Posts etiquetados ‘qué pasó con’

Época de grandes peinados.

El otro día un buen lector, Cempazúchitl, hacía una pregunta bastante correcta: ¿porqué la mayoría de nuestros jugadores fracasaron o acabaron pobres? Tengo que decir que la intención del blog no es dejar fuera a los triunfadores, sino darle espacio a los olvidados, cuya gran mayoría son relegados porque sencillamente fracasaron o no llegaron al estrellato y además, siendo honesto, generan más entradas al blog. Por ejemplo; nuestro jugador más buscado es Filiberto Fulgencio. Pero sí hay casos distintos. El de hoy fue un rematador con suerte y olfato de gol, que ganó una liga, tuvo cuatro torneos a gran nivel, jugó en selección, fue a un mundial y lleva varios años como directivo de uno de los clubes más regulares y exitosos de nuestra liga. Con ustedes: Luis Miguel Salvador López.

¿Quién era? Un delantero espigado, chilango, activo profesionalmente durante los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por sus años en los Potros de Hierro del Atlante, cuando su generación se acercó al estilo del Futbol Total, que injustamente llamarían Lavolpista. También por ser uno de esos delanteros desesperantes en la Selección y otros equipos, pues aunque hacía goles se ganó abucheos en todos los equipos que militó

¿Cómo fue su carrera? Como gran parte de su generación empezó su carrera en Potros Cuautla (o simplemente Cuautla), que jugaba en Segunda B bajo las riendas de Victor Manuel Vucetich como parte del sistema de reservas del Atlante. De ahí viajó a la recientemente adquirida franquicia de Potros Neza en la 88/89, que jugaría en lugar de los Correcaminos UAT en Segunda División. Junto a otros azulganas como Roberto Andrade fue campeón en su primer temporada, dirigido también por El Vuce, aunque no llegó con Neza a Primera División porque la franquicia fue vendida a Veracruz. Así se quedó en la banca de Atlante y debutó en la 89/90, aunque aquel equipo que tenía a figuras como Carlos Alberto Seixas, terminó por descender ese mismo año.

En la 90/91 los Potros confiaron en sus jóvenes campeones y de la mano de ellos obtuvieron una vez más el campeonato de Segunda contra Pachuca y regresaron al máximo circuito. La directiva buscó a Ricardo Lavolpe para su regreso y la experiencia de Ruben Omar Romano en la media y de Daniel Guzmán para la delantera, aunque Luis Miguel empezó a ganrse su lugar y marcó 11 tantos para olvidarse del descenso y alcanzar los Cuartos de Final. La 92/93 fue donde todo cuajó, Salvador cobraba los penales y hacía goles, luchó por el campeonato y cerró su cuenta en 25 tantos, aunque se perdió varios partidos al principio y final de la temporada. Aportó dos más en Cuartos de Final y jugó los 180 minutos de la final contra Monterrey.

Tras conseguir el campeonato superó su marca de goles con 27 tantos, aunque también perdió encuentros por las eliminatorias del mundial de USA ’94, en las que marcó 8 goles en 13 partidos. Llegó a la Copa del Mundo y disputó únicamente 10 minutos contra Irlanda, pues los titulares era Hermosillo, Zague y Luis García, además de que en la banca estaba Hugo Sánchez. Tras la temporada 94/95 salió de Atlante como gran contratación a Monterrey. Allá su rendimiento no fue el esperado y aunque su primer temporada fue el segundo mejor artillero, por detrás de Sergio Verdirame, en los primeros dos torneos cortos marcó sólo 6 tantos y se fue al Atlético Celaya para el Invierno ’97. Ahí fue una vez más el segundo mejor, aunque fuera con 4 goles por 6 de Emilio Butragueño. Continuó en Toros hasta el Invierno ’99, cada vez con menos goles y menos minutos, por lo que el Verano ’00 regresó a Atlante, jugó casi como titular y como al final no fue requerido para continuar, se despidió del equipo de sus amores con dos goles.

¿Qué fue de él? No duró más de un año sin trabajo y para el 2001 ya era vicepresidente del Club Monterrey. En Rayados ha estado detrás del título de Clausura ’03, con Daniel Pasarella, los dos subcampeonatos de Miguel Herrera y ahora como Presidente Deportivo los dos campeonatos de Vucetich en los torneos de Apertura ’09 y ’10.

Algunos Datos. Como les decía, a pesar de sus goles lograba desesperar a la afición, especialmente al final de su carrera. De vez en cuando le gritaban desde la tribuna: ¡Luis Miguel Fallador!

Cuando Atlante fue campeón Ruben Omar Romano ya había salido de Atlante, se reencontraría con Luis Miguel en una segunda etapa en Potros y luego más tarde en Celaya, ahora como su técnico, aunque ahí tampoco ganaron nada. Finalmente se toparían dos veces más, ya como directivo Salvador y Romano como entrenador, en dos finales: una frente a Morelia y otra contra Santos. Ambas las perdió el argentino, que realmente parece estar salado.

Es parte del Club de los 100, como se le llama a la lista de jugadores que rebasan los 100 goles en nuestra liga que es de, creo, 102 futbolistas.

En algún momento de su carrera, cuando militaba en Monterrey, fue pretendido por la MLS en la época que Jorge campos era estrella del Galaxy de Los Ángeles.

