Archivos para diciembre, 2010

Anécdotas: Dante Daniel Martínez.

Publicado: 24 diciembre 2010 de Damián García en Anécdotas, Futbolistas, Rayados, Tigres

¿Que quién es Dante Daniel Martínez? Un padre de familia, trabajador y hombre de negocios -como muchos de nosotros- oriundo de Monterrey y lector de éste, su humilde blog. A diferencia de la mayoría de los asiduos futboleros que acá compartimos, él estuvo poco más cerca al futbol que aquí gustamos recordar, pues jugó en fuerzas básicas de Monterrey, en tercera división profesional con los Tigrillos UANL, en selección juvenil mexicana y hasta tuvo experiencia en el extranjero. Hoy se anima a contarnos un poco de esas Glorias Pasadas que él vivió, con la experiencia de un profesional, la sinceridad de un lector y la curiosidad de un aficionado.

¿En dónde naciste? En Monterrey, Nuevo León.

¿A qué edad empezaste a jugar futbol? ¿De niño jugabas otros deportes? A los 8 años, en un gran equipo de mi barrio que se llamaba el Inter-Inglés, ahí ganamos muchos campeonatos regionales. El futbol fue el único deporte que llamó mi atención.

¿Cómo llegaste a fuerzas básicas de Monterrey, te habías probado en otro equipo antes? Fue mi primer equipo, llegué por unos amigos que jugaban conmigo, ellos ya estaban en fuerzas básicas de Rayados y me animaron a probarme, el profesor José Ledezma (ex-jugador de Monterrey en los setentas) me dio la oportunidad, antes de eso represente varias veces a Nuevo León en torneos nacionales a nivel escolar

¿Qué posición(es) jugabas? En Rayados jugué de medio izquierdo, soy zurdo natural.

¿Cómo llegaste a la selección juvenil? Tenía apenas un mes de haber sido aceptado en Monterrey, en ese entonces se presentaron Alfonso El Pescado Portugal y Juan de Dios del Castillo a las instalaciones de Válvulas de Calidad de Fuerzas Básicas de Rayados, para dirigir visorías con fines de formar la selección sub-20, en esas pruebas participaron jugadores de equipos regionales como Tigrillos, Vaqueros y Coyotes de Saltillo, entre otros. Me escogieron junto a dos compañeros más.

Participaste entonces en el proceso rumbo al mundial de Portugal ’91, ¿jugaban partidos internacionales? Sí, en México jugamos con equipos de Primera División y otras selecciones como Estados Unidos y Guatemala.

¿Cómo es el ambiente en las selecciones juveniles, ¿había jugadores que ya hubieran debutado en Primera? Creo que sí, por citarte algunos; Héctor Hernández, Gustavo Gaytán, Luis Felipe Peña, Damián Álvarez, Mauricio Gallaga, Manuel Martínez, Pedro Pineda y Filomeno Díaz.

Jugadores como Isaac Terrazas o tú mismo se quedaron en el camino a ese mundial¿te pareció que la lista final fue justa? Como siempre en nuestro futbol existe demasiado favoritismo, a los que llegamos de provincia nos cuesta el triple de trabajo ganarnos un lugar, al igual que pasa en la selección mayor, pues al mundial de Sudáfrica 2010 no fue convocado ningún jugador del campeón Monterrey.

Alfonso Portugal fue técnico de equipos de Primera División y antes de eso campeón con América, ¿esas vivencias  las compartía para ayudarles en el proceso como futbolistas o era simplemente la experiencia que le daban la razón de mando? Sí las compartía, pero pasaba algo curioso, era su auxiliar Juan de Dios del Castillo quien tomó todo el liderazgo del proceso.

 

La Sub-20 rumbo a Portugal '91. Les invito a buscar a gente como El Matador o Pedro Pineda.

De ahí a E.E.U.U, ¿cómo fue el paso? Con Rayados disputé un juego de reservas en el Tec de Monterrey, ahí un promotor me invitó a jugar en Estados Unidos en la ciudad de Austin, Texas , con un equipo semiprofesional que se llamaba Austin Flyers.

¿En que liga jugaban? En la liga nacional de la  United States Youth Soccer Association (liga que se mantiene hasta el momento a nivel nacional), que era una liga de formación, fue año y medio antes que se fundara la MLS, en ese tiempo la liga profesional más fuerte era la MISL (Liga de salón), nosotros jugabamos en la Universidad de Austin.

¿Cuánto tiempo jugaste allá, en que posición quedaron? Jugué dos temporadas, siempre quedamos en las primeras posiciones, ¡pero nos eliminaban en las finales!

En esa época apenas se empezaba a dibujar lo que es la MLS actual, ¿qué tal era la vida para un futbolista extranjero y la recepción con el público? Me tocó alojarme con estadounidenses, me trataron de maravilla, solo sufrí un poco con los alimentos pero a ellos les encantaba la idea de que llegaran jugadores mexicanos. El americano en ese entonces empezaba a apasionarse mucho por el futbol, lo que más me sorprendió fue el talento y la pasión por jugar de las mujeres de allá, que empiezan desde muy niñas a jugar futbol.

En tu experiencia ¿qué tal se comparaba el nivel de ese país con los equipos y la competencia que tuviste en México? En México se juega como lo hace el futbolista latino, una combinación de técnica y buen trato al balón, en Estados Unidos en esa época se acostumbraba el juego de fuerza, rudeza y demasiado contacto físico, muy diferente a lo que vemos en ellos actualmente, ¡han avanzado una enormidad!

¿Conociste a más mexicanos que jugaran en los E.E.U.U.? Sí, pero la mayoría ya radicaban en Estados Unidos, de hecho había jugadores japoneses, italianos, colombianos y africanos.

¿El idioma es una barrera? ¿Aprendiste o sabías inglés mientras estabas allá? No lo fué, siempre me ha gustado el inglés y lo entiendo en un noventa por ciento aunque no lo hablo tanto, pero siempre tuve buena comunicación.

¿Tuviste más ofertas en E.E.U.U? Estando allá conocí a un promotor yugoslavo que me quería llevar a jugar a Los Angeles California, pero mi madre Q.P.D. y como toda mamá del mundo estaba angustiada, por lo que me pidió que regresara a Monterrey.

