Archivos de la categoría ‘Toluca’

Sí, el reloj es el mismo.

Los setentas fueron una época dorada para los Pumas, sus refuerzos extranjeros brillaban en la liga mexicana, las fuerzas básicas habían generado buenos frutos y el nivel del Club Universidad fue suficiente para alcanzar los primeros títulos profesionales del equipo. Entre ellos estaba un hombre récord: El Cabo Cabinho y un joven promesa: Hugo Sánchez, esa delantera era de las más temibles del campeonato, apoyada desde la explosiva media cancha de Leo Cuellar y Spencer Cohelo. Además el equipo tenía como refuerzo a un muchacho brasileño que llevaba la responsabilidad de anotar cuando faltara el delantero con más goles de la historia local. Justo él es nuestro protagonista de hoy, un joven que llegó a México directamente desde Cruzeiro, con la gran responsabilidad de competir con una estrella, con ustedes: José Geraldo Cándido.

¿Quién era? Un atacante carioca, originario de Minas Gerais, Brasil. Activo en México desde finales de los setentas a principios de los ochentas.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su natal Minas Gerais, que es el cuarto estado más grande de Brasil. Allá logró debutar con el América Mineiro en la temporada ’72 y disputó el Campeonato Mineiro de 1973 contra el Atlético Mineiro, que les valió el subcampeonato del torneo local, pues perdieron aquel partido de gran tradición conocido como El Clásico de las Multitudes.  Esa experiencia y la exposición de la final le valieron para ser contratado por el histórico Cruzeiro do Belo Horizonte, con el que vivió los subcampeonatos del Campeonato Brasileiro Serie A ‘del 74 y ’75, además de la Copa Libertadores ’75. Sin embargo con La Bestia Negra nunca tuvo titularidad, pues había grandes jugadores como Roberto Batata o Dirceu Lopes en el ataque.

Buscando una oportunidad de tener más minutos de juego fue que llegó a Pumas en la 75/76, sin embargo en su primera temporada disputó muy pocos encuentros, casi todos como suplente de Cabinho, aunque aquellas 13 apariciones le valieron para marcar 5 goles. En la siguiente temporada fue habilitado como extremo por el técnico Jorge Marik, de modo que pudiera jugar toda la temporada, aportando 12 goles en el camino que llevó a la Universidad por el título. En esa liguilla marcó un gol en la eliminatoria contra el Atlético Español y alineó en ambos juegos del campeonato que Pumas ganó a los Leones Negros por la mínima diferencia.

Con el título conseguido Cândido emigró a Jalisco, para reforzar a los Tecos de la UAdG  junto a su compañero puma Spencer Cohelo. En Zapopan tampoco jugó mucho, por lesiones y bajas de rendimiento, sin embargo volvió a marcar 5 goles en 15 apariciones y llegó a disputar unos Cuartos de Final contra Tigres. La siguiente temporada estuvo en casi todos los encuentros con un rendimiento regular y al finalizar la liga regresó un año a su país, para jugar con el América de São José do Rio Preto. Para la 80/81 fue repatriado por los Atletas Campesinos, en la que fuera la mejor temporada del fugaz cuadro queretano y en la que marcó algunos goles más. Finalmente para la 81/82 se fue a Toluca, aunque nunca estuvo a la altura de las expectativas y tan sólo disputó 12 encuentros, de cambio, sin marcar gol alguno.

¿Qué fue de él? Jugó una temporada más en Brasil con el mismo América-SP y según datos del columnista Antonio Moreno, falleció aún siendo joven, por culpa de una enfermedad. (Q.E.P.D)

Algunos Datos: Además de haber sido compañero del mítico Spencer en Pumas y Tecos, también lo fue en el América Mineiro, donde juntos disputaron una final.

En dicho club  también se formó una de las más grandes figuras del futbol brasileño: Eduardo Gonçalves de Andrade, mejor conocido como Tostão.

En ’77 los Pumas se enfrentaron en un partido amistoso de ida y vuelta contra su antiguo equipo, Cruzeiro. Cândido abrió el marcador del primer encuentro en Los Ángeles que terminaría 2-2 y luego anotaría otros dos tantos en San Francisco.

Además en ese primer encuentro, Raúl -portero del Cruzeiro-, perdió una larga racha de minutos sin recibir gol. Acerca de aquel desempeño tan fantástico contra su anterior escuadra el jugador respondió que jugó con responsabilidad y no con recelo.

Animados por el desempeño de los jugadores brasileños Pumas organizó un encuentro contra la Selección de Brasil en 1976, el resultado final fue de 4-3, por los cariocas marcaron Gil, Zico y Roberto (x2). Por Universidad Pardo, Jorge Vergara y Cabinho. José Geraldo entró de cambio por este último.

Antes de llegar a Pumas, nunca había jugado como extremo, siempre como delantero centro.

El brasileño es usualmente recordado en esta anécdota: El 23 de Octubre del ’76, en la temporada 76/77, Cândido salió de cambio en los primeros minutos de un partido Pumas UNAM- Tigres UANL, entró a remplazarlo un jovencito debutante que había sido delantero de la selección amateur por tres años: Hugo Sánchez Márquez.

En Tecos habría luego otro ídolo brasileño llamado Cándido, pero era mejor conocido como Osmar Donizzete Cándido.

Estadísitcas. En México jugó 135 encuentros y alineó en 108 desde el principio. Marcó 37 goles y se llevó dos expulsiones directas. Clubes: 71/72 a 73/74 América Mineiro, 73/74 y 74/75 Cruzeiro, 75/76 y 76/77 Pumas, 77/78 y 78/79 Tecos, 79/80 América-SP, 80/81 Atletas Campesinos, 81/82 Toluca, 82/83 América-SP.

