Archivos de la categoría ‘Tampico Madero’

Hoy me acordé de un eterno suplente, que sin embargo vivió muchos torneos en Primera División, respondiendo con trabajo respetable en los momentos que se le requería. Nuestro protagonista era mediocampista ofensivo, que es la posición más difícil de cubrir en la banca, pues usualmente los equipos mexicanos no tienen futbolistas demasiado dotados en esa zona y si los tienen, entonces siempre será muy difícil competirles. Este jugador que vivió casi toda su carrera en las listas de transferibles estuvo en la órbita del Espanyol de Barcelona, luego de un torneo en el que no había jugado ni un minuto, a los 29 años, por error de un periodista. Con ustedes: Juan Mariano Varela Garza.

¿Quien era? Un mediocentro mexicano, originario de Tampico, Tamaulipas. Activo durante los noventas y hasta principios de los dosmiles.

¿Porqué se le recuerda? En Tigres y Chivas por estar casi siempre en la banca y no hacerlo mal de cambio. En Barcelona, a lo mejor, por el susto.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su natal Tamaulipas, allá le llegó la oportunidad de debutar con el Tampico cuando Carlos Reynoso llegó a la dirección de la Jaiba, durante la 89/90. Al siguiente año Reynoso cambió de equipo a Tigres y como Mariano Varela era dueño de su propia carta, le consiguió la oportunidad de defender la camiseta de la UANL para la 90/91, con apenas algunos juegos en Primera. Aquella liga jugó apenas un partido y la siguiente, tres mientras alternaba en Tigrillos. En la 92/93 empezó a entrar de cambio constantemente y acumuló 15 partidos aunque sólo comenzó dos y en uno de ellos marcó su primer gol en liga, contra Morelia. Los siguientes dos años mantuvo el mismo ritmo y en la recta final de la 95/96 parecía haberse ganado la titularidad, por lo que llamó la atención de la Promotora de Guadalajara que buscaba opciones jóvenes y económicas para reforzar a las Chivas, de cara al primer torneo corto.

Desde que llegó en el Invierno ’96 jugó poco, fue campeón en Verano ’97 pero sólo estuvo en un partido de la liguilla, sin jugar. Al finalizar ese torneo estuvo disponible en el Draft, pero continuó en el equipo. En el Verano ’98 también formó parte de la lista de transferibles, pero aunque contabilizaba pocos minutos se quedó. El siguiente torneo jugó un poco más y hasta tuvo unos minutos en la liguilla que llegó a la final con Necaxa. Para el Verano ’99, luego de cuatro temporadas, debutó como titular para Chivas. Esa campaña jugó más y era cambio habitual del Tuca Ferreti, aunque al final intentaron venderle una vez más, sin cerrar operación alguna. Así continuó su trayectoria y el Verano ’00 marcó su primer gol oficial, la siguiente jornada otro y luego nunca más, pero para el Invierno ’00 ya era titular, durante la era de Hugo Hernández y Jesús Bracamontes.

Jugó dos temporadas más con continuidad, pero para el Verano ’02 una lesión lo regresó a la banca. En el Apertura ’02 tuvo algunos partidos como titular pero seguía entrando de cambio únicamente en los últimos minutos. Al finalizar ese torneo volvió a aparecer entre los transferibles y aunque se rumoreaba un interés del León, salió de Chivas luego de 6 años para reforzar a Lagartos de Tabasco, donde se reencontró con Javier El Pastor Lozano, entre otros futbolistas con experiencia. Luego de ese torneo en el que anotó algunos goles llegó a Dorados de Culiacán, que recién había comprado la franquicia de Chihuatlán y buscaba gente de experiencia para encarar su primer torneo. El equipo alcanzó el título del Apertura ’03 de Primera A, pero Mariano no vio actividad y finalmente se retiró tras ese torneo.

¿Qué fue de él? Luego de su retiro estuvo en algunos eventos de Chivas USA en la MLS, regresó a Guadalajara para ser Secretario Técnico del Club, luego pasó al Saprissa de Costa Rica como Gerente, donde ganó tres campeonatos, hizo apuestas con los rivales al estilo Omnilife y actualmente está de vuelta en Chivas, fungiendo como Coordinador Deportivo.

Algunos Datos: Su padre, Mariano Varela Delgado, fue jugador profesional, jugó en el Celeste de Tampico en los sesentas y actualmente es Vicepresidente de la Jaiba Brava de Tampico Madero de la Liga Premier de Ascenso de Segunda División.

Su hermano, Roberto Carlos Varela también jugó en la Tercera División, con los extintos Halcones de Pueblo Viejo Veracruz y ha fungido como Auxiliar Técnico en Tampico Madero.