Luego de aquella experiencia en el extranjero, ¿en que equipo jugaste? Entré directamente a Tigrillos.

¿En fuerzas básicas es común haber jugado en los dos equipos grandes de Monterrey, ¿hay carrilla por eso? (Jeje), sí, cuando llegué a Tigrillos fue para probarme y me quedé, aunque a muchos de los que ya estaban ahí no les gusto, de hecho, apenas en el segundo interescuadras que jugué me lo dejaron saber con una entrada bastante dura, incluso me lastimaron los ligamentos de la pierna derecha.

¿Qué tal eran jugadores como Javier Lozano, Marco Antonio Ruíz o David Oliva en ese entonces? Eran grandes jugadores, El Chima Ruiz ya estaba en el primer equipo, Javier Lozano y David Oliva jugaron conmigo en Tigrillos, se entendían a la perfección en las jugadas. Lozano, a pesar de su físico, jugaba de maravilla, era increíble ver lo que hacía con el balón.

¿Qué tan fuertes son los entrenamientos en un equipo de Tercera División, había jugadores mayores? Nuestro entrenador era el uruguayo Federico Díaz, nos ponía entrenamientos muy duros en de montaña, gimnasio, etc… En ese tiempo se permitían hasta tres jugadores mayores.

¿Tienes alguna anécdota de Tigrillos? Si no mal recuerdo en un partido de final interzonas, en Valle Santiago, Guanajuato, el arbitro del encuentro fue totalmente localista, hizo lo que quizo (o lo que le dijeron que hiciera), expulsó a tres de los nuestros, repartió varias tarjetas amarillas, se burló de nosotros, nos echó encima a la afición con su actitud y sobre todo nos cortó el sueño de disputar el ascenso a Segunda División. Fue un partido muy intenso, creo que ese día pudo haber terminado en tragedia.

¿Cuántas temporadas disputaste en el campeonato de Tercera División? Tres temporadas.

¿Quién fue el jugador rival que más problemas te dio? Varios. En Tigrillos también jugué de central libero, ¡tuve mucho roce con los delanteros!

¿Qué tal se combina el estudio con el futbol en esas instancias, estudiaste mientras jugabas o después? Estudié todo el tiempo durante mi estancia en Tigrillos, nos exigían que cumpliéramos con la escuela, ahí combiné el entrenamiento con la preparatoria y la facultad (Contabilidad y Auditoría) llegó después.

¿Porqué escogiste esa carrera? En la Universidad me ofrecieron una beca deportiva para estudiar y todos mis compañeros de equipo estaban en contaduría, fue por eso.

¿A qué te dedicas actualmente? Con mi familia tenemos un negocio dónde comercializamos productos para snacks.

¿Cuándo decidiste colgar los botines profesionalmente? Cuando perdimos aquella semifinal en Valle Santiago, pues me desanimé mucho. Después estuve cerca de viajar a Guadalajara para hacer pruebas con el Atlas, pero decidí pasar, porque conseguí la oportunidad de laborar en una importante empresa cervecera de Monterrey, gracias a algunos contactos del futbol, y preferí esa opción. Incluso ya laborando ahí recibí una última oportunidad, cuando me ofrecieron un contrato en Tijuana para jugar en la Segunda División, aunque igualmente opté por dar las gracias.

¿Sigues jugando futbol? Actualmente juego en la PROFUSOC*, una buena liga de Monterrey (*Es una liga amateur en Monterrey, de muy alto nivel y varias divisiones, en la que incluso jugaron profesionales como Tomas Boy, Gerónimo Barbadillo o Aarón Gamál).

¿Si pudieras, cambiarías algo de tu experiencia en el futbol? No, nada, fue fantástico, el futbol me dio amigos, relaciones, salud (física y mental), además de que me formó como persona. Mis recuerdos desde niño hasta que dejé de jugar futbol profesional son maravillosos, simplemente el futbol es lo máximo.

¿Conservas amistades de aquellos tiempos? Sí algunos, pero casi con todos había una gran comunión.

¿A qué equipo le vas actualmente? Obviamente a mis Rayados, de Europa me gusta mucho el Barcelona.

¿Tienes hijos, sobrinos o familiares menores que se dediquen a esto?, ¿qué les dices? Mis sobrinos ni a las canicas juegan (jeje), cosa rara, porque tengo tres hermanos mayores que eran muy buenos para el futbol, por otro lado a mi hijo Diego Ivan apenas lo estamos enseñando, apenas tiene 6 años y espero que le guste tanto como a mí.

Por último y para cambiarle, ¿Tienes algún grupo(s) de música favorito(s) o alguna canción que quieras compartirle a nuestros lectores? Me gusta mucho la música en inglés, especialmente el  rock clásico de los ochentas, escuchen Just The Way You Are, de Billy Joel.

Pues así, siguiendo la recomendación, los dejo con algo del romántico y clásico Billy Joel de finales de los setentas. Espero que esta entrada haya despertado la curiosidad de quien, como yo, lo más cerca que estuvo de la Primera División fue disque-jugando en unas de esas pruebas que cobraban por entrar a cualquiera y luego no te dejaban jugar si llegabas sin espinilleras en regla (¡ah!, esa juventud impresionable).

¡Comenten o canten!

Anuncios

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de David Oteo?

Publicado: 23 diciembre 2010 de Damián García en Atlante, Futbolistas, Pumas, Tigres, Toluca
Etiquetas:, ,

Nuestro protagonista sale a colación porque ayer, la rama de la Primera División A decidió sacar de la competencia a Guerreros de Hermosillo, por lacras e informales. Quien haya leído este blog de vez en cuando, habrá notado que no es una situación poco común en nuestro organigrama futbolero y cuando pasa es porque ya se llegó a un extremo, que rebasa nuestros flácidos estándares. Digamos que por alguna extraña razón del destino los dueños de los clubes de las divisiones con derecho a ascenso tienden a ser poco respetuosos con la profesión del jugador, la afición y el Fair Play, que no pasa de ser una bandera tan precindible al inicio de cada partido como las botargas de Banamex. Así pues, hoy recordamos a un defensa central, un jugador que fue considerado el futuro de la Selección Nacional, que se hizo de nombre en la Primera División a base de trabajo y que luego lo fue perdiendo mientras iba peleándose con distintas directivas. Uno que ha sufrido el lado negro de la Federación Mexicana de Futbol, por razones que bien pudieran ser imputables a cualquiera de los involucrados. Con ustedes: David Alejandro Oteo Rojas.