Video. Lamentablemente no hallé un gol. Acá un resumen de la final 76/77, podrán verlo en las primeras jugadas de peligro del Club Universidad. Si no la habían visto, al final hay un intento muy bueno de chilena de Hugo que casi, casi.

¿Díganme si me equivoco, en Papá Soltero había un Cándido?

Hoy es día de recordar a uno más del Equipo de la Década, no de ésta, ni la anterior, sino la que va detrás de aquella, uno que ya me habían pedido por ahí mis buenos lectores rayos Cesar y Arturo.

En cada equipo campeón alguien tiene que hacer el trabajo sucio. En el Necaxa de los noventas, aunque había nombres usualmente asociados a la dureza física como El Cuchillo Herrera, El Chema Higareda o Eduardo Vilches, el hombre indicado para hacer las patadas rudas que la defensa requería era nuestro protagonista de hoy. Defensor flaco, alto, medio encorvado, que lucía una gran melena china al puro estilo de Alex Lora pero que era duro defensor, bueno en la marca y sabía aplacar al atacante cuando era necesario, inclusive usando la violencia, de vez en vez. Con ustedes: Octavio Becerril Morales.

¿Quién era? Un defensa originario del Distrito Federal, activo desde mediados de los ochentas hasta finales del siglo.

¿Porqué se le recuerda? El futbol jamás olvidará su look, ni sus patadas. En Necaxa tampoco se disipará esa entrega que lo convitrió en un ídolo y estandar de calidad.

¿Cómo fue su carrera? Aunque es originario de Azcapotzalco en el Distrito Federal, se mudó muy joven a Ciudad Neza. Allá empezó a jugar en el barrio, en las calles. Un conocido de la familia que lo veía jugar lo llevó a la escuela del C.D. Toluca, donde subió a través de las divisiones juveniles hasta las reservas profesionales. Finalmente debutó con Los Escarlatas en el PRODE ’85, ese torneo corto que sirvió de preludio al mundial de México ’86 y que se aprovechó para foguear jóvenes. Para la 86/87 ya se había ganado un lugar asegurado en la cancha y empezó a tener juegos completos, incluso como titular. Para el siguiente torneo ya era parte del once inicial y así se mantuvo hasta la 90/91. Con Los Diablos jugó un par de liguillas y ganó una Copa México.

De ahí fue buscado por Veracruz y se mudó al puerto, se ganó algunos llamados a la selección en ese entonces,  jugó tres temporadas y casi no salió del cuadro titular, allá también disputó un repechaje y una liguilla.  El ascenso máximo de su carrera lo encontró cuando llegó al Necaxa de Manuel Lapuente para la 94/95. Ahí formó una excelente defensa con los ya mencionados jugadores, en la que también alternaba Marcial Mendoza. Levantó como titular ese campeonato contra Cruz Azul, el del bicampeonato contra Celaya y jugó todos los minutos de la temporada que acabaría en la final que ganó Santos, en el Invierno ’96.

Al siguiente torneo una lesión lo alejó de las canchas por algunos partidos pero para el Verano ’98 ya había recuperado la titularidad, por lo que también jugó los partidos de la final que perdería frente a su primer equipo, contra Toluca en el Verano ’98. En Invierno ’98 otra lesión lo dejó fuera 15 días y empezó a perder su lugar en el once. Durante el ’99 y el ’00 fue jugando cada vez menos y aunque acompañó al equipo durante el mundial de clubes de Brasil, no jugó ningún minuto, por lo que decidió retirarse tras el Verano ’00.

¿Qué fue de él? Desde que estaba activo empezó a trabajar en las fuerzas básicas de Necaxa, dando pláticas o consejos a los jóvenes, así que al retirarse pasó directamente a esa área, que llevaba junto a la dirección técnica del Cuautitlan de Segunda División. Luego fungió por muchos años como auxiliar en Necaxa, intercalando esa experiencia con la de estratega principal en Correcaminos UAT y Alacranes de Durango. Incluso debutó como técnico interino en Primera División al mando de los mismos Rayos, en el Apertura ’08. Actualmente integra el cuerpo técnico del Irapuato en la División de Ascenso.

Algunos Datos: La historia de su apodo es bastante conocida: le decían El Picas porque escondía alfileres entre sus ropas, para pinchar a los delanteros cuando había jugadas a balón parado. El que revelaría esa maña sería Ricardo Pelaez, en un partido que jugó contra Toluca. Después el delantero sería su compañero y amigo, aunque en esa ocasión correteó y  escupió a Becerril en la cara, del puro coraje.

Además, entre sus compañeros, le decían Alex Lora por el parecido con el eterno -no es un halago- cantante (aquí una imagen brutal). Octavio además se consideraba fan del Tri y de su música.

Ya como auxiliar técnico no dejaría de ser broncudo, en el Apertura ’06 encaró y se lió a palabras con el entonces técnico de Cruz Azul, Isaac Mizrahi.

Considera que la peor patada que dio en su carrera fue una contra Francisco Palencia, en un duelo de Concacaf, aquella ocasión perdió la marca y bajó al delantero con un certero karataso.

Por otro lado hay jugadores que también le recuerdan especialmente, como El Cabrito Arellano, que comentó sobre la primera patada que recuerda: Una muy mal intencionada, fue la del “méndigo” “Picas” Becerril, al sádico todavía lo alcancé yo.

Sobre estos comportamientos siempre argumentó que los trae desde el barrio, desde que jugaba en Neza, porque allá es muy difícil sobrevivir y hay que estar siempre atento a cualquier amenza. Dice que nunca ha olvidado sus raíces humildes y a la fecha es uno de los principales defensores de buscar talento en los llanos.

