Archivos de la categoría ‘Cobras’

Hoy toca América, así que seguiremos una buena recomendación de mi tocayo y lector Marco.

Aún cuando Los Cremas han tenido muy buenos jugadores (algunos de ellos ya han estado por acá) siempre han ostentado una habilidad especial para contratar jugadores troncos, a muy alto precio, con pocos dividendos, que simplemente no podemos olvidar tan fácil. El protagonista de este post tuvo un paso casi fugaz por tierras mexicanas y sin embargo se encuentra fresco en la mente de los aficionados como una de las peores contrataciones de los ya lejanos ochentas. Se trata de un argentino delgado, de gran maraña rizada, güero, alto y con una gran sonrisa que pocas veces compartían los que le veían jugar. Con ustedes: Gustavo Pedro Echaniz Conchez.

¿Quién fue? Un centro delantero originario de San Nicolas, Argentina. Activo durante los ochentas y en México a principios de esa década.

¿Porqué se le recuerda? En México, por malo, nada más. En Argentina también, aunque algunos equipos chicos allá le recuerdan goles importantes.

¿Cómo fue su carrera? La empezó en Santa Fe, Buenos Aires. Allá jugó en varios equipos de las divisiones inferiores argentinas y en la temporada ’81 de la Nacional C de Argentina (la tercera división) colaboró en el ascenso del Cacharita Juniors a Nacional B o segunda. La temporada ’82 la continuó en el club, con un buen desempeño. En ese año uno de los grandes equipos de primera, San Lorenzo de Almargo, había descendido a la B, por lo que la atención de la liga aumentó considerablemente. Así muchos jóvenes encontraron cabida en equipos de Primera División, Huracán contrató a Echaniz, de 23 años.

Tras esa temporada en Huracán de Parques Patricios, en la que metió no muchos goles y tampoco se consolidó en el once titular, algún gran visor de talentos lo colocó en el América de México, con tan sólo un año en la Primera División Argentina. Las Águilas acababan de desprenderse del máximo goleador del torneo anterior, Norberto Outes, por lo que requerían un extranjero con gran capacidad de gol. Como era fácil de predecir, Echaniz no fue la solución y aunque terminó la temporada como el mayor anotador del equipo, con 13 goles, falló una gran cantidad de oportunidades y no convenció a nadie, además, a la mitad de la temporada apreció un delantero mexicano joven, Carlos Hermosillo, que se fue ganando la preferencia de la afición.

Finalmente esa temporada América sería campeón contra Chivas, en la única final de Clásico Nacional de la que se tiene memoria. Gustavo jugó casi toda la liguilla pero no aportó ningún gol, el equipo salió adelante porque tenía un gran equipo en la defensa y la media, con jugadores como Alfredo Tena, El Ruso Brailovsky, El Cabezón Luna, Javier Aguirre, Armando Manzo o Cristobal Ortega. Al final de la temporada fue el único titular que salió del equipo. Se fue de Coapa con destino a Puebla, en los entonces Ejecutivos jugó la 84/85 y el PRODE ’85 y anotó únicamente 2 tantos en ambos torneos, pues el equipo no andaba bien y sus deficiencias eran más notables. Luego de aquello se fue a préstamo a San Lorenzo de Almargo para la 85/86 argentina donde marcó unicamente 3 goles.

Al finalizar esa temporada regresó a México, esta vez para probar suerte en Cobras de Querétaro, que recién habían sido fundado por Televisa la temporada anterior y había logrado el ascenso a Primera División ese mismo año. Ahí se reencontró con varios ex-americanistas veteranos y jóvenes que no tenían cabida en Águilas. Sus 6 goles en 33 encuentros solo ayudaron al equipo benjamín a enpobrecer los números de una campaña desastrosa y volver a la Segunda División.

Terminó su aventura en México y regresó a su país. En la temporada 88/89 militó con el Club Unión de Santa Fe y un gol suyo consiguió el ascenso de Nacional B a Primera, así que para la temporada 90/91 volvió a convencer a directivos foráneos de su valía y se fue a la Bundesliga de Austria, a jugar con el VSE Sankt Pölten. Su aventura europea duró solo un año y con pocos goles, regresó a Argentina una vez más y siguió jugando en Nacional B, en equipos como Colón, Almirante Brown y All Boys, de donde se retiró en la 93/94.

¿Qué fue de él? Sigue en las divisiones inferiores argentinas, que es donde más a gusto ha estado, aunque ahora dirigiendo a equipos como Olimpo de Bahía Blanca, Deportivo Madryn y Jorge Newbery. Actualmente acaba de firmar contrato con el Club Sarmiento Pigüe, de la Nacional C.