¿Quien fue? Un defensa chilango, originario de Tepito, activo desde principos de los noventas hasta el torneo que acaba de terminar, con futuro incierto.

¿Porqué se le recuerda? Porque cuando quizo, demostró buena calidad en la zaga y cuando no, su carácter le obligaba a enfadarse con su directiva en turno.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando cascaritas en El Barrio Bravo de Tepito, donde incluso integró la selección amateur de la afamada colonia del centro de la Ciudad de México. Jugando en aquel equipo enfrentó un amistoso contra las reservas centrales de Pumas y con su desempeño se ganó un lugar en las mismas, a los 17 años. Tras dos años registrado en la Tercera División con los Pumas debutó en la 92/93 y rápidamente se ganó un puesto y muchos minutos. Con ese desempeño integró la selección de Atlanta ’96 como juvenil y jugó un partido en dicha competencia. Tras ese llamado, el Verano de 97 le golpeó con una fuerte lesión que le obligó a perder la temporada completa. Al final de aquel torneo, ya recuperado, Oteo buscó salir de Pumas y la directiva lo convenció de quedarse hasta el Verano ’99, para poder venderlo más caro, el jugador aceptó pero empezó a ser relegado del plantel y llegó a entrenar con la filial de Segunda División.

Finalmente sale como le fue prometido con dirección a Tigres, donde juega también como titular y participa en los tres descalabros del equipo entre el Verano ’01 y el Apertura ’03, es decir, las dos finales perdidas ante Pachuca y una especialmente dolorosa eliminación contra Monterrey en semifinales. También regresó a la selección y entre 2001 y 2004 disputó varios encuentros, entre ellos la clasificación al mundial y Copa América. Al finalizar el Clausura ’04 (en el que no era del agrado del técnico) fue negociado contra su voluntad a Toluca, pues no entraba en planes, aunque él no se arregló con la directiva y casi se queda sin jugar un torneo. Finalmente sí llegó con Los Diablos Rojos pero tampoco jugó gran cosa. Al finalizar ese único torneo regresó a entrenar con Tigres, pero la directiva no lo quizo y lo negoció con Atlante, en donde jugó un torneo y se perdió el Apertura ’05 por no ser registrado a tiempo, pues tenía problemas con UANL, que era dueño de su carta.

Para el 2006 volvió a prueba con Atlante y regresó al equipo, aunque realmente alternaba con el Potros Neza y Pegaso Real de Colima -filiales de Primera A- hasta el clausura ’07, en el que una vez más, no llegó a arreglos con la directiva y se tuvo que quedar sin jugar una vez más. Así ya casi en el retiro, tras un año de inactividad, en el Apertura ’08 Veracruz le dio una nueva oportunidad, que sólo duró medio año, para luego despedirlo antes de que terminara su contrato y dejarlo sin actividad.Esos doce meses los aprovechó en la PASL (Liga de futbol salón de E.E.U.U.) jugando en La Raza de Monterrey, donde ganó un título, luego de aquello  reapareció en México a préstamo con los Guerreros de Hermosillo para el Bicentenario ’10.

¿Qué fue de él? También jugó el recién extinto Apertura ’10 con Guerreros, apareció en 8 partidos que serán lo últimos, pues hoy la Federación dio por hecho la desaparición del equipo por que la directiva mantenía sueldos y adeudos caídos. Aunque no se ha especificado el destino de los jugadores, que seguramente irán a Draft, se antoja cercano el retiro final de Oteo.

Algunos Datos: Su peor momento futbolístico seguramente lo vivió en Toluca, cuando en su primer partido como titular metió un autogol contra su equipo formador, Pumas. La afición no lo olvidó y lo llenó de abucheos, sólo saldría en el once una vez más.

Alguna vez tuvo una discusión con Cuauhtémoc Blanco en la cancha, al finalizar ese partido el histórico jorobado hizo una de sus clásicas declaraciones, sobre David:

¿Oteo? Es un naquito que les cargaba las maletas a Suárez y a Campos”, (en referencia a alguna concentración de la Selección Nacional).

Coincidieron varias veces en partidos, el último en Veracruz, un amistoso contra el Chicago Fire, ya no se dio porque Oteo fue separado del plantel por una repentina lesión.

En otra ocasión estuvo cerca de jugar con Pioneros de Ciudad Obregón, también en Primera A, pero su carta no salió a préstamo.

En su paso por la selección anotó dos goles, uno de ellos en una victoria de 8:0 contra República Dominicana en Aguascalientes.

En Tigres llegó como central, pero a pronto fue cambiado a lateral, donde también dio buenos resultados. Cabe mencionar que cuando estaba en la zaga central se distingía por el juego sucio, pues fue expulsado varias veces por codazos sin disputa de balón o violencia inecesaria.

En su temporada de debut cobraba menos que el resto de sus compañeros, aunque jugó más de veinte partidos, pues seguía registrado como jugador de Tercera División.

Su tío, José Luis Medel, era boxeador y ganó Los Guantes de Oro.

También estuvo cerca de ir a Francia ’98, pero Lapuente lo cortó de la lista días antes del mundial.

Aquella vez que se lesionó en Pumas lo hizo en un entrenamiento, él sólo, cuando la rodilla se le volteó por el mal estado de la cancha que días antes había sufrido el maltrato de un Pumas vs IPN de futbol americano.

Es parte de una asociación caritativa entre futbolistas profesionales, llamada Garra Puma.

Estadísticas. Jugó 390 partidos en Primera División, salió titular en 373, acumuló 58 amarillas, 11 rojas y siete goles, más otro en Primera A. Clubes: 92/93 a Verano ’99 Pumas, Invierno ’99 a Clausura ’04 Tigres, Apertura ’04 Toluca, Clausura ’05 Atlante, Clausura ’06 a Clausura ’07 Atlante, Apertura ’08 Veracruz, 2009 La Raza Monterrey (futbol salón), Bicentenario ’10 y Apertura ’10 Guerreros de Hermosillo.

