Posts etiquetados ‘delantero pachuca campeon’

A veces, uno sólo necesita un día de suerte para cambiarte la vida. Nuestro protagonista de hoy lo tuvo, hizo un gol que en Pachuca jamás se va a olvidar, de rebote, con la entrepierna o con los huevos, pero lo hizo. Estaba en el momento justo, en el lugar preciso. Se trata de un jugador que a pesar de su larga trayectoria y un sinfín de camisetas sólo rindió a tope durante unos cinco torneos cortos, acá en México. Aunque dejó mal sabor de boca a muchas aficiones, cuando quiso o pudo, demostró fuerza y rapidez en la chancha, suficientes para marcar goles importantes y ser un delantero que preocupaba a la defensa rival. Con ustedes: Alejandro Rubén Glaría González.

¿Quién era? Un atacante nacido en Argentina, en Bella Vista Buenos Aires. Activo desde principios de los noventas hasta mediados de la década pasada.

¿Porqué se le recuerda? Más que nada por el título en Pachuca, en gol de oro y otros dos tantos en la ida.

¿Cómo fue su carrera? La empezó probandose en las fuerzas básicas de San Lorenzo de Almgro, sin suerte. Lo dejaron fuera porque le faltaba físico y no logró quedarse. Tras esa decepción se probó en el Club Atlético San Miguel, que disputaba el torneo de Primera B Nacional (2nda). Allá logró quedarse y debutar  a los 17 años, en la 89/90. Tras ese año y algunos goles decidió probar suerte en el futbol andino y en tres años estuvo jugando con Santiago Wanderers, Universidad Católica, Alianza de Lima y Coquimbo Unido, un torneo con cada uno, sin consolidarse en ningún lado pero dejando cierta impresión para seguir consiguiendo contratos. Para la 94/95 llegó a Cobreloa y tuvo su mejor actuación, quedando tercero de la tabla de goleo (el campeón fue El Matador Marcelo Salas) y renovó contrato. Tras otro año en Chile decidió regresar a Argentina para jugar en C.D. Banfield, con el que decendió a Primera B Nacional en su primer año, casi siempre como suplente.

Decidió quedarse tras el descenso en la 97/98 y se convirtió en referente de la delantera. Ese logro fue suficiente para que Pachuca decidiera contratarlo esperando en él un delantero capaz que les ayudara a alejarse del descenso. El Invierno ’98 debutó entrando de cambio y poco a poco se fue ganando el puesto titular, al cual respondió con 11 goles que alejaron por fin al fantasma de Primera A del equipo tuzo. El Verano ’99 empezó con el mismo ímpetu y alcanzó a ligar ocho encuentros anotando, sin embargo las lesiones y los problemas musculares empezaron a afectar su rendimiento y se perdió varios partidos. En Invierno ’99 tuvo una temporada regular, entró de cambio en varias ocasiones y en la liguilla fue sustituido en todos los encuentros, sin embargo eso no le impidió anotar los dos goles de la ida con los que Pachuca empató a Cruz Azul en el Hidalgo. Los Tuzos lograron mantener el empate en el Estadio Azul, Glaría entró en el segundo tiempo y justo antes de los dos minutos de tiempo extra marcó el Gol de Oro y Pachuca fue campeón por primera vez, ever.

Luego de aquel gran momento tuvo una mala racha el siguiente torneo y anotó sólo 2 goles, por lo que buscó un cambio de aires en Puebla, donde hizo algunos goles para ayudar a mejorar el porcentaje del equipo poblano, pero no renovó por falta de compromiso. De ahí pasó a Pumas y aunque aportó otros 8 goles en el Verano ’01 en su segunda temporada volvió a rendir poco y tuvo problemas con la directiva, por lo que se quedó sin equipo. Así que el Verano ’02 solamente reforzó a Morelia para la Libertadores, en la que marcó algunos tantos y ayudó a Monarcas a llegar hasta Cuartos de Final, donde perdería contra América. En Apertura ’02 se ganó la confianza de Jaguares, pero tras anotar poco y ganarse una severa expulsión, recaló en la filial de Tapachula para el Clausra ’03.  Luego de ese último torneo en México intentó resurgir en Talleres de Córdoba, pero vio la banca todo el torneo y optó por retirarse.

