Archivos de la categoría ‘Atlante’

El de hoy tuvo una carrera larga a través de muchas camisetas y muchas ciudades, a veces en malos momentos, a veces rozando la gloria. Sin embargo, a pesar de participar en tres descensos, supo salir con el balance a favor de haber sido el mejor goleador de nuestra Selección en una eliminatoria mundialista y pieza clave del último campeonato que se celebró en León, Guanajuato. Recomendado al blog vía Facebook por Diego, nuestro protagonista jugó siempre en el último tramo de la cancha, con cierta habilidad, desmarque y un buen cabeceo, que le valieron para conseguir una cantidad respetable de goles en la liga. Con ustedes: Juan Francisco Uribe Ronquillo, Paco.

¿Quién era? Un delantero nacido en Tehuacán, Puebla. Activo desde mediados de los ochentas hasta principios de los dosmiles.

¿Porqué se le recuerda? Especialmente por el pico que alcanzó su carrera durante su primera época con León, a la par de Seleccion Nacional.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando en el pueblo, en el campo. De chico se mudó a un rancho en Camargo, Chihuahua y más tarde llegaría a México para estudiar la Universidad. Ahí entró a las reservas de la UNAM y logró su ascenso por las inferiores hasta debutar en el torneo corto de México ’86 contra Guadalajara y anotar su primer gol al Tampico-Madero. Aún así su destino cambió tan pronto como la siguiente temporada, cuando reforzó a Neza para la 86/87. Tras dos años en Coyotes, luego de haberse ganado varios minutos y partidos como titular, Paco pasó una buena temporada por el Atlético Potosino en 88/89 en la que anotó 11 goles. Tras ese año en San Luis se mudó de regreso a México para jugar en Atlante y aunque aportó goles como titular, no pudo evitar la debacle de los Potros comandados por Rafael Puente, que ese año termianron en el descenso.

Aún así su currículo fue suficiente para llevarlo a León, con la esperanza de convertirse en el delantero estrella de los Esmeraldas. Desde su llegada, en la 90/91, mostró buen desempeño y firmó la temporada más prolífica de su carrera, con 13 tantos. Al siguiente año la escuadra de Victor Vucetich mejoró su funcionamiento y con la experiencia de Milton Queiroz, más la delantera formada por Uribe y Zé Roberto, llegaron a la final contra Puebla. Aunque Francisco no anotó en esa liguilla, suyo fue el desvío con la cabeza que Carlos Turrubiates convirtió para sellar la victoria con un 2-0 global. Ese papel le ganó la convocatoria al Tri, con el que disputó 15 encuentros de las eliminatorias de 1992 y marcó 9 goles. Durante ese proceso mundialista recibió un terrible golpe en el ojo lo alejó de las canchas por medio año y no volvió a la lista final de E.E.U.U ’94.

Tras ese golpe anímico y enrolado en América después de obtener el título de liga, regresó a la titularidad en la 93/94 y aportó 10 goles, sin embargo la llegada de Leo Beenhakker, que presentó un América engalanado por el futbol vertiginoso de Biyik Kalusha, lo relegó a la banca en la que estuvo dos temporadas. Para el Invierno ’96 se libró de desgarres y lesiones, por lo que jugó más, pero siempre como relevo y su producción fue nula. Al siguiente torneo buscó suerte con los Tigres de Primera A que buscaban el ascenso a la Primera. Allá jugó varios encuentros y fue titular, pero al final de la temprada se lesionó una vez más el pómulo y se perdió la recta final del torneo que devolvió a la UANL al máximo circuito.

Probó suerte entonces en Veracruz, donde estuvo un año y se reencontró con el gol, pero aún siendo el máximo anotador escualo, no fue suficiente para encarar el problema de porcentaje que hundió finalmente a los Tiburones. Tras el trago amargo Uribe se entrenó en América, que era dueño de su carta, sin embargo no encontró lugar y partió a la MLS en donde jugó medio año para San José Clash y anotó 2 goles. Regresó a México para reforzar a Puebla en Verano ’99 y una vez más su camino lo llevó al descenso. Luego de aquel torneo no se quedó en el Nuevo Puebla (ex-Curtidores) y viajó de vuelta a León, donde no alineó, no anotó y luego de un torneo paró 6 meses. Tras recuperar su carta de la MLS volvió a León en Invierno ’01, durante tres torneos jugó allá e incluso volvió a anotar, ayudando a conservar la categoría en el Verano ’01. Despues de salir en el Invierno ’01 vistió de nuevo la camiseta de Veracruz en Primera A por 6 meses, en los que contribuyó al ascenso y finalmente se retiró.

¿Qué fue de él? El Invierno ’02 debutó como Director Técnico interino en el León de Primera A, allá fue también Director de juveniles y luego continuó esa profesión en San José California. Luego de algunos años en E.E.U.U. regresó a México y formó el Inter de Tehuacán, en la Segunda División. Ha dirigido a su propio equipo y ahora funge como presidente del Atlético Zamora, a donde mudó su franquicia.

Algunos Datos: Cursó la carrera completa de Médico Veterinario en la UNAM, pero nunca obtuvo su título porque tuvo que elegir entre el futbol profesional y el servicio social.

Su apodo Paco es porque … bueno es obvio, por Francisco. Otros le decían Borrego, por el pelo chino.

En aquella eliminatoria a USA ’94, sus 9 goles lo convirtieron justamente en el noveno mejor goleador del mundo según la FIFA en 1992.

La lesión que lo alejó de las canchas la recibió en un partido contra San Salvador como visitantes, aquel partido lo ganaron los centroamericanos 2-1 entre furia y patadas. De ese campo salieron lesionados Uribe, con fracturas múltiples en el pómulo, Benjamín Galindo que recibió un codazo en la boca y Alejandro Nava, con esguince de tobillo.

Durante aquel paso en la Selección Nacional, en 1992, ayudó a organizar a los jugadores del representativo para negarse a viajar a una gira europea hasta que todos los integrantes tuvieran contrato firmado con sus equipos. La Federación se dio el lujo de sancionarlos por exigir sus derechos.

Jugó en el Mundial Juvenil U.R.S.S. ’85, en un partido en el que México venció a Inglaterra 1:0. Esa primera ronda fue brutal por parte del Tri, Alberto García Aspe fue el principal goleador y México ganó todos los encuentros, aunque en Cuartos perdió 2:1 contra Nigeria, que acabó tercera.