Cuenta que su primer sueldo fue de 500 pesos, de los cuales le entregó cincuenta a cada uno de su tres hermanos. Se quedó con 100 para comprarse jabón, shampú y zacate y siguió la tradición familiar de entregar parte de su sueldo a la iglesia. El resto se lo entregó a su mamá.

En una encuesta a los aficionados de 1997, resultó ganador del reconocimiento al Jugador Más Mal Intencionado.

Irónicamente, aunque Picas lesionó a unos cuantos, su papá se dedica desde siempre al arte del huesero, es decir que cura lesiones musculares leves, con pomadas y tratamientos de masaje.

Los dejo con una maravillosa cita del propio Picas Becerril, en claro tono de chiste, que dejó en una entrevista del periódico Reforma:

Pues, un consejo que decía mi abuelo, que para tener a su hijo fuerte y sano, póngalo marihuano…

Estadísticas: Marcó 5 goles, acumuló 24 amarillas y 13 rojas, según www.mediotiempo.com puso una asistencia. Clubes: 85/86 a 90/91, Toluca. 91/92 a 93/94, Veracruz. 94/95 a Verano’00, Necaxa.

Video. Está muy chafa, pero bueno; un gol de Borgetti en la final. Es fuera de lugar, Becerril se queda parado en medio del centro y luego es de los primeros en reclamar al árbitro junto a Luis Hernandez, cuando un Brizio Carter (el colegiado) expulsa a Sergio Zárate. Lleva una banda en la nariz así como de boxeador recién madreado.

¿Tienen alguna anécdota? ¿Se fijaron que se retiró al final del siglo? Así que si se quedaron con ganas del Tri, aquí esta la Nostalgia de Fin de Siglo.

En hombros, con pésima calidad de imagen.

De Ecuador han llegado grandes futbolistas a jugar en México, de botepronto recuerdo a Alex Aguinaga o El Tin Delgado. Sin embargo el primero en poner al país sudamericano en la mente del aficionado llegó hace ya varios ayeres a tierras mexiquenses para volverse leyenda con los Diablos Rojos. Un delantero moreno, melenudo, veloz, con personalidad, con buen golpeo de balón. Una amenaza para los defensas rivales, aún siendo flaco y espigado como era él. Las crónicas de entonces le atribuían reflejos felinos a quien fuera también conocido como El Gato Salvaje. Con ustedes: Italo Eugenio Estupiñán Martínez.

¿Quién era? Un delantero originario de Esmeralda, Ecuador (provincia costera del país al que cruza el paralelo mayor de la Tierra). Activo en los setentas y hasta mediados de los ochentas.

¿Porqué se le recuerda? En su país por jugar un par de Copas Libertadores a gran nivel, en México por volverse el mejor extranjero de la liga por varios años.

¿Cómo fue su carrera? La empezó jugando en las calles, en las playas. Cuando tenía 16 años decidió que se dedicaría al futbol y se probó para un club local, llamado Aucas, pero a pesar de llegar recomendado el entrenador no lo aceptó por ser demasiado espigado. Enseguida lo intentó con el Macará de Ambuto, donde rápidamente se convirtió en titular y estrella. En ese equipo debutaría en Primera División. De ahí saltó luego de apenas tres años al Nacional de Ecuador. Había llegado para reforzar la banca y sin embargo se ganó la titularidad desde sus primeros juegos, con Nacional ganó el campeonato del ’73 y un subcampeonato. Su fama aumentó tras la Copa Libertadores ’72 en la que fue seleccionado el Mejor Jugador de América.

Así para la 74/75 llegó a Toluca, debutó con un gol y un pase, se adaptó rápido al futbol mexicano y se volvió referente al ataque, incluso terminó como el mejor goleador del equipo, con 18 tantos aún estando 12 fechas fuera por lesión. El equipo llegó a la liguilla y resultó campeón al vencer con gol suyo, de cabeza, al minuto ’51, al Club León en La Bombonera. La siguiente temporada su rendimiento no bajó, volvió a anotar 14 goles para continuar como el más efectivo de Los Diablos, aunque el equipo había perdido a su técnico campeón y el torneo no acabó tan bien como se esperaba. Para la 77/79, aún siendo uno de los jugadores más cotizados, viajó al Distrito Federal para reforzar al Club América.

Con las Águilas estuvo dos temporadas, en Coapa alternó en la banca pero no dejó de marcar goles y colaboró en la victoria de la Copa Interamericana de 1977, a Boca Juniors. Para la 79/80 jugó cedido una temporada en la Universidad Católica de Quito y en la 80/81 regresó para integrar a los recién creados Atletas Campesinos de Querétaro, en donde también estuvo un solo año. Finalmente en la 81/82 se enroló con Puebla y durante la 82/83 volvió a ser campeón con el primer equipo que dirigía el eterno -no es un elogio- Manuel Lapuente. De La Franja salió al finalizar esa temporada histórica, anunciando su retiro del futbol. Aunque no sería su último equipo, esperó algunos años para recuperar su carta y así poder irse gratis al Elmec de Ecuador, donde colgó los botines tras única temporada con ese equipo, en 1986.

El look habitual.

¿Qué fue de él? Luego de ese último año en su país natal se mudó a E.E.U.U. por una temporada y finalmente regresó a vivir a la Ciudad de México, incluso consiguió la nacionalidad mexicana hace poco. Desde entonces ha estado vinculado con el Deportivo Toluca, en varios puestos y manejó un negocio propio en Querétaro. También ha sido nombrado Encargado del Deporte en el Municipio de Ixtlahuaca. Actualmente es coordinador de futbol para Los Chorizeros y supervisor de escuelas de futbol para el gobierno del Edo. de México

Algunos Datos: Como les decía fue el primer jugador ecuatoriano en México, entre recelo y orgullo siempre cuenta que cuando llegó a nuestro país la gente preguntaba entre bromas; ¿Ecuador, dónde queda eso?, pero después de algunos años y varios goles la gente se refería a la nación andina como La Tierra de Estupiñán.