Ya como directivo tuvo varios problemas con quienes también fueran delanteros estrella de Rayados; el mexicano Antonio de Nigris (Q.E.P.D) y el brasileño Alex Fernandes, de quien pronto tendremos post en Glorias Pasadas.

En la temporada 93/94 se quedó a un gol del campeón de goleo; Carlos Hermosillo, el trofeo se definió en la última jornada, en la que el Grandote de Cerro Azul si logró marcar.

Su esposa, Maria Isabel Garza, es nieta de Eugenio Garza, miembro de la familia Garza Sada que fundó en Monterrey pequeños negocios como la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, Oxxo y actualmente controla FEMSA, que curiosamente es dueña de, justamente, Rayados.

Su carrera pareciera estar ligada al Edo. de México; su primer campeonato fue con Potros Neza, su primer gol contra Toluca y el último se lo hizo a Toros Neza.

Anotó en un clásico regiomontano muy recordado, de 1996, cuando Monterrey mandó a los Tigres a Primera División A tras ganar 2-1 con goles de Salvador y Verdirame.

En la Copa de Campeones de CONCACAF del 94/95, Luis Miguel anotó otros 7 goles que sirvieron para llegar a la final del torneo, aunque el título lo ganó el C.S. Cartaginés de Costa Rica, en el que fuera el título más importante de la historia de aquel club tico.

Cuando aún jugaba en Potros Neza, el equipo se enfrentó al Real Zaragoza de España en Querétaro, que entonces andaba en media tabla del torneo europeo. Un gol suyo venció al cuadro maño en los últimos minutos.

Estadísticas. En Primera División anotó 110 goles, jugó 252 partidos y completó 195, salió expulsado 3 veces y se ganó 26 amarillas. Clubes. 87/88 Cuautla, 88/89 Potros Neza, 89/90 a 94/95 Atlante, 95/96 a Verano ’97 Monterrey, Invierno ’97 a Invierno ’99 Celaya, Verano ’00 Atlante.

Video. Les hallé ese del Zaragoza, para que vean en acción a los campeones Potros Neza.

¿Alguna anécdota, broma, comentario? Échenlas.

Hoy me acordé de un eterno suplente, que sin embargo vivió muchos torneos en Primera División, respondiendo con trabajo respetable en los momentos que se le requería. Nuestro protagonista era mediocampista ofensivo, que es la posición más difícil de cubrir en la banca, pues usualmente los equipos mexicanos no tienen futbolistas demasiado dotados en esa zona y si los tienen, entonces siempre será muy difícil competirles. Este jugador que vivió casi toda su carrera en las listas de transferibles estuvo en la órbita del Espanyol de Barcelona, luego de un torneo en el que no había jugado ni un minuto, a los 29 años, por error de un periodista. Con ustedes: Juan Mariano Varela Garza.

¿Quien era? Un mediocentro mexicano, originario de Tampico, Tamaulipas. Activo durante los noventas y hasta principios de los dosmiles.

¿Porqué se le recuerda? En Tigres y Chivas por estar casi siempre en la banca y no hacerlo mal de cambio. En Barcelona, a lo mejor, por el susto.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su natal Tamaulipas, allá le llegó la oportunidad de debutar con el Tampico cuando Carlos Reynoso llegó a la dirección de la Jaiba, durante la 89/90. Al siguiente año Reynoso cambió de equipo a Tigres y como Mariano Varela era dueño de su propia carta, le consiguió la oportunidad de defender la camiseta de la UANL para la 90/91, con apenas algunos juegos en Primera. Aquella liga jugó apenas un partido y la siguiente, tres mientras alternaba en Tigrillos. En la 92/93 empezó a entrar de cambio constantemente y acumuló 15 partidos aunque sólo comenzó dos y en uno de ellos marcó su primer gol en liga, contra Morelia. Los siguientes dos años mantuvo el mismo ritmo y en la recta final de la 95/96 parecía haberse ganado la titularidad, por lo que llamó la atención de la Promotora de Guadalajara que buscaba opciones jóvenes y económicas para reforzar a las Chivas, de cara al primer torneo corto.

Desde que llegó en el Invierno ’96 jugó poco, fue campeón en Verano ’97 pero sólo estuvo en un partido de la liguilla, sin jugar. Al finalizar ese torneo estuvo disponible en el Draft, pero continuó en el equipo. En el Verano ’98 también formó parte de la lista de transferibles, pero aunque contabilizaba pocos minutos se quedó. El siguiente torneo jugó un poco más y hasta tuvo unos minutos en la liguilla que llegó a la final con Necaxa. Para el Verano ’99, luego de cuatro temporadas, debutó como titular para Chivas. Esa campaña jugó más y era cambio habitual del Tuca Ferreti, aunque al final intentaron venderle una vez más, sin cerrar operación alguna. Así continuó su trayectoria y el Verano ’00 marcó su primer gol oficial, la siguiente jornada otro y luego nunca más, pero para el Invierno ’00 ya era titular, durante la era de Hugo Hernández y Jesús Bracamontes.