Su primer gol fue en el México ’86, con Pumas, contra Tampico-Madero. El último que hizo fue para Veracruz, el Verano ’02 en la Primera A, justamente contra Tampico-Madero.

En un partido de León contra Toluca, se ganó una amonestación a los 38 segundos del juego.

En la 93/94, a pesar de jugar poco, anotó dos tantos en liguilla; uno para eliminar a Cruz Azul y otro para empatar el marcador contra Tecos, aunque no fue suficiente para llevar a las Águilas a la final.

En un partido de México contra San Vicente, anotó tres goles. Ese día Carlos Hermosillo también se despachó con cuatro y el marcador quedó 11:0. A botepronto creo que hasta Campos se subió al ataque, tamaño paseo.

Según una entrevista que le dio a un Blog de aficionados de León, se negó a jugar el partido de promoción contra su antiguo club, por amor a la camiseta. (Aunque por las fechas,  fueron varios los jugadores del Verano ’02 que ya no vieron acción en ambas escuadras).

Estadísticas. En Primera División jugó 335 partidos, marcó 70 goles, se fue expulsado 7 veces y acumuló 21 preventivas. Clubes. México ’86 Pumas, 86/87 y 87/88 Coyotes Neza, 88/89 Atlético Potosino, 89/90 Atlante, 90/91 y 91/92 León, 92/93 a Invierno ’96 América, Verano ’97 U de Nuevo León (Tigres), Invierno ’97 y Verano ’98 Veracruz, 1998 San José Clash (MLS, ahora se llaman Earthquakes), Verano ’99 Puebla, Invierno ’99 León, Invierno ’00 a Invierno ’01 León, Verano ’02 Veracruz.

Video. Aquí un gol con Veracruz, contra Celaya. El último de esa campaña para los Escualos en el Estadio Luis Pirata Fuente, antes de pasar algunos años en Primera A.

 

Anuncios

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de Héctor Miguel Zelada?

Publicado: 25 febrero 2011 de Damián García en América, Atlante, Futbolistas

El de hoy rebasa los límites de la fama y es considerado uno de los máximos ídolos para la afición americanista, especialmente la que vivió al equipo de los ochentas. Era un portero argentino con presencia, habilidad y reflejos que ganó la impresionante cantidad de tres campeonatos y además, puede presumir de ser campeón de la Copa del Mundo, poca cosa. Héroe en grandes batallas y de melena inconfundible, nuestro protagonista no necesita tener mayor introducción. Con ustedes: Héctor Miguel Zelada Bertoquí.

¿Quién era? Un guardameta argentino, de la provincia de Maciel en San Jerónimo, Santa Fe. Activo desde finales de los setentas hasta finales de los ochentas.

¿Porqué se le recuerda? Por ser considerado el mejor de su época, el ídolo de la afición, el protagonista de los posters y las revistas, el líder de la defensa. Especialmente recordado además por aquel penal que le detuvo a Chivas en la final 83/84.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó desde niño, jugando siempre como portero en los llanos cerca de su casa y en las selecciones regionales, de ahí surgió la posibilidad de integrarse a las fuerzas básicas del Club Rosario Central, en las que se ganó el llamado a la selección argentina Sub-19 con la que disputó el Juvenil Sudamericano de 1975. Ese mismo año logró debutar en Rosario contra Unión de Santa Fe, dejando su meta en ceros. Con los rosarinos jugó 3 temporadas y disputó 92 partidos hasta 1978, año en el que se integró a las Águilas del América.

En Coapa despuntó desde el inicio y en su primer temporada, la 78/79, tuvo la oportunidad al quitarle la titularidad a Pedro Soto al final del torneo y jugar completa la liguilla por la final. Después de aquel primer año su fuerza en el equipo creció y no se perdió ningún partido de la siguiente temporada, aunque también se quedó fuera de la final durante la liguilla. Mantuvo su nivel y jugó casi completas las siguientes temporadas, entre 1981 y 1983 jugó dos semifinales, aunque no pudo evitar que su cuadro cayera ante Tigres y Chivas, respectivamente.

Su revancha con América llegó pronto y en la 83/84 se enfrentaban a Chivas en la final, ahí Zelada tuvo uno de sus más grandes momentos al detener un tiro penal de Eduardo Cisneros, mediocampista del Rebaño, cuando el partido iba 0-0 y habían perdido a Armando Manzo por expulsión, por lo que se trataba de una atajada clave para obtener el campeonato. La siguiente temporada se enfrentaron a Pumas en su segunda final consecutiva y Zelada colaboró de forma muy importante para mantener el empate en Ciudad Universitaria, por lo que se disputó el desempate en La Corregidora y ahí América conquistó el bicameponato. Después de aquel torneo volvió como titular a su tercera final consecutiva, contra el Tampico-Madero de Segio Lira en el medio torneo PRODE ’85 y una vez más fue clave para remontar un 4-1 del partido de ida.

Tras el tricampeonato recibió su primer llamado a la Selección Mayor de Argentina, justamente para disputar la Copa del Mundo de México ’86 como tercer portero de la albiceleste, pero aunque no jugó, se coronó campeón junto a Maradona y compañía. Luego de aquel gusto, regresó a América y se mantuvo jugando, aunque poco a poco las lesiones lo empezaron a alejar del marco en la 86/87, por lo que al próximo año se marchó al Atlante. Con Los Potros tuvo una buena temporada y aunque siguió perdiéndose de algunos encuentros ayudó a conseguir el subliderato general y a jugar una liguilla más. Finalmente estuvo más activo en la 89/90, pero al terminar tuvo que ser sometido a 4 cirugías y optó por retirarse a los 32 años, muy pronto, no sólo para un portero sino para un jugador de cancha.

¿Qué fue de él? Se ha mantenido siempre ligado al Club América. Es considerado Directivo Honorario y parte del Salón de la Fama de la institución. Mantiene carrera como Promotor y ha sido parte de varias transferencias águilas (buenas y malas), además de traer eventos a México como el Showbol. El año pasado fungió como Director Deportivo del Municipio de San Juán del Río, Querétaro, sin embargo fue separado del cargo por rumores vinculados a la corrupción.