Por su parte también confesó que cuando supo de la oferta en México sólo había visto algunas películas de Fernando Casanova que llegaban a la región sudamericana, por lo que creía se trataba de un país de pistoleros y ensombrerados.

Su origen en Esmeralda era muy humilde, trabajaba ayudando a su madre a vender en un mercado y jugaba futbol en las tardes, la familia comía poco y por eso estaba tan flaco. Su padre era un curandero famoso de la región llamado Virgilio, que era respetado por su sabiduría en las artes de magia negra.

Su apodo en Ecuador era La Yerbita, por lo flaco, por su papá. En México el apodo de Gato Salvaje le llegó gracias a la siempre genial inventiva del cronista Ángel Fernández (Q.E.P.D.).

Del entrenador que lo rechazó en su primera prueba, recuerda que le dijo Oiga, chiquito, el fútbol es para hombres, vaya a criarse a los senos de su madre.

Otra anécdota curiosa sobre sus primeros años es que su mamá no sabía donde andaba cuando consiguió su primer equipo, creía que andaba de vago. Cuando la visitó para llevarle dinero de sus primeros sueldos tuvo que convencerla de que no lo había robado.

Cuando consiguió el campeonato Escarlata salió cargado en hombros y la gente coreaba su nombre en todo el estadio.

Tiene un hijo ecuatoriano y otros dos gemelos de nacionalidad mexicana, que deben andar por los 15 años y vaya usted a saber si se dedicarán al futbol.

En la época del Campeón Toluca al equipo le llamaban los Cangrejos Rojos, porque tenían fama de echarse para atrás cuando conseguían el resultado, sin embargo ese equipo marcó 54 goles y ganó varias veces por más de la mínima.

Antes de fichar por Toluca estuvo cerca de pasar al San Lorenzo de Almargo, pero decidió por México. Cuando llegó se enfrentó a la dureza de sus compañeros, que lo separaban del equipo por haber tomado el lugar del histórico Vicente Pereda, Diablo Mayor y delantero nacional.

Jugó también para la Selección de Ecuador, aunque no alcanzó a clasificarse a un mundial. En esos días alineaba al lado del que fuera su ídolo en la juventud, Alberto Spencer, el ya fallecido delantero histórico del Peñarol uruguayo.

Esa copa Interamericana fue la única en la historia que jugaron los Xeneizes, pero se las arrebató América con tremendo gol de último minuto, de tiempo extra, de tiro libre, de comerse las uñas, del magnífico Carlos Reinoso.

Ganó un premio Heraldo y un Citlalli al Mejor Jugador del Año 1975, cuando a la gente aún le importaban esos galardones.

Estadísticas: En México marcó 69 goles en los equipos que defendió. Clubes: Macará (de 1970 a 1972), Nacional (de 1972 a 1974), Toluca (de 1974 al 77), América (de 1977 al 79), U. Católica de Ecuador (1979-80), Atletas Campesinos (1980 al 82), Puebla (1982-83). Emelec, de Ecuador (1986).

Video. El campeonato de Puebla, en penales con Chivas, al minuto 2:55′ es turno de Italo Estupiñán, luego del primer fallo de Guadalajara. Fue una serie larguísima y este video tiene la transmisión original, del Canal 13. Chulada.

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de David Oteo?

Publicado: 23 diciembre 2010 de Damián García en Atlante, Futbolistas, Pumas, Tigres, Toluca
Etiquetas:, ,

Nuestro protagonista sale a colación porque ayer, la rama de la Primera División A decidió sacar de la competencia a Guerreros de Hermosillo, por lacras e informales. Quien haya leído este blog de vez en cuando, habrá notado que no es una situación poco común en nuestro organigrama futbolero y cuando pasa es porque ya se llegó a un extremo, que rebasa nuestros flácidos estándares. Digamos que por alguna extraña razón del destino los dueños de los clubes de las divisiones con derecho a ascenso tienden a ser poco respetuosos con la profesión del jugador, la afición y el Fair Play, que no pasa de ser una bandera tan precindible al inicio de cada partido como las botargas de Banamex. Así pues, hoy recordamos a un defensa central, un jugador que fue considerado el futuro de la Selección Nacional, que se hizo de nombre en la Primera División a base de trabajo y que luego lo fue perdiendo mientras iba peleándose con distintas directivas. Uno que ha sufrido el lado negro de la Federación Mexicana de Futbol, por razones que bien pudieran ser imputables a cualquiera de los involucrados. Con ustedes: David Alejandro Oteo Rojas.

¿Quien fue? Un defensa chilango, originario de Tepito, activo desde principos de los noventas hasta el torneo que acaba de terminar, con futuro incierto.

¿Porqué se le recuerda? Porque cuando quizo, demostró buena calidad en la zaga y cuando no, su carácter le obligaba a enfadarse con su directiva en turno.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando cascaritas en El Barrio Bravo de Tepito, donde incluso integró la selección amateur de la afamada colonia del centro de la Ciudad de México. Jugando en aquel equipo enfrentó un amistoso contra las reservas centrales de Pumas y con su desempeño se ganó un lugar en las mismas, a los 17 años. Tras dos años registrado en la Tercera División con los Pumas debutó en la 92/93 y rápidamente se ganó un puesto y muchos minutos. Con ese desempeño integró la selección de Atlanta ’96 como juvenil y jugó un partido en dicha competencia. Tras ese llamado, el Verano de 97 le golpeó con una fuerte lesión que le obligó a perder la temporada completa. Al final de aquel torneo, ya recuperado, Oteo buscó salir de Pumas y la directiva lo convenció de quedarse hasta el Verano ’99, para poder venderlo más caro, el jugador aceptó pero empezó a ser relegado del plantel y llegó a entrenar con la filial de Segunda División.