Jugó dos temporadas más con continuidad, pero para el Verano ’02 una lesión lo regresó a la banca. En el Apertura ’02 tuvo algunos partidos como titular pero seguía entrando de cambio únicamente en los últimos minutos. Al finalizar ese torneo volvió a aparecer entre los transferibles y aunque se rumoreaba un interés del León, salió de Chivas luego de 6 años para reforzar a Lagartos de Tabasco, donde se reencontró con Javier El Pastor Lozano, entre otros futbolistas con experiencia. Luego de ese torneo en el que anotó algunos goles llegó a Dorados de Culiacán, que recién había comprado la franquicia de Chihuatlán y buscaba gente de experiencia para encarar su primer torneo. El equipo alcanzó el título del Apertura ’03 de Primera A, pero Mariano no vio actividad y finalmente se retiró tras ese torneo.

¿Qué fue de él? Luego de su retiro estuvo en algunos eventos de Chivas USA en la MLS, regresó a Guadalajara para ser Secretario Técnico del Club, luego pasó al Saprissa de Costa Rica como Gerente, donde ganó tres campeonatos, hizo apuestas con los rivales al estilo Omnilife y actualmente está de vuelta en Chivas, fungiendo como Coordinador Deportivo.

Algunos Datos: Su padre, Mariano Varela Delgado, fue jugador profesional, jugó en el Celeste de Tampico en los sesentas y actualmente es Vicepresidente de la Jaiba Brava de Tampico Madero de la Liga Premier de Ascenso de Segunda División.

Su hermano, Roberto Carlos Varela también jugó en la Tercera División, con los extintos Halcones de Pueblo Viejo Veracruz y ha fungido como Auxiliar Técnico en Tampico Madero.

Como les decía, a principios del Verano ’02 estuvo por un día en la órbita del Espanyol de Barcelona, según declaraciones del programa de radio Mundo Deportivo de Barcelona, pues el conductor lo confundió con Gustavo Varela, que jugó la Libertadores con El Nacional de Uruguay.

El jugador lo tomó a broma desde el principio, pues conocía al delantero charrúa que se había enfrentado a Morelia en el campeonato sudamericano y además, el nunca tuvo representante, por lo que parecía imposible aquel contacto.

Aunque alcanzó la respetable cifra de 157 encuentros oficiales de Primera División, sólo completó los noventa minutos en 38 de ellos.

Cuando llegó a Chivas lo hizo acompañado de otros Tigres jóvenes que no habían alcanzado la titularidad en Monterrey: Gustavo El Gusano Nápoles y Martín El Pulpo Zuñiga. En ese entonces la Promotora pagó 300,000 pesos por cada uno y luego se tardó un año, ante las continuas demandas de Tigres, para pagar aquella deuda.

En un amistoso de Clásico Nacional en 1997, contra América en San Diego Varela metió un golazo, bombeando el balón a la salida de Oswaldo Sánchez, que en ese entonces militaba con las Águilas. Aquel partido quedó empatado a uno y se resolvió en penales a favor de Los Cremas.

En otra ocasión de Clásico, pero esta vez oficial, Varela también fue definitivo para el empate a uno contra América, esta vez cuando cometió un claro penal contra Braulio Luna que convirtió Ivan Zamorano en el torneo de Verano ’01.

A la fecha no dejan de confundirlo. El año pasado en Chivas, ya como Coordinador, fue presentado durante una reunión de CONMEBOL como Presidente del Club Guadalajara, según el orador de la velada, que tuvo que corregir al momento. La prensa registró el momento chusco como Vergara por un Día.

Estadísticas. Jugó 157 partidos en Primera División, 83 como titular. Marcó 5 goles en liga más 3 en Primera A, acumuló 25 amarillas y una expulsión. Clubes: 89/90 Tampico, 90/91 a 95/96 Tigres (Tigrillos), Invierno ’96 a Aperura ’02 Chivas, Clausura ’03 Lagartos de Tabasco, Apertura ’03 Dorados de Culiacán.

Video. Con mucha suerte me encontré el gol del clásico, al ángulo. Está empezando el video.

¿Anécdotas, comentarios, dudas o reclamos? Coméntenle.

Para ser portero y ser famoso hay que ser buenísimo, tener carisma o ser polémico. El de hoy tenía bastante de las últimas dos y poco de la primera, no fue lo que se dice un porterazo toda su carrera pero en algún momento fue considerado el debutante con mayor talento de nuestra liga, le quitó el puesto a un consagrado extranjero e hizo lo que pudo en los equipos donde jugó para ganarse la titularidad y hoy su nombre se recuerda con gusto a pesar de haber cometido algunos errores graves en su juego. Con ustedes, a petición de nuestro lector Dino, un sinaloense que resguardó el arco de las dos aficiones más grandes de Monterrey: Oscar Manuel Dautt Bojorquez.

¿Quién fue? Un guardameta originario de Guasave, Sinaloa. Activo desde finales de los noventas hasta hace poco menos de un año.

¿Porqué se le recuerda? Por ser considerado un gran prospecto, por haber cambiado la playera de Rayados por la de Tigres y por ser uno de los que más buscaba la prensa después de los partidos.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su natal Sinaloa jugando en fuerzas básicas y equipos amateur, finalmente llegó a defender la portería de los Diablos Azules de Guasave y Atlético Guasavense de Tercera División, que le dieron la posibilidad de probarse en Atlas y Monterrey aunque no se concretó. Un par de años después de aquellas oportunidades, en 1993, decidió partir a Monterrey para actuar con Rayaditos en Tercera y Segunda División y finalmente llegó a Coyotes de Saltillo en la Primera A, donde fue titular en el Invierno ’96 y jugó rotando con la banca hasta el Verano ’98, cuando empezó a alternar con la pandilla del Máximo Circuito. Debutó en ese torneo en una victoria contra América y se quedó con el puesto el resto del torneo aún con algunos titubeos.