Como les decía, a principios del Verano ’02 estuvo por un día en la órbita del Espanyol de Barcelona, según declaraciones del programa de radio Mundo Deportivo de Barcelona, pues el conductor lo confundió con Gustavo Varela, que jugó la Libertadores con El Nacional de Uruguay.

El jugador lo tomó a broma desde el principio, pues conocía al delantero charrúa que se había enfrentado a Morelia en el campeonato sudamericano y además, el nunca tuvo representante, por lo que parecía imposible aquel contacto.

Aunque alcanzó la respetable cifra de 157 encuentros oficiales de Primera División, sólo completó los noventa minutos en 38 de ellos.

Cuando llegó a Chivas lo hizo acompañado de otros Tigres jóvenes que no habían alcanzado la titularidad en Monterrey: Gustavo El Gusano Nápoles y Martín El Pulpo Zuñiga. En ese entonces la Promotora pagó 300,000 pesos por cada uno y luego se tardó un año, ante las continuas demandas de Tigres, para pagar aquella deuda.

En un amistoso de Clásico Nacional en 1997, contra América en San Diego Varela metió un golazo, bombeando el balón a la salida de Oswaldo Sánchez, que en ese entonces militaba con las Águilas. Aquel partido quedó empatado a uno y se resolvió en penales a favor de Los Cremas.

En otra ocasión de Clásico, pero esta vez oficial, Varela también fue definitivo para el empate a uno contra América, esta vez cuando cometió un claro penal contra Braulio Luna que convirtió Ivan Zamorano en el torneo de Verano ’01.

A la fecha no dejan de confundirlo. El año pasado en Chivas, ya como Coordinador, fue presentado durante una reunión de CONMEBOL como Presidente del Club Guadalajara, según el orador de la velada, que tuvo que corregir al momento. La prensa registró el momento chusco como Vergara por un Día.

Estadísticas. Jugó 157 partidos en Primera División, 83 como titular. Marcó 5 goles en liga más 3 en Primera A, acumuló 25 amarillas y una expulsión. Clubes: 89/90 Tampico, 90/91 a 95/96 Tigres (Tigrillos), Invierno ’96 a Aperura ’02 Chivas, Clausura ’03 Lagartos de Tabasco, Apertura ’03 Dorados de Culiacán.

Video. Con mucha suerte me encontré el gol del clásico, al ángulo. Está empezando el video.

¿Anécdotas, comentarios, dudas o reclamos? Coméntenle.

Este post sale de una idea de David Ricardo, que ni lee el mugre blog, pero bien que opina. (Lo que sea de cada quien, fue buena idea).

La prensa escrita.

Los Cachirules son tal vez, el momento más vergonzoso del futbol mexicano en Copas del Mundo. Tratándose de un país que ha tenido que levantarse de ser el primer equipo en caer derrotado en un mundial, de tardarse 24 años para marcar el primer gol, 28 para hacer el primer punto y 32 para obtener la primer victoria, el escándalo llegó cuando todo parecía haberse superado; se había logrado el sub-campeonato juvenil de Túnez ’77, la Selección Mexicana de Argentina ’78 era la primera en partir con verdaderas esperanzas de victoria y aunque aquello no salió bien y además nos habíamos quedado fuera de España ’82, el desempeño de México ’86, el de Hugo Sánchez en Madrid, así como el de una gran generación de futbolistas, combinados con el gusto de haber sido la primera nación en repetir mundial en casa, parecían augurar un futuro brillante para El Tri.

Pero no fue así. El proceso se retrasó ocho años debido a un problema del que ya todos hemos oído; la FIFA mandó un comunicado advirtiendo a las selecciones juveniles sobre alinear jóvenes mayores a veinte años, en México se armó una selección juvenil con fechas de nacimiento alteradas, luego se regaló a la prensa un anuario oficial que traía las verdaderas, así un periodista -Toño Moreno- se fijó y lo denunció, luego todos empezaron a hacer reportajes y editoriales, finalmente la CONCACAF se dio cuenta y suspendió a la selección sub-20 por dos años. Luego, como acá no se dejaban de vender periódicos por el escándalo, nadie supo bien que hacer y en Zurich decidieron que el castigo lo ampliaban a la selección mayor. México se quedó sin mundial, sin olímpicos y con harto resentimiento.

Si la culpa es de la prensa, de la federación mexicana o la internacional, no viene al caso. El episodio ya se ha analizado varias veces y en junio de cada año que termine en ocho se hará un nuevo reportaje y se entrevistará a los federativos, que nunca dicen gran cosa, a los periodistas, que siempre hablarán de responsabilidad periodística y a los jugadores, que dirán que ellos eran muy chicos y que además, era una práctica de lo más común. Pero hay algo que yo si quiero rescatar; ¿Qué fue de esos 4 que oficialmente fueron cachados como cachirules?

Esta era la alineación titular del Cachirulazo.

