilidad de competir con una estrella, con ustedes: José Geraldo Cándido.

¿Quién era? Un atacante carioca, originario de Minas Gerais, Brasil. Activo en México desde finales de los setentas a principios de los ochentas.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su natal Minas Gerais, que es el cuarto estado más grande de Brasil. Allá logró debutar con el América Mineiro en la temporada ’72 y disputó el Campeonato Mineiro de 1973 contra el Atlético Mineiro, que les valió el subcampeonato del torneo local, pues perdieron aquel partido de gran tradición conocido como El Clásico de las Multitudes.  Esa experiencia y la exposición de la final le valieron para ser contratado por el histórico Cruzeiro do Belo Horizonte, con el que vivió los subcampeonatos del Campeonato Brasileiro Serie A ‘del 74 y ’75, además de la Copa Libertadores ’75. Sin embargo con La Bestia Negra nunca tuvo titularidad, pues había grandes jugadores como Roberto Batata o Dirceu Lopes en el ataque.

Buscando una oportunidad de tener más minutos de juego fue que llegó a Pumas en la 75/76, sin embargo en su primera temporada disputó muy pocos encuentros, casi todos como suplente de Cabinho, aunque aquellas 13 apariciones le valieron para marcar 5 goles. En la siguiente temporada fue habilitado como extremo por el técnico Jorge Marik, de modo que pudiera jugar toda la temporada, aportando 12 goles en el camino que llevó a la Universidad por el título. En esa liguilla marcó un gol en la eliminatoria contra el Atlético Español y alineó en ambos juegos del campeonato que Pumas ganó a los Leones Negros por la mínima diferencia.

Con el título conseguido Cândido emigró a Jalisco, para reforzar a los Tecos de la UAdG  junto a su compañero puma Spencer Cohelo. En Zapopan tampoco jugó mucho, por lesiones y bajas de rendimiento, sin embargo volvió a marcar 5 goles en 15 apariciones y llegó a disputar unos Cuartos de Final contra Tigres. La siguiente temporada estuvo en casi todos los encuentros con un rendimiento regular y al finalizar la liga regresó un año a su país, para jugar con el América de São José do Rio Preto. Para la 80/81 fue repatriado por los Atletas Campesinos, en la que fuera la mejor temporada del fugaz cuadro queretano y en la que marcó algunos goles más. Finalmente para la 81/82 se fue a Toluca, aunque nunca estuvo a la altura de las expectativas y tan sólo disputó 12 encuentros, de cambio, sin marcar gol alguno.

¿Qué fue de él? Jugó una temporada más en Brasil con el mismo América-SP y según datos del columnista Antonio Moreno, falleció aún siendo joven, por culpa de una enfermedad. (Q.E.P.D)

Algunos Datos: Además de haber sido compañero del mítico Spencer en Pumas y Tecos, también lo fue en el América Mineiro, donde juntos disputaron una final.

En dicho club  también se formó una de las más grandes figuras del futbol brasileño: Eduardo Gonçalves de Andrade, mejor conocido como Tostão.

En ’77 los Pumas se enfrentaron en un partido amistoso de ida y vuelta contra su antiguo equipo, Cruzeiro. Cândido abrió el marcador del primer encuentro en Los Ángeles que terminaría 2-2 y luego anotaría otros dos tantos en San Francisco.

Además en ese primer encuentro, Raúl -portero del Cruzeiro-, perdió una larga racha de minutos sin recibir gol. Acerca de aquel desempeño tan fantástico contra su anterior escuadra el jugador respondió que jugó con responsabilidad y no con recelo.

Animados por el desempeño de los jugadores brasileños Pumas organizó un encuentro contra la Selección de Brasil en 1976, el resultado final fue de 4-3, por los cariocas marcaron Gil, Zico y Roberto (x2). Por Universidad Pardo, Jorge Vergara y Cabinho. José Geraldo entró de cambio por este último.

Antes de llegar a Pumas, nunca había jugado como extremo, siempre como delantero centro.

El brasileño es usualmente recordado en esta anécdota: El 23 de Octubre del ’76, en la temporada 76/77, Cândido salió de cambio en los primeros minutos de un partido Pumas UNAM- Tigres UANL, entró a remplazarlo un jovencito debutante que había sido delantero de la selección amateur por tres años: Hugo Sánchez Márquez.