Video. Acá un gran gol de Oteo contra Chivas, con mucha técnica que a saber de dónde sacó.

¿Tienen alguna recomendación, anécdota o también son enemigos de Cuauhtémoc? ¡Comenten!

Vintage: ¡A segunda!

El post de hoy sale a pedido expreso de nuestro buen lector Destructor Auriazul, que ya me corregirá si omito o confundo alguna cosa. En San Luis Potosí hay futbol profesional desde los cincuentas y ha sido una cosa tan complicada, entre un ir y venir de equipos, que incluso el actual San Luis F.C. ha decidido que ellos son la versión actual de todos, al mismo tiempo. Sin embargo, para ser una población más o menos joven en el futbol, la ciudad ha albergado una final y hasta dos clubes del máximo circuito, en la misma temporada, jugádose un par de derbies, como les dicen en el Reino Unido o España.

La cosa empezó en 1957, en el Estadio 20 de Noviembre, tras un permiso que pidió la UNAM para ausentarse de la competencia de Segunda División por reajuste administrativo (los Pumas habían sido creados apenas tres años antes, junto a un equipo del Instituto Politécnico Nacional que desapareció muy rápido), así el debut oficial de la Trinca Tunera de San Luis sería en la 57/58 en la Segunda y duraría un suspiro, hasta la 59/60, pues para el año siguiente la franquicia sería vendida a Tampico.

En 1967 un equipo bautizado como Club San Luis F.C. y conocido por el mote de Auriazles ingresó a Tercera División y para 1971, como campeones de Segunda División, ganaron el ascenso al máximo circuito por primera vez para un club en el estado de la Huasteca Potosina. Esa aventura también les duró poco, pues luego de ganar su primer juego (un 4-0 contra Atlante) y conseguir una racha de 10 partidos ganados, acabaron como 12avo y 14avo calificado en sus primeros años. Aún así tras cambiarse el mote a Santos, en la 73/74 ya no pudieron evitar quedar últimos y jugarse un partido de promoción contra La Ola Verde del C.F. Laguna, que perdieron por 2-0 en el global.

Aún así el estado no se quedó sin representante y para la 74/75 debutó el Atlético Potosino, que había sido creado apenas en la 72/73 de la Tercera División bajo el nombre de Pumas de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, que rápido había ascendido a la Segunda y desde ahí había sido invitado a aumentar el número de participantes de la Primera a 20, siendo acompañados por la Unión de Curtidores. Con el ascenso administrativo vino el cambio de mote y de Pumas (porque ya había otros) pasaron a ser Cachorros.

Los ochentas.

A ese equipo le fue mejor que sus predecesores, aunque el primer año, aún con figuras como Tomas Boy, quedaron en el lugar 17 de la tabla y para la 75/76 fueron el peor clasificado, teniendo que jugarse un partido de permanencia contra Atlante. Mientras tanto Santos de San Luís se había reforzado con jugadores como Jaime Pajarito y el técnico El Tanque Miloc para devolverles la categoría, que consiguieron tras el campeonato de Segunda en la 75/76. Así la ciudad estaba a punto de intercambiar equipos de nuevo, pero unos días después del triunfo de Segunda División los Auriazules ganaron con global de 3-1 al Atlante y mantuvieron la categoría.

La 76/77 fue la única temporada del Derby Potosino y se jugaron dos partidos en el Estadio Plan de San Luis (casa de ambos). El primero quedó 0-0 y el segundo lo ganó el San Luis 2-0, con goles de Herminio Céspedes y Juan Ramón Ocampo. Al final de esa liga el único que clasificó a la liguilla (por vez primera) fue el Atlético y dicho clásico se volvería a repetir nunca, pues antes de que la gente del Potosí decidiera si era santista o cachorrista, la primer franquicia fue vendida a mejor puerto, el Tampico, para ser exactos. Varios jugadores como el goleador Ricardo Mendoza, el mismo Ocampo o Pedro Medina tuvieron el honor de defender ambas casacas en la liga máxima.

Los Cachorros se mantuvieron algún tiempo más en Primera y en la 81/82, con gente como Raúl Arias, Osvaldo Pata Bendita Castro, Nelson Sanhueza y Nery Castillo (padre) el Atlético tuvo una de sus ligas más promisorias, con Alberto Guerra -campeón con Chivas en 86/87 y aún más importante, papá de la guapísima Ely Guerra– en la dirección técnica, aunque la liguilla se quedó lejos y al siguiente torneo muchos abandonaron la institución. El año entrante regresó a la fase final, sin embargo salieron por un estrepitoso global de 6-0 contra América, que finalmente fue campeón contra Cruz Azul, luego de una semifinal de Clásico Nacional.

Así el equipo empezó a viajar por un triste vaivén de administradores, dueños y jugadores que dejaron a la institución al borde del descenso por dos temporadas y que luego tuvieron la suerte de evitarlo cuando se abolió el mismo entre el ’85 y el ’86, por cuestiones mundialistas. Para la 87/88 el club tuvo un repunte y se quedó a pocos puntos de la liguilla, aunque casi los desciende la UAT, que ya al borde del descenso ofreció primas al Atlante, para ganarle al Puebla y cambiar su destino, lo cual no logró.

Los noventas y un arreglo floral.

Pero el cambio no fue permanente, para la 88/89 hubo problemas económicos, adeudos y hasta un castigo al Estadio Plan de San Luis durante ocho fechas que se tuvieron que disputar en el Municipal de Celaya. Al final fueron el último lugar de la tabla y esta vez no hubo partido de promoción ni equipo que subiera de Segunda. Un par de años luego de aquello, en la 90/91 el equipo fue vendido a, una vez más, el Tampico. He aquí una repetición de hechos tan consistente que el autor del blog sólo se explica inventándose que la gente Tampico y San Luis entiende la frontera nacional que les divide como un invento de la modernidad republicana y se consideran del mismo estado.

Durante el resto de los noventas reapareció el Santos en Tercera, se brincó a Segunda B cuando se inventó ésta, se cambió el nombre a Real San Luis, se fusionó con otro que se llamaba Atlético San Luis, pasó a Segunda, vivió el cambio de nombre de esa división a Primera A y estrenó estadio (que dejó atrás los nombres revolucionarios para decantarse por el de Alfonso Lastras).