Aurelio Rivera Bueno El Coreano: Fue el que tuvo la carrera más larga de los cuatro, incluso merecedora de un post aparte. Había debutado un año antes del escándalo en Tampico, en la 86/87 y ya empezaba a ganarse un lugar en el equipo titular. Tenía ya 23 años cuando jugó las eliminatorias para Arabia Saudita ’89 y era el capitán de la juvenil. Luego del cachirulazo regresó a La Jaiba, en donde continuó jugando por una temporada más. Consiguió luego su traspaso a Cruz Azul donde fue constante en la defensa durante dos años, hasta la 90/91. De ahí pasó a Puebla y en su primer año se consolidó como central, incluso llevando la banda de capitán de vez en cuando, acompañando al equipo hasta la final contra León, que lamentablemente perdería La Franja, en tiempos extras, con autogol del mismo Coreano y gol de Carlos Turrubiates.

En Puebla ganó una final de CONCACAF en la 91/92 y siguió siendo titular hasta la 93/94, cuando lesionó a Missael Espinoza por una fuerte entrada mañosa que le costó casi un año de suspensión. Luego de aquel incidente regresó al equipo y volvió a ser considerado, hasta la 95/96, cuando a mediados de la temporada atropelló a dos maratonistas mientras iba conduciendo en estado de ebriedad, por lo que fue enviado a la cárcel por casi dos años y aunque durante su tiempo en prisión era ridículamente ofrecido en el Draft, después de cumplir sentencia logró reincorporarse al Puebla de cara al Invierno ’97. Allá siguió jugando hasta Verano ’99 y para el próximo torneo reforzó a los Lobos BUAP, en donde se retiró al final del Verano ’01. Desde entonces ha colaborado en el Instituto del Deporte de Puebla, ha sido director técnico de Alacranes de Durango (1raA) y Ángeles de Comsbmra (2nda), auxiliar técnico en Guerreros de Tabasco (3ra) entre otros cargos como estratega, todos ellos enlistados como masajista o utilero, pues no tiene las credenciales correspondientes.

José de la Fuente Guzmán. Tenía 22 años durante las eliminatorias, había debutado en la 86/87 para Rayados de Monterrey, aunque había jugado pocos partidos en la defensa. La 88/89 fue su mejor temporada, disputando 20 encuentros, pero para la 90/91 tan sólo vio acción cuatro minutos, sin embargo en ese tiempo logró disputar cuatro clásicos regiomontanos, en los que Rayados ganó dos, perdió uno y empató otro. En uno de ellos salió expulsado aunque el partido lo ganó Monterrey 3-1. Durante su estadía allá le apodaban el Chorro y su hermano, Mario de la Fuente Guzmán, también tuvo un paso breve por el futbol. Luego de esa última temporada anduvo de regreso en inferiores y finalmente se quedó sin equipo. Actualmente no se le ha visto vinculado al futbol.

José Luis Mata Santacruz. Llegó directamente al Atlas en 1985 de donde saltó rápidamente a los entrenamientos del primer equipo, pasó un año por el Tepic de Segunda División y regresó para debutar en la 87/88 jugando algunos minutos. Tenía también 22 años cuando les descubrieron las actas de nacimiento apócrifas. Al regresar a Guadalajara continuó su ascenso y en la 88/89 logró marcar su primer gol contra el Atlético Potosino. La 89/90 fue su campaña más activa y marcó 5 goles en 30 juegos, aunque no logró consolidarse en la delantera. Siguió jugando con Los Zorros hasta la 92/93 y después pasó por Pachuca en la Segunda División, aunque allá tampoco logró impactar debido a las lesiones, por lo que finalmente optó por retirarse. En esos días se ganó un apodo que aún conserva: El Cachi, por obvias razones.

Luego de su retiro regresó a Atlas, en calidad de visor. Entrenó en varias divisiones inferiores de Los Zorros y completó el curso de entrenador, su experiencia en la dirección técnica lo llevó a dirigir en Querétaro (1raA), Cuervos Negros de Zapotlanejo (2nda) y el Mérida, también de Segunda División, donde ganó el ascenso a Primera A. Luego de aquellos equipos regresó a Atlas, en donde ha dirigido a Académicos, ha sido Auxiliar Técnico e incluso fue Técnico Interino y debutó en el máximo circuito antes de la llegada de Benjamín Galindo. Esta temporada se mantiene entre el plantel de entrenadores.

Gerardo Jiménez Cantú. Era uno de los más talentosos juveniles, tenía pasados los 20 años cuando ocurrió el desastre, incluso había anotado el último gol con el que la Sub-20 se ganó el boleto al Mundial de la especialidad. La carrera del Shaggy empezó también en Rayados de Monterrey, cuando decidió dejar la carrera de medicina para jugar en las inferiores. Ahí debutó en Primera durante la 86/87 aunque sólo disputó un partido contra Atlético Potosino. La siguiente temporada ganó algunos partidos más y luego del escándalo continuó su desarrollo, jugando de cambio, e incluso marcándole un gol al América.