En Tecos habría luego otro ídolo brasileño llamado Cándido, pero era mejor conocido como Osmar Donizzete Cándido.

Estadísitcas. En México jugó 135 encuentros y alineó en 108 desde el principio. Marcó 37 goles y se llevó dos expulsiones directas. Clubes: 71/72 a 73/74 América Mineiro, 73/74 y 74/75 Cruzeiro, 75/76 y 76/77 Pumas, 77/78 y 78/79 Tecos, 79/80 América-SP, 80/81 Atletas Campesinos, 81/82 Toluca, 82/83 América-SP.

Video. Lamentablemente no hallé un gol. Acá un resumen de la final 76/77, podrán verlo en las primeras jugadas de peligro del Club Universidad. Si no la habían visto, al final hay un intento muy bueno de chilena de Hugo que casi, casi.

¿Díganme si me equivoco, en Papá Soltero había un Cándido?

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de David Oteo?

Publicado: 23 diciembre 2010 de Damián García en Atlante, Futbolistas, Pumas, Tigres, Toluca
Etiquetas:, ,

Nuestro protagonista sale a colación porque ayer, la rama de la Primera División A decidió sacar de la competencia a Guerreros de Hermosillo, por lacras e informales. Quien haya leído este blog de vez en cuando, habrá notado que no es una situación poco común en nuestro organigrama futbolero y cuando pasa es porque ya se llegó a un extremo, que rebasa nuestros flácidos estándares. Digamos que por alguna extraña razón del destino los dueños de los clubes de las divisiones con derecho a ascenso tienden a ser poco respetuosos con la profesión del jugador, la afición y el Fair Play, que no pasa de ser una bandera tan precindible al inicio de cada partido como las botargas de Banamex. Así pues, hoy recordamos a un defensa central, un jugador que fue considerado el futuro de la Selección Nacional, que se hizo de nombre en la Primera División a base de trabajo y que luego lo fue perdiendo mientras iba peleándose con distintas directivas. Uno que ha sufrido el lado negro de la Federación Mexicana de Futbol, por razones que bien pudieran ser imputables a cualquiera de los involucrados. Con ustedes: David Alejandro Oteo Rojas.

¿Quien fue? Un defensa chilango, originario de Tepito, activo desde principos de los noventas hasta el torneo que acaba de terminar, con futuro incierto.

¿Porqué se le recuerda? Porque cuando quizo, demostró buena calidad en la zaga y cuando no, su carácter le obligaba a enfadarse con su directiva en turno.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando cascaritas en El Barrio Bravo de Tepito, donde incluso integró la selección amateur de la afamada colonia del centro de la Ciudad de México. Jugando en aquel equipo enfrentó un amistoso contra las reservas centrales de Pumas y con su desempeño se ganó un lugar en las mismas, a los 17 años. Tras dos años registrado en la Tercera División con los Pumas debutó en la 92/93 y rápidamente se ganó un puesto y muchos minutos. Con ese desempeño integró la selección de Atlanta ’96 como juvenil y jugó un partido en dicha competencia. Tras ese llamado, el Verano de 97 le golpeó con una fuerte lesión que le obligó a perder la temporada completa. Al final de aquel torneo, ya recuperado, Oteo buscó salir de Pumas y la directiva lo convenció de quedarse hasta el Verano ’99, para poder venderlo más caro, el jugador aceptó pero empezó a ser relegado del plantel y llegó a entrenar con la filial de Segunda División.

Finalmente sale como le fue prometido con dirección a Tigres, donde juega también como titular y participa en los tres descalabros del equipo entre el Verano ’01 y el Apertura ’03, es decir, las dos finales perdidas ante Pachuca y una especialmente dolorosa eliminación contra Monterrey en semifinales. También regresó a la selección y entre 2001 y 2004 disputó varios encuentros, entre ellos la clasificación al mundial y Copa América. Al finalizar el Clausura ’04 (en el que no era del agrado del técnico) fue negociado contra su voluntad a Toluca, pues no entraba en planes, aunque él no se arregló con la directiva y casi se queda sin jugar un torneo. Finalmente sí llegó con Los Diablos Rojos pero tampoco jugó gran cosa. Al finalizar ese único torneo regresó a entrenar con Tigres, pero la directiva no lo quizo y lo negoció con Atlante, en donde jugó un torneo y se perdió el Apertura ’05 por no ser registrado a tiempo, pues tenía problemas con UANL, que era dueño de su carta.