En el Invierno ’01 llegó Televisa a escena, que recién había perdido a Halcones en el abismo de la Segunda y necesitaba filial. Así, con jugadores de experiencia en Águilas y Necaxa como Edwin Santibáñez o Marcelo de Faria y el siempre subestimado Cabezón Luna en la dirección técnica, la escuadra tunera regresó al máximo circuito, cambiando de nombre una vez más por el de Club San Luis. En el Apertura ’02 se reestrenaron contra Querétaro, una ciudad que también ha cambiado de equipos y categoría varias veces, por lo que ese San Luis-Gallos era, aunque usted no lo crea, un importante clásico regional que no se veía desde los ochentas.

En 2005 la franquicia descendió una vez más, pero la agonía duro lo mínimo y tras un año en Primera A regresaron a la élite, jugaron su primera y deseada final en Clausura ’06 -una de las más aburridas que se han visto- contra Pachuca,a compañados de Arias en el banquillo. A la fecha se mantienen, jugando bien, disputando Copa Libertadores y reviviendo jugadores que América ya daba por muertos, pero que usualmente encuentran la calma y el futbol a las faldas de la mística Huasteca. Ahora prefieren llamarse Gladiadores y por si las cosas se llegaran a complicarse, en la Tercera División juega un equipo llamado Cachorros del Atlético Potosino, por si se ocupa relevo.

Acá un partido en el viejo Estadio Plan de San Luis, contra Irapuato, otro clásico de la región huasteca-bajío que se festejaba con cohetes y un estadio lleno.

¡Comenten! (Próximo equipo: Atletas Campesinos)

Nuestro buen lector Cempazúchitl nos pidió que recordáramos a un jugador que salió a relucir hace poco en este blog, un futbolista que salta a la memoria del aficionado tan pronto se habla de jugadores violentos y broncudos, que además, es efigie del americanista ideal. Un jugador aguerrido que profesó su amor por el equipo de Coapa en todas las canchas que pisó y quien defendió su pasión como mejor lo sabía hacer; con futbol, golpes, patadas, escupitajos, barridas, duros marcajes y hasta goles. Seleccionado nacional y mundialista durante la época de Lapuente, el de hoy es uno de los jugadores más malencarados que se han visto por estos rumbos: Isaac Terrazas García.

¿Quién era? Un defensor nacido en el Edo. de México, que estuvo activo durante toda la década de los noventas y hasta mediados de ésta que ya se extingue.

¿Porqué se le recuerda? Por su incorruptible amor al América, por su fiereza, como le describió Germán Dehesa, por su pinta de pocos amigos y por su natural rudeza en el juego.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando en el barrio de Naucalpan de donde es originario, logró entrar a las inferiores de América a los 13 años y desde entonces jugó en las reservas  y divisiones inferiores (como el América Zitácuaro) hasta 1990, cuando debutó en la extinta Copa México a los 17 años. Su debut en liga se daría en la siguiente temporada, la 91/92 donde jugaría algunos partidos como suplente. Tras tres años en la banca el club lo cedió a préstamo a los Halcones de Aguascalientes en la Primera A, allá jugó la 94/95 y logró aportar lo suficiente para salvar del descenso a los hidrocálidos. Luego de aquella experiencia regresó al nido con mejores cartas y para el Invierno ’96 logró ganarse la titularidad, la cual mantuvo en condición de indiscutible hasta el Invierno ’99.

Durante ese periodo estuvo en dos semifinales con las Águilas en la liga y una más de Copa Libertadores, vistió el gafete de capitán y también viajó con la selección al mundial de Francia ’98, donde no jugó, a la Copa América Paraguay ’99, donde marcó un tanto a Brasil y otro a Perú (e incluso alineó como delantero) y a la Copa Confederaciones ’99, en la que salió campeón con México.

Para el Verano ’00 con la llegada de Pérez Teuffer a la presidencia del América se le consideró menos, pues al parecer mostró preferencia por el recién destituido Raúl Quintana, al siguiente año salió de la institución junto a otros americanistas como Raúl Gutierrez y se fue al Irapuato, donde también sería titular durante los tres torneos que duró la franquicia, pues para el Verano ’02 el equipo se fue vendido con jugadores, directiva (encabezada por el mismo Quintana) y cuerpo técnico a Veracruz. En el puerto alcanzó las semifinales del Clausura ’03 y tras un par de torneos regulares, antes de comenzar el Apertura ’05, los Tiburones Rojos decidieron negar su relación laboral con él, marginandolo del equipo y los entrenamientos, por lo que decidió retirase, siendo el Clausura ’05 su último torneo jugado.

¿Qué fue de él? Se quedo a residir en el puerto y contrario a lo que se podría pensar, su relación con Veracruz no sufrió daños, por lo que eventualmente fue presentado como Director Deportivo en el mismo club, cargo que mantuvo hasta este año cuando decidió embarcarse a la aventura de dirigir al Ficumdep, un equipo de Segunda División de Veracruz que ha alternado sede en Xalapa y Cempoala. Además sigue siendo asesor de los Escualos y también se le ha visto jugando en equipos de veteranos como el Deportivo Marín o colaborando en empresas amateurs del mismo estado, como el Circuito Veracruzano de Futbol.

Algunos Datos: Como les decía su número de expulsiones es bárbaro y ostenta récord de liga con 12, empatado con Darío Franco y Pablo Lavallén, claro, sin contar las que se ganó en partidos de libertadores, pre-libertadores y hasta amistosos.

Entre esas expulsiones encontramos razones que le ganaron la roja (o que debieron haberlo hecho) como; arrancarle el balón a un árbitro durante un Pumas-América, taclear a un jugador que encaraba a Blanco en un Atlas-América, insultar al silbante en otro partido entre los mismos equipos, golpear a un jugador por la espalda en un América-León, festejar un tanto de forma grosera en un Tigres-América, lanzar un escupitajo a un jugador en otro América-Pumas, ganarse dos amarillas en 18 minutos en un Tecos-América, hacer señas obscenas al público contrario en varias ocasiones, jalar del la melena un jugador en un Irapuato-América (defendiendo a los freseros) o armar la campal luego de agredir, junto a Cuauhtémoc, a un fotógrafo.