Algunos Datos: Es el único campeón del mundo que no había sido llamado a la selección Argentina antes del Mundial, ese año Carlos Bilardo el técnico albiazul solicitó las instalaciones del América para concentrar a su selección, por lo que el llamado de Miguel servía como agradecimiento a la directiva y a la afición, además de reconocimiento a la carrera de Zelada en México.

De hecho, el portero se mantuvo como desconocido en Argentina, nunca volvió a ser llamado y casi no aparece en las anécdotas, filmaciones o fotografías de aquella Selección Argentina.

En México ganó tres veces consecutivas el Citlalli al mejor portero del año, de hecho, los analistas lo han considerado en varias ocasiones como el mejor portero de la década de los ochentas.

Como promotor también ha tenido ciertos escándalos. Alguna vez fue acusado de repartirse 550,000 dólares entre cinco representantes por la venta del chileno Oscar Rojas al América, lo que desembocó en una guerra de declaraciones contra el entonces presidente Pérez Tauffer, pues según Héctor él no había estado involucrado en la operación, pero sí otros cuatro promotores ex americanistas.

También enfrentó un proceso judicial por golpear y herir a su chofer, del cual salió libre tras pagar fianza en 2004.

Ostenta el segundo lugar en apariciones en liguilla, con 49, por detrás de Alex Aguinaga. Aunque cabe mencionar que le tocó disputar varias liguillas por el título, en las que se tenían que jugar 6 partidos (3 rivales, ida y vuelta) en dos grupos y el ganador iba a la final.

Antes del mundial de México ’86, Bora Milutinovic, técnico mexicano, habló a la prensa de su deseo por que Miguel Zelada se naturalizara y jugara para el Tri. El cambio de nacionalidad no se llevó a cabo, más allá del deseo de jugar por Argentina, en esa época estaba muy mal visto que jugaran extranjeros por México, misma razón que alejó a otras estrellas de aquel entonces del proceso.

Era apodado Cabezón, pero en ese equipo de América también jugaba Jose Antonio Cabezón Luna, que parece de lejos tener la cabeza más grande, por lo que seguramente aquello contribuyó a diluir el apodo. Algunos otros le decían Petiso.

Cuando se estrenó en Rosario Central tenía apenas 18 años y además, en ese entonces había alrededor de veinte canteranos que debutaron, lo cual habla de mucha competencia y resalta las habilidades del argentino.

Sólo otro portero campeón del mundo ha jugado en nuestra liga; Ricardo Antonio Lavolpe, también como tercer portero, también sin minutos.

En entrevistas ha dicho que para él su mejor recuerdo es aquel penal que detuvo contra Chivas, más allá de su participación en el Mundial. Y como no. Ese día salió héroe de la Final del Siglo, entre lagrimas, cargado en brazos, de un Azteca eufórico que coreaba su nombre.

En aquel Sudamericano juvenil al que asistió si jugó, 3 encuentros, ese sería el último Sudamericano Sub-19, pues se acoplarían a la regla general de Sub-20 al año siguiente. Argentina quedó tercero.

Estadísticas. En México jugó aproximadamente 350 partidos y acumuló 3 expulsiones. Clubes 1975 a 1978 Rosario Central, 78/79 a 87/88 C.A. América, 88/89 y 89/90 C.F. Atlante.

Video. Acá un video con bastantes atajadas, por todos lados, e imágenes de las primeras dos finales. Si se fijan, el narrador de Hazaña Futbol se equivoca en su fecha de llegada al club.

¡Portero, Portero! ¡Comenten, Comenten!

Época de grandes peinados.

El otro día un buen lector, Cempazúchitl, hacía una pregunta bastante correcta: ¿porqué la mayoría de nuestros jugadores fracasaron o acabaron pobres? Tengo que decir que la intención del blog no es dejar fuera a los triunfadores, sino darle espacio a los olvidados, cuya gran mayoría son relegados porque sencillamente fracasaron o no llegaron al estrellato y además, siendo honesto, generan más entradas al blog. Por ejemplo; nuestro jugador más buscado es Filiberto Fulgencio. Pero sí hay casos distintos. El de hoy fue un rematador con suerte y olfato de gol, que ganó una liga, tuvo cuatro torneos a gran nivel, jugó en selección, fue a un mundial y lleva varios años como directivo de uno de los clubes más regulares y exitosos de nuestra liga. Con ustedes: Luis Miguel Salvador López.

¿Quién era? Un delantero espigado, chilango, activo profesionalmente durante los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por sus años en los Potros de Hierro del Atlante, cuando su generación se acercó al estilo del Futbol Total, que injustamente llamarían Lavolpista. También por ser uno de esos delanteros desesperantes en la Selección y otros equipos, pues aunque hacía goles se ganó abucheos en todos los equipos que militó

¿Cómo fue su carrera? Como gran parte de su generación empezó su carrera en Potros Cuautla (o simplemente Cuautla), que jugaba en Segunda B bajo las riendas de Victor Manuel Vucetich como parte del sistema de reservas del Atlante. De ahí viajó a la recientemente adquirida franquicia de Potros Neza en la 88/89, que jugaría en lugar de los Correcaminos UAT en Segunda División. Junto a otros azulganas como Roberto Andrade fue campeón en su primer temporada, dirigido también por El Vuce, aunque no llegó con Neza a Primera División porque la franquicia fue vendida a Veracruz. Así se quedó en la banca de Atlante y debutó en la 89/90, aunque aquel equipo que tenía a figuras como Carlos Alberto Seixas, terminó por descender ese mismo año.

En la 90/91 los Potros confiaron en sus jóvenes campeones y de la mano de ellos obtuvieron una vez más el campeonato de Segunda contra Pachuca y regresaron al máximo circuito. La directiva buscó a Ricardo Lavolpe para su regreso y la experiencia de Ruben Omar Romano en la media y de Daniel Guzmán para la delantera, aunque Luis Miguel empezó a ganrse su lugar y marcó 11 tantos para olvidarse del descenso y alcanzar los Cuartos de Final. La 92/93 fue donde todo cuajó, Salvador cobraba los penales y hacía goles, luchó por el campeonato y cerró su cuenta en 25 tantos, aunque se perdió varios partidos al principio y final de la temporada. Aportó dos más en Cuartos de Final y jugó los 180 minutos de la final contra Monterrey.