Para el Invierno ’98 se ganó la titularidad con buenas actuaciones e incluso se le consideró para la selección nacional, sin embargo al final del torneo los albiazules decidieron venderlo a Toros Neza que venía de quedar en el sótano general de la tabla. Con los bureles estuvo desde el Verano ’99 hasta el Verano ’00 y tras el descenso del equipo partió a préstamo a Puebla en donde estuvo dos campañas. Sin aclarar la propiedad de su carta, pues para ese entonces la franquicia de Neza había sido desmantelada, volvió a Monterrey con la UANL, donde jugó cuatro torneos como titular. Para el Apertura ’03 regresó a Puebla y tras el Clausura ’05, aún siendo titular, decidió retirarse a los 29 años.

En el Apertura ’07 decidió salir del retiro para probar suerte en Xoloitzcuintles de Tijuana y tras dos temporadas el Chelis, especialista en darle a jugadores casi olvidados su tercer aire, lo llamó para defender de nuevo la portería del Puebla para el Apertura ’08. En esta última etapa salió al arco 10 veces y finalmente el Clausura ’09 lo jugó con los Lobos BUAP, para retirarse una vez más a los 33 años.

¿Qué fue de él? Desde su primer retiro se mudó a a Arizona, donde es dueño de un restaurante de comida de mar estilo Sinaloa -Mariscos Altata- que tiene excelentes críticas culinarias en la región.

Algunos Datos: En Guasave también jugaba béisbol, incluso durante su época en Diablos Azules jugaba los sábados como portero en Tercera División y los domingos en la liga amateur como lanzador o antesalista.

Dice que estuvo cerca de llegar a la selección juvenil de béisbol, pero se decidió por el futbol.

Sus hermanos Pablo y Hugo Dautt también fueron arqueros, pero no llegaron a Primera. Además su sobrino, Jesús Alejandro Dautt, está en las fuerzas básicas de Monterrey y ha jugado con la selección sub-15.

En su pueblo natal le apodaban El Gordo, pues su físico no era muy atlético. En Monterrey también le apodaron El Chilavert Rayado, por su parecido con el portero guaraní.

Dice que fue hasta después de hacerse la barba de candado que supo quien era el famoso portero de Paraguay.

El portero al que le quitó el puesto en Monterrey era otro paraguayo, Rubén La Bomba Ruiz Díaz, quien fuera arquero de la rojiblanca en Francia ’98.

Para regresar de su primer retiro tuvo que perder 13 kilos que había ganado. Esos sí son buenos mariscos.

Uno de sus errores más recordados fue en un clásico regiomontano defendiendo la playera de Tigres, cuando cometió un gran error que selló la goliza en contra 4-1.

Otro de ellos fue en la final de Invierno ’01 cuando Walter Silvani le marcó un gol desde media cancha que le dio el triunfo a los tuzos.

Cuando salió por segunda vez de Puebla fue también el segundo descenso de su carrera. Viviría aquel drama una vez más cuando el Club Tijuana sería enviado reglamentariamente a Segunda, en un torneo en el que quedó octavo en la tabla general, décimo arriba del peor porcentaje y clasificado a la liguilla.

Le tocó ser goleado en muchas ocasiones, recibió dos veces 6 goles, otras dos aceptó 5 en contra y estuvo en la portería 13 veces cuando su equipo recibió 4 tantos.

Fue llamado como suplente a la selección mayor en la Copa Confederaciones 2001, esa en las que nos ganó hasta Corea del Sur y nos fuimos en ceros.

En 2002 debutó en la Liga Mexicana de Béisbol, cuando salió al dugout (banca) de los Pericos de Puebla en un partido, como invitado especial.

Fue considerado entre la terna del poco popular Citlalli al novato del año en el Verano ’98.

Estadísticas. En Primera División jugó 252 partidos, recibió 392 goles, salió expulsado 2 veces y acumuló 25 amarillas. Clubes: V’96 a V’98 Coyotes de Saltillo, V’98 a I’98 Monterrey, V’99 a V’00 Toros Neza, I’00 y V’01 Puebla, I’01 a C’03 Tigres, A’03 a C’05 Puebla, A’07 y C’08 Tijuana, A’08 Puebla, C’09 Lobos BUAP.

Video. Pues me encontré este del gol que le metió Silvani para hacer campeón a Pachuca, más que un error es una genialidad del argentino, adornada por el gran resorte de Dautt.

¿Te acordaste de algún otro jugador? ¿Se te antojó un huachinango empapelado relleno de mariscos? ¡Comenta!

Hay equipos que hacen historia en ciertos periodos, sin duda el Necaxa lo hizo en los noventas con una camada de jugadores muy amplia, con mucho talento. En aquel equipo destacaba en la defensa un jugador luchón, bonachón, poco atractivo, a quien siempre se le veía muy tranquilo cuando jugaba al futbol. Originario de Jalisco, fue por mucho tiempo un defensor de calidad en nuestro balompié para los equipos que militó. Con ustedes un lateral copetudo que incluso coqueteó con la selección mexicana: José María Higareda Galván El Chema.

¿Quién fue? Un defensa mexicano, originario de Jalisco, estuvo activo durante los noventas y hasta mediados de esta década.