Así continuó en Monterrey hasta la 93/94, que fue su mejor temporada, pues disputó 14 juegos como titular, otros 10 como cambio y respondió con 3 goles. Ese desempeño le ganó un lugar para reforzar al Tampico en la 94/95, aunque allá no dio los resultados que se esperaban y tras ese único año recaló en Pachuca, de Primera A. Con Los Tuzos tampoco encontró suerte y se fue cedido al extinto Atlético Hidalgo, donde también duró una temporada y después paró un año. Intentó volver con los Correcaminos UAT, pero jugando en Victoria se lesionó del pubis y se quedó fuera otro año. Antes de retirarse, en 1998, entrenó con Coyotes de Saltillo, pero optó por dejar el futbol por la paz.

Después del retiro fue invitado a un torneo mundial de reservas y de ahí pasó a las inferiores de Rayados, donde se encargó de la Sub-17 que disputó la Copa Dallas. Luego se fue a Cobras de Ciudad Juárez, también al mando de las reservas y después de la aventura fronteriza regresó a Rayados de Primera A, donde ha sido Auxiliar y Director Técnico. También debutó como interino en el máximo circuito durante el Apertura ’07, pasó por Veracruz en la Liga de Ascenso y actualmente conforma el cuerpo técnico de los Xoloitzcuincles de Tijuana, que bajo la dirección de Joaquín del Olmo defienden este torneo su corona de campeón del Apertura ’10 y su medio boleto a la Primera División.

El Coreano llegó a ser imagen del Puebla.

 

Video. No supe insertarlo, jeje. Les dejo un reportaje payaso y mamón de ESPN, que parece que dirigió el cuate que hacía Misterios Sin Resolver. Lo interesante son los primeros segundos, en los que se ven algunas imágenes del último partido que jugaron antes del castigo y el gol de Gerardo Jiménez.

Hay que hacer click acá para ver la primera parte.

Y acá para ver la segunda.

Regreso finalmente de las vacaciones de fin de año, aunque para ser honesto llegué hace más de una semana pero dejé la cabeza en la mar, con el resto del cuerpo viviendo en piloto automático. Vuelvo pensando que para un blog como éste, que vive de los recuerdos, el año nuevo significa más bien poco, sino la oportunidad de crear nuevas memorias, para usarlas dentro de, digamos, unos cinco años. Aún así les hago extensivo a todos mis lectores el tardío deseo de un ciclo próspero, en lo personal y ojalá, un par de torneos dignos de sus equipos favoritos.

El que inaugura el 2011 se retiró hace catorce años, pero su nombre sigue vigente a pesar del tiempo. Originario de Veracruz, fue jugador de Selección Nacional, versatil, siempre bien ubicado y con decente golpeo en las dos piernas, como se definía él mismo. Sus mejores años los dejó en el equipo que lo debutó, el Futbol Club Tampico-Madero y con ellos grabó en letras de oro su nombre en tres trofeos al mejor goleador de la campaña, que no son poca cosa y que lo incluyen sin duda en el selecto club de grandes goleadores. Con ustedes; Sergio Lira Gallardo.

¿Quién era? Un delantero veracruzano de la provincia de Tamiahua, activo desde los últimos años de los setentas hasta mediados de los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por ser estandarte de la Jaiba Brava de Tampico Madero, que hoy vive en divisiones inferiores. También por sus juegos en el Tricolor y sus títulos de goleador.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las fuerzas básicas del que en ese entonces era únicamente el Club Deportivo Tampico, ahí logró debutar en la 78/79 y lo hizo marcando 4 goles. Al año siguiente se ganó más partidos como titular y respondió con más goles, que ayudaron al equipo a llegar a la liguilla. El siguiente torneo continuó su ascenso anotando más, llamando la atención del Atlante. Con los Potros no jugó tanto como quisiera y se quedó en la banca detrás del mítico Cabinho. En la 82/83 fue llevado al recién ascendido a Primera División, el Club Oaxtepec, con la intención de que recuperara su nivel de juego. Lo logró luego de dos temporadas en Morelos y para la 84/85 regresó a casa con el Tampico Madero, que hacía dos ligas había renacido luego de comprar a los Atletas Campesinos de Querétaro.