Tras conseguir el campeonato superó su marca de goles con 27 tantos, aunque también perdió encuentros por las eliminatorias del mundial de USA ’94, en las que marcó 8 goles en 13 partidos. Llegó a la Copa del Mundo y disputó únicamente 10 minutos contra Irlanda, pues los titulares era Hermosillo, Zague y Luis García, además de que en la banca estaba Hugo Sánchez. Tras la temporada 94/95 salió de Atlante como gran contratación a Monterrey. Allá su rendimiento no fue el esperado y aunque su primer temporada fue el segundo mejor artillero, por detrás de Sergio Verdirame, en los primeros dos torneos cortos marcó sólo 6 tantos y se fue al Atlético Celaya para el Invierno ’97. Ahí fue una vez más el segundo mejor, aunque fuera con 4 goles por 6 de Emilio Butragueño. Continuó en Toros hasta el Invierno ’99, cada vez con menos goles y menos minutos, por lo que el Verano ’00 regresó a Atlante, jugó casi como titular y como al final no fue requerido para continuar, se despidió del equipo de sus amores con dos goles.

¿Qué fue de él? No duró más de un año sin trabajo y para el 2001 ya era vicepresidente del Club Monterrey. En Rayados ha estado detrás del título de Clausura ’03, con Daniel Pasarella, los dos subcampeonatos de Miguel Herrera y ahora como Presidente Deportivo los dos campeonatos de Vucetich en los torneos de Apertura ’09 y ’10.

Algunos Datos. Como les decía, a pesar de sus goles lograba desesperar a la afición, especialmente al final de su carrera. De vez en cuando le gritaban desde la tribuna: ¡Luis Miguel Fallador!

Cuando Atlante fue campeón Ruben Omar Romano ya había salido de Atlante, se reencontraría con Luis Miguel en una segunda etapa en Potros y luego más tarde en Celaya, ahora como su técnico, aunque ahí tampoco ganaron nada. Finalmente se toparían dos veces más, ya como directivo Salvador y Romano como entrenador, en dos finales: una frente a Morelia y otra contra Santos. Ambas las perdió el argentino, que realmente parece estar salado.

Es parte del Club de los 100, como se le llama a la lista de jugadores que rebasan los 100 goles en nuestra liga que es de, creo, 102 futbolistas.

En algún momento de su carrera, cuando militaba en Monterrey, fue pretendido por la MLS en la época que Jorge campos era estrella del Galaxy de Los Ángeles.

Ya como directivo tuvo varios problemas con quienes también fueran delanteros estrella de Rayados; el mexicano Antonio de Nigris (Q.E.P.D) y el brasileño Alex Fernandes, de quien pronto tendremos post en Glorias Pasadas.

En la temporada 93/94 se quedó a un gol del campeón de goleo; Carlos Hermosillo, el trofeo se definió en la última jornada, en la que el Grandote de Cerro Azul si logró marcar.

Su esposa, Maria Isabel Garza, es nieta de Eugenio Garza, miembro de la familia Garza Sada que fundó en Monterrey pequeños negocios como la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, Oxxo y actualmente controla FEMSA, que curiosamente es dueña de, justamente, Rayados.

Su carrera pareciera estar ligada al Edo. de México; su primer campeonato fue con Potros Neza, su primer gol contra Toluca y el último se lo hizo a Toros Neza.

Anotó en un clásico regiomontano muy recordado, de 1996, cuando Monterrey mandó a los Tigres a Primera División A tras ganar 2-1 con goles de Salvador y Verdirame.

En la Copa de Campeones de CONCACAF del 94/95, Luis Miguel anotó otros 7 goles que sirvieron para llegar a la final del torneo, aunque el título lo ganó el C.S. Cartaginés de Costa Rica, en el que fuera el título más importante de la historia de aquel club tico.

Cuando aún jugaba en Potros Neza, el equipo se enfrentó al Real Zaragoza de España en Querétaro, que entonces andaba en media tabla del torneo europeo. Un gol suyo venció al cuadro maño en los últimos minutos.

Estadísticas. En Primera División anotó 110 goles, jugó 252 partidos y completó 195, salió expulsado 3 veces y se ganó 26 amarillas. Clubes. 87/88 Cuautla, 88/89 Potros Neza, 89/90 a 94/95 Atlante, 95/96 a Verano ’97 Monterrey, Invierno ’97 a Invierno ’99 Celaya, Verano ’00 Atlante.

Video. Les hallé ese del Zaragoza, para que vean en acción a los campeones Potros Neza.

¿Alguna anécdota, broma, comentario? Échenlas.

Regreso finalmente de las vacaciones de fin de año, aunque para ser honesto llegué hace más de una semana pero dejé la cabeza en la mar, con el resto del cuerpo viviendo en piloto automático. Vuelvo pensando que para un blog como éste, que vive de los recuerdos, el año nuevo significa más bien poco, sino la oportunidad de crear nuevas memorias, para usarlas dentro de, digamos, unos cinco años. Aún así les hago extensivo a todos mis lectores el tardío deseo de un ciclo próspero, en lo personal y ojalá, un par de torneos dignos de sus equipos favoritos.

El que inaugura el 2011 se retiró hace catorce años, pero su nombre sigue vigente a pesar del tiempo. Originario de Veracruz, fue jugador de Selección Nacional, versatil, siempre bien ubicado y con decente golpeo en las dos piernas, como se definía él mismo. Sus mejores años los dejó en el equipo que lo debutó, el Futbol Club Tampico-Madero y con ellos grabó en letras de oro su nombre en tres trofeos al mejor goleador de la campaña, que no son poca cosa y que lo incluyen sin duda en el selecto club de grandes goleadores. Con ustedes; Sergio Lira Gallardo.

¿Quién era? Un delantero veracruzano de la provincia de Tamiahua, activo desde los últimos años de los setentas hasta mediados de los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por ser estandarte de la Jaiba Brava de Tampico Madero, que hoy vive en divisiones inferiores. También por sus juegos en el Tricolor y sus títulos de goleador.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en las fuerzas básicas del que en ese entonces era únicamente el Club Deportivo Tampico, ahí logró debutar en la 78/79 y lo hizo marcando 4 goles. Al año siguiente se ganó más partidos como titular y respondió con más goles, que ayudaron al equipo a llegar a la liguilla. El siguiente torneo continuó su ascenso anotando más, llamando la atención del Atlante. Con los Potros no jugó tanto como quisiera y se quedó en la banca detrás del mítico Cabinho. En la 82/83 fue llevado al recién ascendido a Primera División, el Club Oaxtepec, con la intención de que recuperara su nivel de juego. Lo logró luego de dos temporadas en Morelos y para la 84/85 regresó a casa con el Tampico Madero, que hacía dos ligas había renacido luego de comprar a los Atletas Campesinos de Querétaro.