¿Porqué se le recuerda? Por ser uno de los máximos exponentes de los Leones Negros en sus últimas campañas y por ser titular en gran parte de las conquistas de Necaxa en aquellos años.

¿Cómo fue su carrera? Salió de las fuerzas básicas de los Leones de la UdG, ahí debutó en la 89/90 a la mitad de la temporada y su desempeño fue suficiente para llegar a jugar la final contra Puebla con apenas 8 partidos de experiencia en el máximo circuito. Se quedó en Guadalajara hasta la 93/94, cuando vivió el descenso y la desaparición de su primer equipo. De ahí saltó al Necaxa de Manuel Lapuente y en su primer año ganó el campeonato, para la 95/96 seguiría como titular en el bicampeonato y enfrentaría sus primeros llamados a la selección mayor rumbo a Francia 98.

A finales del Verano ’97 una lesión en la rodilla interrumpió ese proceso y se perdió no sólo de la justa mundial, sino también de los siguientes 2 torneos. Para el Invierno ’98 regresó a su forma y llegó a su cuarta final profesional, en la que levantó su tercer título. Se mantuvo en el plantel titular hasta el Invierno ’00 y en ese periodo disputó un Mundial de Clubes con gran nivel y eso le ganó su  regresó a la selección para la Copa de Oro ’00, esa que perdimos contra Canadá en tiempo extra.

Para el Verano ’01 se fue a préstamo a Puebla, acompañado de otra gran figura de rayos El Ratón Zárate. La directiva esperaba de sus refuerzos demasiado para un equipo mal formado y tan solo jugó tres temporadas sin mucho éxito y cometiendo varios errores en la zaga. Así en el Apertura ’02 fue registrado con San Luis aunque no disputó ningún partido y para el Clausura ’03 se encontraba de nuevo en Necaxa. Tuvo finalmente tres temporadas regulares y luego, en el Apertura ’04 y Clausura ’05 ya no entraba en planes, pero sin mejor oferta en el régimen de transferecnias decidió terminar su contrato y retirarse aunque jugó muy poco esos torneos.

¿Qué fue de él? Desde su retiro ha vivido apartado del futbol profesional en su estado natal, pero no del deporte, pues se le ha podido ver en eventos como la Posada Futbolera de Insumos Bico 2010, donde compartió su futbol con niños de Chapala o jugando con el Real Ibarra de la Liga amateur de Segunda Fuerza de la Barca, Jalisco.

Algunos Datos: Antes de jugar el mundial de clubes se tiñó el copete de güero y aunque no le gustó el resultado lo conservó como cábala, pues ese torneo lo jugó a gran nivel.

En ese Mundial, cuando Necaxa quedó tercero, se le vió subiendo al ataque contra el Manchester United e incluso haciendole un tunel a los zagueros del Vasco da Gama, tanto así que se le consideró dentro del equipo ideal del torneo.

En un partido de Necaxa vs Alianza de Lima salió expulsado por agresión. En ese partido de la Merconorte también vieron la roja Almaguer y Salvador Cabrera, se armó la bronca y los rayos se quedaron con 8.

Al salir de Necaxa estuvo a punto de firmar por Guadalajara, aunque finalmente se decidió por los entonces Ejecutivos del Puebla.

Después de la larga inactividad por lesión (de un año) regresó en un partido con Pumas, donde al parecer olvidó como sacar de banda, pues lo sancionaron dos veces por hacer mal el cobro.

Estuvo preso algunos días en el Penal Preventivo de Puerta Grande pues un ex-compañero de la UdG, Marco Antonio Cerecero, le acusó de fraude cuando El Chema quiso retirarle un automóvil que le había vendido meses antes, pues según el futbolista no le había cubierto todos los pagos.

También fue campeón de dos Copas Concacaf con Necaxa, en 1995 y 1999.

Debutó en un partido de dos equipos que desde hace muchos años ya no están en Primera División: Leones Negros vs Cobras de Ciudad Juárez.

Estadísiticas. Disputó 388 partidos, 367 como titular con más de 31,000 minutos. Marcó 9 goles y acumuló 62 tarjetas amarillas y nueve rojas. Clubes: 89/90 a 93/94 Leones Negros UdG, 94/95 a Invierno ’00 Necaxa, Verano ’01 a Verano ’02 Puebla, Apertura ’02 San Luis, Clausura 03 a Clausura ’05 Necaxa.

Video. Como soy pésimo para recortar videos les dejo este con hartos goles de Rayos en la 95/96. Hace falta nomás que le adelanten al minuto 00:32′ para que vean como El Chema mete de palomita un rechace del portero. Si son más aventados y se lo hechan completo verán más, porque en esa temporada se aventó 6 de sus 9 goles.

¿Recordaste algún contemporaneo? ¿Te quedaste pensando en Martha Higareda? ¡Comenta!

Ayer, recordando a Bolsonello, salió a colación el de hoy, un jugador argentino de larga melena que llegó a La Comarca Lagunera con el atractivo de haber jugado en Boca Jrs. y la intención de volverse ídolo. Vaya que lo logró, pues no habían pasado ni cinco minutos de su debut para que lograra convencer a la afición con su aportación y talento en la media cancha, que junto al desempeño de sus compañeros transformó a un equipo con problemas de descenso en un contendiente al título. Peleonero y rudo, desparpajado, pasado de peso, con poco tiempo en Santos y lesiones que no lo dejaron continuar, nuestro protagonista se las arregló para seguir vigente en la mente del aficionado albiverde. Con ustedes Antonio Apud Nieves, El Turco.