Para el 2006 volvió a prueba con Atlante y regresó al equipo, aunque realmente alternaba con el Potros Neza y Pegaso Real de Colima -filiales de Primera A- hasta el clausura ’07, en el que una vez más, no llegó a arreglos con la directiva y se tuvo que quedar sin jugar una vez más. Así ya casi en el retiro, tras un año de inactividad, en el Apertura ’08 Veracruz le dio una nueva oportunidad, que sólo duró medio año, para luego despedirlo antes de que terminara su contrato y dejarlo sin actividad.Esos doce meses los aprovechó en la PASL (Liga de futbol salón de E.E.U.U.) jugando en La Raza de Monterrey, donde ganó un título, luego de aquello  reapareció en México a préstamo con los Guerreros de Hermosillo para el Bicentenario ’10.

¿Qué fue de él? También jugó el recién extinto Apertura ’10 con Guerreros, apareció en 8 partidos que serán lo últimos, pues hoy la Federación dio por hecho la desaparición del equipo por que la directiva mantenía sueldos y adeudos caídos. Aunque no se ha especificado el destino de los jugadores, que seguramente irán a Draft, se antoja cercano el retiro final de Oteo.

Algunos Datos: Su peor momento futbolístico seguramente lo vivió en Toluca, cuando en su primer partido como titular metió un autogol contra su equipo formador, Pumas. La afición no lo olvidó y lo llenó de abucheos, sólo saldría en el once una vez más.

Alguna vez tuvo una discusión con Cuauhtémoc Blanco en la cancha, al finalizar ese partido el histórico jorobado hizo una de sus clásicas declaraciones, sobre David:

¿Oteo? Es un naquito que les cargaba las maletas a Suárez y a Campos”, (en referencia a alguna concentración de la Selección Nacional).

Coincidieron varias veces en partidos, el último en Veracruz, un amistoso contra el Chicago Fire, ya no se dio porque Oteo fue separado del plantel por una repentina lesión.

En otra ocasión estuvo cerca de jugar con Pioneros de Ciudad Obregón, también en Primera A, pero su carta no salió a préstamo.

En su paso por la selección anotó dos goles, uno de ellos en una victoria de 8:0 contra República Dominicana en Aguascalientes.

En Tigres llegó como central, pero a pronto fue cambiado a lateral, donde también dio buenos resultados. Cabe mencionar que cuando estaba en la zaga central se distingía por el juego sucio, pues fue expulsado varias veces por codazos sin disputa de balón o violencia inecesaria.

En su temporada de debut cobraba menos que el resto de sus compañeros, aunque jugó más de veinte partidos, pues seguía registrado como jugador de Tercera División.

Su tío, José Luis Medel, era boxeador y ganó Los Guantes de Oro.

También estuvo cerca de ir a Francia ’98, pero Lapuente lo cortó de la lista días antes del mundial.

Aquella vez que se lesionó en Pumas lo hizo en un entrenamiento, él sólo, cuando la rodilla se le volteó por el mal estado de la cancha que días antes había sufrido el maltrato de un Pumas vs IPN de futbol americano.

Es parte de una asociación caritativa entre futbolistas profesionales, llamada Garra Puma.

Estadísticas. Jugó 390 partidos en Primera División, salió titular en 373, acumuló 58 amarillas, 11 rojas y siete goles, más otro en Primera A. Clubes: 92/93 a Verano ’99 Pumas, Invierno ’99 a Clausura ’04 Tigres, Apertura ’04 Toluca, Clausura ’05 Atlante, Clausura ’06 a Clausura ’07 Atlante, Apertura ’08 Veracruz, 2009 La Raza Monterrey (futbol salón), Bicentenario ’10 y Apertura ’10 Guerreros de Hermosillo.

Video. Acá un gran gol de Oteo contra Chivas, con mucha técnica que a saber de dónde sacó.

¿Tienen alguna recomendación, anécdota o también son enemigos de Cuauhtémoc? ¡Comenten!

Fashionista, le decimos hoy.

En la época de los setentas el club de la Universidad Nacional se separó de la misma casa de estudios en lo que se refiere a su mantenimiento y renació como sociedad civil, ese cambio alivió a la escuela de gastos y le permitió a los pumas hacerse de recursos como el resto de los equipos. Con dicha transformación empezaron a llegar títulos y figuras, en aquellos tiempos arribaron el máximo artillero de todos los tiempos Cabinho, su compatriota Spencer Cohelo, el peruano Juan José La Cobra Muñate y el nacional Leonardo Cuellar.