Algunos Datos: Aquella temporada, cuando Hermosillo debutó, lo hizo con 2 goles contra Atlas. Por lo tanto el técnico Carlos Reinoso tuvo que defender a Echaniz de los medios y la afición que pedían que El Grandote de Cerro Azul fuera titular, en una decisión que no me explico.

Es de los jugadores que han militado tanto en San Lorenzo como en Huracán, que allá en Argentina es una cosa no bien vista, como cambiar de América a Chivas.

En esa temporada, la 83/84, América tenía cuatro extranjeros argentinos, que es una situación que no se había dado y no se ha repetido. La legión albiazul estaba compuesta por Héctor Miguel Zelada, Eduardo Bacas, Daniel Alberto Brailovsky y Gustavo Echaniz.

Ese mismo año el campeón de goleo fue por segundo año consecutivo Norberto Outes, quien le había cedido su lugar a Gustavo para irse a Necaxa.

Su salida de América también se dio porque ese año se redujo de 5 a 4 extranjeros, de no ser así tal vez hubiera estado una temporada más.

En argentina le apodaban El Potro. En México había quien -sin muchas ganas y casi por no dejar- le decía Che.

Antes de esa final que América ganó a Chivas se habían enfrentado el torneo anterior en semifinales, con victoria de Guadalajara, cuando lo hecho a lo largo del campeonato parecía favorecer a Los Cremas, por lo que aquella victoria fue con sabor a revancha. Aunque no creo que El Potro se haya enterado, por cierto.

Su porcentaje de gol en México fue de un tanto cada cuatro juegos, buenos números para un mediocampista.

En América y Puebla portaba el 9.

Estadísticas. En México marcó 21 goles en 87 encuentros. Se ganó cinco cartones amarillos y dos rojos. Clubes en México: 83/84 américa, 84/85 y PRODE ’85 Puebla, 86/87 Cobras de Querétaro. Clubes en Argentina (sin orden): Huracán de Parque Patricios, San Lorenzo de Almagro, Unión de Santa Fe, Colón, Lanús, Chacarita Juniors, All Boys y Almirante Brown. Clubes en Europa: VSE Sankt Pölten 90/91.

Video: En un partido contra Curtidores, Echaniz se despacha con dos (uno de penal) y falla otros tres, por lo menos en el resumen.

¿Algún otro recuerdo, memoria o anécdota? Échenle a los comentarios.

Por cierto, las imágenes de este post han sido más fáciles de conseguir gracias a una maravillosa colección en PDF de revistas antiguas de futbol, por un chico de Querétaro, harto moderno. Si quieren adquirirlas o echarles ojo pueden hacerlo acá.


El de hoy es uno de los contados ciudadanos estadounidenses que ha jugado nuestra liga sin tener la doble nacionalidad e incluso fue seleccionado por el odiado enemigo de la CONCACAF en el mundial de USA ’94. Era poseedor de una gran altura y forma física que intentaban equilibrar su notable falta de talento y aptitud técnica. Nuestro protagonista empezó su carrera jugando futbol de salón y en su mejor momento llegó a México por la frontera, jugando para Cobras y luego en Cruz Azul, donde incluso alcanzaría el honor de portar el gafete de capitán. Una extraña apuesta de los directivos, sin duda. Con ustedes: Critopher Clemence Kooiman, Cle.

¿Quién fue? Un defensa gringo y californiano de ascendencia holandesa, que estuvo activo desde finales de los ochentas hasta principios de los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por gabacho, aunque también se le recuerda por ser un defensa recio y fuerte que no lo hacía tan mal, especialmente en Cruz Azul, donde dejó algunos buenos partidos y hasta anotó un par de veces.

¿Cómo fue su carrera? Empezó jugando varios deportes en la escuela y finalmente llegó al equipo de la Universidad de San Diego, donde fue llamado a un juego de estrellas. Al finalizar su carrera universitaria entró a Los Angeles Lazers, un equipo de futbol sala en el que permaneció hasta 1987. En la temporada 87/88 se mudó a California Kickers (ya jugando sobre pasto) de la extinta WSA, que luego cambió de nombre a la WSL, antes de fusionarse con la también olvidada ASL para crear la APSL que después perdió el título y ahora es conocida como la USL, una liga formativa del futbol profesional. En ese embrollo de ligas estuvo también con San Diego Nomads en la 88/89.

Así por azares del destino en la 89/90 un promotor lo convenció de buscar el sueño mexicano y venir a jugar para Cobras de Ciudad Juárez. En su primer año el equipo fronterizo se quedó a un mísero punto de clasificar en la liguilla, pero el siguiente fue una decepción y en plena limpia para tratar de mejorar, salió Kooiman, con destino al Cruz Azul para jugar la 92/93. Esa temporada la jugó casi completa y realizó una buena pareja en la central junto a Victor Ruiz. Ese desempeño le ganó su primer convocatoria nacional. Para el siguiente año su rendimiento bajó y al final de la 93/94 se fue a Morelia después de disputar el mundial de USA ’94 con EE.UU. En monarcas estuvo durante la 94/95 pero no jugó ni un partido y regresó a su país.