¿Qué fue de él? Tras el retiro jugó un par de años para el Nautico Escobar en el torneo Intercountry de Futbol del Norte de Argentina, una división amateur bastante organizada, donde incluso fue goleador del campeonato y obtuvo un ascenso de categoría. Luego de aquello se le ha visto en los Drafts como promotor de jugadores argentinos.

Algunos Datos: Es hijo de un ídolo de San Lorenzo, Rubén Oscar Glaría, que jugó con Argentina la Copa del Mundo de Alemania ’74 y que luego de algunos años se retiró en Racing de Avellaneda.

Su apodo El Hueso, en realidad era El Huesito, porque el original pertenecía a su padre. El C.A. San Miguel, donde debutó, alguna vez fue entrenado por Oscar Glaría, aunque no en ese año.

El único campeonato de goleo que ganó durante su trayectoria lo obtuvó el año de Primera B con Banfield, cuando marcó 30 goles. Aunque también fue máximo goleador de Copa Chile con Cobreloa.

Como les decía en Jaguares sufrió una expulsión muy sonada, luego de que el árbitro Paul Delgadillo le mostrara la tarjeta roja fue a encararlo dándole pechazos al silbante, eso aunado a los insultos, le ganaron seis partidos fuera.

Luego de retirarse trató de jugar en el Kimberly de Mar de Plata en la Tercera División Argentina (regionales) pero no vio acción ni un minuto.

En 1993, durante su paso por Coquimbo hizo el gol del año de la liga cuando anotó de tacón, de escorpión, bombeado, por arriba del portero, al ángulo. En entrevista comentó sobre aquel gol:

Lo puedo hacer mil veces más, que no va a salir (La Nación, 2005)

Antes del partido de vuelta de la final el jugador aceptó (más tarde) estar enojadísimo con el entrenador Javier Aguirre, que lo sentó para la vuelta y lo metió después, como revulsivo. Luego del título las rencillas se olvidaron, pues resultó la técnica arriesgada del Vasco, que hoy en día ya no haría por nada del mundo, según yo.

Mucho antes de debutar, era mascota del Club San Lorenzo de Almargo, cuando niño.

Cuando estuvo en Lima sólo duró cuatro meses jugando y resindió su contrato regresando todo el dinero que había cobrado, pues la violencia del país y los atentados con bombas del partido comunista Sendero Luminoso, lo sacaron de sus casillas.

En su carrera previa a México se topó con algunos jugadores que más tarde serían estrellas en nuestra liga, entre ellos José Saturnino Cardozo en la U. Católica y Mauro Camoranessi en Banfield.

Estadísticas. En México participó en 132 juegos, anotando 50 tantos. De esos completó 45 únicamente, consiguió 24 tarjetas amarillas y 2 rojas. Clubes: 89/90 San Miguel, 90/91 Santiago Wanderers, 91/92 U. Católica 1992 Alianza de Lima, 1993 Coquimbo Unido, 1994 a 1996 Cobreloa, 96/97 y 97/98 Banfield, Invierno ’98 a Verano ’00 Pachuca, Invienro ’00 Puebla Verano e Invierno ’01 Pumas, Verano ’02 Morelia (Libertadores), Apertura ’02 Jaguares de Chiapas, Clausura ’03 Jaguares de Tapachula, 2003 Talleres de Córdoba.

Video. Pues el que le valió 4 años de contratos en México. Decidan ustedes si fue con la entrepierna o le dolió más.

Homero Simpson comentaría; ¡La bola en la ingle, la bola en la ingle! ¿y ustedes?

Anuncios