De ese escupitajo en el partido contra Pumas recuerdo que durante la transmisión el lamentable comentarista Perro Bermúdez se atrevió a defender al jugador, incluso ante la sorpresa de sus compañeros de micrófono, en uno de sus clásicos desplantes como narrador.

Como es de suponer el jugador tuvo pique con medio mundo; Fabián Prátola, Victor Santibañez, Sergio Zárate e Iván Zamorano, entre muchos. Pero sobre todo contra el gran enemigo, las Chivas de Guadalajara, a quienes les tenía especial odio deportivo, tildaba de Jalisquillos, les anotó en un par de clásicos  y nunca les intercambió una playera o regresó el saludo.

De hecho, antes de ser puesto transferible de América, la extinta promotora sinvergüenza de Chivas le ofreció un contrato, al que respondió tajantemente que no. Luego en entrevista diría que para él (hablando sobre las playeras) la del América es de seda y la de ellos, de poliester. Con esa ideología, aunque en menor medida, también se rehusó a jugar para Necaxa.

Cuando estuvo en Veracruz vivió uno de sus peores momentos como futbolista, además se involucró en un accidente automovilístico en el que fue detenido por la policía tras provocar la muerte de un menor de edad y graves heridas a otro, cuando chocó su BMW contra una bicicleta que se le cruzó en la carretera.

Siempre se consideró un jugador de raices humildes, de barrio, orgulloso porque entró al América tras burlar a la seguridad del plantel y pedir una prueba a los entrenadores. Esa experiencia y origen le ganó motes como El Cuate Barrio o El Bravo de Naucalpan, además de ser emblema de la afición a la fecha.

Su descubrimiento como jugador se lo debe a Miguel Ángel Cocas González, quien le dio la oportunidad en América. Este famoso visor también es responsable por reclutar a su entrañable amigo, Cuauhtémoc Blanco, entre otros jugadores.

Sobre El Ídolo de Tepito, comenta que son grandes amigos desde los 15 años, entraron a las reservas del primer equipo juntos e incluso se pelearon a golpes en los vestidores a los 17 años, aunque después (comenta) nos dimos la mano y lloramos.

Su primogénito, Aarón Terrazas Morales, en lo que parece una excepción al viejo dicho de tal árbol tal astilla, se dedica a un deporte de lo más tranquilo, el golf, donde ha cosechado ya grandes éxitos como la medalla de oro en la Olimpiada Nacional o el hecho de disputar mundiales de la especialidad en los E.E.U.U. Aunque, quien sabe, puede que el chico sea el John McEnroe del green, onda Adam Sandler en Happy Gilmore.

Estadísticas. El la liga marcó 29 goles en 252 partidos de los cuales completó 181, acumuló 95 amarillas y 12 rojas y puso 5 asistencias registradas de gol. Clubes. 90/91 a 93/94 América, 94/95 Halcones de Aguascalientes, 95/96 a Verano ’00 América, Invierno ’00 a Invierno ’01 Irapuato, Verano ’02 a Clausura ’05 Veracruz.

Video. Pues acá un clásico de la liguilla del Invierno ’97, América ganó 4-1 el global, el partido de vuelta se aprecia desde el minuto 4:09′ y el único gol es de Terrazas, esa parte del video está editada con las patas, pero algo se ve.

¿Recuerdas algún otro momento de Terrazas? ¿Tienes alguna opinión acerca del golf profesional en México? ¡Comenta!

Previo al torneo de  Invierno ’99, los Toros de Neza soltaron una verdadera bomba de las contrataciones. El 9 de julio de ese año a bombo y platillo, la directiva roja anunció que vendría a jugar en México el campeón mundial de USA ’94, uno de los cinco mayores romperedes de la selección de Brasil, Pichichi de España en la época del Súperdepor (1993), campeón de Supercopa de España (1995), campeón de Copa América (1989), máximo goleador de la serie A brasileña (1992), doble medallista olímpico, campeón del mundo juvenil y hasta campeón de Copa Confederaciones (1997). Se trataba del mítico José Ricardo Gama de Oliveria, mejor conocido como Bebeto, quien a punto de terminar su carrera en Botafogo de Brasil fue convencido, tras dos meses de negociaciones, de mejor hacerlo en la liga mexicana vistiendo la playera del equipo sensación, que recientemente había perdio a su máximo ídolo, El Turco Mohamed.

El contrato se había cerrado por dos años y cuatro millones de dólares, pero el debut empezó con el píe izquierdo, Bebeto llegó 10 días tarde al entrenamiento, apenas tres noches antes de comenzar la liga y se perdió el pletórico debut que tenía preparado el calendario contra América. Lo haría un fin de semana después, contra Necaxa y su basta experiencia no lograría evitar que el equipo cayera por tres goles a uno, acercándolos al temido descenso. La directiva, que tenía igual o más miedo, decidió recortar salarios, imponer castigos y pelearse con todo mundo, por lo que el ambiente del equipo estaba más o menos del carajo y Bebeto, que venía de mejores cosas, se quejó y les recordó que habían faltado a la promesa de traer a otros dos ex-seleccionados cariocas y que así, no se podía.

El histórico delantero jugó el siguiente partido, una goleada que les propinó el Atlas de cinco goles a cero y luego de ese encuentro se lastimó la cadera, debido a una lesión congénita que tras años de bagaje internacional nadie había notado (¿?). Se perdió cuatro partidos, se asustó con un temblor que no tuvo pérdidas humanas ni daños considerables, sufrió un intento de asalto en la avenida Zaragoza (del que se salvó porque Germán Arangio llegó a protegerlo con un gas de defensa personal) y estaba totalmente consternado por su vida y la de los suyos.

En ese periodo de máxima tensión la directiva terminó por prometerle cumplir su contrato peso por peso y entonces la lesión de la cadera desapareció, aceptó los peligros de la ciudad y reapareció en la cancha con un gol, que nada más sirvió para mejorar la estrepitosa derrota de seis a uno contra Toluca, aunque el resto del equipo mantenía problemas económicos con los dueños. Antes del juego contra Pachuca intervino la federación, pues Bebeto había solicitado con caracter de urgente la intervención de FIFA y CONCACAF, así que de un día a otro los malentendidos se resolvieron. Bebeto jugó su mejor partido y puso el pase de gol para que Neza venciera uno por cero.