Allá comenzó lento su camino a volverse la máxima figura de los Petroleros, jugando un torneo regular pero al siguiente, el llamado PRODE 85, se volvió pieza clave, máximo anotador con 12 dianas y figura del subcampeonato conseguido. Repitió en el siguiente torneo corto (fueron diseñados así por el mundial) de México ’86, también el equipo quedaría a un paso del campeonato. Continuó jugando como pieza fundamental de su club y en la 88/89 consiguió de nuevo el título de goleo, con 29 anotaciones mas otras 3 en liguilla. Al siguiente campeonato bajó su productividad y al finalizar decidió partir a Monterrey, con los Tigres de la UANL. Allá no volvió a ser máximo anotador, pero tuvo dos campañas de buen rendimiento.

En la 92/93 recaló en el que sería su último equipo de Primera División, el Puebla, en donde estuvo un año y fue cedido al Tampico Madero en Primera A por la 93/94, allá consiguió el ascenso pero la 94/95, tuvo que regresar a la franja, sin dejar de marcar goles. Aunque su retiro se venía anunciado para aquella última temporada encontró un poco más de aire en sus pulmones y jugó el Invierno ’96 y el Verano ’97 en la Primera A, con los Jaibos de Tampico (que habían durado un año en Primera), a quienes llevó a la liguilla por el ascenso.  Al finalizar ese último torneo, tras no conseguir la máxima categoría, anunció su retiro.

¿Qué fue de él? Desde sus últimos días en activo preparó su carrera de técnico, ha dirigido en las divisiones menores a Jaguares de Tapachula, Cajeteros de Celaya, Delfines de Coatzacoalco, Guerreros de Tabasco, Ángeles de Comsbmra, Tampico Madero, Zorros de Reynosa y actualmente al Ébano FC, con el que espera disputar el ascenso de la Segunda División este año.

Algunos Datos: Cuando consiguió su primer título de goleo, en el PRODE ’85, se discutía en los medios si valía lo mismo que uno de torneo largo, como para callar bocas consiguió el siguiente, el México ’86, volviéndose también el máximo artillero de la nunca jugada 85/86.

Otro de los récords que mantuvo en esos días fue el de más partidos jugados sin contar liguilla, con 566, que luego rompió Benjamín Galindo en el ’97 y siguió engrosando la cifra hasta llegar a 697 antes del retiro.

Una anécdota que le gusta contar es de cuando jugaba en la Selección Mayor; durante una gira a Australia se subió al avión un 23 de Agosto y aterrizó en Sidney un 25 del mismo mes debido al cambio de horario, por lo que perdió su cumpleaños que era el 24, considerándose desde ese entonces un año más joven.

En el torneo México ’86 compartió su trofeo con otro grande de la historia mexicana: Francisco Javier El Abuelo Cruz.

Cuando jugaba en Puebla la directiva planeaba hacerle un homenaje en el último partido de la jornada contra Tigres en su última campaña. Por un error de dedo, dicen, la prensa publicó el mensaje del club que afirmaba, se trataba de una despedida. El jugador, enfadado, rechazó la ceremonia.

Finalmente después de un año se retiró en el Tampico-Madero, justamente contra Tigres.

Más tarde ese año se le hizo un homenaje/despedida en un juego amistoso de Amigos de Lira contra Necaxa. Anotó dos goles, hubo un apagón planeado y la gente iluminó la cancha con velas, al final del partido salió de cambio y entró su hijo, que entonces tenía apenas 13 años.

Ese mismo hijo, José Sergio Lira o Lirita, ha jugado como delantero en equipos como Jaguares de Tapachula y Acapulco, Altamira, Rayados de Monterrey e incluso apareció como auxiliar técnico de Ángeles de Comsbmra, aunque no ha logrado debutar en Primera División.

En su debut contra Coyotes Neza, en la 78/79, Sergio aún no estaba debidamente registrado ante la FMF, por lo que la Federación les quitó los puntos de la victoria (dos, entonces) y se ganó de por vida el apodo de El Cachirul, que luego alternaría con el de Jaibo Mayor.

Es aún uno de los 20 mejores goleadores de la historia de la liga.

Estadísticas: Jugó 566 partidos en Primera División y logró 190 goles. Clubes:78/79 a 80/81 Tampico FC, 81/82 Atlante, 82/83 y 83/84 Club Oaxtepec, 84/85 a 89/90 Tampico-Madero, 90/91 y 91/92 Tigres UANL, 92/93 Puebla, 93/94 Tampico Madero, 94/95 y 95/96 Puebla Invierno ’96 y Verano ’97 Tampico-Madero.

Video: Acá un video homenaje de Hazaña Futbol. Ahí aparecen algunos de los tantos del extintísimo Clásico Tamaulipeco, contra los Correcaminos.

¿Tienen alguna anécdota?, ¿creen que Ángeles de Comsbmra está mal escrito? (Pues no, es el nombre de una empresa inpronunciable y medio fraudulenta en Puebla.)

Glorias Pasadas: ¿Qué fue de David Oteo?

Publicado: 23 diciembre 2010 de Damián García en Atlante, Futbolistas, Pumas, Tigres, Toluca
Etiquetas:, ,

Nuestro protagonista sale a colación porque ayer, la rama de la Primera División A decidió sacar de la competencia a Guerreros de Hermosillo, por lacras e informales. Quien haya leído este blog de vez en cuando, habrá notado que no es una situación poco común en nuestro organigrama futbolero y cuando pasa es porque ya se llegó a un extremo, que rebasa nuestros flácidos estándares. Digamos que por alguna extraña razón del destino los dueños de los clubes de las divisiones con derecho a ascenso tienden a ser poco respetuosos con la profesión del jugador, la afición y el Fair Play, que no pasa de ser una bandera tan precindible al inicio de cada partido como las botargas de Banamex. Así pues, hoy recordamos a un defensa central, un jugador que fue considerado el futuro de la Selección Nacional, que se hizo de nombre en la Primera División a base de trabajo y que luego lo fue perdiendo mientras iba peleándose con distintas directivas. Uno que ha sufrido el lado negro de la Federación Mexicana de Futbol, por razones que bien pudieran ser imputables a cualquiera de los involucrados. Con ustedes: David Alejandro Oteo Rojas.