Éste último se convirtió en toda una figura del balompíe nacional, era el favorito de los medios y para el primer título de copa -1975- era ya el alma de medio campo tras haber jugado apenas 5 años. Siendo un dínamo en la ofensiva y un jugador altamente creativo, ayudó también a ganar el trofeo campeón de campeones del mismo año y el primer campeonato de liga universitario en la 76/77 (que no se celebró en casa para apoyar una de las huelgas estudiantiles de los setentas). Incluso años antes del mundial de Argentina ’78 ya se consideraba un experimentado mediocampista con roce internacional, pues había jugado los olímpicos de Munich ’72 en los que marcó dos goles.

Duelo de cabelleras

A su debut era un jugador tímido de pelo corto, pero para cuando consiguió aquellos títulos ya lucía una inolvidable cabellera afro, estudiaba en la Universidad y era el jugador más cotizado del campeonato. Su impresionante estilo de juego y su estilo de vida eran tal para cual; se casó con una americana llamada Tammy que conoció en Acapulco, tuvo un negocio de ropa moderna en aquel puerto, tenía en su casa de San Jerónimo diez perros afganos (dicen que cada perro se parece a su dueño) un chow-chow, un gato siamés y una leona. Aún siendo tomado por poeta y loco su trato con los medios era ideal, pues daba entrevistas con calma y sinceridad, aunque siempre con una visión ganadora y sin pelos en la lengua, de tal forma que se convirtió en la principal insignia de la selección mexicana rumbo a la justa mayor. (Incluso hoy en día es el símbolo del blog hermano Queridos Futbolistas, por ejemplo).

Para ese mundial la prensa estaba por primera vez emocionada con la posibilidad de obtener un buen resultado, pues apenas la selección acababa de obtener el subcampeonato del juvenil de Túnez y había arrollado a todos los rivales de la zona en las eliminatorias, lo cual era un gran logro, luego de que El Tri hubiera sido eliminado en esa misma región para la pasada copa de Alemania ’74. Además contaba con otras figuras como Alfredo Tena, Victor Rangel o el novel delantero Hugo Sánchez. Así la selección llegó a Argentina con un sorteo que en ese entonces ya se consideraba bueno (Alemania, Polonia y Túnez) pero regresó con 12 goles en contra y 2 a favor, posicionado en el vergonzoso último lugar del torneo.

Decepcionados, medios y aficionados buscaron culpables y la figura de Cuellar se debilitó. Aún así jugó la 78/79 y su equipo llegó a la final contra Cruz Azul, aunque no alcanzó el titulo. Tras esos dos traspiés y un coqueteo con el Atlético de Madrid que no se concretó, Leonardo emigró a Estados Unidos, en ese entonces a la NASL, en la que compartió liga con míticos como Cruyff, Pelé y Beckenbauer. Allá fue figura de los San Diego Sockers y llegó a la final de conferencia en las tres temporadas que militó, pero en los medios nacionales su partida fue considerada como un auto-exilio luego del estrepitoso fracaso nacional, aunque bien es cierto que en una entrevista previa al ’78 el mismo dijo:

(…) El plan es irnos juntos a los Estados Unidos (él y su esposa) (…) después del mundial de Argentina. Todo dependerá de la actuación que tenga con la selección mexicana y de las ofertas que pudieran escucharse. (Revista Leones Negros, 1978)

El que no lo ubique ...

Luego de tres temporadas volvió a México, tentado por los casi recién ascendidos Atletas Campesinos de Querétaro para la 81/82, la última que vivió aquel equipo que en la camiseta portaba un tractor que parecía publicidad, en una época en que aquello estaba prohibido. El club se mudó a Tampico luego de aquel torneo y Cuellar se volvió a los EEUU, ahora con los San Jose Earthquakes hasta 1985, cuando ya serían llamados Golden Bay Earthquakes. Allá combinó sus esfuerzos con el futbol de salón y el tradicional, que en esos gringos días iban de la mano. Cuando la liga se disolvió en el ’85 pasó un último año profesional por los San Jose Nomads durante la temporada ’86 de la también extinta WSA y finalmente colgó los botines.