Al siguiente encuentro otro pase de gol y una anotación del astro brasileño volvieron a ser inútiles en un partido que Tecos ganó tres a dos. Luego de aquel juego volvió a reclamar sueldos caídos por un mes y se negó a viajar para el siguiente partido, aunque finalmente sí apareció contra Santos, pero tras disputar los noventa minutos sin eventualidad alguna se lesionó del tobillo y durante la semana fue separado del plantel. Esa sería la última vez que Bebeto vistiera la playera escarlata. Regresó al equipo tres partidos después, cuando la federación obligó a Toros Neza a pagarle su sueldo integro hasta diciembre (900,000 dólares) pero no volvió a jugar. A los demás les pagaron lo que pudieron. Bebeto se fue del país al finalizar el año con 8 partidos jugados, 5 derrotas, 2 empates, 1 victoria y 2 goles, argumentó que hubiera deseado hacer más pero la directiva y sus lacradas lo impidieron.

Toros Neza descendió el Verano ’00 y desapareció en las categorías inferiores. Bebeto jugaría después en Japón otros ocho partidos en dos años y marcaría un gol, luego en Arabia Saudita participó en cinco, igual, con un gol. Directivas, supongo. Hoy en día Ricardo Gama tiene una fundación caritativa, representa jugadores y hasta fue técnico del América do Río de Janeiro, aunque a principios de año fue removido del cargo. Si le preguntas de Toros Neza en la actualidad, mantiene lo que ha dicho siempre No llegué para jugar solo, tenía a mis compañeros y los necesitaba y no les pagaban, hacía meses que no recibían el dinero. De México prefiere recordar que aquí fue campeón del mundo en el Estadio Azteca, contra Argentina, en el torneo Sub-20 de México ’83.

Por si se quedaron con ganas de ver acción les de jo un video; donde se hizo grande, contra Holanda en E.E.U.U. con un golazo y esa celebración famosa que en México nunca vimos.

Atlas ha sufrido mucho para acercarse al titulo, ha jugado apenas una final luego del campeonato conseguido hace ya casi sesenta años y por lo tanto su afición recuerda con cariño a la plantilla que alcanzó el último partido del Verano ’99, que lo hiciera como líder general y desplegando muy buen futbol. Aquel equipo era una balanceada mezcla de jugadores mexicanos despuntando como grandes estrellas, un técnico al que todavía no se le botaba la canica (por completo) y algunos futbolistas extranjeros que aportaron la experiencia necesaria para conseguir el subcampeonato. Entre ellos el de hoy; un defensor férreo, gran consumidor de tarjetas amarillas, alto, que marcaba goles de vez en vez y que sobretodo era un rojinegro por convicción: Pablo Hernán Lavallén Castagneris.

¿Quién fue? Un defensa central nacido en Buenos Aires, que estuvo activo durante los noventas y hasta hace algunos años.

¿Porqué se le recuerda? Por su rápida adaptación al club, por su cariño a la camiseta y por ser parte de aquella generación dorada.

¿Cómo fue su carrera? La inició jugando torneos de barrios en su ciudad natal, así logró brillar en el Torneo Juvenil Latinoamericano de Futbol, entró a las inferiores Club Atlético River Plate, vistió la camiseta de Argentina en el mundial sub-17 de Escocia ’89 y finalmente debutó en la 90/91 con el mismo River. Para los millonarios jugó hasta 1996 y su juego ayudó conseguir tres títulos de liga y la copa Libertadores ’96, jugando a la par de grandes figuras como Hernán Crespo y Ariel Ortega. Para el Invierno ’96 se intercambió su carta por la de Eduardo Berizzo y llegó a Atlas.

En su primer torneo se afianzó como titular y casi no se perdió ningún partido, al siguiente año y con la llegada de LaVolpe, se mantuvo en la defensa central acompañando a Rafa Márquez. Para el Verano ’99 -ya como un líder del equipo- jugó la final por el título, aquella que Atlas perdió en penales contra Toluca. El siguiente torneo lo comenzó igual, pero a la mitad del mismo, en un partido contra Monterrey, sufrió una fuerte lesión que lo alejó por un año de las canchas. El Verano ’00 ni siquiera estuvo registrado y regreso hasta el 2001. Luego de su fractura volvió a las canchas por tres torneos y tras regresar de las vacaciones de Invierno ’01 se encontró despedido y sin equipo, por lo que tuvo que fichar con Veracruz para el Verano ’02.

Ahí empezó un desatinado nomadismo final. Luego de ese torneo en el puerto jarocho se fue a Argentina para enrolarse con Huracán, regresó a México para jugar tres torneos con San Luis y luego del Clausura ’04 jugó una temporada en Huracán de Tres Arroyos, también en la primera argentina. Para el Apertura’05 volvió una vez más a nuestro país, ahora con los Coyotes de Sonora en la Primera A. Luego de jugar allá por dos torneos, al finalizar el Clausura ’06 y estar algún tiempo sin equipo se incorporó al Platense de Primera B argentina, en donde colgó los botines por falta de garantías al finalizar la 07/08.

¿Qué fue de él? Apenas está listo para regresar al futbol, hizo el curso de técnico en la escuela José Urben Farías y su nombre sonó recientemente para dirigir a Defensa y Justicia de Argentina, aunque finalmente se decidieron por otro entrenador.

Algunos Datos: Hasta la fecha está entre los 10 jugadores extranjeros que más torneos han jugado con un mismo equipo, lista que encabezan Alex Aguinaga y Gabriel Caballero.

En alguna entrevista respondió que hubiera cambiado hasta dos títulos con River por uno con los Zorros y que si el mundo se acabara si el Atlas levantaba el campeonato hubiera valido la pena.

Como les decía, su juego no era lo que se dice Fair Play, en su carrera en México acumuló 87 amarillas más otras 7 en la Primera A, aunque se quedó lejos del récord, que pertenece a Antonio Sancho que lleva 179 y contando.

El récord que si tiene es el de expulsiones, con 12, lo comparte con Darío Franco y quien fuera considerado uno de los jugadores más violentos del futbol nacional, Isaac Terrazas.

