Posts etiquetados ‘Monterrey’

alex1

Samba purépecha.

El de hoy es un jugador brasileño, que vino como un desconocido a Morelia en 1999 y comenzó a marcar goles. Tantos que llegó a ser el segundo romperedes histórico del Morelia y entró al «top ten» de anotadores brasileños de Monterrey. Con ustedes: Alexsandro Fernandes Xavier.

¿Quién era? Un delantero de Recife, Brasil. Activo desde los noventa y hasta finales de los dosmil.

¿Por qué se le recuerda? Por su velocidad, su destreza para el remate y su importancia con las dos camisetas que vistió en México. Fue campeón con ambos equipos, además.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en el futbol amateur, jugando en el «Combinado Futebol Clube» de «Águas Compridas»; un barrio popular en Olinda, Recife. En fuerzas básicas fue defensa, pero debutó profesionalmente con el «Clube Náutico Capibaribe» ya como delantero. Ahí estuvo seis años y su mejor temporada fue en 1994, cuando marcó doce goles en el Campeonato Pernambucano; llegó a la final de ese torneo y anotó otros nueve en el «Brasileirao Serie A».

De ahí pasó una temporada por el «Sport Club do Recife» y otra en el «Mogi Mirim», de la ciudad del mismo nombre. En 1999 fue negociado a Morelia, a saber cómo o por qué, pero resultó un gran fichaje. Por Monarcas debutó con un torneo de siete goles y se hizo de un lugar en la delantera. En el Invierno 2000, formó parte de una escuadra inolvidable y al lado de figuras como Ángel Comizzo, Darío Franco, Flavio Davino, José Antonio Noriega, Javier Lozano y Carlos Pavón consiguió el campeonato en la final contra el Toluca de José Saturnino Cardozo. Alex marcó en el juego de ida y falló en la tanda de penales que definió el título.

Su mejor temporada goleadora la tuvo en el Apertura 2002, al lado de Adolfo Bautista en la delantera. Marcó trece goles y fue el segundo en la tabla de goleo, aunque quedó lejísimos del campeonato de goleo que se llevó el mismo Cardozo con veintinueve tantos; récord en torneos cortos. Con ese desempeño salió para Monterrey como refuerzo de lujo. En Rayados fue titular habitual junto a Guillermo Franco y en su primer torneo alcanzó la final, justo contra su anterior equipo. Aunque no anotó, jugó los dos partidos y festejó otro título.

Durante el Apertura 2004 tuvo una lesión en la rodilla que lo dejó fuera de las canchas durante el resto del torneo y el Clausura 2005. Regresó a Brasil a recuperarse en el Mogi Mirim, sin jugar, y volvió para el Apertura 2005. Jugó poco, pero marcó cuatro goles y justo antes de la final contra Toluca sufrió una lesión que lo dejó sin jugar el partido por el trofeo.

Estuvo entre el retiro y el regreso durante varios «drafts». La directiva no podía venderlo ni contar con él. Se fue a Brasil para recuperarse, pero allá se volvió a lesionar en un juego informal. Para el Clausura 2007 se le esperaba en la concentración y de plano ni llegó. En el Apertura del mismo año tuvo otra oportunidad, hizo una buena pretemporada y marcó un último gol oficial, contra Necaxa. Pero otra lesión lo tuvo en la banca casi hasta el final d la competencia. Desplazado de la delantera por el chileno Humberto Suazo, ese fue su último torneo.

alex2

Bossa quebradita

¿Qué fue de él? Aunque el Veracruz se interesó por sus servicios para el siguiente año, regresó en definitiva a Brasil y poco se ha sabido de él de este lado del mundo. En Mediotiempo dicen que juega futbol playa y en Vavel que entrena a las fuerzas básicas de algún equipo de su ciudad. Lo cierto es que la Asamblea Legislativa de Recife, Pernambuco, le otorgó en 2015 un reconocimiento a su carrera como atleta y pueden verlo acá, sosteniendo su diploma.

Algunos datos Su última lesión la sufrió en un encuentro contra Jaguares, en un choque de cabeza a cabeza contra Edoardo Isella. En una de esas típicas burradas de liga mexicana, alguien lo dejó volver al campo sólo para que se desmayara en medio del juego y le metiera un susto a todo el estadio.

No se llevaba tan bien con sus entrenadores. Con Rubén Omar Romano se supo que tenía diferencias irreconciliables y Miguel Herrera un día dijo en entrevista que «él (Alex) siempre salía con sus cosas».

En total vivió tres finales contra el Deportivo Toluca y perdió dos.

En Brasil, durante su época en el «Náutico», también perdió dos finales del campeonato estatal y vivió un descenso a la Serie B.

En esa temporada de 1994 apareció la tabla de goleadores en el quinto lugar, detrás de delanteros como Rivaldo.

Sus goles número 99 y 100 los anotó contra América. Después de eso sólo anotó uno más, ese contra los Rayos. Le alcanzan para estar entre los 90 mejores anotadores de la liga.

Marcó cuatro veces en clásicos regiomontanos y en total, a los Tigres les anotó diez en toda su carrera.

Sin embargo, al equipo al que más se surtió fue a Tecos de la UdG, con once dianas.

Es nacionalizado mexicano, aunque el pasaporte lo obtuvo al final de su carrera y nunca aspiró a la selección. Eso sí, cuando viajaba a Brasil llevaba tortillas.

En México le apodaron «Brinquitos».

Estadística Brasil: Clube Nautico Capibaribe, 1990/96; Sporte Clube do Recife 96/97; Mogi Mirim; 98/99. México: Morelia Invierno 99/Apertura 2002 (72 goles); Monterrey Clausura 2003/Apertura 2005 y Apertura2007 (30 goles).