Allá, en el vecino del norte, Cuellar no perdió nunca su tono estrafalario y también es recordado por los cuatro o cinco fanáticos del futbol soccer norteamericano de los ochentas como El León de la Metro, por su parecido con el felino de la casa productora Metro Goldwyn-Mayer, apodo que se ganó en México junto al de Cyrano de las Canchas, en referencia a su nariz. Ambos motes le fueron otorgados por el grande -y ya fallecido- comentarista Ángel Fernández.

En los Sockers con un brother y Hugol, que allá jugó también.

Su exilio duró muchos años más y Leonardo se quedó a vivir en la hippie California, donde completó estudios en psicología y trabajó catorce años entre la Universidad Internacional de San Diego, la Universidad Estatal de California y el club de soccer Flyers, dirigiendo equipos juveniles de las ramas femenil y varonil. Así, en el lejano 1998, se le rescató y se le ofreció el puesto de seleccionador femenil para el cual presentó en ese entonces, un ambicioso proyecto que pretendía mejorar la especialidad al cabo de doce años, los cuales se cumplieron hace un par de meses. Si lo ha logrado o no, se los dejo a su criterio.

Lo que es cierto es que la selección de mujeres que antes era menos que amateur ha asistido a un sólo mundial en ese periodo pero ha conseguido en cambio; presupuesto, dos cuartos de final en competencias internacionales, tres medallas de plata y tres de bronce en competencias americanas. Extravagante como polémico, Leonardo ha tenido algunos coqueteos con la Primera División y peleas con todas las grandes figuras femeniles a su cargo durante este mandato que ya parece porfiriato, dígase Fátima Leyva, Maribel Domínguez o recientemente Charlyn Corral. Genio y figura hasta la sepultura, dicen.

Aunque esto es parte de la sección de anécdotas, porque supongo que todos sabíamos qué fue de él, les dejo un video mudo de su época en Pumas, un gol que hace al centrar* y en el que se alcanza a mirar su explosividad desde el círculo central, además de su natural frenesí al festejar.

Ya en serio: ¿me estoy pasando de largo en estos artículos? Hablen ahora o … mañana o pasado, que este blog es suyo, siempre.

Pumas y sus sudamericanos. Cuando hablamos de las contrataciones provenientes del continente hermano en la UNAM hablamos de una larga historia llena de fracasos, jugadores desconocidos, grandes potenciales y promesas que jamás se cumplen. El de hoy es todos esos casos, un jugador carioca que llegó al club sin experiencia que avalara su incorporación y que demostró que tenía talento de sobra, pero que no gustaba de mostrarlo todos los días. Flojo y conflictivo en apenas dos años hizo varios goles, pues tenía un potente disparo, pero igual salió pronto del club para desaparecer poco a poco debido a su falta de compromiso. Con ustedes: Leonel Bolsonello.

¿Quién fue? Un delantero brasileño que jugó en nuestro país durante los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por sus grandes cualidades al disparar a portería, también porque las lucía muy poco, a cuenta gotas, cuando de mejor humor estaba.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su natal Rio Grande, Brasil. De ahí encontró lugar en el Sociedade Esportiva Matsubara, un equipo divisional de Paraná, que entonces jugaba en el Campeonato Brasileiro Série C de tercera división. Con apenas esa dudosa experiencia saltó a préstamo a nuestra liga, altamente recomendado a su paisano y entonces técnico universitario Ricardo Tuca Ferreti. Desde su primer partido mostró cualidades y lideró la tabla de goleo por varias fechas en la 92/93, peleándola con gente de la talla de Carlos Hermosillo.

Para cuando la afición y los medios empezaron a tomarlo en cuenta como figura del torneo el jugador empezó a tener problemas de disciplina y personales contra el cuerpo técnico, bajando su rendimiento. Así concluyó esa temporada, pero sin duda fue tomado en cuenta para la siguiente liga. A mediados de la 93/94 el jugador seguía peleando la posición de campeón goleador justo cuando la directiva decidía si hacer efectiva su opción de compra o devolverlo, y aunque sus diferencias eran cada vez más fuertes contra el técnico la junta decidió adquirirlo definitivamente. Gran error, porque su rendimiento cayó como castillo de naipes y salió al final de la temporada, argumentando mal trato del club hacia su persona.