Finalmente sale como le fue prometido con dirección a Tigres, donde juega también como titular y participa en los tres descalabros del equipo entre el Verano ’01 y el Apertura ’03, es decir, las dos finales perdidas ante Pachuca y una especialmente dolorosa eliminación contra Monterrey en semifinales. También regresó a la selección y entre 2001 y 2004 disputó varios encuentros, entre ellos la clasificación al mundial y Copa América. Al finalizar el Clausura ’04 (en el que no era del agrado del técnico) fue negociado contra su voluntad a Toluca, pues no entraba en planes, aunque él no se arregló con la directiva y casi se queda sin jugar un torneo. Finalmente sí llegó con Los Diablos Rojos pero tampoco jugó gran cosa. Al finalizar ese único torneo regresó a entrenar con Tigres, pero la directiva no lo quizo y lo negoció con Atlante, en donde jugó un torneo y se perdió el Apertura ’05 por no ser registrado a tiempo, pues tenía problemas con UANL, que era dueño de su carta.

Para el 2006 volvió a prueba con Atlante y regresó al equipo, aunque realmente alternaba con el Potros Neza y Pegaso Real de Colima -filiales de Primera A- hasta el clausura ’07, en el que una vez más, no llegó a arreglos con la directiva y se tuvo que quedar sin jugar una vez más. Así ya casi en el retiro, tras un año de inactividad, en el Apertura ’08 Veracruz le dio una nueva oportunidad, que sólo duró medio año, para luego despedirlo antes de que terminara su contrato y dejarlo sin actividad.Esos doce meses los aprovechó en la PASL (Liga de futbol salón de E.E.U.U.) jugando en La Raza de Monterrey, donde ganó un título, luego de aquello  reapareció en México a préstamo con los Guerreros de Hermosillo para el Bicentenario ’10.

¿Qué fue de él? También jugó el recién extinto Apertura ’10 con Guerreros, apareció en 8 partidos que serán lo últimos, pues hoy la Federación dio por hecho la desaparición del equipo por que la directiva mantenía sueldos y adeudos caídos. Aunque no se ha especificado el destino de los jugadores, que seguramente irán a Draft, se antoja cercano el retiro final de Oteo.

Algunos Datos: Su peor momento futbolístico seguramente lo vivió en Toluca, cuando en su primer partido como titular metió un autogol contra su equipo formador, Pumas. La afición no lo olvidó y lo llenó de abucheos, sólo saldría en el once una vez más.

Alguna vez tuvo una discusión con Cuauhtémoc Blanco en la cancha, al finalizar ese partido el histórico jorobado hizo una de sus clásicas declaraciones, sobre David:

¿Oteo? Es un naquito que les cargaba las maletas a Suárez y a Campos”, (en referencia a alguna concentración de la Selección Nacional).

Coincidieron varias veces en partidos, el último en Veracruz, un amistoso contra el Chicago Fire, ya no se dio porque Oteo fue separado del plantel por una repentina lesión.

En otra ocasión estuvo cerca de jugar con Pioneros de Ciudad Obregón, también en Primera A, pero su carta no salió a préstamo.

En su paso por la selección anotó dos goles, uno de ellos en una victoria de 8:0 contra República Dominicana en Aguascalientes.

En Tigres llegó como central, pero a pronto fue cambiado a lateral, donde también dio buenos resultados. Cabe mencionar que cuando estaba en la zaga central se distingía por el juego sucio, pues fue expulsado varias veces por codazos sin disputa de balón o violencia inecesaria.

En su temporada de debut cobraba menos que el resto de sus compañeros, aunque jugó más de veinte partidos, pues seguía registrado como jugador de Tercera División.

Su tío, José Luis Medel, era boxeador y ganó Los Guantes de Oro.

También estuvo cerca de ir a Francia ’98, pero Lapuente lo cortó de la lista días antes del mundial.

Aquella vez que se lesionó en Pumas lo hizo en un entrenamiento, él sólo, cuando la rodilla se le volteó por el mal estado de la cancha que días antes había sufrido el maltrato de un Pumas vs IPN de futbol americano.

Es parte de una asociación caritativa entre futbolistas profesionales, llamada Garra Puma.

Estadísticas. Jugó 390 partidos en Primera División, salió titular en 373, acumuló 58 amarillas, 11 rojas y siete goles, más otro en Primera A. Clubes: 92/93 a Verano ’99 Pumas, Invierno ’99 a Clausura ’04 Tigres, Apertura ’04 Toluca, Clausura ’05 Atlante, Clausura ’06 a Clausura ’07 Atlante, Apertura ’08 Veracruz, 2009 La Raza Monterrey (futbol salón), Bicentenario ’10 y Apertura ’10 Guerreros de Hermosillo.

Video. Acá un gran gol de Oteo contra Chivas, con mucha técnica que a saber de dónde sacó.

¿Tienen alguna recomendación, anécdota o también son enemigos de Cuauhtémoc? ¡Comenten!

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de Antonio Taboada?

Publicado: 17 noviembre 2010 de Damián García en Cruz Azul, Futbolistas, Irapuato, Querétaro, Toluca

Juro que ese, parando a Zamorano, es Taboada.