Allá comenzó lento su camino a volverse la máxima figura de los Petroleros, jugando un torneo regular pero al siguiente, el llamado PRODE 85, se volvió pieza clave, máximo anotador con 12 dianas y figura del subcampeonato conseguido. Repitió en el siguiente torneo corto (fueron diseñados así por el mundial) de México ’86, también el equipo quedaría a un paso del campeonato. Continuó jugando como pieza fundamental de su club y en la 88/89 consiguió de nuevo el título de goleo, con 29 anotaciones mas otras 3 en liguilla. Al siguiente campeonato bajó su productividad y al finalizar decidió partir a Monterrey, con los Tigres de la UANL. Allá no volvió a ser máximo anotador, pero tuvo dos campañas de buen rendimiento.

En la 92/93 recaló en el que sería su último equipo de Primera División, el Puebla, en donde estuvo un año y fue cedido al Tampico Madero en Primera A por la 93/94, allá consiguió el ascenso pero la 94/95, tuvo que regresar a la franja, sin dejar de marcar goles. Aunque su retiro se venía anunciado para aquella última temporada encontró un poco más de aire en sus pulmones y jugó el Invierno ’96 y el Verano ’97 en la Primera A, con los Jaibos de Tampico (que habían durado un año en Primera), a quienes llevó a la liguilla por el ascenso.  Al finalizar ese último torneo, tras no conseguir la máxima categoría, anunció su retiro.

¿Qué fue de él? Desde sus últimos días en activo preparó su carrera de técnico, ha dirigido en las divisiones menores a Jaguares de Tapachula, Cajeteros de Celaya, Delfines de Coatzacoalco, Guerreros de Tabasco, Ángeles de Comsbmra, Tampico Madero, Zorros de Reynosa y actualmente al Ébano FC, con el que espera disputar el ascenso de la Segunda División este año.

Algunos Datos: Cuando consiguió su primer título de goleo, en el PRODE ’85, se discutía en los medios si valía lo mismo que uno de torneo largo, como para callar bocas consiguió el siguiente, el México ’86, volviéndose también el máximo artillero de la nunca jugada 85/86.

Otro de los récords que mantuvo en esos días fue el de más partidos jugados sin contar liguilla, con 566, que luego rompió Benjamín Galindo en el ’97 y siguió engrosando la cifra hasta llegar a 697 antes del retiro.

Una anécdota que le gusta contar es de cuando jugaba en la Selección Mayor; durante una gira a Australia se subió al avión un 23 de Agosto y aterrizó en Sidney un 25 del mismo mes debido al cambio de horario, por lo que perdió su cumpleaños que era el 24, considerándose desde ese entonces un año más joven.

En el torneo México ’86 compartió su trofeo con otro grande de la historia mexicana: Francisco Javier El Abuelo Cruz.

Cuando jugaba en Puebla la directiva planeaba hacerle un homenaje en el último partido de la jornada contra Tigres en su última campaña. Por un error de dedo, dicen, la prensa publicó el mensaje del club que afirmaba, se trataba de una despedida. El jugador, enfadado, rechazó la ceremonia.

Finalmente después de un año se retiró en el Tampico-Madero, justamente contra Tigres.

Más tarde ese año se le hizo un homenaje/despedida en un juego amistoso de Amigos de Lira contra Necaxa. Anotó dos goles, hubo un apagón planeado y la gente iluminó la cancha con velas, al final del partido salió de cambio y entró su hijo, que entonces tenía apenas 13 años.

Ese mismo hijo, José Sergio Lira o Lirita, ha jugado como delantero en equipos como Jaguares de Tapachula y Acapulco, Altamira, Rayados de Monterrey e incluso apareció como auxiliar técnico de Ángeles de Comsbmra, aunque no ha logrado debutar en Primera División.

En su debut contra Coyotes Neza, en la 78/79, Sergio aún no estaba debidamente registrado ante la FMF, por lo que la Federación les quitó los puntos de la victoria (dos, entonces) y se ganó de por vida el apodo de El Cachirul, que luego alternaría con el de Jaibo Mayor.

Es aún uno de los 20 mejores goleadores de la historia de la liga.

Estadísticas: Jugó 566 partidos en Primera División y logró 190 goles. Clubes:78/79 a 80/81 Tampico FC, 81/82 Atlante, 82/83 y 83/84 Club Oaxtepec, 84/85 a 89/90 Tampico-Madero, 90/91 y 91/92 Tigres UANL, 92/93 Puebla, 93/94 Tampico Madero, 94/95 y 95/96 Puebla Invierno ’96 y Verano ’97 Tampico-Madero.

Video: Acá un video homenaje de Hazaña Futbol. Ahí aparecen algunos de los tantos del extintísimo Clásico Tamaulipeco, contra los Correcaminos.

¿Tienen alguna anécdota?, ¿creen que Ángeles de Comsbmra está mal escrito? (Pues no, es el nombre de una empresa inpronunciable y medio fraudulenta en Puebla.)