Cuando regresó al vecino del norte recién se había formado la MLS y se le fichó para jugar con el Tampa Bay Mutiny donde estuvo por dos temporadas antes de cambiar al Miami Fusion del mismo estado y jugar ahí por un año antes de retirarse profesionalmente.

¿Qué fue de él? Tras el retiro ha estado en un sinfín de equipos y escuelas formativas. En 2003 fue asistente del equipo americano sub-20 y hasta hace poco fungió como Director Deportivo y Coach de los equipos juveniles femeniles y masculinos de la escuela oficial de futbol del Arsenal FC en California.

Algunos Datos: Como les decía lució en alguna ocasión el gafete de capitán en Cruz Azul, convirtiendose en el único americano en haber liderado a un equipo nacional de Primera División.

Su juego era definitivamente rudo y nada técnico, en sus primeros dos años en la MLS lideró la tabla de fouls cometidos, con 129.

Para el videojuego FIFA 2000 colaboró con los desarrolladores de EA Sports en la captura de movimientos para aumentar el realismo del juego. Cabe mencionar que en ese entonces Electronic Arts hacía unos juegos bastante malos.

En su rancho le apodaban Wild Men (Hombre Salvaje), pues según ellos tenía una de las personalidades más atrabancadas del futbol norteamericano, onda Bad Boy (Chico Malo).

Un pariente suyo, Noah Kooiman, que le ha acompañado en varios equipos juveniles, fue también jugador profesional universitario y ahora es entrenador de los Coyotes de la Universidad Etatal de California de San Bernandino.

En 2009 intentó incursionar en el negocio de las bebidas alcohólicas con una marca de tequila llamada El Diablo, a saber como le fue en aquello porque la página web oficial venció hace unos días.

Se considera gran estrella del futbol mexicano y portador de un nombre muy famoso en nuestro país, o al menos así lo dice en su reporte de mercadotecnia para dicho tequila.

Aún posee el récord colegial del Inland Empire (región sur) de California con un gol de campo de 59 yardas que anotó en 1980, durante su incursión en el futbol americano. A lo mejor por eso lo querían en Cruz Azul, por los pelotazos.

En la copa de USA ’94 jugó un partido completo, en el empate 1:1 contra Suiza. También jugó toda la fase de grupos de la Copa América ’93 y la Copa de Oro ’93, cuando todavía las ganábamos.

Estadísticas. En México disputó 113 partidos, marcó 3 goles y acumuló 4 expulsiones directas. Clubes: 1982  San Diego University College Team, 1982-1987 Los Angeles Lazers (MISL), 87/88 California Kickers, 88/89 San Diego Nomads, 89/90 y 90/91 Cobras Cd. Juárez, 91/92 y 93/94 Cruz Azul, 94/95 Morelia, 95/96 y 96/97 Tampa Bay Mutiny, 97/98 Miami Fusion.

Video: Como siempre les debo los goles. En este video podrán ver un buen gol de Daniel El Travieso Guzmán ante la marca de Cle, en la repetición se nota como intenta alcanzarlo con toda su corpulencia, sin éxito.

¿Te recordó otro jugador, tienes alguna anécdota? ¿Crees que hacen falta más ratones vaqueros en nuestra liga?

El de hoy tiene la virtud de haber sido un verdadero crack durante un par de temporadas y un  tronco que  le provocaba dolor de cabeza a los aficionados en otras. Catalogado desde joven como gran estrella, nuestro protagonista jamás creció tanto como aparentaba y sin embargo encontró suficiente magia en sus botines para inscribir su nombre con letras de oro en la historia del Atlante. Recordemos pues a un pibe oriundo de Santa Fe que encontró la fama en Norteamérica: Pedro Fernando Massacessi Pereyra.

¿Quién fue? Un mediocentro argentino que estuvo activo durante la época de los ochentas y noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por ser artífice del campeonato de los Potros en la temporada 92/93 y por su gran capacidad como enganche creativo, que encontró como cómplices perfectos a los delanteros Luis Miguel Salvador y Daniel Guzman.

¿Cómo fue su carrera? Se inició desde joven en las básicas de Independiente de Avellaneda, donde debutó en Primera División en 1985. En la 88/89 un gol suyo aseguró el campeonato de los rojiblancos y para el siguiente año se fue cedido al Club Deportivo Chaco For Ever, recién ascendido. En la 90/91 jugó 16 encuentros con la U. de Chile y ese mismo año llegó al ahora desaparecido Cobras de Cd. Juárez, con dicho equipo experimentó el descenso en la 91/92 y se fue al Atlante a petición expresa de Ricardo Antonio LaVolpe, en ese club tuvo una genial primer temporada en la que su buen rendimiento contribuyó en gran medida al penúltimo campeonato azulgrana.