El de hoy es un jugador que me han pedido varios lectores por ahí. Un mediocampista sobrio, que nunca hizo mucho ruido en la liga y sin embargo siempre estuvo presente, jugando con mucho peso en la lateral izquierda de los equipos que militó. Nacido en el Distrito Federal, chilango de toda la vida, nuestro protagonista encontró en la cercana Toluca el club que lo llevaría a tocar el cielo con el campeonato nada más tres veces. Con ustedes: Antonio De Jesús Taboada Herrera.

¿Quién era? Un mediocentro zurdo, mexicano, que jugó durante los noventas y hasta principios de esta década.

¿Porqué se le recuerda? Por aportar a la creación del juego, especialmente con los escarlatas, donde influyó en la obtención de sus tres campeonatos. Un poco también por ser de esos que de jóvenes ya mostraban una curiosa calva estilo fraile.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las fuerzas básicas del Cruz Azul, allá se formó durante todo el proceso juvenil y su debut profesional, que llegó en la temporada 91/92 entrando de cambio contra Atlante. En esa primera liga empezó a ganar minutos e incluso alineó partidos completos. Para las siguientes temporadas se empezó a consolidar en el equipo, en el 94/95 jugó su primera final de liguilla y aunque el título no llegó, para la 95/96 ya se le consideraba titular indiscutible. Aún así salió de la máquina rumbo a Toluca, pues Cruz Azul había preferido reforzarse en busca del ansiado campeonato a continuar trabajando su base, así que lo dejó ir junto a otro canterano; Victor Ruíz.

A su llegada al Toluca empezó a formar una buena pareja de laterales con Efraín El Cuchillo Herrera, aunque ese Invierno ’96 no lo jugó completo por lesión. Para el Verano ’98, con la recuperación de otros jugadores importantes Toluca finalmente cuajó y llegó a la final contra el Necaxa, en ella Taboada marcó uno de sus goles más importantes, pues fue el primer gol para su escuadra en el partido de vuelta, cuando el marcador global era de 4-1 en contra. Finalmente la espectacular remontada llegó y alzó uno de sus primeros tres trofeos. Luego de aquel triunfo se mantuvo como titular hasta el Invierno ’99 y en el ’00 empezó a alternar con la banca.

Para el Verano ’01 buscó suerte en Irapuato donde estuvo por dos torneos antes de que el equipo desapareciera y se convirtiera en Veracruz con todo y plantel. Con el cambio de equipo el jugador no entró en planes y se marchó por una temporada a Querétaro en la Primera A durante el Verano ’02, el último que jugó como profesional.


Disculpe usted la horrible marca de agua ...

¿Qué fue de él? Tan pronto pudo regresó al futbol como auxiliar y director técnico, colaborando con equipos como el Irapuato en Primera A, los Libertadores de Pénjamo y el Club de Futbol Salamanca, en la Tercera División. Actualmente es el director técnico del Cruz Azul Irapuato, equipo que juega en el Torneo Juvenil de Guanajuato, que viene siendo la cuarta división del bajío.

Algunos Datos: Además del ya narrado, también anotó gol en dos finales más, aunque fueron en tanda de penales contra Morelia y Atlas.

En total disputó 5 finales y ganó 3, en todas ellas jugó, aunque peculiarmente contra monarcas no lo hiciera ni un minuto porque entró de cambio sólo para los penales.

Perdió una en Cruz Azul contra Necaxa y la otra justamente esa, en la que se coronó Morelia.

Por culpa de su alineación indebida, en la primer campaña con Toluca su equipo perdió un partido de Copa México en la mesa, contra el mismo Morelia.

Aquella ocasión Toluca argumentó que fue un descuido alinearle, aún así la federación multó al jugador con 50,000 pesos.

En un partido contra Tigres la expulsión del portero Mario Albarrán al minuto ’87, obligó a Taboada a ponerse los guantes por falta de cambios, además el zurdo se dio el lujo de salvar a su equipo con gran atajada a un cañonazo de tiro libre del Matador Hernández.

Sobre ese día Antonio comentó que nunca había entrenado como portero en los interescuadras, pero que siempre le ha gustado hacerlo en cascaritas con los cuates.

Su hijo y homónimo, Antonio Taboada, se encuentra jugando en el equipo sub-15 de Cruz Azul.

Ya hemos hablado de la eliminación en cuartos de final de Cruz Azul contra América de la 93/94, pues resulta que en el partido de ida las Águilas empataron gracias a un autogol del mismo Taboada.

Un año después de haber perdido la final contra Necaxa se volvió a enfrentatr a los entonces bicampeones rayos vistiendo una improvisada playera, blanca con naranja, del combinado de estrellas de la liga, en un cuasi-espectáculo al que llamaron Día del Campeón, que nadie peló, no llenó las gradas y sólo sirvió para humillar a Necaxa 5-0, que llegó frío y sin pretemporada al chou.

Ni él se ha de acordar, pero esa generación de Toluca también ganó la Copa Orgullosamente Mexiquense y el Cuadrangular Internacional de Singapur.

Estadísticas. En Primera jugó 285 encuentros, alineó de inicio en 215, marcó 5 goles y registró 6 asistencias. Sus números de tarjetas se quedaron en 24 amarillas y 3 expulsiones. Clubes. 91/92 a 95/96 Cruz Azul, Invierno ’96 a Invierno ’00 Toluca, Verano ’01 e Invierno ’01 Irapuato, Verano ’02 Querétaro.

Video. Acá su gol en la mágica remontada chorizeña, un ejemplo de se confiaron, gran partido también de Abundis y Darko Vukic.

¿Se acordaron de algún otro futbolista? ¿Saben si la segunda foto es un error garrafal? ¡Comenten!