¿Quien era? Un medio de contención originario de Tucumán, Argentina. Jugó en México durante la primera mitad de los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por su larga melena, por su actitud en la cancha, que siempre complementaba con mucha habilidad y claro, por un tremendo golazo que le anotó al Atlas en el Jalisco.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las inferiores del Atlético Tucumán que en ese entonces jugaba en la liga regional de Argentina, en la 87/88 salió campeón de aquella liga y logró un histórico ascenso a la Primera B Nacional, que es la segunda división argentina. Con ese cartel fue contratado por Talleres de Córdoba para la 88/89. Salió del club dos años después con destino a Boca Juniors, donde dejó muy buenas impresiones en las temporadas que militó y en las que ayudó a conseguir la efímera Copa Masters de Supercopa ’92. Para la 92/93 decidió que su destino estaba en el modesto Deportivo Mandiyú de Corrientes, donde sólo estuvo seis meses antes de llegar para la segunda vuelta de la 92/93 con Santos Laguna.

Aunque sólo marcó un gol aquella temporada su juego, e incluso las faltas que provocaba, le dieron al club un respiro en la lucha por el descenso que ese año se decidió por diferencia de goles. Durante la 93/94 se volvió titular indiscutible y tras un excelente torneo logró jugar la primer final para los laguneros. La 94/95, ya como uno de los favoritos de la afición la jugó al mismo ritmo pero al final, sin saberse aún porqué, la directiva decidió ponerlo transferible. El siguiente año lo jugó en Veracruz, pero una lesión al comienzo de la temporada lo alejó casi 6 meses del torneo. Al finalizar la 95/96 se marchó a León, donde sólo jugaba los últimos minutos de los partidos y nunca se llevó bien con la direciva y cuerpo técnico, que al final de esa liga le dejaron ir. El Turco decidió entonces retirarse, a los 30 recién cumplidos, pues su lesión no mejoró.

¿Qué fue de él? En 2000 y 2001 se le vio en la liga amateur de Veracruz, en el  famoso Deportivo Barradas que jugaba con varios futbolistas profesionales en su alineación, luego de esa aventura en el Puerto regresó a su tierra donde estuvo encargado de dirigir fuerzas básicas y equipos de Tucumán. En 2006 impartió clínicas de futbol en el Tec de Monterrey y Torreón. Actualmente se encuentra de vuelta en Argentina, dirigiendo en el Club Atlético San Martín de la Primera B.

Algunos Datos: El nuevo estadio de Torreón, el Territorio Santos Modelo, tiene un área de butacas bautizadas con su nombre.

Cuando regresó a Santos vistiendo la playera de Veracruz la afición lagunera le ovacionó por aproximadamente tres minutos.

Ese partido lamentablemente acabó en tragedia para Apud, pues su ex-compañero El Ruso Adomaitis lo lastimó en una fuerte entrada. Aquella lesión incluso requirió cirugía láser, pero su pierna no volvió a ser la misma.

Según sus propias palabras con Boca su mejor partido fue dentro de la Copa Libertadores ’91, en un clásico contra River que ganaron 2-0, con goles de Batistuta. Aquel equipo contaba además con Diego LaTorre y El Pipa Higuaín. De ese día dijo: “Fue como tocar el cielo con las manos.”

Su vida futbolística parece estar guiada por el cielo y sus guardianes, pues el equipo que dirige a la fecha es conocido como El Santo en honor a San Martín de San Juan.

Como les decía, su carácter dentro de la cancha era todo menos el de un santo. Además de sus problemas personales con técnicos en Veracruz y León la mayoría de los partidos que no alineó se debían a suspensiones que fueron catalogadas como violencia innecesaria, actitud antideportiva y  conducta violenta.

Cría fama y échate a dormir, dicen por ahí. En una ocasión el árbitro -ya retirado- Ramos Rizo argumentó que en un partido Veracruz-Neza El Turco lo golpeó, aunque luego se comprobó que no era cierto.

El apodo lo obtuvo por la ascendencia árabe de su apellido, al igual que Antonio Mohamed, quien también jugara en Boca Juniors. Además de ellos dos los Xeneizes tuvieron otro Turco, un tal Luis Ramón Abdeneve, por ahí de 1984.

Dicen que en la Liga Amateur de Veracruz en esos tiempos, los dos equipos que contrataban profesionales semi-retirados, ofrecían hasta 5mil pesos semanales por sus servicios.

Estadísticas. En México anotó 5 goles en 115 partidos, registró 3 asistencias y acumuló 8 tarjetas amarillas y 5 rojas. Clubes: 87/88 Atlético Tucumán, 88/89 y 89/90 Talleres de Córdoba, 90/91 a 91/92 Boca Juniors, 1992 Deportivo Mandiyú, 92/93 a 94/95 Club Santos Laguna, 95/96 Veracruz, Invierno ’96 CD León.

Video. No podía ser otro mejor, el golazo que le metió a Atlas en el Jalisco, uno de esos que se quedan para siempre, vaya definición.

¿Recuerdas otro jugador o anécdota? ¿Te molestan los días nublados o soleados? ¡Comenta!