¿Quien fue? Un defensa chilango, originario de Tepito, activo desde principos de los noventas hasta el torneo que acaba de terminar, con futuro incierto.

¿Porqué se le recuerda? Porque cuando quizo, demostró buena calidad en la zaga y cuando no, su carácter le obligaba a enfadarse con su directiva en turno.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó jugando cascaritas en El Barrio Bravo de Tepito, donde incluso integró la selección amateur de la afamada colonia del centro de la Ciudad de México. Jugando en aquel equipo enfrentó un amistoso contra las reservas centrales de Pumas y con su desempeño se ganó un lugar en las mismas, a los 17 años. Tras dos años registrado en la Tercera División con los Pumas debutó en la 92/93 y rápidamente se ganó un puesto y muchos minutos. Con ese desempeño integró la selección de Atlanta ’96 como juvenil y jugó un partido en dicha competencia. Tras ese llamado, el Verano de 97 le golpeó con una fuerte lesión que le obligó a perder la temporada completa. Al final de aquel torneo, ya recuperado, Oteo buscó salir de Pumas y la directiva lo convenció de quedarse hasta el Verano ’99, para poder venderlo más caro, el jugador aceptó pero empezó a ser relegado del plantel y llegó a entrenar con la filial de Segunda División.

Finalmente sale como le fue prometido con dirección a Tigres, donde juega también como titular y participa en los tres descalabros del equipo entre el Verano ’01 y el Apertura ’03, es decir, las dos finales perdidas ante Pachuca y una especialmente dolorosa eliminación contra Monterrey en semifinales. También regresó a la selección y entre 2001 y 2004 disputó varios encuentros, entre ellos la clasificación al mundial y Copa América. Al finalizar el Clausura ’04 (en el que no era del agrado del técnico) fue negociado contra su voluntad a Toluca, pues no entraba en planes, aunque él no se arregló con la directiva y casi se queda sin jugar un torneo. Finalmente sí llegó con Los Diablos Rojos pero tampoco jugó gran cosa. Al finalizar ese único torneo regresó a entrenar con Tigres, pero la directiva no lo quizo y lo negoció con Atlante, en donde jugó un torneo y se perdió el Apertura ’05 por no ser registrado a tiempo, pues tenía problemas con UANL, que era dueño de su carta.

Para el 2006 volvió a prueba con Atlante y regresó al equipo, aunque realmente alternaba con el Potros Neza y Pegaso Real de Colima -filiales de Primera A- hasta el clausura ’07, en el que una vez más, no llegó a arreglos con la directiva y se tuvo que quedar sin jugar una vez más. Así ya casi en el retiro, tras un año de inactividad, en el Apertura ’08 Veracruz le dio una nueva oportunidad, que sólo duró medio año, para luego despedirlo antes de que terminara su contrato y dejarlo sin actividad.Esos doce meses los aprovechó en la PASL (Liga de futbol salón de E.E.U.U.) jugando en La Raza de Monterrey, donde ganó un título, luego de aquello  reapareció en México a préstamo con los Guerreros de Hermosillo para el Bicentenario ’10.

¿Qué fue de él? También jugó el recién extinto Apertura ’10 con Guerreros, apareció en 8 partidos que serán lo últimos, pues hoy la Federación dio por hecho la desaparición del equipo por que la directiva mantenía sueldos y adeudos caídos. Aunque no se ha especificado el destino de los jugadores, que seguramente irán a Draft, se antoja cercano el retiro final de Oteo.

Algunos Datos: Su peor momento futbolístico seguramente lo vivió en Toluca, cuando en su primer partido como titular metió un autogol contra su equipo formador, Pumas. La afición no lo olvidó y lo llenó de abucheos, sólo saldría en el once una vez más.

Alguna vez tuvo una discusión con Cuauhtémoc Blanco en la cancha, al finalizar ese partido el histórico jorobado hizo una de sus clásicas declaraciones, sobre David:

¿Oteo? Es un naquito que les cargaba las maletas a Suárez y a Campos”, (en referencia a alguna concentración de la Selección Nacional).

Coincidieron varias veces en partidos, el último en Veracruz, un amistoso contra el Chicago Fire, ya no se dio porque Oteo fue separado del plantel por una repentina lesión.

En otra ocasión estuvo cerca de jugar con Pioneros de Ciudad Obregón, también en Primera A, pero su carta no salió a préstamo.

En su paso por la selección anotó dos goles, uno de ellos en una victoria de 8:0 contra República Dominicana en Aguascalientes.

En Tigres llegó como central, pero a pronto fue cambiado a lateral, donde también dio buenos resultados. Cabe mencionar que cuando estaba en la zaga central se distingía por el juego sucio, pues fue expulsado varias veces por codazos sin disputa de balón o violencia inecesaria.

En su temporada de debut cobraba menos que el resto de sus compañeros, aunque jugó más de veinte partidos, pues seguía registrado como jugador de Tercera División.

Su tío, José Luis Medel, era boxeador y ganó Los Guantes de Oro.

También estuvo cerca de ir a Francia ’98, pero Lapuente lo cortó de la lista días antes del mundial.

Aquella vez que se lesionó en Pumas lo hizo en un entrenamiento, él sólo, cuando la rodilla se le volteó por el mal estado de la cancha que días antes había sufrido el maltrato de un Pumas vs IPN de futbol americano.

Es parte de una asociación caritativa entre futbolistas profesionales, llamada Garra Puma.

Estadísticas. Jugó 390 partidos en Primera División, salió titular en 373, acumuló 58 amarillas, 11 rojas y siete goles, más otro en Primera A. Clubes: 92/93 a Verano ’99 Pumas, Invierno ’99 a Clausura ’04 Tigres, Apertura ’04 Toluca, Clausura ’05 Atlante, Clausura ’06 a Clausura ’07 Atlante, Apertura ’08 Veracruz, 2009 La Raza Monterrey (futbol salón), Bicentenario ’10 y Apertura ’10 Guerreros de Hermosillo.

Video. Acá un gran gol de Oteo contra Chivas, con mucha técnica que a saber de dónde sacó.