Pumas y sus sudamericanos. Cuando hablamos de las contrataciones provenientes del continente hermano en la UNAM hablamos de una larga historia llena de fracasos, jugadores desconocidos, grandes potenciales y promesas que jamás se cumplen. El de hoy es todos esos casos, un jugador carioca que llegó al club sin experiencia que avalara su incorporación y que demostró que tenía talento de sobra, pero que no gustaba de mostrarlo todos los días. Flojo y conflictivo en apenas dos años hizo varios goles, pues tenía un potente disparo, pero igual salió pronto del club para desaparecer poco a poco debido a su falta de compromiso. Con ustedes: Leonel Bolsonello.

¿Quién fue? Un delantero brasileño que jugó en nuestro país durante los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por sus grandes cualidades al disparar a portería, también porque las lucía muy poco, a cuenta gotas, cuando de mejor humor estaba.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su natal Rio Grande, Brasil. De ahí encontró lugar en el Sociedade Esportiva Matsubara, un equipo divisional de Paraná, que entonces jugaba en el Campeonato Brasileiro Série C de tercera división. Con apenas esa dudosa experiencia saltó a préstamo a nuestra liga, altamente recomendado a su paisano y entonces técnico universitario Ricardo Tuca Ferreti. Desde su primer partido mostró cualidades y lideró la tabla de goleo por varias fechas en la 92/93, peleándola con gente de la talla de Carlos Hermosillo.

Para cuando la afición y los medios empezaron a tomarlo en cuenta como figura del torneo el jugador empezó a tener problemas de disciplina y personales contra el cuerpo técnico, bajando su rendimiento. Así concluyó esa temporada, pero sin duda fue tomado en cuenta para la siguiente liga. A mediados de la 93/94 el jugador seguía peleando la posición de campeón goleador justo cuando la directiva decidía si hacer efectiva su opción de compra o devolverlo, y aunque sus diferencias eran cada vez más fuertes contra el técnico la junta decidió adquirirlo definitivamente. Gran error, porque su rendimiento cayó como castillo de naipes y salió al final de la temporada, argumentando mal trato del club hacia su persona.

Para la 94/95 se fue a préstamo a Veracruz, en donde jugó bien en menos partidos de lo que acostumbraba y al final la directiva escuala tampoco quiso seguir con él. La siguiente temporada la jugó en el Club Deportivo Futbolistas Asociados Santanecos, de la Primera División Salvadoreña y terminó campeón de liga, por lo que una vez más un club mexicano, Toluca, le dio oportunidad de jugar con ellos la Copa México ’96. Una vez más decepcionó a los dueños y le dejaron ir al Zacatepec, para el Verano ’97. Finalmente pasó a Venados y ahí encontró mejor recepción, pues en Yucatán perdonaron todos sus desplantes hasta el Verano ’99, cuando salió luego de haber logrado un campeonato de Primera A y jugado una final por el ascenso contra Unión de Curtidores.

Podríamos decir que esa final fue casi su retiro, pues luego de eso únicamente probó suerte en la A-League de Canadá (ahora convertida en la segunda división americana) con el Lynx de Toronto, donde jugó 7 encuentros en 1999 y marcó 2 goles.

¿Qué fue de él? Reapareció en México en 2001, jugando en el sector amateur de Veracruz con el Deportivo Barradas, en el que compartía cancha con otros ex jugadores como Kalusha Bwalya y El Turco Apud, dicho equipo obviamente arrasó aquella liga. Luego se le vio con otras escuadras de ese torneo como el Gallos de Mendoza y Ciudad Mendoza. En 2005 también compitió con el Moctezuma Emperador de la liga regional de Orizaba, donde fue campeón de la división de veteranos. Actualmente juega amistosos con estrellas retiradas y es promotor de jugadores en nuestro país.

Algunos Datos: A pesar de haber disputado a medias dos torneos con la UNAM se mantiene como el onceavo jugador con más anotaciones en el club, 2 por debajo de un histórico como Alberto García Aspe que marcó 32.

Sus perseguidor más cercano -activo en el club- es Martín Bravo, con un total de 17 tantos en liga.

Tuvo el honor de poner el pase a gol para el primer tanto anotado en el Estadio Hidalgo de Pachuca, además de anotar el segundo en ese mismo partido.

Marcó el gol 200 en la historia del clásico América-Pumas.

En su primera temporada salió mínimo tres veces del entrenamiento de Pumas argumentando cansancio físico.

Alguna vez El Tuca tuvo que terminar el entrenamiento antes de tiempo, harto de la actitud de su compatriota diciendo: “Por tu culpa se suspende el entrenamiento Leonel, váyanse a sus casas”.

En otra ocasión sacó de quicio al médico del equipo cuando fue a visitarlo con supuestos dolores de ingle. Ese día el doctor se negó a atenderle argumentando después: “Bolsonello no tenía nada y la muestra fue que le anotó un gol al América  ayer”.

Y lo que es nuestro futbol; a pesar de haber sido una verdadera molestia para Ferreti, quien es considerado uno de los técnicos con peor carácter de la liga, se le ha visto acomodando jugadores cariocas en Tigres y Pumas cuando ha estado al frente de ellos el mismo Ricardo, pues ahora resulta que son muy brothers.

Antes de probar suerte en el puerto de Veracruz pasó por Cruz Azul intentando acomodarse, pero la directiva de la Noria pasó. Si el río suena es que agua lleva, habrán dicho.

Ese equipo de donde salió, el SE Matsubara, es propiedad de Sueo Matsubara, un empresario japonés/brasileño que se hizo rico en ese país sembrando caña y algodón aprovechándose de los agricultores locales. Su familia es dueña de 10,000 hectareas en Paraná, además de acciones de Volkswagen, una compañía grande de comida chatarra y un equipo de Formula 3, entre otras cosas. A esa fortuna súmenle los 200,000,000 de pesos viejos que le sacaron a Pumas por Bolsonello.