El protagonista de este post se retiró hace poco bastante lejos de aquí, pero seguramente hoy estará en varios comentarios del clásico joven, pues anotó el único gol americanista en la última derrota del América contra Cruz Azul, hace más o menos siete años. Dotado de técnica y a veces considerado más bien tronco este Uruguayo salió de las águilas campeón, además de que con todo y sus deficiencias marcó varios goles y usualmente era un sustituto de garantías. Con ustedes un trotamundos del futbol: Marcelo Lipatin López.

¿Quién fue? Un delantero uruguayo, de nacionalidad española (o francesa, hay ambas versiones, e incluso había quien pensaba que era brasileño), que jugó en México por un corto periodo, a principios de esta década.

¿Porqué se le recuerda? Por ser uno más de los grandes refuerzos de Coapa que quedaron a deber y por salir del club con más pena que gloria.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en Brasil, país en el que residió desde los 7 años, en el Paraná Club de la liga amateur, de ahí saltó a las fuerzas básicas del Paris St. Germain en donde estuvo dos años y jugó con el equipo B. Su debut profesional lo hizo al regresar a nuestro continente, con el Montevideo Wanderers de Uruguay en 1997. Tras una temporada ahí pasó al Defensor Sporting  de la misma liga y defendió la playera de los violetas durante 3 años, antes de cambiar al Coritiba FBC de Brasil por 6 meses. Luego intentó probar suerte en la liga griega, con el PAS Giannina de segunda división. Tras ese paso fugaz en Grecia, el mismo año partió al Yokohama Marinos de la primera división de Japón. Al pasar una liga en la tierra del sol naciente regresó a Defensor por un torneo para luego colocarse en América como el delantero estrella que buscaba el equipo para encarar el Verano ’02.

Ese mismo torneo estuvo intermitentemente en la banca, aunque logró jugar el partido de vuelta de la final contra Necaxa, en la que América salió campeón. Estuvo en ese equipo por dos torneos más y luego de algunos goles y jugar el Clausura ’03, en el que anotó contra Cruz Azul en la jornada 17, no entró más en planes como extranjero, pues las águilas no habían clasificado a esa liguilla y se buscó traer a Sebastián Abreu para cambiar esa situación, sacrificando a Lipatín. Su suguiente destino fue Italia, donde defendió por un torneo al Bari AC de la Serie B italiana. Tras no brillar en Italia consiguió una oportunidad con el Gremio de Porto Alegre en Brasil, donde jugó durante la 05/06, antes de volver a hacer maletas con dirección a Portugal.

En ese país le fue poco mejor y estuvo durante la temporada 06/07 con el CS Maritimo, en la 07/08 con el CD Nacional y finalmente con el CD Trofense en la 08/09, antes de retirarse.

¿Qué fue de él? Para la temporada 09/10 todavía se registró como agente libre y aunque su nombre sonaba para el recién ascendido Portimoense, prefirió retirarse. Se quedó a residir en Portugal y actualmente se desempeña como representante, siendo uno de sus clientes el director técnico español Alberto Pazos.

Algunos datos: Su padre es de origen judío y por lo tanto también se le considera como judio, en Israel incluso participó en las Olimpiadas Maccabiah de 1997, que son unos juegos olímpicos donde compiten únicamente atletas de la fe hebrea.

Aparte de su nacionalidad española y uruguaya en 2008 también se le ofreció la nacionalidad israelí, pues en ese país La Ley del Retorno le otorga la residencia a cualquier descendiente judío, esto con miras a que aceptara un contrato por 4 años en el Maccabi Tel Aviv sin ocupar la plaza de extranjero.

A pesar de aquello Marcelo se considera ferviente cristiano y seguidor de Jesucristo, incluso durante su estadía en América fue multado por celebrar sus goles con leyendas religiosas bajo la casaca.

Habla portugués, español y francés.

En Uruguay le conocían como el Nipón, por su aventura en Yokohama.

En 2005 el Puebla le buscó a petición del Chelis, que lo quería para su escuadra.

En Portugal este domingo otra racha en la que se ve envuelto su nombre está en disputa, pues hoy se enfrenta el Porto al Nacional, equipo que no le gana desde 2007, cuando lo hicieran con gol de Marcelo.

Esto no tiene mucho sentido pero igual les cuento: si uno busca “Lipatin” en Google sale entre las primeras opiones su homónima, La Liga de Patinaje de Antoquia (LIPATIN).

Se consideraba ambidiestro.

Estadísticas. En México marcó 14 goles en 45 encuentros y salió expulsado 2 veces. Clubes: PSG (1995 a 1997) Montevideo Wanderers (1997), Defensor Sporting (Aper. 98 a Claus. ’00), Coritiba de Brasil (2000), Giannina de Grecia (2001), Yokohama Marinos de Japón (2001), Defensor Sporting (Claus. ’01) América (Ver.  ’02 a Claus. ’03) Gremio (05/06), CS Maritimo (06/07), CD Nacional (07/08), CD Trofense (08/09).

Video. Acá un recopilado de un requetefan con sus goles, la aburrida música es cortesía de Eros Ramazzotti, que no se ni me interesa que fue de él. Son tres partes y esta contiene casi todos con el América.