Antes de contratarse con Veracruz se tuvo que entrenar por su propia cuenta, en el Bosque de los Colomos de Guadalajara.

En su época coincidió con otro argentino de Buenos Aires; Javier Lavallén, un portero que en Pumas dejó muchos dolores de cabeza, aunque no estaban relacionados.

Fue parte de la selección de la liga Bimbo’s All Stars ’03 en Los Ángeles, que quien sabe como quedó y no me interesa saber.

En aquel mundial juvenil de Escocia ’89 el campeón fue ni más ni menos que Arabia Saudita, Argentina no avanzó de la primera ronda y en esa competición a Pablo le tocó marcar a Luis Figo.

Aunque su cariño por Atlas era leal, antes de su segundo regreso a México comentó que añoraba la tranquilidad de nuestra liga, pues días antes los aficionados de Huracán habían incendiado su casa en represalia. Así pos’ sí.

Estadísticas. En Primera División jugó 219 partidos, completó 201, marcó 18 goles, acumuló 87 amarillas y 12 rojas. Clubes: 1990-1996 River Plate, Invierno ’96 a Invierno ’01 Atlas, Verano ’02 Veracruz, 2002 Huracán, Clausura ’03 a Clausura ’04 San Luis, 2004-2005 Huracán de Tres Arroyos, Apertura ’05 y Clausura ’06 Coyotes de Sonora, 2007-2008 Platenense.

Video. Acá un gol en el clásico tapatío, metió varios en esa instancia, es el tercero, está cortito el resumen.

¿Te recordó otro jugador, un partido o algún poster en la recámara de tu hermana? ¡Comenta!

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de Nilson Días?

Publicado: 5 diciembre 2010 de Damián García en Futbolistas, Leones Negros
Etiquetas:, , ,

En su presentación en la UdG.

Tal vez pocos le recuerden, pues nuestro protagonista de hoy jugó en El Equipo Que Nació Grande hace ya bastantes años, en la época de los setentas. Este brasileño llegó a la Universidad de Guadalajara como el gran 9 que debería completar una equipo engalanado por sus compatriotas; Nené, Euzebio y Roberto Da Silva. Y no le fue tan mal. En esa época los refuerzos sudamericanos para nuestra liga eran de tal envergadura que este jugador había vestido ya la casaca de la selección brasileña absoluta, además de haber sido uno de los referentes al ataque en el Botafogo. Con ustedes: Nilson Severino Días.

¿Quien era? Un delantero brasileño, originario de Río de Janeiro, activo durante los setentas y ochentas.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en su ciudad natal, en las fuerzas básicas del equipo Botafogo de Fútbol e Regatas, allá debutó en 1970 mientras aún alternaba con el equipo juvenil, al año siguiente alcanzó la titularidad y jugó para los blanquinegros hasta 1978. Aunque no consiguió un título de liga, disputó una final contra Palmeiras y la Libertadores de 1973, en la que accedieron a semifinales. En 1972 jugó las olimpiadas de Munich y luego actuó en 12 partidos de la selección mayor de Brasil, anotando cuatro tantos. En ese periodo estuvo también un año a préstamo con el Deportivo Cali, en Colombia y para la temporada 78/79 volvió a aventurarse al extranjero, ahora con los Leones Negros de la UdeG.

Esa temporada realizó una buena pareja con Nené y Euzebio, sorprendiendo a la afición por su movilidad y definición, además de terminarla como máximo goleador del equipo, con 17 tantos. Para la siguiente liga su rendimiento bajó y terminó la primer mitad de la temporada con apenas dos goles, por lo que la vuelta del campeonato la vio principalmente desde la banca. En la 80/81 volvió a salir como titular, pero al no marcar ningún gol regresó con los suplentes. Tras aquel campeonato en blanco probó suerte en Académica de Coimbra, de la segunda división portuguesa, donde militó tres años. Luego de aquella aventura regresó a Brasil y jugó varios años más en distintos equipos, entre ellos: Internacional , Santos, San Cristóbal y Nieves , Cerámica,  Bar Central y Piraí o el Sobradinho do Distrito Federal, donde se retiró.

Con la canarinha: abajo, izq.

¿Qué fue de él? Trabajó como técnico en varios equipos y fuerzas básicas juveniles. Actualmente funge como vicepresidente del Sindicato dos Atletas de Futebol do Estado do Rio de Janeiro.

Algunos Datos: Cuando llegó a México había rumores de que había sufrido una lesión de la que no se había recuperado, sin embargo todo era un intento de un periodista de Porto Alegre para que fichara por un equipo de esa ciudad, en vez de venir a nuestra liga.

Es uno de los mejores 15 goleadores históricos de la estrella solitaria de Botafogo con 127. También es uno de los 15 jugadores con más apariciones en aquel equipo.

En el Deportivo Cali quedó como segundo mejor goleador del equipo en la única temporada que jugó, apenas por detrás del argentino Jorge Olmedo, que cobraba los penales.

En los olímpicos de Munich ’72, como en toda su historia, Brasil quedó lejos de las medallas, eliminado en el primer grupo, terminando en la posición 13 del torneo.

Esa misma olimpiada México pasó la primera fase, pero luego se enfrentó a Hungría y a las dos Alemanias. De esa segunda eliminatoria de grupos salió con un sólo punto.

En los Leones Negros también coincidió con dos históricos mexicanos Halcón Peña y Nacho Calderón.

A México llegó por recomendación del Polaco Vladislao Cap, quien fuera entrenador de la selección argentina en Alemania ’74,  del Deportivo Cali (donde le conoció) y quien tuviera contacto con México cuando vino a dirigir al Jalisco. (Por cierto, este entrenador Q.E.P.D. es el único que ha dirigido a Boca y River en torneos consecutivos).

Su hermano, Nei Severino Días, también fue profesional. Jugó en Brasil en equipos como Fulminense y Flamengo.

Estadísticas. En México jugó tres temporadas con los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, de la 78/79 a la 80/81. Anotó 19 goles en 80 encuentros, de los que salió como titular en 74. Acumuló poco más de 6,000 minutos jugados y dos rojas directas.

Video. Acá un gol del Campeonato Brasileriro, de 1977.

¿Más recuerdos? ¿Alguna idea? ¡Comenta, que la vida es bella!