Estadísticas. En México marcó 42 goles en 90 partidos de Primera División, de los cuales completó 67. Clubes: De ¿? a 91/92 SE Matsubara, 92/93 y 93/94 UNAM, 94/95 Veracruz, 95/96 CD F.A.S., Invierno ’96 CD Toluca, Verano ’97 Zacatepec, Invierno ’97 a Verano ’99 CDA Yucatán, 1999 Toronto Lynx.

Video. Tendrán que aventarse una introducción del estadio pero al minuto 1:30′ podrán ver una buena asistencia y el gol, de rebote, de nuestro Bolsonello.

¿Te recordó otro jugador o anécdota? ¿Sabías que pasé todo el artículo tratando de hacer italiano su apellido escribiendo Bolsonelli? ¡Comenta!

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de Darko Vukic?

Publicado: 27 septiembre 2010 de Damián García en Celaya, Toluca
Etiquetas:, , , ,

A quién vivió -futbolísticamente hablando- los años finales de la última década del siglo pasado, dudo que se le haya olvidado la Croacia de los noventas y el sorprendente tercer lugar que obtuvo en Francia ’98 liderados por Davor Suker. Aquella historia se inició algunos años antes, en 1990, cuando Croacia fue declarada nación independiente tras la disolución de Yugoslavia y su crecimiento se manifestó durante la Euro’ 96 en la que alcanzaron los cuartos de final. Aunque nuestro protagonista estuvo muy poco en ese proceso y fue seleccionado sólo una vez, el furor por ese nuevo equipo y sus jugadores explican que en 1998 llegara al futbol mexicano, con Toluca. Con ustedes: Darko Vukic.

¿Quién fue? Un atacante croata, nacido en Zegreb, Yugoslavia.  Llegó a México a finales de los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Porqué más sería, pues por ser Croata, además de participar en dos campeonatos escarlatas.

¿Cómo fue su carrera? La inició en su natal Zagreb, jugando para el NK Zagreb de la primera división croata en la 90/91. En la 94/95 tuvo un paso por la Division 2 de la liga francesa para el Nimes Olympique y regresó a Croacia, al finalizar la 96/97 fue traído a México para integrarse al Verano ’98 con Toluca. Ahí tuvo un buen debut, organizando el juego desde que entró y haciendo buena pareja con José Saturnino Cardozo, así se ganó un lugar y en ese torneo tuvo bastante regularidad. Las siguientes dos ligas salió del cuadro inicial por decisión técnica y llegó al banco de suplentes donde actuaba casi siempre como cambio.

En Invierno ’99 después de colaborar -poco- en dos campeonatos es transferido a la filial de Toluca de Primera A. Para el siguiente torneo regresa al máximo circuito con Celaya a préstamo y tras un torneo regular lo envían de vuelta a la división de ascenso con los pingos del Estado de México. Tras un torneo ahí se va con el Real San Luis para el Verano ’01 y finalmente regresa a su país como jugador libre para una última temporada profesional con el NK Zagreb, equipo del que se retiró en la 02/03.

¿Qué fue de él? Darko se quedó en su patria y tras su retiro permaneció en la institución del Nogomenti Klub Zagreb, como parte del cuerpo de entrenadores que atienden las divisiones juveniles y amateur de veteranos.

Algunos Datos: En su última temporada en Zagreb jugó una fase eliminatoria de la liga UEFA de campeones (Champions League), pues el año pasado el club había obtenido el primer y único título de su historia.

En Toluca era considerado un talismán, pues aunque no jugaba mucho entraba de cambio en partidos en los que el equipo empataba o ganaba luego de su ingreso a la cancha.

De hecho, cada vez que anotó, su equipo nunca perdió.

En el título de los diablos contra Atlas en el Verano ’99 anotó un tanto en la ronda de penales.

Es el último jugador europeo que ha militado con la institución del Toluca, a la fecha.

Fue traído a Toluca por recomendación de otro Croata, Zlatko Petricevic, quien fuera director técnico del Atlante y quien también importaría un año después a Elvis Brajkovic a Santos.

El único partido que jugó con su selección fue un amistoso contra Eslovaquia en 1994 que perdiéron 4:1.

Con su contratación el Toluca también cerró una gira europea, en donde enfrentaron al Zagreb y al Nkmolea de Umag de la segunda división croata. A ese último le ganaron 8-0 con dos de Vukic, por cierto.

Antes de jugar en México estuvo a punto de firmar por el Hapoel Haifa de la liga griega, pero prefirió venir a nuestro país.

Estadísticas. En primera división disputó 63 encuentros y anotó 8 goles, promediando 39 minutos por juego. Clubes: 90/91 – 93/94 NK Zagreb, 94/95 Nimés Olympique, 95/96 – 96/97 NK Zagreb, Verano ’98 – Verano ’99 Toluca, Invierno ’99 Atlético Mexiquense, Verano ’00 Celaya, Invierno’00 Atlético Mexiquense, Verano ’01 Real San Luis, 02/03 NK Zagreb.

Video. Por favor pongan este video y háganme favor de adelantar al segundo ’55, ahí podemos ver a Cardozo entrar hasta el área y cuando el balón rebota en el defensor americanista le queda un bombón a Darko, que se da el lujo de pararla para atinarle.

¿Te recordó algún otro jugador, tienes alguna anécdota de Darko? ¡Crees que se pasó de lanza con esa entrada a Pineda en la primera foto? ¡Comenta!