El de hoy es uno de los contados ciudadanos estadounidenses que ha jugado nuestra liga sin tener la doble nacionalidad e incluso fue seleccionado por el odiado enemigo de la CONCACAF en el mundial de USA ’94. Era poseedor de una gran altura y forma física que intentaban equilibrar su notable falta de talento y aptitud técnica. Nuestro protagonista empezó su carrera jugando futbol de salón y en su mejor momento llegó a México por la frontera, jugando para Cobras y luego en Cruz Azul, donde incluso alcanzaría el honor de portar el gafete de capitán. Una extraña apuesta de los directivos, sin duda. Con ustedes: Critopher Clemence Kooiman, Cle.

¿Quién fue? Un defensa gringo y californiano de ascendencia holandesa, que estuvo activo desde finales de los ochentas hasta principios de los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por gabacho, aunque también se le recuerda por ser un defensa recio y fuerte que no lo hacía tan mal, especialmente en Cruz Azul, donde dejó algunos buenos partidos y hasta anotó un par de veces.

¿Cómo fue su carrera? Empezó jugando varios deportes en la escuela y finalmente llegó al equipo de la Universidad de San Diego, donde fue llamado a un juego de estrellas. Al finalizar su carrera universitaria entró a Los Angeles Lazers, un equipo de futbol sala en el que permaneció hasta 1987. En la temporada 87/88 se mudó a California Kickers (ya jugando sobre pasto) de la extinta WSA, que luego cambió de nombre a la WSL, antes de fusionarse con la también olvidada ASL para crear la APSL que después perdió el título y ahora es conocida como la USL, una liga formativa del futbol profesional. En ese embrollo de ligas estuvo también con San Diego Nomads en la 88/89.

Así por azares del destino en la 89/90 un promotor lo convenció de buscar el sueño mexicano y venir a jugar para Cobras de Ciudad Juárez. En su primer año el equipo fronterizo se quedó a un mísero punto de clasificar en la liguilla, pero el siguiente fue una decepción y en plena limpia para tratar de mejorar, salió Kooiman, con destino al Cruz Azul para jugar la 92/93. Esa temporada la jugó casi completa y realizó una buena pareja en la central junto a Victor Ruiz. Ese desempeño le ganó su primer convocatoria nacional. Para el siguiente año su rendimiento bajó y al final de la 93/94 se fue a Morelia después de disputar el mundial de USA ’94 con EE.UU. En monarcas estuvo durante la 94/95 pero no jugó ni un partido y regresó a su país.

Cuando regresó al vecino del norte recién se había formado la MLS y se le fichó para jugar con el Tampa Bay Mutiny donde estuvo por dos temporadas antes de cambiar al Miami Fusion del mismo estado y jugar ahí por un año antes de retirarse profesionalmente.

¿Qué fue de él? Tras el retiro ha estado en un sinfín de equipos y escuelas formativas. En 2003 fue asistente del equipo americano sub-20 y hasta hace poco fungió como Director Deportivo y Coach de los equipos juveniles femeniles y masculinos de la escuela oficial de futbol del Arsenal FC en California.

Algunos Datos: Como les decía lució en alguna ocasión el gafete de capitán en Cruz Azul, convirtiendose en el único americano en haber liderado a un equipo nacional de Primera División.

Su juego era definitivamente rudo y nada técnico, en sus primeros dos años en la MLS lideró la tabla de fouls cometidos, con 129.

Para el videojuego FIFA 2000 colaboró con los desarrolladores de EA Sports en la captura de movimientos para aumentar el realismo del juego. Cabe mencionar que en ese entonces Electronic Arts hacía unos juegos bastante malos.

En su rancho le apodaban Wild Men (Hombre Salvaje), pues según ellos tenía una de las personalidades más atrabancadas del futbol norteamericano, onda Bad Boy (Chico Malo).

Un pariente suyo, Noah Kooiman, que le ha acompañado en varios equipos juveniles, fue también jugador profesional universitario y ahora es entrenador de los Coyotes de la Universidad Etatal de California de San Bernandino.

En 2009 intentó incursionar en el negocio de las bebidas alcohólicas con una marca de tequila llamada El Diablo, a saber como le fue en aquello porque la página web oficial venció hace unos días.

Se considera gran estrella del futbol mexicano y portador de un nombre muy famoso en nuestro país, o al menos así lo dice en su reporte de mercadotecnia para dicho tequila.

Aún posee el récord colegial del Inland Empire (región sur) de California con un gol de campo de 59 yardas que anotó en 1980, durante su incursión en el futbol americano. A lo mejor por eso lo querían en Cruz Azul, por los pelotazos.

En la copa de USA ’94 jugó un partido completo, en el empate 1:1 contra Suiza. También jugó toda la fase de grupos de la Copa América ’93 y la Copa de Oro ’93, cuando todavía las ganábamos.

Estadísticas. En México disputó 113 partidos, marcó 3 goles y acumuló 4 expulsiones directas. Clubes: 1982  San Diego University College Team, 1982-1987 Los Angeles Lazers (MISL), 87/88 California Kickers, 88/89 San Diego Nomads, 89/90 y 90/91 Cobras Cd. Juárez, 91/92 y 93/94 Cruz Azul, 94/95 Morelia, 95/96 y 96/97 Tampa Bay Mutiny, 97/98 Miami Fusion.

Video: Como siempre les debo los goles. En este video podrán ver un buen gol de Daniel El Travieso Guzmán ante la marca de Cle, en la repetición se nota como intenta alcanzarlo con toda su corpulencia, sin éxito.

¿Te recordó otro jugador, tienes alguna anécdota? ¿Crees que hacen falta más ratones vaqueros en nuestra liga?