De ahí en adelante su figura se fue apagando y las lesiones no ayudaron. Para la 94/95 emigró a Pumas donde sólo se mantuvo por un torneo del que salió cedido a prestamo al Yokohama Marinos de Japón. La aventura en la nación del sol naciente duró poco y en la misma 95/96 fue repatriado para una última temporada en Atlante que terminó en otra lesión que le impidió jugar la 96/97. En 1997 se aventuró a la Veikkausliiga de Finlandia donde disputó 8 encuentros  con el FC Jazz y rechazó una renovación, para dar paso a su retiro profesional.

¿Qué fue de él? A su retiro se enroló como promotor de jugadores, ostentó cargos directivos en Atlante y River Plate y fue visor internacional para Monterrey sin descuidar la promotoría, suyas son lamentables contrataciones como Carlos Casartelli y Wilmer Ortegón. También intentó un regreso al futbol en 2006 cuando jugó en las filas del Carlos Calvo de la Barrancosa del Torneo Argentino C, es decir, la 5ª división.

Algunos Datos: Es el promotor de mayor confianza de Miguel El Piojo Herrera, con quien compartió la gloria del campeonato 92/93.

En Avellaneda su calidad le hizo ser considerado como el sucesor de Ricardo Bochini El Bocha, mítico jugador de Independiente que estaba por retirarse, pero su ego no lo dejó ser figura. Cuenta un jugador contemporáneo que el argentino creía que él no brillaba porque el técnico no lo ponía siempre. El mismo Bocha, en privado, le dijo:

“Pedro, los técnicos no sacan ni ponen jugadores. Sos vos el que se saca o se pone en el equipo con tus condiciones y con tu esfuerzo, con tu actitud. Si en la práctica de mañana hacés dos goles, y en la de pasado otros dos, y en la siguiente sos la figura, el entrenador no puede hacer nada: a la corta o a la larga te tiene que poner. Nadie va en contra de sus propios intereses.”

Dicen que aún después del retiro su mentalidad no cambió.

Eso sí, durante su estancia en las inferiores de Independiente, antes de su debut, sufrió una lesión que lo alejó 3 años de las canchas y aún así continuó con su sueño de ser futbolista.

Participó en aquel grandioso comercial de Danone de los noventas donde un niño entraba a la cancha , con prodigiosa determinación, para tirar el penal definitivo de una final. Aquel comercial fue dirigido por un afamado director francés llamado Jean Pierre-Roux. Si alguien lo tuviera sería la pura onda.

En el FC Jazz disputó la copa UEFA y aunque su habilidad le permitía driblar a los defensas  locales -de un país que prefiere el hockey- sin gran esfuerzo, comentó en entrevista que los -30° y las 6 semanas sin sol del invierno nórdico le desanimaron a continuar la odisea europea.

Ese equipo tiene tal nombre porque la ciudad de Pori, donde se ubica, se recibe cada año un prestigioso festival de Jazz.

En México y en el Atlante le apodaban “El Genio” por su habilidad con la de gajos.

Ya retirado -pero aún buscando equipo- jugó en un equipo amateur de interescuadras aquí en México, el Atlético Español Ex-UIC de la Universidad Intercontinental, acompañado por los ahora técnicos Ruben Omar Romano y Sergio Bueno, entre otros profesionales sin equipo.

Estadísticas. En México jugó 129 partidos y entró de titular en 111, anotó 15 goles y puso 8 asistencias, salió expulsado 2 veces. Clubes: Independiente de Avellaneda 1985 a 1989, C.D. Chaco For Ever 1989 a 1990, U. de Chile 1990, Cobras de CD. Juárez 1990 a 1992, Atlante 1992 a 1994, Pumas UNAM 1994 a 1995, Yokohama Mariners 1995, Atlante 1995 a 1996, FC Jazz 1997 (Carlos Calvo de la Barrancosa 2006).

Video. Como es bien sabido mi videoteca apestaba, por eso he tomado cartas en el asunto y he puesto mi propio canal del tubo, prometo mantenerlo como se deje. Inauguramos con un partido donde Massacessi anotó dos, aunque sin tanta gala de sus habilidades como en otros encuentros. Pongan atención en la pronunciación italiana de Orvañanos que es algo así como Matziachesi.

¿Te acordaste de alguna anécdota, de otro argentino, te parece que mis videos deberían llevar musicalización de laidigaga? ¡Comenta!