Leyenda en Tigres y Chivas, un jugador más o menos bajito, llenito, con mucha habilidad y mejor precisión de pase que sufrió lesiones fuertes durante su larga carrera y siempre tuvo el talento necesario para regresar a las canchas. Seleccionado nacional en algunas ocasiones, el de hoy es recordado con gusto en Guadalajara y especialmente en Monterrey, donde dejó sus mejores pinceladas de futbol. Les presento a quien su apodo acompañó sin falta en una exitosa trayectoria y lo hace aún en la memoria del aficionado: Marco Antonio Ruiz García El Chima.

¿Quién fue? Un mediocentro ofensivo originario de Tampico, activo desde finales de los ochentas a principios de esta década.

¿Porqué se le recuerda? Por su habilidad, por ser encarador, por ser el jugador que proponía el juego creativo en los equipos que militó.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las calles de su natal Tampico jugando en equipos amateur desde niño, ahí lo detectaron y lo llevaron al Tampico Madero cuando tenía 16 años, debutó con la jaiba el siguiente año en la 86/87 contra el Deportivo Neza. En la 88/89 sufrió una fractura de tibia y peroné que casi lo deja fuera de las canchas, sin embrago en Tigres le contrataron para la 91/92 confiados en su recuperación. Después de un paso fugaz a préstamo por Querétaro en la 92/93 regresó con los felinos con los que estuvo hasta el Verano ’98, sin contar un torneo en Pachuca de Primera A. En Tigres colaboró durante un trofeo de copa (95/96), un descenso y un regreso al máximo circuito en el Invierno ’96.

Para el Invierno ’98 fue vendido a Chivas sorpresivamente quien esperaba encontrar en él el medio creativo que tanto le hacía falta. Luego de un buen primer torneo, en los cuartos de final de aquella liguilla contra Pumas, sufrió otra lesión que lo alejó de las canchas por seis meses. Regresó para el Invierno ’99 y se quedó en Guadalajara por tres torneos más, jugando como titular. En esos años recibió llamados a la selección para jugar las eliminatorias mundialistas y la Copa Confederaciones. Regresó a Monterrey con la UANL por última vez y jugó hasta el Apertura ’04, para despedirse de la afición después de un par de ligas en la banca, más o menos obligado por la directiva que hasta le ofreció una despedida, aunque El Chima creía que todavía tenía cuerda para rato y jugó su último torneo en la Primera A con San Luis, ayudando a conseguir el ascenso del Clausura’ 05.

¿Qué fue de él? Después del retiro hizo el curso de director técnico y con la llegada del argentino Miguel Ángel Brindisi a los Jaguares de Chiapas estuvo como auxiliar y encargado de fuerzas básicas durante el Clausura ’09, salió al finalizar ese torneo y actualmente acaba de integrarse al trabajo con las selecciones juveniles del equipo nacional.

Algunos Datos: Su apodo se lo puso un tío, quien decía que su peinado se parecía a la forma de la Dasylirion acrotriche, una cactácea de uso tradicional comúnmente conocida como Chimal en la región del bajío mexicano (¡actualmente en riesgo de extinción! … como los buenos medios ofensivos mexicanos).

Ese tío suyo es Francisco Chale Ruiz, futbolista profesional que jugó en los setentas para Puebla, Victoria y Madero.

Entre los equipos amateur en los que jugó durante su juventud estuvo el Atlanta, donde compartió cancha con Joaquín del Olmo cuando apenas tenían 6 años, el Mainero de la colonia que es originario en Tamapulipas y otro llamado Guadalajara, en donde lo descubrió el director técnico Carlos Reinoso.

Jugó en competencias estatales y nacionales de la selección infantil de beisbol.

Esa fractura de tibia y peroné al principio de su carrera fue resultado de una fuerte entrada del ahora técnico Fernando Quirarte, cuando jugaba con los Tecos de la UAG.

En su natal Tampico la policía aseguró por dos años una de sus residencias, pues el Ejercito Nacional encontró en ella actividades ligadas al narcotráfico de las personas a las que había rentado la casa. Finalmente se aclaró el asunto y la PGR le devolvió la propiedad del inmueble.

Nunca pudo ser campeón de liga y ese fue el único trofeo que anheló toda su carrera.

Estuvo a punto de fichar con Pumas para la temporada de Verano ’02, cuando el Guadalajara ya había cerrado su traspaso, sin embargo el jugador no aceptó el ofrecimiento económico de la UNAM y casi se queda sin jugar seis meses, pero regresó a Monterrey.

Por la falta de credenciales del Brindisi en Jaguares de Chiapas estuvo registrado como técnico al mando, incluso salió al banquillo en un partido contra Cruz Azul por suspensión del sudamericano.

Confesó que de niño su afición la dividía entre el América y el Tampico-Madero.