¿Tienen alguna recomendación, anécdota o también son enemigos de Cuauhtémoc? ¡Comenten!

Decíamos que para brillar se necesita algo más que talento, se necesitan también ganas y suerte. El de hoy tenía las primeras dos, pero lamentablemente su destino no era aquel que se vislumbraba y durante toda su carrera encontró obstáculos que no logró esquivar, que lo alejaron finalmente de las canchas antes de tiempo. Ahí en el mundo real, fuera de los reflectores y las cámaras de televisión, nuestro protagonista se encontró con una tragedia de las que son el pan de cada día en nuestro país, de esas a las que lamentablemente nos hemos acostumbrado y que evadimos, como podemos, en la burbuja de cada quien. Con ustedes la trayectoria de un chico que aunque mal encaminado fue seleccionado nacional desde los 14 años y por momentos alcanzó el sueño europeo: Édgar Arturo García de Dios.

¿Quién fue? Un mediocampista originario de la Ciudad de México, que estuvo activo durante los noventas.

¿Porqué se le recuerda? Por haber jugado en varias selecciones menores en las que despuntó por su talento y por acompañar a Hugo Sánchez en su aventura por la liga de Austria.

¿Cómo fue su carrera? La comenzó en la cantera de Pumas de la UNAM, de donde salió antes de debutar. En ese entonces destacó en el mundial infantil de Cuba ’92, fue al mundial sub -17 de Japón ’93 donde marcó 2 goles, a otro torneo juvenil en Venezuela donde fue campeón de goleo, asistió al premundial sub-20 de Honduras ’94 e incluso disputó un par de partidos con la sub-23, todo eso antes de los 18 años. Con esos logros firmó y debutó con el Atlante en la 95/96, en donde marcó su único gol en primera división. Ahí conoció a Hugo Sánchez quien le ofreció la oportunidad de acompañarlo al Linzer Athletik Sportklub Siegfrie Linz de Austria, de la segunda división de aquel país. Tras conseguir el ascenso en aquel club y jugar algunos partidos en la Österreichische Fußball-Bundesliga (primera división) el equipo decidió no renovar su préstamo y volvió a México. En ese año se quedó fuera de dos convocatorias sub-20 por problemas de indisciplina y lesión.

Antes de partir a Austria empezó a mostrar problemas de sobrepeso y cuando regresó, con Toluca, ya estaba algunos kilos fuera de su peso ideal. Con los diablos rojos estuvo 4 torneos pero nunca recuperó su forma física y sólo disputó unos 120 minutos en 13 encuentros. Tras el Verano ’99 -en el que disputó un partido y alternó con la filial de Primera A- salió de Toluca y se integró a los Tecos de la Autónoma tras pasar con trabajos las pruebas físicas. En Zapopan se mantuvo durante dos torneos y aunque logró mejorar su estado atlético y completar dos partidos como titular no se ganó la confianza del técnico y al termino del Verano ’00 se quedó de nuevo sin equipo. Salió cedido a Chivas, pero aún acarreando el tema del peso y sin haber hecho pretemporada no logró pasar las pruebas físicas y se quedó sin jugar un año.

En el Verano ’01 encontró cabida en Veracruz de Primera A, donde a pesar de continuar con problemas de sobrepeso alcanzó a jugar el partido de promoción contra Atlante, en el que los potros mantuvieron la categoría. Al final de aquel torneo se quedó una vez más sin equipo y tuvo que retirarse de las divisiones profesionales.

¿Qué fue de él? Al parecer, según la wikipedia, en 2005 tras colgar los botines tuvo un paso por Serpientes de Chiconcuac de la Tercera División. Lo que sí es cierto es que después de dejar el futbol el jugador se dedicó al servicio de taxis con su familia, en un sitio al norte del Distrito Fedral. Lamentablemente en julio de este año fue encontrado muerto a bordo de su automóvil en el municipio de Naucalpan, asesinado por arma de fuego. (Q.E.P.D.)

Algunos Datos: Después de dicha tragedia sus familiares hicieron énfasis en que Édgar era un trabajador humilde que no se metía con nadie y tras su muerte, aún sin aclarar, prefieren que se hable de él únicamente como el futbolista prometedor que fue.

Su único gol en primera división lo marcó contra el Toluca, que después defendería, en un partido de la 95/96 vistiendo la casaca del Atlante.

En el Linz de Austria marcó un gol contra el Klingenbach que selló la victoria 2-1 y les dio el ascenso matemático a la Bundesliga de ese país.

Durante su paso por Toluca en un partido contra Cruz Azul entró de relevo al minuto 80′ pero fue retirado de nuevo, al minuto ’87.

Aunque no jugó, fue campeón dos veces, con Toluca en Verano ’98 y Verano ’99, además del campeonato de segunda división que ganó en Austria.

Su única liguilla la disputó en el Invierno ’99, cuando jugó 20 minutos en los cuartos de final que los Tecos perdieron contra Atlas.

En el mundial de Japón ’93 anotó un gol contra Italia en la victoria de la selección 2-1. El portero azurri en ese entonces era el internacional Gianlugi Buffon y el gol de los italianos lo metió el eterno del AC Roma, Francesco Totti.

Él, junto a Hugo Sánchez, han sido los únicos mexicanos en haber jugado la Bundesliga austriaca, incluso, cuando Hugo salió del Linz para probar suerte en el Dallas Burn de la MLS él era el único mexicano jugando en Europa.

Para salir del Club Universidad tuvo que abandonar el equipo por la mala y tras quejarse sobre los bajos salarios que pagaba la cantera puma recuperó su carta, de tal modo que pudo contratarse con los azulgranas.

Se dice que la razón que lo alejó del torneo juvenil de Tolouse y el mundial juvenil de Malasia fue que como jugador en Europa exigía tener la titularidad asegurada, lo cual molestó al director técnico.

Se retiró muy joven, de la vida y del futbol, el próximo primero de Octubre hubiera cumplido 33 años.

Estadísticas: En Primera división marcó 1 gol en 44 encuentros disputados, en Primera A marcó 2 goles. Clubes: 95/96 Atlante, 96/97 LASK Linz, Invierno ’97 a Verano ’99 Toluca (Atlético Mexiquense), Invierno ’99 y Verano ’00 Tecos UAG, Verano ’01 Veracruz.