Video

Acá la vuelta de la semifinal del Clausura 2003 con Monterrey, con su único (pero importante) gol en esa liguilla; el que mató cualquier esperanza de Tigres de remontar.

Anuncios

Imagine usted una gacela en la cancha, un jugador con tal rapidez que resultaba imposible detenerlo es decir un atleta genéticamente dispuesto para la alta velocidad. Así era el jugador de este post; un africano que jugó con la pandilla de Monterrey sus mejores años y que lamentablemente -para su causa y la de Rayados- tenía una definición frente al arco increíblemente mala. El de hoy se quedó marcado en la historia como uno de los refuerzos más extravagantes y menos eficaces de nuestra liga; el mismísimo Abdul Thompson Conteh.

¿Quién fue? Un delantero africano originario de Freetown, Sierra Leona. Jugó durante los noventas en nuestro país.

¿Porqué se le recuerda? Por su gran potencia y velocidad, que combinaba con pésima definición frente al arco rival. También por su original apodo, que venía del número con el que engalanaba su jersey: La máquina 690.

¿Cómo fue su carrera? Obligados por sangrientos conflictos nacionales, sus padres lo enviaron fuera de su país natal a los 8 años con destino a los EEUU, sin embargo no practicó el futbol hasta los 19 años en la Universidad de Columbus, en Virginia. De ahí saltó al futbol profesional de la poderosísima liga de la Guayana Británica con el Georgetown Cobras por dos temporadas, para luego emigrar al Salvador con el Atlético Marte Quezaltepeque en la 94-95, de donde incluso fue llamado a jugar la Copa Africana de Naciones.

En la 95-96, sabe dios como, fue reclutado por el Atlético Mexiquense y a la siguiente temporada se mudó a Saltillo para jugar con los Coyotes -en ese entonces franquicia de los Rayados. Pasó al primer equipo al final del Invierno ’98 para jugar la Copa Libertadores y se mantuvo ahí por una temporada antes de emigrar de nuevo hacia el Comunicaciones de Guatemala por un año. Su siguiente destino fue la MLS en la que jugó un año para el San José Earthquakes y otro con el D.C. United. Finalmente se retiró en 2002 y su último equipo fue el Pittsburgh Riverhounds de la Liga A (segunda división) de los Estados Unidos.

¿Qué fue de él? Durante su estadía en el D.C. United realizó recaudación de fondos para la guerra en Sierra Leona y aprovechó para conocer a los congresistas americanos y a las autoridades de su país natal. Fundó la ya desaparecida Abdul Conteh’s Children´s Fund, que se encargaba de ayudar a las víctimas de la guerra civil y fue presidente de dicha asociación después de su retiro. Alternó su labor altruista con campos de entrenamiento juveniles de futbol y actualmente continúa coacheando dichos campamentos con la academia Goldenboot Soccer.

Algunos Datos: Tal vez su pésima labor de frente a portería se debiera a que durante su juventud realizó otros deportes, entre ellos basketball y atletismo, en el cual incluso ganó medalla de oro en relevos de velocidad, durante la Universiada Mundial de Roma ’91.

A su paso por Salvador la prensa local insistió en que se nacionalizara salvadoreño para disputar las eliminatorias de cara al mundial de 1994. Lamentablemente para los centroamericanos el sierraleonés se decidió por su madre patria y los celestes no llegaron a la máxima justa.

En su último equipo -los Riverhounds de Pittsburgh- sólo jugó dos juegos y luego desapareció sin avisar a nadie, el coach de aquel equipo de la segunda división americana supone que los dejó por la falta de glamour en su liga.

Aquel inolvidable jersey marcado con el número 690 lo usaba en honor a su estación de radio preferida: XERG La Deportiva de AM.

Estuvo a punto de subir a Rayados -desde Saltillo- una temporada antes, pero la última plaza de extranjero la ocupó en ese entonces el brasileño Edson Zwaricz. Cuando finalmente acendió a primera división lo hizo al mismo tiempo que el ahora capitán diablo y seleccionado nacional Antonio Naelson Sinha.

En la década de los ochentas un promotor le ofreció una prueba con los Pumas de la UNAM pero no la tomó, pues sus padres exigían que acabara primero su carrera profesional.

En la MLS se llenó de récords: ganó el premio al mejor jugador humanitario en 2001, está entre los diez mayores anotadores de la Open Cup y también entró en la lista de los 10 jugadores con más partidos de liga -61- que nunca alcanzaron playoffs.

En la pretemporada del verano ’99 contra el Necaxa -reciente campeón- anotó 3 goles. Más tarde anotaría otros 2 en su debut y cuando todo indicaba que sería la sensación de la liga la gacela tardó 13 partidos en hacer otro y cerró su cuenta con 3.

Estadísticas. En primera división mexicana anotó 3 goles y fue expulsado 1 vez en 15 partidos y despachó otros 3 en la Prelibertadores y Libertadores del 99. Clubes: 2002 Pittsburgh Riverhounds, 2001 DC United, 2000 SJ Earthquakes, 1999/00 Comunicaciones, 1998/99 Monterrey, 1996/98 Coyotes de Saltillo, 1995/96 Atlético Mexiquense, 1994/95 Atlético Marte, 1992/94 Georgetown Cobras, 1991/92 Washington Huskies (Universidad de Columbus, Virginia).

Video. Excelente tributo con la guapachosa canción El Negro Está Rabioso de fondo. Podrán ver de todo: goles, asistencias, velocidad pura y una cantidad de fallos considerables en el resumen de tan sólo tres partidos.