Para la 94/95 se fue a préstamo a Veracruz, en donde jugó bien en menos partidos de lo que acostumbraba y al final la directiva escuala tampoco quiso seguir con él. La siguiente temporada la jugó en el Club Deportivo Futbolistas Asociados Santanecos, de la Primera División Salvadoreña y terminó campeón de liga, por lo que una vez más un club mexicano, Toluca, le dio oportunidad de jugar con ellos la Copa México ’96. Una vez más decepcionó a los dueños y le dejaron ir al Zacatepec, para el Verano ’97. Finalmente pasó a Venados y ahí encontró mejor recepción, pues en Yucatán perdonaron todos sus desplantes hasta el Verano ’99, cuando salió luego de haber logrado un campeonato de Primera A y jugado una final por el ascenso contra Unión de Curtidores.

Podríamos decir que esa final fue casi su retiro, pues luego de eso únicamente probó suerte en la A-League de Canadá (ahora convertida en la segunda división americana) con el Lynx de Toronto, donde jugó 7 encuentros en 1999 y marcó 2 goles.

¿Qué fue de él? Reapareció en México en 2001, jugando en el sector amateur de Veracruz con el Deportivo Barradas, en el que compartía cancha con otros ex jugadores como Kalusha Bwalya y El Turco Apud, dicho equipo obviamente arrasó aquella liga. Luego se le vio con otras escuadras de ese torneo como el Gallos de Mendoza y Ciudad Mendoza. En 2005 también compitió con el Moctezuma Emperador de la liga regional de Orizaba, donde fue campeón de la división de veteranos. Actualmente juega amistosos con estrellas retiradas y es promotor de jugadores en nuestro país.

Algunos Datos: A pesar de haber disputado a medias dos torneos con la UNAM se mantiene como el onceavo jugador con más anotaciones en el club, 2 por debajo de un histórico como Alberto García Aspe que marcó 32.

Sus perseguidor más cercano -activo en el club- es Martín Bravo, con un total de 17 tantos en liga.

Tuvo el honor de poner el pase a gol para el primer tanto anotado en el Estadio Hidalgo de Pachuca, además de anotar el segundo en ese mismo partido.

Marcó el gol 200 en la historia del clásico América-Pumas.

En su primera temporada salió mínimo tres veces del entrenamiento de Pumas argumentando cansancio físico.

Alguna vez El Tuca tuvo que terminar el entrenamiento antes de tiempo, harto de la actitud de su compatriota diciendo: “Por tu culpa se suspende el entrenamiento Leonel, váyanse a sus casas”.

En otra ocasión sacó de quicio al médico del equipo cuando fue a visitarlo con supuestos dolores de ingle. Ese día el doctor se negó a atenderle argumentando después: “Bolsonello no tenía nada y la muestra fue que le anotó un gol al América  ayer”.

Y lo que es nuestro futbol; a pesar de haber sido una verdadera molestia para Ferreti, quien es considerado uno de los técnicos con peor carácter de la liga, se le ha visto acomodando jugadores cariocas en Tigres y Pumas cuando ha estado al frente de ellos el mismo Ricardo, pues ahora resulta que son muy brothers.

Antes de probar suerte en el puerto de Veracruz pasó por Cruz Azul intentando acomodarse, pero la directiva de la Noria pasó. Si el río suena es que agua lleva, habrán dicho.

Ese equipo de donde salió, el SE Matsubara, es propiedad de Sueo Matsubara, un empresario japonés/brasileño que se hizo rico en ese país sembrando caña y algodón aprovechándose de los agricultores locales. Su familia es dueña de 10,000 hectareas en Paraná, además de acciones de Volkswagen, una compañía grande de comida chatarra y un equipo de Formula 3, entre otras cosas. A esa fortuna súmenle los 200,000,000 de pesos viejos que le sacaron a Pumas por Bolsonello.

Estadísticas. En México marcó 42 goles en 90 partidos de Primera División, de los cuales completó 67. Clubes: De ¿? a 91/92 SE Matsubara, 92/93 y 93/94 UNAM, 94/95 Veracruz, 95/96 CD F.A.S., Invierno ’96 CD Toluca, Verano ’97 Zacatepec, Invierno ’97 a Verano ’99 CDA Yucatán, 1999 Toronto Lynx.

Video. Tendrán que aventarse una introducción del estadio pero al minuto 1:30′ podrán ver una buena asistencia y el gol, de rebote, de nuestro Bolsonello.

¿Te recordó otro jugador o anécdota? ¿Sabías que pasé todo el artículo tratando de hacer italiano su apellido escribiendo Bolsonelli? ¡Comenta!