Video. Lamentablemente no encontré nada que valga la pena, pero si adelantan al minuto 4’00 de este video podrán ver a Edgar perdiendo el balón al estrellarlo en Abundis, que se lo llevaría hasta las redes, para finiquitar el regreso de Atlante a la Primera División.

Diferentes en la vida, los hombres son semejantes en la muerte.
Lao Tse

El protagonista de esta tarde es un mexicano que dejó sus mejores momentos en los potros, con ellos alcanzó un campeonato y se hizo de un nombre que le permitió jugar por casi una década más en varios equipos, aunque nunca volvió a brillar con tanta intensidad como en aquellos años de azulgrana. Corría por las bandas y con pases y tiros llevaba el peligro a la portería rival, además traía un look que sólo las mejores estrellas de serie de comedia noventera se cargaban. Con ustedes: Roberto Fernando Andrade García.

¿Quién fue? Un mediocampista chilango que estuvo activo en los noventas y principios de esta década.

¿Porqué se le recuerda? Por ser parte de una generación de jóvenes mexicanos que armaron un equipo sólido con pocas incorporaciones y alcanzaron la gloria en la 92-93, con Atlante.

¿Cómo fue su carrera? Empezó su carrera en el Cuautla de segunda B, de ahí pasó a Potros Neza de la segunda división y después de que ese equipo lograra el ascenso para convertirse en Veracruz él, con la mayoría de los jóvenes, se quedó en Atlante, donde nuevamente ascendería al máximo circuito para la 91/92. Ese mismo año debutó jugando casi todos los partidos y convirtiéndose en pieza clave de los superlideratos conseguidos y del campeonato de la 92/93. Se quedó en los potros de hierro hasta la 95/96 en la que ya jugó menos.

En el Invierno ’96 pasó al América que pretendía reforzarse fuerte de cara al primer torneo corto, sin embargo su aportación sería casi nula y disputó sólo 3 partidos. El siguiente torneo fue cedido al Zacatepec de Primera A. Después de esa liga se iría al Celaya, donde no hizo tan mal las cosas y alternaba la banda con Filiberto Fulgencio. Con los toros se mantuvo hasta el Invierno ’99, torneo que jugó con mejor desempeño, el cual le ganó el traspaso al Atlas en el V00, que le reencontraría con su técnico campeón, Antonio La Volpe.

Con los rojinegros pasó tres torneos donde no logró mostrar un nivel meritorio aunque alineó varios partidos y finalmente el técnico se cansó de él en el Verano ’01. Su próximo destino serían los Potros de Zitácuaro de la liga de ascenso durante un torneo. Regresó al primer equipo del Atlante para el Verano ’02 donde se reencontró con Miguel Herrera, compañero durante el campeonato. Ahí se mantuvo con pocos minutos hasta el final del Clausura ’03, en el que ya no vivió ningun encuentro y finalmente se retiró.

¿Qué fue de él? Para el Apertura ’03 se adhirió al cuerpo técnico de Miguel Herrera como auxiliar y lo acompañó también en Monterrey durante los torneos que dirigió el piojo. En el Clausura ’05 incluso volvió a alinear en un par de partidos, pues los rayados se quedaron sin jugadores para registrar tras la lesión de Diego Ordaz y echaron mano del -en esos días- auxiliar técnico. Actualmente se encuentra activo jugando, adivinen, juegos de veteranos.

Algunos Datos: Fue yerno de LaVolpe, estuvo casado con la hija de éste -Deborah- y es padre de un pequeño, Mauro Andrade LaVolpe, a quien su abuelo quiere muchísimo.

Durante su estancia en Guadalajara con Lavolpe se criticó bastante su lazo familiar, pues alineaba con frecuencia a pesar del bajo nivel futbolístico que mostraba con los rojinegros. Sin embargo salió finalmente de Atlas cuando el técnico ya no requería sus servicios, poco después se divorció de su esposa, que pronto se unió con otro exfutbolista, Flavio Davino.

Dicen que su retoño, a pesar de su abuelo, es fan de Cuauhtémoc Blanco, pues en un entrenamiento se le vio haciendo la cuautheminha.

También en sus últimos años con Atlante se le acusó de jugar por preferencias pues es gran amigo de Miguel Herrera desde sus primeros años en los potros y el entonces técnico también lo alineaba mucho más de lo que parecía adecuado.

Es gran aficionado de la fiesta taurina y se le veía con regularidad en las corridas de toros de la Plaza México cuando vivía en la capital.

Durante un partido al que no llegó Miguel Herrera por un accidente, Andrade y Verdirame fueron registrados como técnicos del Monterrey.

A pesar de su experiencia de dirección, ha declarado que no quiere ser técnico, prefiere ser auxiliar porque de esa manera juega y enseña en los interescuadras.

Cuando la selección infantil del capi Ramírez Perales y Luis García se iba ir a China a jugar el mundial juvenil de 1985 él jugó -con varios juveniles más- contra ellos en el Estadio Azteca, como sparring de entrenamiento de aquella selección. Como mera anécdota ese combinado de fuerzas básicas infantiles usó la playera del Necaxa como jersey.

En una entrevista comentó que es normal que los jugadores reciban dinero de directivas externas como incentivos para ganar un juego. En la temporada 88/89 él recibió esa gratificación de parte de la dirctiva del Cruz Azul, con tal de que ganaran un partido contra el Tampico-Madero, que involucraba a la máquina en el descenso.

Jugó tres finales y las ganó todas, en Primera A con los Potros Neza ganó el ascenso contra Yucatán, con Atlante lo hizo contra Pachuca y el campeonato de Primera División lo hizo contra Monterrey.

Por las greñas, por el genio, por la velocidad o por el olor (en realidad no sé) en sus buenos días le apodaban el Demonio y en días menos portentosos le decían el Beto.

Estadísticas. En México jugó 210 partidos y marcó 15 goles en Primera División. Clubes: 88/89 Potros Neza, 89/90 a la 95/96 Atlante, I96 América V97 Zacatepec, I97 a I99 Celaya, V00 a V01 Atlas, I01 Potros Zitácuaro, V02 a C03 Atlante. (Monterrey C05).

Video. Les dejo un golazo en la temporada del campeonato contra Necaxa en cuartos. El pase es una genialidad del argentino Roberto Massacessi.

¿Les recordó a otro jugador, tienen una anécdota del Beto Andrade, su look les recuerda la serie de Papá Soltero? ¡Comenten!