Estadísticas. En la Primera División disputó 425 partidos marcando 35 goles y poniendo, supuestamente, 20 asistencias. Clubes: 84/85 a 88/89 Tampico Madero, 91/92 Tigres, 92/93 Querétaro, 93/94 a V98 Tigres (1995 Pachuca Primera A), I98 a I00 Chivas, V02 a A04 Tigres, Clausura 05 San Luis.

Video. Uno que recordarán con gusto -a pesar de lo gacho que se ve- en Tigres porque le hizo este golazo al Monterrey, cabe mencionar que también es el favorito del jugador, según ha dicho.

¡Te acordaste algún jugador contemporáneo o con peinado similar? ¿Tienes alguna anécdota? ¡Comenta!

 

 

El de hoy es un delantero que prácticamente se quedó como promesa durante toda su carrrera, pero aún así  vivió momentos de gloria con las Chivas vistiéndose de héroe en los clásicos contra el América. Recordamos pues, a un atacante que como suplente dio buenos partidos y que jugó al lado de varias generaciones de atacantes en Monterrey y Guadalajara: Hector Ramón Del Ángel Rivera.

¿Quién fue? Un jugador mexicano de la década de los noventas y principios de ésta, oriundo del Higo, Veracruz.

¿Por qué se le recuerda? Por ser una de las jóvenes promesas de los noventas, aunque nunca destacó más allá y en Chivas por haber contribuido a victorias valiosas, contra el odiado rival.

¿Cómo fue su carrera? Debutó en el Tampico Madero, de ahí recibió una oportunidad para ir an Monterrey donde estuvo un par temporadas antes de emigrar a Chivas, donde jugaría un total de seis torneos. En 2001 sería su primer experiencia en Primera A con el Nacional Tijuana, regresaría a Chivas para un torneo más y emigraría al Zacatepec, de ahí salió a  las Cobras de Ciudad Juárez y en el 2004 tendría su última oportunidad en la máxima categoría con Rayados, donde sólo disputaría un torneo. Su siguiente equipo fue Estudiantes de Altamira, de nuevo en Primera A y finalmente se retiró en el equipo que lo vio nacer: La Jaiba Brava de Tampico.

¿Qué fue de él? A su retiro se calificó como entrenador y empezó su carrera como auxiliar de Paco Solís en Altamira, después recibió su primera oportunidad como director técnico en los Ojinegros de Ciudad Madero y actualmente entrena al Ébano FC de Tamaulipas, este año se quedó a un paso de la final del ascenso a la segunda división.

Algunos Datos Curiosos: Estuvo en seis clásicos América – Chivas, ganó cuatro y anotó para conseguir la victoria en tres, el más emotivo el último, que dedico a su madre, quien había fallecido días antes.

Esa notable racha contra las águilas le ganó diversos motes entre la prensa: “Del Ángel Exterminador”, “Talismán” o “El Verdugo del América”.

Sin embargo el América le debía cuentas pendientes pues en su primer temporada en primera división el Tampico Madero salió apabullado con un 2-8 de su casa, la Jaiba (que en ese entonces se hacían llamar Gallos Blancos) se había adelantado al minuto 4 con gol de del Ángel y sin embargo se llevó aquella histórica goliza.

Ésta última temporada como director técnico la terminó en semifinales, perdiendo justamente contra su eterno rival el América Manzanillo.

En aquella temporada de 2004 regresó al primer equipo de Monterrey pues Daniel Passarella se impresionó de su forma física, sin embargo no brilló y regresó a hacer buenas temporadas en primera división A.

Llegó a jugar en dos partidos con la selección mayor, aunque sólo juntó 15 minutos.

En el 2002, según wikipedia se probó con los Atlanta Silverbacks de la USL que es la liga de segunda división norte americana.

Estadística. En primera división jugó 114 partidos, 58 como titular y marcó 22 goles. En selección nacional fue convocado dos veces y jugó 15 minutos, sin goles. Equipos: 1994-1995 Tampico Madero,Gallos Blancos, Verano 97 -Invierno 97 Monterrey, Verano 98 – Invierno 00 Chivas, Verano 01 Nacional Tijuana, I01 Chivas, V02 I-03 Zacatepec V03 – Invierno 03 Cobras, Clausura 04 Monterrey, Apertura 04 – Clausura 05 Altamira, Apertura 05 Tampico Madero.

Video. Acá ese último gol de del Angel en clásicos que se llevó Guadalajara 3-0.

¿Te acuerdas de algúna anécdota deeste jugador, te acordaste de otro? ¡Comenta!

El de hoy es un jugador que hizo lo que actualmente pocos logran en nuestra liga: ser campeón de goleo y ser mexicano, al mismo tiempo. Se destacó ademas por su entrega y su garra en la cancha. El club que mejor lo vio jugar fue el León, durante su última etapa en primera división.  Les presento a Everaldo Begines.

¿Quién fue? Un ariete mexicano originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Activo durante los noventas y esta década, que se retiró hace poco.

¿Por qué se le recuerda? Por ser uno de los últimos campeones de goleo mexicano, por tener una larguísima trayectoria y por ocupar un lugar especial en la memoria de la afición leonense.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en Jalisco cuando se mudó con su familia. Allá debutó con Chivas en la temporada 92/93 y marcó su primer gol, estuvo una temporada más en el rebaño y se fue a Santos para la 94/95 y 95/96, en Torreón empezó a hacerse de nombre pero fue transferido a Morelia, con los entonces Canarios jugó los primeros dos torneos cortos intermitentemente, aunque disputó completa la Semifinal del Verano ’97 contra su primer equipo, en la que no pudo marcar a pesar de tener varias oportunidades. Para el Invierno ’97 fue cedido al León, que vivía momentos difíciles entonces.

En el bajío comenzó su ascenso profesional y como titular indiscutible en el Verano ’00 alcanzó el campeonato de goleo. Con los panzas verdes estuvo hasta ese mágico torneo y aceptó una oferta del Cruz Azul, que esperaba en él una garantía de gol. Luego del Verano ’01, sin adaptarse a la capital y con apenas dos goles anotados empezó su peregrinar por Celaya, Gallos Blancos e Irapuato, jugando un año en cada uno. En el Apertura ’04 llegó al recién ascendido Dorados y tras un año dejó su lugar a Abreu y se fue al Club Tijuana de Primera A durante el Apertura ’05. Regresó a Sinaloa para el Clausura ’06 y aportó un gol, que no pudo evitar el descenso al lado de figuras como Pep Guardiola.

Los siguientes dos torneos los jugó en Petroleros de Salamanca llegando a la final con Puebla, en el Apertura ’07 pasó por el Tampico Madero, regresó al Clausura ’08 con los Petroleros y para el Apertura ’08 volvió al equipo que mejor le había tratado, el Club León. Se retiró de ahí en el Clausura ’09 cuando la directiva decidió no renovar a su último campeón de goleo en favor de tres jugadores salvadoreños jóvenes que duraron medio año en la institución.

¿Qué fue de él? Actualmente colabora en el equipo técnico de los Brujos de San Pancho, también conocidos como Atlético San Francisco en la Tercera División profesional.

Algunos datos: Cuando se coronó campeón de goleo compartió el titulo, ese mismo año también lograron 14 anotaciones Sebastián Abreu, con los Tecos, y Agustín Delgado, con el Necaxa.

Sólo dos torneos han compartido ese galardón entre tres jugadores, el último, cuando el Chicharito fue campeón jugando apenas 10 juegos.

Como les decía su apellido es mexicano pero poco común, en una entrevista explica que solo hay dos familias con ese apellido en México, la suya y la de Francisco Bejines (se escribe diferente), boxeador mexicano que muriera en el ring.

Por dicha problemática la prensa pasó años cambiándole Begines por Bejines y Everaldo por Everardo.

Fue campeón en una buena época para los delanteros nacionales, antes de él el galardón había sido de Jesus Olalde, después sería por dos torneos consecutivos de Jared Borguetti, para que le siguieran 11 torneos de dominio extranjero, hasta que Omar Bravo lograra el reconocimiento en 2008.

Jugó en 30 torneos entre Primera División y Primera A desde su debut con el Guadalajara en la 92-93, sólo de dos de ellos salió sin goles, con Cruz Azul en el verano 2001 y con Querétaro, en el clausura 2003.

Cuando saltó a la fama la gente pensaba que era extranjero, por el apellido y el pelo largo, aunque ahora lo lleva a rape.

Ha jugado en 12 equipos distintos, no ha salido campeón con alguno.

Su último salto a primera división lo hizo en Dorados de Culiacán en el 2006, con 35 años mientras jugaba en la filial de Tijuana, llevaba una temporada y  media con 16 goles (10-6) cuando lo llamaron al primer equipo.

Estadísticas Nació en Nuevo Laredo, un 12 de julio de 1971. Debutó con Chivas el 16 de agosto de 1992 (Chivas 0-1 Tecos) Durante su paso en Primera División metió 80 goles, en 351 partidos. Clubes: 92-94 Chivas, 94-96 Santos, 96-97 Morelia, 97-00 León, 00-01 Cruz Azul, 01-02 Celaya, 02-03 Querétaro, 03-04 Irapuato, 04-05 Dorados, 06 Tijuana, 06 Tijuana/Dorados, 06-07 Petroleros de Salamanca, 07 Tampico Madero, 08 Petroleros de Salamanca, 08-09 León.

Acá uno de sus últimos goles:

Si alguien tiene más material, anécdotas o fotos, ¡comenten!.